El Tratado INF sigue vigente (por ahora), pero el futuro de la proliferación nuclear es sombrío

02.11.2018 - Angelo Baracca

Este artículo también está disponible en: Italiano

El Tratado INF sigue vigente (por ahora), pero el futuro de la proliferación nuclear es sombrío

La amenaza que Trump ha estado anticipando de retirarse del histórico tratado de 1987 sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) parece haber sido archivada por el momento[1] (todas las condiciones son obligatorias, dada la impulsividad e impredecibilidad de el Donald).

En cualquier caso, creo que es cada vez más urgente abordar un análisis serio del futuro del llamado Régimen de No Proliferación Nuclear, porque tiene más de un factor que da lugar a alarmas muy serias, de las que la opinión pública se mantiene en gran medida en la oscuridad, pero quizás incluso los movimientos antibélicos no sean plenamente conscientes. El siguiente es un análisis introductorio de los problemas que están sobre la mesa, escrito para ser ampliamente accesible y dar a todos la oportunidad de aprender. Por esta razón, me parece apropiado dar una breve premisa sin necesidad de ser sistemático, que obviamente puede ser omitida por aquellos que ya tienen conocimiento de estos problemas.

Resumen del actual régimen de no proliferación

El colapso de la Unión Soviética hizo que los delirantes arsenales nucleares de la Guerra Fría (cúspide de 70.000 ojivas, 1986) quedaran obsoletos para el papel de disuasión que se les atribuía (digo «atribuía» porque, como decía Noam Chomsky, «¡Si aún estamos vivos es un milagro!»). De hecho, en el decenio de 1990 se negociaron los primeros tratados de reducción de armas estratégicas[2] (START) y se inició un proceso de reducción y eliminación de armas nucleares (alrededor de 38.000 en 1997, casi la mitad). Se atribuyó a la opinión pública la creencia de que las armas nucleares ya no eran un problema.

Pero a finales de los años noventa, las tensiones internacionales comenzaron a empeorar de nuevo y el proceso de desarme comenzó a ralentizarse (alrededor de 29.000 en 2005). Además, el gobierno de Bush Jr. lanzó el megalómano proyecto de defensa antimisiles, que introdujo un factor de desestabilización extremadamente grave[3], porque quien lo posee puede teóricamente derribar los misiles de un ataque nuclear, y por lo tanto lanzar un first-strike (primer golpe) sin temer la represalia del oponente (al menos en teoría, porque ningún sistema tecnológico es infalible: pero el oponente se ve obligado a comportarse como si lo fuera).

Este sistema antimisiles, que alarma enormemente a Moscú, fue el principal factor que en 2010 condujo a un decepcionante acuerdo sobre los límites de los armamentos estratégicos en el Nuevo Tratado START[4] (1.550 ojivas desplegadas -un total de 21.000 permanecieron intactas- y 800 lanzadores por bando): de hecho, Moscú tuvo que mantener una serie de ojivas necesarias para saturar las defensas de misiles de Estados Unidos en caso tuviera que responder a un first-strike.

La situación actual es la siguiente: Moscú 1.420 ojivas y 517 lanzadores desplegados, Washington 1.398 y 659. Pero todavía hay algo menos de 15.000 ojivas nucleares intactas en el mundo (incluyendo aquellas tácticas, que el START no regula, nota 2).

De hecho, el objetivo del Nuevo START, cuando fue negociado, no era en absoluto un paso hacia el desarme nuclear, sino restablecer la transparencia y previsibilidad que faltaba con la decadencia en 2009 del primer tratado para la reducción de armas estratégicas, el tratado START I, negociado en los últimos años de la Guerra Fría (a raíz del INF) y que entró en vigor en 1991[5].

Es de fundamental importancia subrayar el hecho de que ningún tratado ha eliminado hasta la fecha el mayor riesgo de desencadenar una guerra nuclear: mil misiles estratégicos por bando, programados sobre objetivos del oponente, se mantienen en estado de alerta y se lanzarán inmediatamente en caso de alarma (launch on warning) ¡como en los días de la Guerra Fría! Es como mantener el dedo en el gatillo. Los analistas más calificados creen, con razón, que la medida más urgente y eficaz para evitar el riesgo nuclear es tratar los misiles, tal vez separándolos de las ojivas, de modo que el estallido de una crisis deje tiempo para las negociaciones antes de recurrir compulsivamente a las armas nucleares. ¡Pero eso dice mucho sobre el estado del Régimen de No Proliferación!

