Carta de amor de Kabul a Okinawa, la escandalosa abolición de la guerra

26.03.2019 - Kabul - Pressenza India

Este artículo también está disponible en: Inglés

Carta de amor de Kabul a Okinawa, la escandalosa abolición de la guerra
(Imagen de Dr. Hakim)

Por el Dr. Hakim*

Decidí escribir esta novena carta de amor especialmente para Inaam, las generaciones del siglo XXI del mundo y la gente de Okinawa por tres razones personales.

Echo de menos las maravillosas energías de Inaam, de 15 años de edad, en el Centro Comunitario de No Violencia sin Fronteras. Inaam tiene que lustrar las botas en las calles de Kabul para complementar los ingresos de su familia y para sobrevivir al terrible sistema económico actual.

También deseo que la visión y el trabajo de abolir la guerra hubieran sido lo suficientemente «atractivos» como para mantener a Inaam en el Equipo de Abolición de la Guerra más allá de tres semanas. Inaam, que nació a principios del siglo XXI, merece vivir en un mundo sin guerras.

Escribo a los valientes y amables habitantes de Okinawa porque aunque los soldados japoneses mataron a mi abuelo en la Segunda Guerra Mundial, el pueblo de Okinawa y Japón están curando a mi padre a través de su resistencia no violenta.

24 de marzo de 2019

Querido Inaam, generaciones del siglo XXI del mundo y gente de Okinawa,

Tú sólo tienes 15 años y yo casi 50.

Ojalá no te hubiera oído decirme: «Hakim, creo que la guerra nunca será abolida». ¿Hemos hecho nosotros, los adultos codiciosos, que sea tan difícil para ustedes imaginar una humanidad sin guerra?

Sé que en el fondo quieres que la guerra desaparezca para siempre. Puedo ver este deseo en tu rostro en la foto que tomé en 2015, para la campaña # Basta de Guerra! de los Voluntarios de Paz Afganos.

Inaam en 2015 (segundo desde la izquierda) diciendo no a la guerra

En 1945, la Carta de las Naciones Unidas se había comprometido a «salvar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra, que dos veces en nuestra vida ha causado un dolor incalculable a la humanidad».

Lamento que la ONU y nuestra familia humana hayan seguido infligiéndoles » tristeza incalculable”.

¡Pero yo creo en ti y en tu generación! La estudiante sueca de 16 años Greta Thurnberg es tu compañera, y demostró la misma sabiduría que tú cuando dijo: «Hoy usamos 100 millones de barriles de petróleo cada día. No hay política para cambiar eso. No hay reglas para mantener ese petróleo en la tierra, así que no podemos salvar al mundo jugando con las reglas porque las reglas tienen que cambiar. Todo tiene que cambiar y tiene que empezar hoy».

Ojalá Greta hubiera dicho lo mismo sobre el obsoleto e ineficaz método de guerra, pero no lo hizo.

Actualmente no hay ningún político en el poder que haya propuesto leyes para prohibir la guerra. Esperaba que Bernie Sanders en los Estados Unidos y Jeremy Corbyn en el Reino Unido lo hicieran, pero no lo han hecho.

Con tu razón y compasión, tú ves a través de todos los actuales negociadores de paz del conflicto afgano: bajo la ropa de su emperador, ves que son verdugos de guerra desnudos.

Cuando el mundo imagina que estos negociadores de paz/ejecutores de guerra negociarán por una paz genuina, el mundo está fantaseando que los misiles Hellfire bautizados con el nombre de militares estadounidenses, que cuestan alrededor de US$58.000 cada uno, o los chalecos de los extremistas que se oponen a los bombardeos suicidas, que cuestan mucho menos, puedan llevar el cielo a Afganistán.

Incluso si pudieras votar como menor de edad en las elecciones presidenciales afganas programadas para julio, ninguno de los 18 candidatos abolirá la guerra. Sí, para ganar votos, todos ellos repetirán la retórica de que desean poner fin a la guerra afgana, pero ninguno de ellos abolirá el método de la guerra.

