Candidatos democráticos y salud para todos: ¿utopía o realidad?

03.03.2019 - Domenico Maceri

Este artículo también está disponible en: Italiano

Candidatos democráticos y salud para todos: ¿utopía o realidad?
(Imagen de majunznk a través de Flickr)

Obamacare, la reforma de salud aprobada en 2010 durante la administración de Barack Obama, fue atacada desde el principio por los republicanos. Después de más de sesenta votos en la Cámara de Representantes y luego también en el Senado, los republicanos se acercaron a su objetivo de revocarla en 2017, pero finalmente se rindieron, obligados a aceptarla, incluso si la administración de Donald Trump hizo todo lo posible por erosionar su efectividad.

Obama había logrado aprobar su reforma al obtener la cooperación de varios grupos, incluidas las compañías de seguros las cuales fueron obligadas a ofrecer cobertura a todos, incluso en casos de enfermedades preexistentes. Por otro lado, la reforma amplió el número de asegurados al obligar a todos a comprar un seguro, excepto en el caso de quienes lo reciben de sus empleadores u otros programas gubernamentales como Medicare (salud para ancianos) o Medicaid (salud para los pobres).

Con la conquista democrática de la Cámara de Representantes a mediados de las elecciones de noviembre pasado, la idea de expandir el seguro médico a todos los estadounidenses se está concretando, especialmente en las discusiones de los candidatos en las primarias del Partido Demócrata. Como se sabe, ya hay una gran cantidad de personas que ya han anunciado su intención de postularse para la presidencia, pero se cree que esta cantidad aumentará. La atención médica se convertirá en un tema importante para estos candidatos y en las últimas semanas ya se ha escuchado mucho sobre el plan de «Medicare for All» (Medicare-4-All), que se traduciría en salud para todos los estadounidenses, pero al mismo tiempo aumentaría la cobertura de salud actual de la que se benefician los ancianos.

No todas las personas de la tercera edad pueden acceder a Medicare ya que toma diez años o más de contribuciones al Seguro Social. Además, el programa, a pesar de su gran valor, excluye medicamentos, cobertura dental, oftalmología y salud mental. Cubre el 80 por ciento de los gastos médicos y hospitalarios. El 20 por ciento restante se cobra individualmente, pero se puede cubrir con la compra de un seguro privado.

Medicare ha sido de gran ayuda para los ancianos y es popular entre los estadounidenses. Es por eso que los candidatos demócratas han comenzado desde un programa establecido y popular para expandir el seguro médico para todos y llevar a Estados Unidos a un sistema de atención médica universal típico de Canadá y otros países industrializados.

Bernie Sanders, senador de Vermont, ya ofreció el plan más completo para cubrir a todos los estadounidenses; presentó un proyecto de ley al Senado en 2017. Sanders crearía un sistema nacional de salud que reemplazaría al actual Medicare, Medicaid, Obamacare y seguro privado. Cubriría los gastos médicos físicos y mentales, los medicamentos, el cuidado dental y de la vista, y también eliminaría los tickets que, con los programas actuales, a menudo afectan a los más pobres, que a veces tienen que elegir entre alimentos y medicamentos. El diseño de Sanders incluye un período de transición gradual de cuatro años para una implementación completa.

Un plan muy similar al de Sanders fue publicado recientemente en la Cámara de Representantes patrocinado por la parlamentaria Pramila Jayapal, del Estado de Washington. Ya cuenta con 100 patrocinadores en la Cámara de Representantes y, en algunos aspectos, incluso iría más allá del proyecto de ley de Sanders, ya que reduciría la transición a solo dos años.

Kirsten Gillibrand, senadora del Estado de Nueva York, el alcalde de San Antonio Joaquín Castro, el senador de California Kamala Harris y la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren, todas candidatas a las primarias democráticas comparten el plan «Medicare-4-All». Otros, sin embargo, han tomado una posición menos ambiciosa; el senador Cory Booker preferiría reducir la edad para calificar para Medicare a 55 años. La senadora Sherrod Brown de Ohio, en cambio, la rebajaría a 50 años. La senadora Amy Klobuchar de Minnesota también ha indicado cautela al afirmar que el plan de Sanders «puede ser una posibilidad en el futuro», pero que ella quiere hacer lo que funciona ahora.

Actualmente 30 millones de estadounidenses no tienen seguro médico; obviamente, el sistema actual no funciona para estas personas. Pero incluso para aquellos que tienen seguro hay mucha incertidumbre. Los ancianos y los pobres que se benefician de los programas gubernamentales de Medicare y Medicaid a menudo no reciben toda la atención médica en parte debido a las deficiencias de estos programas que excluyen los procedimientos básicos y los tickets que pueden alcanzar cifras excesivas, especialmente con los precios a veces astronómicos de los medicamentos.

Sanders ha afirmado con razón que los costos de los gastos médicos en los Estados Unidos son excesivos para el factor de beneficio representado por el poder de las compañías de seguros y farmacéuticas. Según los datos del censo de EE. UU., 217 millones de estadounidenses obtienen seguro médico de compañías privadas (181 millones pagados por los empleadores, 51 millones comprados directamente de individuos). Los programas gubernamentales cubren 121 millones (Medicare 55 millones, Medicaid 62 millones, fuerzas armadas 15 millones). Treinta millones no tienen seguro médico.

El plan de Sanders y Jayapal para eliminar el seguro privado obviamente sería combatido ferozmente porque las compañías de seguros estarían en contra de cualquier reforma que los mantuviera fuera. No obstante, los candidatos presidenciales demócratas hablan de reformar la salud al verla como un derecho humano, como lo es en muchos otros países. Para los republicanos que siempre han luchado contra todos los programas de salud del gobierno, este es un producto que hay que comprar. La eliminación de las compañías de seguros privadas sigue siendo poco probable en un país complejo como los Estados Unidos; sin embargo, los pasos para mejorar la situación se llevarán a cabo de manera gradual, pero requerirán control democrático tanto a nivel legislativo como ejecutivo. La experiencia de Obamacare nos lo demuestra. La reforma de Obama no ha eliminado a las compañías de seguros privadas, pero ha proporcionado seguro médico a más de 20 millones de personas, aportando también mejoras para todos. ¿Podrá Sanders hacerlo mejor? Ya lo veremos.


Traducido del italiano por Michelle Oviedo

Categorías: Norteamérica, Política, Salud
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.