Los desafíos próximos al régimen de no proliferación

Este régimen de no proliferación nuclear, que he resumido en pocas palabras, se encuentra ahora bajo tensión no sólo por las amenazas de que se cancele el tratado INF, no sólo por la crisis coreana que aún está lejos de resolverse, sino también por la terminación unilateral de Trump del acuerdo sobre la energía nuclear iraní[6]. Desgraciadamente, hay otra serie de problemas que lo ponen en grave peligro, y las consecuencias podrían ser fatales. Agravante nada superfluo es la Revisión de la Postura Nuclear adoptada por la administración Trump[7], que prevé, entre otras cosas, la realización de nuevas ojivas nucleares de baja potencia, que reducen peligrosamente el «umbral nuclear» (el Nuevo START prohibiría la realización de «nuevas» ojivas).

  1. Expiración del nuevo START

El primer problema es que, mientras que el tratado INF tiene validez ilimitada (¡una razón más para preservarlo a toda costa!), el Nuevo START se estableció por un período de 10 años: entró en vigor, después de las ratificaciones, el 5 de febrero de 2011, y por lo tanto terminará el 5 de febrero de 2021.

El problema es que tres años no son suficientes para negociar y establecer un tratado tan complejo, especialmente en el actual clima de desconfianza, conflicto y agresión por parte de Estados Unidos y la OTAN en particular, y con acusaciones mutuas, fundadas o no, de violar el INF[8]: Cualquier persona con sentido común entiende que la forma más sencilla de aclarar esta disputa sería una demostración recíproca de los sistemas objeto de acusación, pero en el clima actual es impensable.

Tanto en Washington como en Moscú, la opción de utilizar la cláusula que permite la prórroga del Nuevo START por otros cinco años parece que está madurando[9]. Tal vez esta sea la opción elegida, pero sin duda el aplazamiento de al menos cinco años no será un mensaje muy tranquilizador en la perspectiva urgente de nuevas reducciones sustanciales de los arsenales estratégicos y de la eliminación definitiva, lo antes posible, de la amenaza nuclear. La prórroga mantendría al menos los mecanismos de verificación, que son esenciales en esta situación.

Por cierto, una de las dificultades de la negociación es también el hecho de que, con el grado de avance tecnológico, los misiles balísticos intercontinentales plantean una amenaza estratégica aunque estén equipados con ojivas convencionales, lo que permite ataques a escala intercontinental: Washington tenía una superioridad en misiles intercontinentales, aunque Moscú la está reduciendo, pero a Rusia le gustaría incluir TODOS los misiles intercontinentales en la misma categoría, con ojivas nucleares y convencionales.

Pero ese es sólo uno de los problemas.

  1. Impasse en las Conferencias de Revisión del Tratado de No Proliferación (TNP)

Desde 1970, cuando entró en vigor el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), se ha celebrado una Conferencia de Revisión cada cinco años, la próxima vez será en el año 2020. ¿Qué mejor oportunidad para decidir sobre la eliminación de las armas nucleares, cortando con todos los tratados relacionados? No sólo participan los Estados Unidos y Rusia (signatarios del Nuevo START), sino también todos los Estados -tanto nucleares como no nucleares- que se adhieren al TNP (190), y es ampliamente conocido que el Art. VI del TNP comprometería (?) a los estados nucleares a continuar las negociaciones de buena fe para lograr el desarme nuclear total. Sin embargo, todas las Conferencias de Revisión han visto a Estados no nucleares, que piden insistentemente a los Estados nucleares que respeten el artículo VI, oponerse entre sí en un diálogo entre sordos. E incluso en el año 2020 no vemos cómo los EE. UU., Rusia y los demás Estados nucleares deberían encontrar aquí un acuerdo que hoy parece más lejano que nunca debido al clima internacional.

