Banca de élite a sus expensas: Cómo se utilizan los paraísos fiscales secretos para robarle su dinero

18.03.2019 - Australia - Robert Burrowes

Este artículo también está disponible en: Inglés

Banca de élite a sus expensas: Cómo se utilizan los paraísos fiscales secretos para robarle su dinero
(Imagen de expoknews.com)

Los paraísos fiscales son lugares en todo el mundo donde las personas ricas, los delincuentes y los terroristas, así como los gobiernos y los organismos gubernamentales (como la CIA), los bancos, las empresas, los fondos de cobertura, las organizaciones internacionales (como el Vaticano) y los sindicatos del crimen (como la Mafia), pueden esconder su dinero para evitar la regulación y la supervisión y, muy a menudo, evadir impuestos. Según Nicholas Shaxson: “Los paraísos fiscales están ahora en el corazón de la economía mundial”.

Por eso, como él lo explica: “El término ‘paraíso fiscal’ es un poco erróneo, porque estos lugares no sólo se refieren a impuestos. Lo que venden es un escape: de las leyes, reglas e impuestos de otras jurisdicciones, generalmente con el secreto como su principal oferta”. Ver “El paraíso fiscal en el corazón de Gran Bretaña”. Un paraíso fiscal (o “jurisdicción secreta”) es entonces un “lugar que busca atraer negocios ofreciendo facilidades políticamente estables para ayudar a personas o entidades a eludir las normas, leyes y reglamentos de jurisdicciones de otros lugares”. Véase Las islas del Tesoro: los paraísos fiscales y los hombres que le robaron al mundo.

Los paraísos fiscales son una parte de vital importancia para la infraestructura global de corrupción y criminalidad -ver “Gigantesca fuga de información sobre registros financieros offshore pone al descubierto una serie de crímenes y corrupción en el mundo”– que permite a las personas privilegiadas y a sus organizaciones robar dinero del resto de nosotros de manera legal e ilegal, en particular de los países en desarrollo, y contar con los servicios de una vasta red de contadores, banqueros, abogados y políticos (a menudo de legislaturas capturadas) para ayudarles a hacerlo, y para asegurar que se salgan con la suya.

¿Cuántos paraísos fiscales hay? ¿Dónde están? ¿Cuánto dinero tienen? ¿Quién los utiliza? ¿Por qué? ¿Cómo funcionan? ¿Por qué nos importa todo esto? ¿Y qué podemos hacer con ellos?

Paraísos fiscales: ¿cuántos y dónde están?

En su libro  Las islas del Tesoro: los paraísos fiscales y los hombres que le robaron al mundo, el autor y periodista financiero Nicholas Shaxson identificó alrededor de sesenta “jurisdicciones secretas” o “grupos offshore” en todo el mundo que dividió en cuatro categorías, como sigue.

La categoría más importante, de lejos, son aquellos paraísos fiscales que forman la telaraña de paraísos centrada en la ciudad de Londres. Tiene tres capas principales: Hay dos anillos interiores -las Dependencias de la Corona Británica de Jersey, de Guernsey (que incluye los sub-puertos de Sark, Alderney y Brecqhou) y la Isla de Man, y sus territorios de ultramar tales como las Islas Caimán, Bermudas, las Islas Vírgenes Británicas y Gibraltar- que están sustancialmente controlados por Gran Bretaña. La tercera capa es un anillo exterior con una gama más diversa de refugios, como Hong Kong, Singapur, las Bahamas, Dubai e Irlanda, que están fuera del control directo de Gran Bretaña, pero que tienen fuertes vínculos históricos y actuales con ese país y con la City of London (que discutiré más adelante). Esta red controla casi la mitad de todos los activos bancarios internacionales.

La segunda categoría de paraísos fiscales es la de los paraísos fiscales europeos, entre los que se incluyen Suiza, Luxemburgo y el Reino Unido -vea “Explorar los documentos: base de datos con fugas de información de Luxemburgo”– los Países Bajos, Bélgica y Austria, así como microestados como Liechtenstein y Mónaco. Mientras que “los banqueros de Ginebra habían protegido el dinero secreto de las élites europeas desde al menos el siglo XVIII”, los paraísos europeos “se pusieron en marcha” durante la Primera Guerra Mundial cuando los gobiernos subieron los impuestos para pagar la guerra.

La tercera categoría de paraísos fiscales es la que se centra en los Estados Unidos. También tiene tres niveles. A nivel federal, el gobierno de los Estados Unidos ofrece una serie de exenciones fiscales, disposiciones de secreto y leyes diseñadas para atraer dinero extranjero. Esto significa, por ejemplo, que los bancos estadounidenses pueden aceptar legalmente el producto de una serie de delitos, siempre y cuando los delitos se cometan en el extranjero. El segundo nivel involucra a estados individuales de EE.UU. como Florida (donde las élites centro y sudamericanas realizan sus operaciones bancarias y los países afectados negativamente no pueden acceder a los datos relevantes debido a las disposiciones de secreto de EE.UU., y donde también se esconde mucho dinero de la mafia y de las drogas), Delaware, Nevada y Wyoming, donde incluso el dinero de los terroristas está protegido por disposiciones de secreto. El tercer nivel de la red de EE.UU. son los satélites de ultramar como las Islas Vírgenes Americanas, las Islas Marshall, Liberia y Panamá, siendo este último, según Jeffrey Robinson, “uno de los más sucios sumideros de lavado de dinero del mundo”. Véase El lavadero: terror, crimen y dinero sucio en el mundo offshore.

Como señala Shaxson: “Las finanzas offshore han estado en el corazón de los esquemas neoconservadores para proyectar el poder de Estados Unidos alrededor del mundo durante años. Poca gente se ha dado cuenta”.

La cuarta categoría de paraísos fiscales identificados por Shaxson incluye los que no encajan en las categorías anteriores, como Somalia y Uganda.