Sólo años después de su carrera política, en 2017, el ex presidente de la URSS Mikhail Gorbachev escribió: «En el mundo moderno, las guerras deben ser prohibidas, porque ninguno de los problemas globales a los que nos enfrentamos puede ser resuelto con la guerra, ni la pobreza, ni el medio ambiente, ni la migración, ni el crecimiento de la población, ni la escasez de recursos». Gorbachev comprende el riesgo político real de que la humanidad se aniquile a sí misma a través de la guerra nuclear.

Inaam, como un niño de la guerra, tú entiendes por experiencia que tampoco hay política hoy en día para abolir la guerra. Junto con las Gretas y la juventud del mundo, construyan las nuevas políticas que se necesitan.

Ya has visto cómo los voluntarios de paz afganos se organizan sin un Director, así que si la nueva política tiene que ser una sin un presidente, un director ejecutivo o un primer ministro, ¡adelante! Y no se preocupen por los diversos términos políticos mal utilizados y pomposos. Vayan por la libertad no violenta, la igualdad y la fraternidad. Como escribió el difunto diplomático francés Stephane Hessel sobre la resistencia no violenta cuando tenía 93 años, «Indignez vous. ¡Tiempo de indignación!«

Además, para practicar la generosidad a través de la vida, tú y yo debemos ejercitar la paciencia eterna mientras trabajamos sin parar.

Quiero decir, fue en la década de 1930 cuando el ingeniero británico Guy Stewart Callendar calculó que una duplicación del CO2 en la atmósfera de la Tierra podría calentarla en 2 grados Celsius. Se han necesitado 90 años para alcanzar el nivel actual de activismo climático y, a pesar de ello, todavía hay gente como Trump que niega el cambio climático.

O como con la abolición de la esclavitud. La dinastía Qin de China abolió la esclavitud en el año 221 a.C. y el Papa Pablo III prohibió la esclavitud de los pueblos indígenas de las Américas en 1537. Niger hizo de la esclavitud un crimen apenas en 2003! Así pues, la lucha de la familia humana contra la esclavitud tomó más de 2.000 años, y aún hoy, la esclavitud moderna sigue existiendo, como ocurre con los niños que viven en Afganistán.

Los cambios graduales pero sísmicos de la historia ocurrían cuando diferentes individuos y sociedades tomaban acciones decisivas en diferentes épocas y edades. Cada uno de nosotros podemos ser esos canales de cambio: Obtener los resultados científicos de la guerra, usar tu voz aguda y creciente, exigir leyes que prohíban la guerra, retirarse del complejo industrial militar, no unirse a las corporaciones militares, persuadir a tu soldado-hermano para que sea un objetor de conciencia, prohibir todas las armas, hacer que los generales militares sean muy impopulares, tal como lo hicieron los estudiantes universitarios de CUNY, rehusarse a cooperar para la guerra como lo hicieron algunos de los miembros del personal de Google y de Microsoft, remplazar todos los métodos de la guerra con miles de métodos no-violentos, y hacer de que los soldados se conviertan en mediadores pacifistas…

Todos estos son actos revolucionarios de amor; ya estás familiarizado con la frase dari, » در کار خیر خیر پیش دستی دستی کردن- dar kaar khair pesh dasti kardan», que significa «Para el trabajo caritativo, pon tus manos a trabajar rápidamente».

¿Estoy pidiendo demasiado a ti un chico de 15 años?

Verás, deseo tanto que tengas una vida significativa y hermosa, y que tengas suficientes amigos, amigos incluso con aquellos considerados como «enemigos».

Mi padre consideró a mi amigo japonés Eitaro Oka como un «enemigo», porque los soldados japoneses que ocuparon Singapur en 1942 mataron a su padre. Era la Segunda Guerra Mundial.

Pero, cuando Eitaro me visitó en Singapur hace años, mi padre y mi madre lo recibieron. Lo primero que Eitaro le dijo a mi padre fue: «Quiero pedirte perdón, por el asesinato de tu padre». Mi padre me inspiró con su respuesta: «No fuiste tú quien mató a mi padre. Por favor, disfruta de la comida, un plato especial de Singapur llamado Arroz de Pollo Hainanese preparado por mi esposa».

