TOMA ACCIÓN: lucha contra el poder corporativo en el 2019

14.02.2019 - Redazione Italia

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano

TOMA ACCIÓN: lucha contra el poder corporativo en el 2019
Derechos para las personas, reglas para las corporaciones. Alto al ISDS (Solución de controversias entre inversores y Estados). (Imagen de Corporate Europe Observatory)

Bajo el ISDS (Solución de controversias entre inversores y Estados), las corporaciones y los ricos han demandado a los gobiernos por miles de millones de euros; por cualquier cosa, desde la introducción de advertencias de salubridad en los empaques de cigarrillos hasta la prohibición de la perforación de petróleo sucio. Ciudadanos, activistas y movimientos sociales se están uniendo en el 2019 para poner fin a este sistema de justicia paralelo para las grandes empresas.

Puedes firmar nuestra petición.

Espera un minuto. Realmente no entiendo lo que es ISDS.

Déjame explicarlo. El ISDS, abreviatura de «solución de controversias entre inversores y Estados» en español, otorga a las empresas transnacionales un enorme poder. Es un sistema que les permite demandar a los países donde tienen inversiones, por ejemplo una fábrica, un campo petrolífero o incluso solo una parte de una empresa, por sumas ilimitadas de dinero. El ISDS le permite a una corporación demandar a un país si adopta nuevas leyes, resoluciones judiciales u otras decisiones que limitan (incluso potencialmente) las ganancias de la corporación. Para poner un ejemplo, el gigante energético sueco Vattenfall está demandando a Alemania por más de 4.300 millones de euros más intereses, ya que la decisión del país de poner fin al uso de la energía nuclear tras el desastre de Fukushima significa cerrar las antiguas plantas nucleares de la empresa; la compañía minera canadiense Gabriel Resources está demandando a Rumania por US $ 4 mil millones después de que los tribunales rumanos encontraron que la mina de oro tóxico propuesta por la empresa era ilegal; y la compañía petrolera británica Rockhopper está demandando a Italia por hasta US $ 350 millones en daños luego de que el Parlamento italiano prohibió nuevas operaciones de petróleo y gas cerca de la costa italiana.

¡Eso es indignante! Un parlamento debería poder tomar tales decisiones sin ser demandado.

Exactamente. Y las corporaciones ni siquiera tienen que ganar un caso para conseguir lo que quieren. A veces, una demanda costosa, o incluso la amenaza de una, puede ser suficiente para asustar a los responsables de hacer las políticas y aplazar, debilitar o eliminar las regulaciones en las que estaban trabajando. Esto sucedió cuando el gigante del tabaco Philip Morris demandó a Australia por una ley de salud que requería un empaque de cigarrillos menos llamativo. Con solo lanzar el caso, Phillip Morris creó un efecto escalofriante en otras naciones que de otro modo podrían haber promulgado leyes similares; por ejemplo en Nueva Zelanda, donde los planes de empaque simple se aplazaron por más de cuatro años hasta que el caso terminó. Recientemente, Amigos de la Tierra en Francia reveló cómo una compañía petrolera canadiense utilizó la amenaza de una demanda de inversionista-estado para debilitar una ley francesa que se suponía que terminaría con los proyectos de combustibles fósiles que afectan el clima.

Pero, ¿no tenemos que mantener los combustibles sucios en el suelo si queremos detener el calentamiento global?

Tienes razón. Pero el ISDS le da a las grandes empresas un enorme poder para impedir que los responsables de hacer las políticas hagan lo correcto en todo tipo de reglas, ya sea poner fin a la exploración petrolera, prohibir las bolsas de plástico o revertir una privatización fallida. Es por eso que tenemos que deshacernos del ISDS.

¿Pero cómo?