La lista (incompleta) de paraísos fiscales en el sitio web “Paraísos fiscales del mundo” le dará una idea de dónde se encuentran estas jurisdicciones de secreto, pero hay omisiones importantes en esta lista, entre las que destaca la City of London Corporation.

Para una breve mirada a 15 paraísos fiscales (de nuevo, excluyendo algunos de los más importantes) y a algunas de las empresas que los utilizan, véase “¿Cuáles son los mejores paraísos fiscales del mundo?”.

Y para un documental en vídeo muy instructivo y totalmente aleccionador sobre los paraísos fiscales británicos, véase “La telaraña: el segundo imperio Británico”. Este documental le informará, entre muchas más cosas importantes, que el edificio que alberga Her Majesty’s Revenue and Customs (Impuestos y Aduanas de su Majestad), la oficina de impuestos del Reino Unido, ¡es propiedad de una compañía offshore en Bermuda!

Para resumir el aspecto central del desarrollo de los paraísos fiscales después de la Segunda Guerra Mundial: “El Establishment Británico -una red de viejos muchachos de élites privilegiadas- había labrado un lucrativo vehículo para sí mismo en el mundo offshore después de la desaparición del Imperio. Se transformaron de administradores del Imperio a manejadores financieros para la élite global y las corporaciones multinacionales”. Ver “La telaraña: el segundo imperio Británico”.

Antes de concluir esta sección, vale la pena enfatizar que, como Shaxson lo explica, “el mundo offshore no es un grupo de estados independientes que ejercen sus derechos soberanos para establecer sus leyes y sistemas tributarios como ellos lo consideren conveniente. Se trata de un conjunto de redes de influencia controladas por las principales potencias mundiales, en particular Gran Bretaña y los Estados Unidos. Cada red está profundamente interconectada con las otras”. Él sigue: “Los paraísos fiscales más importantes del mundo no son islas exóticas bordeadas de palmeras, como muchos suponen, sino algunos de los países más poderosos del mundo”. Shaxson cita a Marshall Langer, un prominente partidario de las jurisdicciones de secreto: “No sorprende a nadie cuando les digo que el paraíso fiscal más importante del mundo es una isla. Sin embargo, se sorprenden cuando les digo que… la isla es Manhattan. Además, el segundo paraíso fiscal más importante… se encuentra en una isla. Se llama City of London”.

City of London Corporation

¿Qué es la City of London Corporation, también conocida como “Square Mile”? Se trata de “una losa de 1,22 millas cuadradas de bienes raíces en el centro de Londres que se extiende desde el Támesis en Victoria Embankment, en el sentido de las agujas del reloj a través de Fleet Street, el Barbican Centre, luego a Liverpool Street en el noreste, y luego de vuelta al Támesis justo al oeste de la Torre de Londres”. Ver Las islas del Tesoro: los paraísos fiscales y los hombres que le robaron al mundo.

Según Shaxson, la City of London Corporation, cuyo “período moderno” data de 1067 (sí, eso no es un error de mecanografía), es “la autoridad del gobierno local para la losa de 1,2 millas cuadradas de bienes raíces de primera clase en el centro de Londres, que es la City of London. La corporación es una antigua entidad semi-alienígena alojada dentro del estado nación británico; un ‘monstruo prehistórico que habría sobrevivido misteriosamente en el mundo moderno’, como dijo un aspirante a reformador de ciudades del siglo XIX”.

Muy importante, explica Shaxson, “el papel de la City of London Corporation como autoridad municipal es su atributo menos importante. Se trata de un grupo internacional de presión en el extranjero con enormes recursos que promueve la desregulación financiera internacional, la reducción de impuestos y la creación de paraísos fiscales en todo el mundo”. Además, es “el centro de una red mundial de paraísos fiscales que absorbe billones de dólares de todo el mundo y los envía -o el negocio de manejarlos- a Londres”. Notablemente, la City of London es tan poderosa que ningún soberano o gobierno de Gran Bretaña en mil años ha tenido el valor de tomarla en serio e intentar someterla al control del gobierno británico. Véase “El paraíso fiscal en el corazón de Gran Bretaña”.

¿Cuánto dinero hay en los paraísos fiscales?

Entonces, ¿cuánta de la riqueza del mundo está escondida en paraísos fiscales en todo el mundo? De acuerdo con la Tax Justice Network (Red de Justicia Fiscal) en su informe de 2012 escrito por James S. Henry, El precio del offshore revisado: Nuevas estimaciones de la riqueza privada mundial, los ingresos, la desigualdad y los impuestos perdidos ‘desaparecidos’: “Una fracción significativa de la riqueza financiera privada mundial -según nuestras estimaciones, al menos entre 21 y 32 billones de dólares a partir de 2010- se ha invertido prácticamente libre de impuestos a través del agujero negro del mundo, aún en expansión, de más de 80 jurisdicciones de secreto ‘extraterritoriales’. Creemos que este rango es conservador…”. Continúa enfatizando que “esto es sólo riqueza financiera. Una gran parte de los bienes raíces, yates, caballos de carreras, lingotes de oro -y muchas otras cosas que cuentan como riqueza no financiera- también son propiedad de estructuras offshore donde es imposible identificar a los propietarios”.

Henry también señala que, dado que Credit Suisse estimó la riqueza mundial en 2011 en 231 billones de dólares, la cantidad de dinero en las jurisdicciones secretas se estima de forma conservadora en el 10% de la riqueza mundial.

Pero otras cifras sugieren que esta estimación es baja. Shaxson cita pruebas convincentes de que “más de la mitad del comercio mundial pasa, al menos sobre el papel, por paraísos fiscales. Más de la mitad de todos los activos bancarios y un tercio de la inversión extranjera directa de las corporaciones multinacionales, se dirigen al extranjero”. Además, ya en 2008, la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de los Estados Unidos informó que 83 de las 100 mayores empresas de los Estados Unidos tenían filiales en paraísos fiscales y, al año siguiente, utilizando una definición más amplia, la Red de Justicia Fiscal descubrió que noventa y nueve de las cien mayores empresas de Europa utilizaban filiales en el extranjero. Y en cada país, “el mayor usuario era, por lejos, un banco”. Ver Las islas del Tesoro: los paraísos fiscales y los hombres que le robaron al mundo.