  1. Nueva carrera de armamentos y desarrollo de nuevas armas no contempladas en los Tratados

Más allá de estos problemas está el hecho de que se reanuda una nueva carrera de armamentos impulsada por la investigación espasmódica sobre el desarrollo de sistemas de armas completamente nuevos: armas que no existían en el momento del Tratado INF y, en parte, ni siquiera del Nuevo START, y que, por lo tanto, no pueden contemplarse ni regularse en los Tratados. Veamos brevemente algunas de las principales innovaciones y los retos que plantean, sin entrar en muchos detalles.

Los misiles hipersónicos se encuentran en una fase avanzada de desarrollo, cuyas mortíferas consecuencias militares se pueden adivinar: una innovación extremadamente desestabilizadora. ¿Qué pasa, por ejemplo, con el lanzamiento de una alerta? Los misiles balísticos actuales tardan unos 30 minutos en cruzar el Atlántico, los lanzados por submarinos 10-15 minutos. Pero un misil que sólo tarda unos minutos, ¿qué posibilidad de reacción tendría? ¿Qué contramedidas se pueden tomar? ¿Con qué consecuencias? Es importante señalar que el impulso para diseñar misiles hipersónicos provino principalmente del desarrollo del sistema de defensa antimisiles de los Estados Unidos: ¡cada salto hacia nuevas armas desencadena otras! La carrera es imparable.

En Italia se han desplegado unas setenta de las 140 (se desconoce el número exacto) bombas termonucleares tácticas de gravedad tipo B-61 (Aviano, base estadounidense; y Ghedi, base italiana) y a partir del próximo año los Estados Unidos las sustituirán por una nueva ojiva B-61-12 altamente perfeccionada: con 4 opciones de potencia seleccionables en función del objetivo a alcanzar, un sistema de guiado que permite desengancharla a distancia del objetivo, equipada con aletas guía, capaz de penetrar en el suelo para destruir los búnkeres de los centros de mando. Un salto cualitativo que cambia radicalmente la situación.

Otra amenaza completamente nueva es la llamada guerra informática[10] (ciberguerra), es decir, el uso de ataques digitales por parte de una nación para sabotear los sistemas informáticos -ordenadores, sistemas de control o redes- de otra nación con el objetivo de causar daños significativos. Las guerras del futuro también serán libradas por los hackers utilizando códigos informáticos para atacar la infraestructura del enemigo. Con toda probabilidad, los sistemas de armas nucleares no serán inmunes: los ataques cibernéticos podrían comprometer la planificación de los sistemas de lanzamiento, interrumpir las comunicaciones críticas, provocar falsas alarmas de un ataque o incluso permitir que un oponente tome el control de las armas nucleares. ¿Qué puede pasar si mañana un oficial encargado de controlar las alarmas de un ataque nuclear ya no estuviese seguro de si lo que ve en la pantalla son realmente misiles o un engaño informático? ¿O si los oficiales no pudieran comunicarse con los que controlan las armas nucleares durante una crisis internacional? ¡Escenarios de pesadilla!

También se está perfilando un nuevo salto de época, ligado al progreso de la llamada inteligencia artificial. Se trata de las denominadas armas autónomas[11] que, en términos generales, podrán detectar a un enemigo y decidir por sí mismas cuándo y cómo lanzar un ataque o responder a un ataque.

En lo que respecta a las armas nucleares, la amenaza capital es que todos los Estados nucleares han lanzado en los últimos años programas de modernización multimillonarios que atestiguan el deseo de mantener estas armas indefinidamente; están en marcha y es poco probable que se detengan.

No creo que tengamos que ir más lejos para dejar claro cómo las nuevas innovaciones militares ponen en riesgo a todo el Régimen de No Proliferación Nuclear (obviamente no sólo esto): es un problema que afecta a todo el mundo, por lo que es necesario informar, concienciar y activar a la opinión pública. Alguien dirá: ¿para hacer qué?, dada la obstinada voluntad de los poderosos del mundo, para no eliminar estas armas. El problema es demasiado grande, mejor no envenenarse la existencia. Pero sólo la acción de todos puede ejercer una presión sobre los poderosos que no podrán ignorar: lo ha demostrado en la realidad el proceso que ha durado una década con el que la campaña de ICAN (Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares), de opinión pública mundial, obtuvo el 7 de julio de 2017 el Tratado de Prohibición de las Armas Nucleares.

