Tratado INF: quién incumple qué, por qué y cómo lo hace

05.02.2019 - Angelo Baracca

Este artículo también está disponible en: Italiano

Tratado INF: quién incumple qué, por qué y cómo lo hace
Foto por White House Photographic Office - National Archives and Records Administration ARC Identifier 198588, cortesía Ronald Reagan Presidential Library: Fuente URL: http://www.reagan.utexas.edu/archives/photographs/large/c44071-15a.jpg

En los últimos días ha conmocionado la noticia, ampliamente anunciada durante semanas e incluso por meses, de que la administración de Trump renuncia al histórico Tratado INF, sobre la que he escrito varias veces en el pasado: 22/10/2018, https: https://www.pressenza.com/it/2018/10/trump-rottama-il-trattato-inf-del-1987-e-avvicina-la-guerra-nucleare/ ; 31/10/2018, https://www.pressenza.com/it/2018/10/il-trattato-inf-rimane-per-ora-ma-il-futuro-della-proliferazione-nucleare-e-fosco/

Si ya no resulta sorprendente el hecho de que las cuestiones políticas y las opciones internacionales sean mistificadas de manera instrumental, las cuestiones relacionadas con las armas nucleares implican aspectos extremadamente complejos, incluso muy especializados (o al menos, aceptados como tales), sobre los cuales una persona que no haya tratado con ellos anteriormente se vuelve inevitablemente dependiente de la tesis oficial que siempre está en conflicto: ¿Rusia violó el tratado INF? ¿No lo hizo? ¿Fueron los Estados Unidos quienes incumplieron? ¿Cómo? ¿Por qué?

Los tratados de desarme nuclear involucran aspectos extremadamente delicados porque se refieren necesariamente a la situación y al nivel de armamentos que existen cuando se presentan negociaciones: pero este contexto cambia profundamente y, en mi opinión, plantea nuevos desafíos que el Tratado no podría considerar (27/04/2017, https://www.pressenza.com/it/2017/04/emergenza-nucleare-sabotaggio-del-regime-non-proliferazione/ ). Estoy convencido de que esta es la situación de toda la arquitectura del sistema; llamada no proliferación nuclear. Hay violaciones de la forma y violaciones de la sustancia, más decisivas pero más ocultas.

Vemos en términos extremadamente resumidos cómo se llegó a esta situación en las últimas dos décadas. Cuando la URSS se derrumbó, los impresionantes arsenales nucleares de la Guerra Fría se desarrollaron con la mistificación de la disuasión que había llevado muchas veces al estallido de una guerra nuclear fatal (ver por ejemplo 26/10/2018, https://www.pressenza.com/it/2018/10/il-27-ottobre-1962-vassili-arkhipov-salvo-il-mondo-dallolocausto-nucleare-21-anni-prima-di-stanislav-petrov/) resultaron ser definitivamente inútiles (¡si es que alguna vez tuvieron algún uso!): comenzó un proceso laborioso de desarme con la estipulación de los Tratados START (Reducción de Armas Nucleares), y a finales de siglo estos arsenales se redujeron casi a la mitad. Pero a fines de los años noventa, nuevas tensiones internacionales explotaron y el proceso de desarme sufrió una fuerte desaceleración. Sin embargo, es necesario recordar, se llevó a cabo una gran operación ideológica que dejó en la opinión pública la creencia de que las armas nucleares ya no eran más un problema… si no hubiera gente loca como Saddam Hussein o Kim Jong-un. ¡Así se levantó una verdadera pantalla sobre la operación real con la que el rol militar asignado a las armas nucleares tomó un giro literalmente, pasando a considerarlas armas para ser utilizadas efectivamente en caso de guerra! Esta es la razón por la cual, como se ha informado durante algún tiempo, el riesgo de guerra nuclear es el más alto desde 1945 (25/01/2018, https://www.pressenza.com/it/2018/01/2-minuti-alla-mezzanotte -the-científico-atómico-actualiza-reloj / ).

Volviendo al tema, literalmente, a «bombardear», en 2002 el presidente George Bush Jr. introdujo una innovación militar que quebrantó los cimientos del régimen de no proliferación nuclear: rescindiendo el histórico Tratado ABM con Moscú (la historia se repite, pero pocos la recuerdan) decidió desarrollar el colosal (y demasiado costoso para la industria militar) sistema de defensas antimisiles: el país que había desarrollado un sistema capaz de interceptar y derribar los misiles de un ataque nuclear adquirió una superioridad decisiva porque podía llevar a cabo un primer golpe sin temor a represalias (ya sea cierto o, como estoy convencido, en parte ficticio, ¿quién se atrevería a intentarlo?).

Es esencial tener en cuenta que las defensas antimisiles no violaron formalmente los tratados anteriores, ya que no existían en su época, pero en mi opinión, constituían una violación sustancial de todo el sistema de no proliferación, en su espíritu profundo, que debería haber sido reducir los riesgos de utilizar estas armas.

Tanto es así, que cuando se firmó el tratado New START en 2010, el límite de 1.550 ojivas estratégicas se consideró muy decepcionante: pero Moscú no aceptó grandes reducciones, porque una cantidad considerable de misiles es una de las posibilidades de saturar las defensas antimisiles para evitar que destruyan (potencialmente) a todos.

Por lo tanto, debido a la responsabilidad de los Estados Unidos, el denominado sistema de no proliferación se vio socavado y se volvió gravemente deficiente.

Pero también ha habido violaciones sustanciales, y estas por parte de los Estados Unidos, que ahora acusan a Moscú. De hecho, el New START prohibió explícitamente el desarrollo de nuevas ojivas nucleares. Pero gracias al Premio Nobel de la Paz de Obama comenzó el desarrollo de la supuesta «modernización» de la ojiva nuclear B-61 que realmente realiza el nuevo mando B-61-12, con el fortalecimiento sustancial de sus capacidades militares. Se debe enfatizar que esta es una sanción «táctica» que concierne indirectamente al tratado INF (no es parte del SART, que solo se preocupa de las armas estratégicas), aunque no es transportado (por ahora) por misiles de alcance intermedio sino de bombarderos. Esto es suficiente para generar algunas dudas sobre quién viola los tratados, cómo y por qué. Pero genera una idea de la complejidad de los problemas.

En este punto tal vez se trate de una cuestión discutible para determinar si el Tratado INF ha sido violado por el misil de Moscú, o por los lanzadores de la defensa antimisiles de Washington desplegado en Europa, o más creíble, ¡por ambos!

Esto no significa de ninguna manera que el tratado INF sea un tema viejo que valga la pena derribarlo. Todo lo contrario: debe conservarse para actualizarse a la nueva situación, para ampliarla, para incluir los nuevos sistemas de armas. Entre otras cosas, presentan nuevos desafíos que son mucho más insidiosos, como recordar uno de los siguientes misiles hipersónicos, cuyo desarrollo fue al menos desencadenado por el intento de eludir las defensas antimisiles.

¿Recuerdas el cuento del lobo y el cordero? ¡Pero si aquí no hay corderos!

Traducción del italiano por Ana Gabriela Velásquez Proaño

Categorías: Asuntos internacionales, Internacional, Opiniones, Paz y Desarme
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.