En cualquier caso, la estimación más reciente de la Red de Justicia Fiscal indica que “las pérdidas fiscales se destinan a la transferencia de beneficios por parte de empresas multinacionales: a) aplicando una metodología desarrollada por investigadores del Fondo Monetario Internacional para mejorar el conjunto de datos… de alrededor de 500.000 millones de dólares al año”. Véase: “Nuevas estimaciones revelan el alcance de la evasión fiscal por parte de las multinacionales”.

Para reiterar entonces, en el entendido de que estas estimaciones son probablemente bastante bajas, para el año 2010 se habían retirado de circulación entre 21 y 32 billones de dólares americanos, de modo que estuviera más allá de las leyes, los reglamentos financieros y los impuestos. Pero esa cifra se ha incrementado en medio billón de dólares cada año desde entonces, al trasladar más dinero a paraísos fiscales. Y no lo olvide: esta cifra no incluye la riqueza no financiera. ¿Cuántos lingotes de oro, yates, obras de arte y caballos de carreras posee y ha escondido en algún lugar libre de escrutinio?

¿Quiénes usan los paraísos fiscales? ¿Y por qué?

Como mencioné anteriormente, los paraísos fiscales son utilizados por individuos ricos (incluyendo empresarios, deportistas y estrellas del pop), criminales y terroristas, así como gobiernos (y sus agencias), bancos, corporaciones (como Amazon y Google), organizaciones internacionales y sindicatos delictivos (como el Cártel de Medellín). Si bien los motivos varían, en esencia la falta de regulación y supervisión, así como la evasión fiscal, son las razones por las que los individuos y las organizaciones los utilizan.

Un individuo puede querer ocultar la riqueza robada, evadir impuestos o engañar a un cónyuge divorciado con su parte de la fortuna familiar. Un banco, una corporación, un sindicato del crimen, una organización internacional o terrorista pueden querer evadir la supervisión de la fuente de su dinero y/o evadir impuestos sobre ganancias inesperadas o incluso continuas (legales y/o de otro tipo). Un gobierno podría querer esconder el “dinero sucio” que utiliza para financiar las “operaciones encubiertas” (es decir, la violencia militar ilegal y secreta como la que lleva a cabo la CIA). Pero hay muchas explicaciones.

En el análisis de John Christensen de más de 100 clientes offshore que estudió en Jersey de la firma de contabilidad Deloitte Touche, encontró que los clientes estaban involucrados en tráfico de información privilegiada, manipulación del mercado, no revelación de conflictos de intereses, el comercio de armas, las donaciones políticas ilícitas, los sobornos, la facturación fraudulenta, la fijación de precios erróneos y la evasión de impuestos. Ver “La telaraña: el segundo imperio Británico”.

La mayoría de la gente ha oído hablar del dinero escondido por dictadores corruptos como Suharto en Indonesia, Ferdinand Marcos en Filipinas y Mobutu Sese Seko de Zaire (ahora República Democrática del Congo), cada uno de los cuales le robó al pueblo de su país. Sin embargo, sólo pudieron hacerlo con la ayuda de los facilitadores occidentales y la continua resistencia de las élites a los intentos de los países en desarrollo de crear un proceso más transparente y justo para recaudar impuestos sobre los flujos financieros transfronterizos. Como resultado, Alex Cobham, de la Red de Justicia Fiscal, observa que, en todo el mundo, los países en desarrollo pierden más de un billón de dólares al año en “fuga de capitales” y evasión de impuestos a los países ricos. Ver “La telaraña: el segundo imperio Británico”.

Pero estos ejemplos más públicos, aunque terribles, tienden a oscurecer dos hechos importantes. La cantidad robada a los africanos subsaharianos, por ejemplo, entre 1970 y 2008 fue al menos cinco veces mayor que la cantidad total de su deuda externa durante ese período -véase “La telaraña: el segundo imperio Británico”– y, al resaltar estos ejemplos, la atención se aleja de aquellos aún peores y en curso de dicha criminalidad de esos individuos y organizaciones corruptos/criminales (incluyendo bancos, firmas de contabilidad y bufetes de abogados, corporaciones, organizaciones internacionales, sindicatos del crimen y gobiernos) que se han comprometido a usar el robo directo, el fraude, el lavado de dinero y otros dispositivos para robar la riqueza de la gente común y corriente en todo el mundo.

Así, por ejemplo, si uno sigue el rastro del dinero de varias operaciones financieras lucrativas, algunas técnicamente legales pero inmorales y otras simplemente ilegales, aparte de las grandes corporaciones del mundo, uno se encuentra rápidamente con los nombres de los principales (y bien conocidos) bancos e instituciones financieras (como el Banco de Inglaterra, Barclays, Goldman Sachs, JPMorgan Chase….), las “cuatro grandes” empresas de contabilidad (Deloitte, Ernst & Young (EY), KPMG y PricewaterhouseCoopers), y abogados de élite (como los del “Círculo Mágico” de Londres, Clifford Chance, Mourant du Feu & Jeune y Slaughter and May). Ver, por ejemplo, Las islas del Tesoro: los paraísos fiscales y los hombres que le robaron al mundo, “Nuevas estimaciones revelan el alcance de la evasión fiscal por parte de las multinacionales” y “Saqueando con Putin”.

Aparentemente, al igual que las grandes corporaciones y los sindicatos del crimen, pocos bancos, firmas de contadores y abogados tienen políticas éticas que les obliguen a seguir la ley y a ejercer la “diligencia debida” (verificar a un cliente antes de firmar un contrato) para que puedan evitar el manejo de ganancias ilegales e inmorales, especialmente si son monstruosas.

De hecho, según un informe del Senado de los Estados Unidos, “prácticamente todos los principales bancos del mundo -especialmente los más grandes de América del Norte y Europa- tienen cuentas en bancos extraterritoriales y/o bancos en jurisdicciones sospechosas”. Véase  El lavadero: terror, crimen y dinero sucio en el mundo offshore.