¡Mejor activo hoy que radiactivo mañana!

NOTA – He sido muy auto-referencial, pero en lugar de proporcionar una plétora de referencias, preferí mencionar los artículos que escribí a lo largo de los años, cuya configuración es consistente con la de este artículo.


[1] A. Baracca, Trump rechaza el tratado INF y se acerca a la guerra nuclear, 22 de octubre de 2018, https://www.pressenza.com/it/2018/10/trump-rottama-il-trattato-inf-del-1987-e-avvicina-la-guerra-nucleare/

[2] La distinción entre ojivas nucleares estratégicas y tácticas es importante. Los segundos son generalmente de menor potencia y están montados en vectores de alcance medio-corto, mientras que los primeros son típicamente los montados en misiles balísticos intercontinentales. Los tratados START sólo cubren las armas nucleares estratégicas, el tratado INF, las armas nucleares tácticas. De modo que estos últimos no han sido considerados ni regulados por ningún tratado desde 1987, hasta el punto de que su número y funcionamiento no es bien conocido en la actualidad, mientras que los tratados del START incluyen complejos mecanismos de verificación y también inspecciones mutuas.

[3] A. Baracca, ¡La Paz vale un Escudo!, 2003, https://www.peacelink.it/disarmo/a/28214.html

[4] Para un resumen del Nuevo START me remito a uno de mis artículos de 2010: Contraseña: START, Mosaico di Pace, mayo de 2010, https://www.mosaicodipace.it/mosaico/a/31739.html

[5] Sin dejar de lado una cuestión ya de por sí muy compleja, añadiría brevemente que en 1993 se firmó un tratado START II que nunca entró en vigor y que las negociaciones para un START III se interrumpieron con el advenimiento de Bush Jr. en la Casa Blanca en el año 2000. En la nueva situación de tensión, Washington y Moscú firmaron en 2002 el Tratado sobre las reducciones de las armas estratégicas ofensivas (Strategic Offensive Reductions Treaty-SORT), que en realidad no tiene el carácter de un tratado jurídicamente vinculante, no prevé mecanismos de verificación y, por lo tanto, es una simple declaración conjunta.

[6] A. Baracca, Rechazo del acuerdo nuclear iraní: ataque a Irán o (también) a Europa, Pressenza, 25 de mayo de 2018, https://www.pressenza.com/it/2018/05/bocciatura-dellaccordo-sul-nucleare-iraniano-attacco-alliran-anche-alleuropa/

[7] A. Baracca, Trump agrava irresponsablemente la amenaza de las armas nucleares, Pressenza, 15 de enero de 2018,

https://www.pressenza.com/it/2018/01/trump-aggrava-irresponsabilmente-la-minaccia-delle-armi-nucleari/

[8] Para una discusión detallada, me remito al artículo mencionado en la nota 1.

[9] Para aquellos que quieren profundizar en sus conocimientos, señalo el excelente y detallado análisis de N. Sokov, El nuevo START expira en 3 años. Y nadie sabe lo que viene después, National Interest, 6 de febrero de 2018,

https://nationalinterest.org/feature/new-start-expires-3-years-nobody-knows-what-comes-next-24379.

[10] A. Baracca, Ciberguerra, la nueva frontera de la guerra, cada vez más furtiva e incontrolable, Pressenza, 19 de septiembre de 2018,

https://www.pressenza.com/it/2018/09/cyberwar-la-nuova-frontiera-della-guerra-sempre-piu-subdola-e-incontrollabile/.

[11] A. Baracca, Los inquietantes escenarios de las armas autónomas, Pressenza, 20 de diciembre de 2017,

https://www.pressenza.com/it/2017/12/gli-scenari-inquietanti-delle-armi-autonome/

 

Traducido del italiano por María Cristina Sánchez

Categorías: Internacional, Opiniones, Paz y Desarme
Tags: , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.