Eitaro (al centro) con mis padres en Singapur

Cuando me uní a un grupo de activistas japoneses por la paz en Okinawa hace tres años, un anciano monje japonés se presentó ante los funcionarios de la oficina local del Ministerio de Defensa de Japón y me pidió perdón. Abogó en contra de la presencia de bases militares estadounidenses en Okinawa. ¡Este amable monje se había cubierto su cabeza calva con la Bufanda Azul sin Fronteras de los Voluntarios de Paz Afganos!

El monje amable (izquierda, de pie) y Yuichi (al centro, de pie) con otros activistas japoneses en una oficina del Ministerio de Defensa de Okinawa.

Muchos jóvenes japoneses como Yuchi, Sara y Kamoshita están resistiendo a la remilitarización de Japón. Su actual Primer Ministro, Shinzo Abe, es por desgracia adicto a las destrezas militares, y quiere modificar la constitución japonesa para permitir el restablecimiento de un ejército japonés. Shinzo es un ser humano que está vendido al dinero y al poder, y no es muy estable, ¡ya que incluso ha nominado al Presidente de los Estados Unidos Trump para el Premio Nobel de la Paz!

Sara, Yuichi y Kamoshita (primera, segunda y tercera desde la derecha) con otros activistas.

Kamoshita y Sara querían visitarnos en Kabul este invierno, pero Kamoshita me envió un correo electrónico: «Lamento la demora en la respuesta. No puedo viajar a Afganistán esta vez. No pude convencer a mi familia… Se preocupan de que vaya».

No sólo los activistas japoneses trabajan para abolir la guerra. Muchos japoneses corrientes también resisten a la pesada maquinaria asesina.

De hecho, en un referéndum celebrado en Okinawa en febrero de 2019, el 72% de los votantes de Okinawa se opusieron a la construcción de una nueva base militar estadounidense para reemplazar a la ya existente. La mayoría de los habitantes de Okinawa no quieren bases militares estadounidenses en su pacífica y hermosa isla.

También te animará saber que Masoma, Habib y los nuevos miembros de los Voluntarios de Paz Afganos enviaron a Kamoshita, Sara y Okinawa un mensaje de solidaridad por vídeo.

Japoneses ordinarios unen sus manos en señal de protesta en la puerta de una base militar de los Estados Unidos en Okinawa (sección añadida) Nuevos voluntarios afganos para la paz unen sus manos en solidaridad con los okinawenses, diciendo: «¡No a las bases militares estadounidenses en Okinawa y Afganistán!»

Así que, querido Inaam, ¿recuerdas que me dijiste que el sistema educativo actual no te está enseñando nada útil? Tienes razón. Estoy seguro de que tú puedes educarte a ti mismo mejor que las escuelas, especialmente en el conocimiento, los valores y las destrezas necesarias para construir un mundo mejor.

En muchas ocasiones hemos hablado sobre la verdadera educación: pensar y sentir profundamente, liberarnos del control del dinero, cuestionar todo poder, cambiar la cultura de la guerra dentro de nosotros. En el aprendizaje relacional, conectamos todos los puntos y el amor como que todos y todo en el mundo está relacionado.

Nuestras vidas son breves, pero mientras tenga oportunidad, caminaré contigo.

Baa mihr با مهر( Con amor)!

Hakim

*El Dr. Hakim, («Dr. Teck Young, Wee») es un médico de Singapur que ha hecho trabajo humanitario y social en Afganistán durante más de 10 años, entre otras cosas como mentor de los Voluntarios de Paz afganos, un grupo interétnico de jóvenes afganos dedicados a construir alternativas no violentas a la guerra. En 2012 recibió el Premio Internacional de la Paz Pfeffer y en 2017 el Premio al Mérito de la Asociación Médica de Singapur por sus contribuciones al servicio social de las comunidades.


Traducido del inglés por Estefany Zaldumbide

Categorías: Asia, Opiniones, Paz y Desarme
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.