Como dice la eurodiputada Eva Joly, vicepresidenta del Comité de Documentos de Panamá del Parlamento Europeo: “La gente común está pagando impuestos. La gente rica no”. Ver “La telaraña: el segundo imperio Británico”.

El Vaticano

Pero quizás el ejemplo que mejor ilustra la depravación moral de los que utilizan los paraísos fiscales es el Vaticano. En su libro cuidadosamente investigado Operación Gladio: la alianza impía entre el Vaticano, la CIA y la mafia el autor, Paul L. Williams, relata los esfuerzos de la CIA, los antiguos nazis, la mafia siciliana/estadounidense, el Vaticano e incluso la masonería para resistir una invasión prevista de Europa occidental después de la guerra por aquellos “comunistas sin Dios” de la Unión Soviética al establecer “unidades de apoyo” (unidades militares y paramilitares clandestinas) en todos los países de Europa (Bélgica, Dinamarca, Italia, Holanda, Noruega, Portugal…) dirigidas por ex nazis y compuestas por “fanáticos fascistas duros de matar”.

Esta alianza para combatir la Guerra Fría contra la antigua Unión Soviética y la creciente ola de gobiernos progresistas en Europa y el resto del mundo, particularmente a medida que la guerra de EE.UU. contra Vietnam se aceleraba, condujo, como dice Williams lo dice de modo escalofriante, a “el derrocamiento de gobiernos, la masacre al por mayor y la devastación financiera” en todo el mundo. También fue, por supuesto, el precursor de su equivalente -Operación Cóndor- para resistir y destruir, si fuera posible, la propagación de movimientos progresistas, que iban desde el comunismo hasta la teología de la liberación, en toda América Central y del Sur.

Mientras que el Vaticano jugó un número de papeles desagradables en esta alianza, incluyendo su facilitación de cantidades masivas de adicciones a la heroína, su uso de valores falsificados, su participación en ataques con banderas falsas que mataron a miles de personas y cadenas de asesinatos de pandillas, el apoyo a las juntas militares (que masacraron a decenas de miles)  y la “purga” de sacerdotes progresistas (incluyendo al Arzobispo Óscar Romero de San Salvador y dos sacerdotes jesuitas denunciados por el P. Jorge Mario Bergoglio, ahora Papa Francisco, en Argentina) -ver “¿Quién es el papa Francisco? Jorge Mario Bergoglio y la ‘guerra sucia’ Argentina”– y causando la indigencia financiera de miles de familias, una de sus funciones clave en curso -diseñada para maximizar el poder del Vaticano al mismo tiempo que resaltaba su bancarrota moral y espiritual- fue actuar como “banquero de Dios” para muchas de estas operaciones. Véase Operación Gladio: la alianza impía entre el Vaticano, la CIA y la mafia.

Lo hizo, por ejemplo, aceptando dinero de la mafia y el cártel de Medellín (por un recorte del 15-20%) en el Banco del Vaticano (técnicamente): Istituto per le Opere di Religione o Instituto para la Obra de la Religión) y luego blanquearlo a través de sus sociedades pantalla -como Cisalpine Overseas Bank, Astolfine SA, United Trading Corporation, Erin SA, Bellatrix SA, Belrose SA, Starfield SA y Nordeurop Establishment- en paraísos fiscales de las Bahamas, Liechtenstein, Luxemburgo, Panamá y Suiza.

Con la CIA proporcionando servicios, como el transporte de cocaína de la Mafia/Medellín a los traficantes de drogas en los EE.UU., su parte de los beneficios de la droga (que seguía un ciclo regular a través de sus propios bancos controlados por la CIA, incluyendo Continental Illinois, Castle Bank & Trust y Bank of Credit and Commerce International, pero que finalmente involucró a muchos de los bancos más prestigiosos de los EE.UU. ya que el dinero fue transferido al Banco del Vaticano) se usó para financiar aspectos clave de las Operaciones Gladio y Cóndor, con las armas que la CIA también suministró a través de los arsenales de la OTAN. Pero también había mucho dinero del Vaticano en estas operaciones.

Por otra parte, tan devastadoras fueron las consecuencias de la continua exposición de los muchos aspectos de la corrupción del Vaticano que, a principios del siglo XXI, la membresía de la Iglesia Católica Romana estaba disminuyendo a 400.000 por año sólo en los EE.UU., pero la tendencia fue aún más fuerte en Europa, con “iglesias y catedrales magníficas” que se convirtieron en museos visitados únicamente por turistas, parroquias cerradas, seminarios y conventos cerrados, y escuelas parroquiales fusionadas. Y esto fue antes de que la “plaga de la pedofilia” hubiera golpeado completamente diezmando aún más la destartalada reputación de la Iglesia. Hasta el día de hoy, el Banco del Vaticano sigue siendo “una de las principales lavanderías de dinero sucio del mundo”. Ver Operación Gladio: la alianza impía entre el Vaticano, la CIA y la mafia.

¿Cómo funcionan los paraísos fiscales?

Cada paraíso fiscal ofrece su propia combinación de servicios. Después de todo, es un mercado difícil que compite por la riqueza del mundo, por lo que cada jurisdicción ha desarrollado su propio conjunto de servicios diseñados para maximizar su atractivo para los clientes potenciales. En esencia, esto significa que existe una cierta “competencia” continua para reducir los requisitos de regulación y supervisión, de modo que cada paraíso fiscal pueda atraer a la clientela. Esto se ha vuelto tan extremo que los requisitos básicos de la banca para aquellos que lo hacen legalmente, como la prueba de identidad, no son necesarios en el mundo offshore. De hecho, incluso su verdadero nombre puede ser ocultado si así lo desea. Es más fácil evitar cualquier riesgo de vergüenza por la exposición de esta manera.

Como resultado, prácticamente cualquier jurisdicción abrirá una cuenta (o tantas cuentas como usted desee) a cualquier nombre que usted especifique. Luego, usualmente empleando una variedad de dispositivos, que van desde cuentas bancarias secretas, directores nominados (usualmente los locales que no juegan ningún papel en la barra de la organización, le dan su nombre) y estructuras tales como compañías ficticias (que existen en el papel y tal vez una placa de pared en alguna parte, pero nada más) y los fideicomisos (que, a diferencia de la versión legítima, parecen separar la responsabilidad y el control de los beneficios de la propiedad, pero en realidad no lo hacen), de procesos tales como la fijación de precios de transferencia (una técnica mediante la cual las empresas «trasladan los beneficios del papel a países de baja tributación y los costos a países de alta tributación» para minimizar -o eliminar- los pagos de impuestos) y a menudo empleando un proceso enrevesado que desplaza rápidamente el dinero a través de varias jurisdicciones de modo que se vuelve “imposible de rastrear” (porque las autoridades deben obtener permiso para acceder a cada jurisdicción a su vez en cualquier esfuerzo por rastrear el dinero), las ganancias quedan efectivamente ocultas y cualquier responsabilidad ante las autoridades de cualquier tipo se elimina por completo. Véase Las islas del Tesoro: los paraísos fiscales y los hombres que le robaron al mundo.

Para un ejemplo simple de tal estrategia, empleando una técnica conocida como el “doble sándwich irlandés holandés” (que es legal), ver: “Google transfirió 23,000 millones de dólares al paraíso fiscal de Bermuda en 2017, según muestra el archivo”. Pero puede leer otros ejemplos aquí: “Los gigantes de la tecnología nunca pagarán su justa parte de los impuestos, a menos que hagamos que lo hagan” y “7 gigantes corporativos acusados de evadir miles de millones en impuestos”.

¿Por qué nos importa la existencia de los paraísos fiscales?

Bueno, la respuesta simple a esta pregunta es que sólo una fracción del dinero escondido en los paraísos fiscales alimentaría, vestiría, albergaría y proporcionaría agua limpia, atención médica y oportunidades educativas a todos los habitantes de la Tierra. Eliminaría las 100.000 muertes por enfermedades relacionadas con la inanición cada día. Eliminaría la pobreza y la falta de hogar. Y, como un subproducto de la satisfacción de estas necesidades materiales, facilitaría el surgimiento de una población humana informada, comprometida y empoderada para hacer frente a la amplia gama de amenazas ambientales, climáticas y militares que actualmente amenazan con el colapso de la biósfera y la extinción inminente de la humanidad. Ver “¿Extinción humana en el 2026? Una última estrategia para luchar por la supervivencia humana”.

Como dice el profesor Prem Sikka de forma más sencilla: Debido a la penetración de los ejecutivos de servicios financieros del estado británico, incluyendo el Tesoro, “se priva a la gente de oportunidades de tener atención médica, educación, seguridad, justicia y, en última instancia, una vida plena”. Ver “La telaraña: el segundo imperio Británico”.

Fundamentalmente, pues, los paraísos fiscales y su secretismo están en el centro de esas instituciones y procesos de élite que socavan funcionalmente la democracia y otorgan un poder extraordinario a ciertas personas anónimas y a sus entidades sin rendir cuentas. Ver “La telaraña: el segundo imperio Británico”.

Por supuesto, las élites que controlan las redes de paraísos fiscales no van a permitir que esto cambie. Los paraísos fiscales son simplemente demasiado importantes como parte de la infraestructura global para mantener las ganancias, el poder y los privilegios de la élite y para resistir los esfuerzos de las bases para traer la paz, la justicia y la cordura ecológica a nuestro mundo. Y es por eso que están protegidos por la legislación gubernamental y los sistemas legales, con un “ejército” de contadores, auditores, banqueros, empresarios, abogados y políticos que se aseguran de que permanezcan protegidos.

Así que no lo olvide: las leyes están diseñadas para controlarlo y castigarlo, sin importar cuán trivial sea su infracción: una multa de estacionamiento, una ofensa por tirar basura, un pequeño robo. Pero si tiene suficiente dinero, la ley simplemente no existe. Y puede evadir impuestos legalmente y sabiendo que sus enormes ganancias (incluso de riquezas adquiridas inmoralmente, como el tráfico sexual, el tráfico de armas, el tráfico de especies en peligro de extinción, los diamantes de zonas en conflicto y el tráfico de drogas) son “legales” y escaparán a la regulación y supervisión de cualquier tipo. Véase “El Estado de derecho: injusto y violento”.

Permítanme dar un ejemplo personal. Me he resistido a los impuestos de guerra desde 1983: tengo una objeción de conciencia a pagar impuestos al gobierno australiano para desplegar fuerzas militares en otros países para matar gente en mi nombre. Así que, en lugar de pagar impuestos para matar, durante muchos años doné la cantidad equivalente a organizaciones que trabajan por la paz, el desarrollo, el medio ambiente y los derechos humanos, y para “pagar el alquiler” por mi uso de tierras indígenas. Como algunos de los muchos resultados de esta resistencia concienzuda y altamente pública (que a veces atrajo la atención de los medios de comunicación nacionales), en 1991 me declararon en bancarrota, en 1992 me condenaron por desacato al tribunal (por mi negativa consciente a cooperar con el administrador de la bancarrota) y en 1993 me confiscaron el pasaporte. En 1999, me informaron que se me declararía en «bancarrota para siempre» debido a mi continua y concienzuda negativa a financiar el asesinato.

En el mismo período, desde 1983, se han evadido ilegal y secretamente billones y billones de dólares de impuestos como individuos ricos y como corporaciones de ricos, criminales y sindicatos del crimen, organizaciones internacionales y gobiernos que canalizan sus ingresos y ganancias a través de paraísos fiscales. Las leyes y los sistemas jurídicos de todo el mundo lo hacen posible y, siempre que se haga correctamente, es bastante sencillo evitar cualquier sanción por evadir secretamente el pago de impuestos u ocultar dinero adquirido a través de actividades delictivas. Pero el punto, como puede ver, es que la evasión de impuestos por parte de individuos y corporaciones adinerados significó que muchos de estos individuos y corporaciones tampoco pagaron impuestos para matar gente. Simplemente no pagaban impuestos.

Por supuesto, su motivo era el beneficio personal, su manera era legal, no incurrieron en ninguna falta y, por supuesto, no pagaron una cantidad equivalente para apoyar las causas de la paz y la justicia. Sin embargo, lo más importante es que los billones de dólares que sacaron de la economía mundial se ganaron matando y explotando a las personas y al planeta de muchas otras maneras, desde el tráfico sexual, el contrabando de armas, los diamantes de zonas en conflicto y el tráfico de drogas y de especies en peligro de extinción, hasta simplemente matar de hambre a un ritmo de 100.000 personas al día, administrando la economía mundial, utilizando los paraísos fiscales como herramienta principal para obtener el máximo beneficio.

Richard Brooks documenta cómo esta explotación legal ocurre de otra manera en su libro El gran robo de impuestos: cómo Gran Bretaña se convirtió en un paraíso fiscal para los potentados y las grandes empresas”. La vasta evasión de impuestos por parte de las élites en Gran Bretaña, incluyendo el desvío de fondos a través de paraísos fiscales, atrae sólo cinco procesamientos cada año por cada mil millones de libras esterlinas de evasión de impuestos directos. Por el contrario, el fraude de prestaciones por parte de las personas que reciben pensiones de desempleo e incapacidad atrae 9.000 procesamientos cada año por cada 1.000 millones de libras esterlinas de fraude. “Así que el robo por parte de los pobres justifica toda la fuerza de la ley”. Pero no el robo por parte de las élites que escriben la ley y controlan en gran medida los procesos políticos y legales en relación con ella.

Por lo tanto, bajo el pretexto de “gravar las relaciones” (es decir, construir una relación entre las autoridades fiscales y los ejecutivos de las empresas y “adaptar” los pagos de impuestos a los deseos de las empresas en la medida en que la ley lo permita), las empresas saben desde hace tiempo que “si no les gusta la ley… veremos lo que podemos hacer”.

Como se desprende de este ejemplo, los intentos de reforma del gobierno, incluso para derrotar a los paraísos fiscales, en el sentido de hacer que las élites rindan cuentas financiera y jurídicamente, tanto a nivel nacional como internacional, sobre responsabilidades de las que el resto de nosotros no podemos escapar, son invariablemente solo una demostración y, en cualquier caso, no logran nada sustancial. Por ejemplo, el intento de “aprobar” una lista negra de paraísos fiscales en la reunión del G20 de 2009 fue resistido por el primer ministro chino en nombre de las élites chinas que, al igual que otras élites nacionales deseosas de tener control político pero “separadas judicialmente” de sus centros extraterritoriales, se opusieron a la inclusión de los notorios paraísos fiscales de Hong Kong y Macao: ver Las islas del Tesoro: los paraísos fiscales y los hombres que le robaron al mundo. La élite global está claramente en control con los gobiernos nacionales y las organizaciones internacionales haciendo, impotentes, lo que se les ha ordenado. Tan completo es este control, de hecho, que Brooks observa que, en Gran Bretaña, “las leyes contra la evasión fiscal tuvieron que ser relajadas para acomodar los esquemas de evasión fiscal de las empresas”.

Brooks concluye que “la política tributaria británica habría sido capturada tan ampliamente por las corporaciones más grandes del mundo que las políticas de ‘apretar a los pobres’… podrían ser escritas en los libros de leyes a su antojo, sin que se sintiera una punzada de conciencia en ningún lugar de Whitehall”. Sin embargo, es evidente que su comentario puede aplicarse prácticamente a cualquier gobierno del mundo.

Entonces, ¿le importa que estos paraísos fiscales existan y hagan lo que hacen?

¿Qué se puede hacer con los paraísos fiscales?

Autores como Nicholas Shaxson y Richard Brooks sugieren una serie de medidas para corregir el gran número de “faltas” que facilitan el secreto, la protección contra la regulación y la evasión fiscal que individuos, corporaciones, organizaciones, criminales y terroristas utilizan en paraísos fiscales.

Para Shaxson, estas incluyen reformas financieras como la “lista negra” de paraísos fiscales para que su condición de estado delincuente sea de conocimiento público; mayor transparencia, por ejemplo, mediante el intercambio de información por parte del gobierno sobre los ingresos y activos locales de los ciudadanos de cada uno de ellos y la exigencia de que las actividades corporativas multinacionales en cada país sean visibles (en lugar de esconderse detrás de las cifras “internacionales”); promover las necesidades de los países en desarrollo que requieren que sus bases impositivas estén protegidas mucho más de lo que necesitan ayuda o alivio de la deuda; enfrentarse a la “telaraña” británica de los paraísos fiscales mediante la abolición de la City of London Corporation y sumergirse en una Londres unificada y plenamente democrática; gravar a todo un “grupo” multinacional como una sola unidad y luego asignar las cantidades apropiadas de sus ingresos a las diferentes jurisdicciones en las que se obtuvieron y permitir que se graven según lo decida cada jurisdicción; la reforma tributaria en tierra firme, como el impuesto sobre el valor de la tierra (porque la tierra no puede trasladarse al extranjero y, por lo tanto, el impuesto sobre ella debe pagarse a nivel local), y mediante una distribución directa de la riqueza mineral en cualquier país a cada uno de sus habitantes (a los que se puede aplicar un impuesto sobre la tierra); y abordar la cuestión de los “habilitadores” -los contables, los abogados, los banqueros individuales, los empresarios- y no sólo los clientes, para que vayan a la cárcel; repensar el significado de “responsabilidad corporativa” (porque a las corporaciones se les da una riqueza de capital en infraestructura pública, una fuerza laboral educada y saludable… con la cual trabajar) para que las corporaciones sean transparentes sobre sus asuntos y paguen impuestos como parte de su responsabilidad corporativa; reevaluar el significado de la corrupción -los que abusan del bien común en secreto y se salen con la suya y, por lo tanto, empeoran la desigualdad y afianzan los intereses creados y el poder irresponsable- para que veamos más claramente a todos los actores y sus actividades; y cambiar la cultura que adula a las personas que abusan del sistema para su beneficio personal. Véase Las islas del Tesoro: los paraísos fiscales y los hombres que le robaron al mundo.

Y parece que se están produciendo algunos progresos en el sentido que él sugiere. Por ejemplo, la OCDE ha discutido una versión del intercambio automático de información (AIE), mediante el cual los gobiernos se aseguran de que la información esencial se ponga a disposición de otras jurisdicciones de forma rutinaria, y aunque llena de lagunas -ver “Laguna jurídica en EE.UU.: el agujero en forma de vórtice en la transparencia financiera global”– se han hecho algunos compromisos. Para la lista de compromisos a noviembre de 2018, véase “Compromisos AEOI”. (Intercambio Automático de Información).

Sin embargo, los EE.UU. no han asumido este compromiso y, aunque Suiza, por ejemplo, lo considere objetable -véase: “Los Estados Unidos no han firmado el acuerdo AEoI: se exige reciprocidad”– la realidad es que hace poca diferencia. Por ejemplo, Servicios ICO, que se especializa en la formación de compañías offshore y banca offshore, lo ayudará a sortear los requisitos de AEoI. Su sitio web anuncia que “los tenedores de activos necesitan empezar a buscar jurisdicciones alternativas para proteger sus activos”. Hay algunas jurisdicciones acreditadas que todavía están fuera de la AEoI -por ejemplo, Chipre-, pero los estados estadounidenses de Delaware y algunos otros no deberían ser desestimados».

Pero si desea un nombre más establecido que le ayude a aprovechar un paraíso fiscal en los EE.UU., realmente no se le puede pasar Rothschild & Co. Así que, para ver lo que están ofreciendo: “Aquí está el manual Rothschild de cómo lavar dinero en bienes raíces de Estados Unidos y evitar las listas negras”.

Además, el acuerdo AEoI “prohíbe” el secreto bancario pero no el secreto de confianza (que data de las Cruzadas) en el que se basa el modelo británico -“La Confianza está en el centro del modelo de secreto británico”- por lo que no aborda la piedra angular del secreto de los paraísos fiscales británicos y explica por qué los británicos se alegraron de ver que las Islas Caimán se comprometieron con el AEoI.  En resumen: el gobierno británico estaría encantado de acabar con el secreto bancario para poder capturar una mayor cuota de mercado (basado en el secreto de Confianza). Ver “La telaraña: el segundo imperio Británico”.

Al margen de esta iniciativa, en 2018 el Parlamento del Reino Unido promulgó una nueva ley que exige a sus territorios de ultramar -incluidos paraísos fiscales tan conocidos como las Bermudas, las Islas Caimán y las Islas Vírgenes Británicas- que empiecen a revelar los nombres de los propietarios de las sociedades que registran para 2020. En teoría: “Esto podría acabar con una enorme cantidad de evasión de impuestos en el extranjero y otros delitos financieros porque individuos de cualquier parte del mundo, incluidos los Estados Unidos, han sido capaces durante mucho tiempo de establecer corporaciones secretas en estos paraísos fiscales para esconder su dinero”. Véase “La nueva ley del Reino Unido podría cerrar los mayores paraísos fiscales – aparte de los Estados Unidos”.

Sin embargo, aunque el informe señalaba que la nueva ley obviamente no afecta a los EE.UU. (o, por supuesto, a Suiza o…) y las fáciles opciones de redireccionamiento disponibles si estos paraísos se cierran de forma efectiva (o incluso de hecho), no mencionaba que esta iniciativa no se dirige en modo alguno a la City of London Corporation, por lo que el impacto de esta iniciativa será muy limitado a menos que vaya seguida de algunas otras iniciativas bastante drásticas en Westminster, Washington, Berna y otros lugares.

En resumen, aunque no se puede estar en desacuerdo con ninguna de las buenas sugerencias de Shaxson ni estar disgustado de que la presión pública haya llevado a que la OCDE y el parlamento del Reino Unido hagan algún esfuerzo para abordar elementos del azote de los paraísos fiscales, la realidad es que el alcance de los cambios necesarios no se producirá sin una enorme presión de base, aplicada estratégicamente, y es muy improbable que se produzcan como reformas del sistema capitalista existente. Esto se debe simplemente a que la élite global está sólidamente en control de las instituciones y los procesos del capitalismo global, incluyendo sus gobiernos y organizaciones internacionales complacientes, y que obstaculizará fácilmente cualquier intento de reforma seria del paraíso fiscal, particularmente dado el número de reformas importantes que se necesitan y el número de naciones en las que estas reformas deben ser promulgadas. Por citar dos ejemplos obvios: La City of London Corporation no ha existido por 1.000 años porque no tiene protección. Y los cambios mencionados anteriormente sólo han hecho a los EE.UU. más atractivos como jurisdicción secreta.

Mientras tanto, con el objetivo de promover la “innovación financiera”, Suiza ha facilitado recientemente las cosas a las pequeñas empresas de tecnología financiera, haciendo que el paraíso fiscal sea más atractivo para aquellos que de otro modo no lo hubieran considerado. Vea “El organismo de control suizo propondrá normas más flexibles contra el lavado de dinero para las empresas de tecnología financiera”.

Por lo tanto, dado que la mayoría de los paraísos fiscales están protegidos por la legislación del gobierno anfitrión y que no existe ningún mecanismo internacional para controlarlos, la industria de los paraísos fiscales en general no corre el riesgo de que se le exijan responsabilidades de manera significativa.

Y, a pesar de la explicación más elaborada ofrecida anteriormente, hay una razón simple para ello. Extraoficialmente, por supuesto, el dinero ilegal, lavado a través de paraísos fiscales, se ha convertido en un elemento esencial y a veces estabilizador del sistema financiero mundial. Véase “El dinero del narcotráfico salvó a los bancos en la crisis mundial, afirma el asesor de la ONU”.

Entonces, ¿qué podemos hacer para marcar la diferencia?

Dada la naturaleza profundamente arraigada y de larga data de este problema, es evidente que debe abordarse a distintos niveles.

Fundamentalmente, podemos nutrir a nuestros hijos para que no destruyamos su conciencia. Vea “Mi promesa a los niños”. ¿Recuerda todos esos contables corruptos y criminales, banqueros, empresarios, sacerdotes y papas, abogados y políticos que se movían furtivamente en la discusión anterior? ¿Las personas que mantienen toda la infraestructura que permite la existencia de los paraísos fiscales y los que la gestionan y se benefician de ella?

¿Se preocupan por usted? ¿Se preocupan por las personas de África, Asia y América Central y del Sur que pasan hambre como resultado de los tipos de políticas que permiten que los paraísos fiscales existan y funcionen? ¿Les importan los que se ven empujados a la pobreza y a la falta de vivienda en las economías industriales modernas porque se les drenan grandes sumas de dinero y se esconden en jurisdicciones secretas? ¿Se preocupan por las personas que mueren a causa de la violencia militar y de otros tipos de violencia de la que se benefician y luego ocultan los ingresos para evadir impuestos? ¿Se preocupan por la Tierra? Fundamentalmente, ¿se preocupan por sí mismos?

¡Por supuesto que no! Pero esto es sólo porque son individuos extraordinariamente dañados psicológicamente. Véase “La Élite Global está Loca. Revisado” con una explicación más completa en  “¿Por qué la violencia?” y  “Psicología del valor y Psicología del temor: Principios y Práctica”.

Si infligimos una enorme violencia a un niño a lo largo de su infancia para obligarlo a obedecer, ¿cómo podemos esperar que crezca para que lleve una vida de integridad basada en su conciencia, coraje, compasión, empatía y amor? Los que utilizan los paraísos fiscales son realmente “pobres niños ricos” (y niñas). Vea “Amor negado: la psicología del materialismo, violencia y guerra” y “Por qué establecer una empresa ficticia en Panamá? La psicología que impulsa flujos financieros ilícitos”.

Sin embargo, más allá de abordar el problema en su origen, también podemos abordar las manifestaciones del problema, pero no presionando a las élites -y a sus agentes políticos: en cualquier caso, no hay votos en ella- para controlar esta depravación por la que son bien recompensados.

Para empezar, podemos boicotear a todos los grandes bancos privados a favor de los bancos más pequeños o de propiedad de sus miembros que tienen un compromiso serio con la paz, la justicia y la sostenibilidad ecológica, o podemos buscar instituciones equivalentes como las cooperativas de crédito. También podemos crear bancos públicos basados en principios éticos. Véase “¿Qué son los bancos públicos y cómo operan? Una introducción”.

Podemos boicotear a las grandes corporaciones -como Amazon, Apple, Gap, Google, Ikea, Microsoft y Starbucks- que utilizan paraísos fiscales. Ninguna de estas corporaciones es un monopolio: hay alternativas que pueden ser investigadas y empleadas, asumiendo que no podemos prescindir de alguna versión del producto o servicio que ofrecen. Siempre que pueda, busque un establecimiento de propiedad local que ofrezca un producto o servicio local.

Podemos boicotear a la Iglesia Católica. Dios no le pide que apoye moral o financieramente a una organización corrupta que no entiende o representa la moralidad y la espiritualidad. Recuerde, fue Jesús quien echó a los cambistas del templo.

Si nuestra conciencia habla lo suficientemente fuerte, podemos rechazar el empleo de cualquier organización que no sea ética, como las que utilizan paraísos fiscales.

Podemos negarnos a apostar, negarnos a comprar los servicios de una trabajadora sexual (que podría incluso ser traficada ilegalmente para trabajar), negarnos a comprar los productos de especies en peligro de extinción -ver, por ejemplo, “Matar elefantes ‘para comida de mascotas’, repudiado”– y negarnos a usar drogas ilícitas. Estos productos y servicios son ofrecidos casi siempre por industrias controladas por organizaciones criminales, por lo que al comprarlos sólo se está perjudicando a sí mismo y/o a otras personas o especies sobre las que podría elegir ejercer un deber de cuidado, sin contribuir a la desviación de recursos financieros hacia paraísos fiscales.

Podemos animar a los sindicatos, con miembros que trabajan para organizaciones que utilizan paraísos fiscales, a adoptar una postura al respecto.

Podemos apoyar a las organizaciones existentes que trabajan en el problema, preferiblemente aquellas que ofrecen alternativas de base. La Red de Justicia Fiscal, un “centro de reflexión activista”, y su organización hermana, la Alianza Global para la Justicia Fiscal, hacen campaña a favor de un cambio sistémico.

Si somos realmente ambiciosos, podemos desarrollar estrategias no violentas integrales para obligar a individuos y organizaciones particulares a desistir del uso de paraísos fiscales o incluso obligar a los países a cerrar los paraísos fiscales. Ver Estrategia de Campaña No Violenta. Esto puede fácilmente ser parte de una estrategia más amplia para transformar la economía mundial en una que satisfaga las necesidades humanas y ecológicas, particularmente dada la inminencia del colapso de la biósfera, como se señaló anteriormente. Vea “El Proyecto Árbol de Fuego para salvar la vida en la Tierra”.

Si la violencia y la explotación en todas sus formas le preocupan, considere la posibilidad de firmar el compromiso en línea de “La Carta de los Pueblos para la Creación de un Mundo No Violento”.

Así que he aquí una última pregunta para que la considere: ¿Cómo sería el mundo si todos esos billones de dólares se compartieran y gastaran donde más se necesitan?


Traducido del inglés por María Cristina Sánchez

Categorías: Economía, Internacional, Opiniones
Tags:

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 05.12.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.