Primero, los países necesitan salir de los acuerdos ISDS existentes. A nivel mundial más de 2.600 están en vigor, la mayoría de los cuales son acuerdos bilaterales negociados en los años noventa. En ese tiempo, los países firmaron el acuerdo con la esperanza de que estos tratados atrajeran inversiones, permaneciendo en gran medida inconscientes de los riesgos. Sin embargo, desde el año 2000, los desafíos de los inversores contra las decisiones legítimas de interés público han aumentado a un ritmo rápido. Ante el temor de que pudieran quedarse con enormes facturas a costa de los contribuyentes, Sudáfrica, Indonesia, India y muchos otros países han cancelado algunos de sus tratados bilaterales de inversión. Recientemente, los estados miembros de la Unión Europea anunciaron que rescindirían todos sus 200 tratados bilaterales aproximadamente con otros países de la UE. Bajo el anterior gobierno de centro-izquierda, Italia también se apartó del Tratado de la Carta de la Energía, que es básicamente un gran acuerdo con el ISDS para el sector energético (más información aquí, p30). También hay propuestas sobre cómo podría terminarse el ISDS a nivel mundial, en un enfoque poco sistemático.

¿Así que es fácil salir de estos acuerdos?

Sí y no. Los tratados ISDS pueden ser cancelados por consentimiento mutuo en cualquier momento. Pero legalmente, la mayoría tiene que estar en vigor durante varios años antes de que puedan ser abolidos por un solo lado. Y cuando un país anuncia sus planes de cancelación, puede recibir una presión significativa para mantener sus acuerdos con la ISDS. Cuando Sudáfrica anunció el fin de algunos tratados con los estados miembros de la Unión Europea, por ejemplo, la Comisión Europea y los cabilderos corporativos amenazaron con recortar las inversiones.

¡Muy descarado!

En efecto. Pero las tácticas de miedo parecen ser peores que la realidad. En la práctica, abandonar el ISDS no ha disminuido los flujos de inversión de los países. Esto también se está volviendo más común. De acuerdo con los datos de la ONU, al menos 100 acuerdos de inversión han finalizado desde 2012. Más de 1.000 han llegado a una etapa en la que ahora se pueden abandonar de manera unilateral. Es así que los responsables de hacer las políticas ahora enfrentan un histórico mar de oportunidades. Hemos llegado a un punto de inflexión en el que se terminan más tratados de ISDS que los recién concluidos.

Espera. ¿Hay gobiernos que todavía están firmando nuevos acuerdos ISDS?

Por desgracia sí. La UE acaba de concluir que ISDS trata con Singapur y Vietnam (aunque con un nombre diferente, el ICS o el Sistema de Tribunales de Inversión, en un intento por evitar la controversia). El acuerdo de Singapur se votará en el Parlamento Europeo en febrero de 2019. Otro acuerdo, el CETA (Acuerdo Económico y Comercial Integral) entre la UE y Canadá ya ha sido aprobado por el Parlamento Europeo, pero aún debe ser ratificado por los parlamentos en más de una docena de estados miembros de la UE antes de que sus privilegios de inversión ISDS puedan entrar en vigor. Se están realizando más acuerdos de inversión con Japón, México, China y muchos más países.

Eso suena loco.

Lo sé. Y eso ni siquiera es lo último. La UE también está presionando por un tribunal mundial para las corporaciones, ¡una especie de ISDS para todo el mundo!

Ahora no sé si estoy cansado o deprimido …

Lo entiendo, pero mira. Cuanto más aprende el público sobre ISDS, más crece la oposición. Este plan para una corte corporativa global se encuentra en sus primeras etapas y aún puede descarrilarse. Al igual que cualquier nuevo acuerdo que incluya los extremos privilegios corporativos de ISDS.

¿Cómo?

Con el poder de las personas. Tenemos que ejercer una masiva presión pública sobre los gobiernos y los parlamentos. Lo hemos hecho antes, y ha funcionado. En la década de 1990, la oposición pública derribó el Acuerdo Multilateral de Inversiones, un acuerdo global de ISDS. Más recientemente, el acuerdo comercial TTIP, que habría otorgado poderes sin precedentes a las corporaciones, también fue derrotado. Lo podemos hacer de nuevo.

Entonces, ¿quién es «nosotros»?

Una alianza amplia de más de 150 grupos de la sociedad civil, sindicatos, movimientos sociales e individuos de toda Europa y el mundo. Y con suerte, también tú. Estamos trabajando juntos para evitar que nuestros gobiernos firmen nuevos acuerdos de ISDS, para salir de los acuerdos existentes e introducir nuevas reglas para responsabilizar a las corporaciones, por ejemplo, apoyando un Tratado vinculante de la ONU para abordar abusos de derechos humanos corporativos.

¿Y puede funcionar esto?

La oposición al ISDS proviene de muchos rincones diferentes de la sociedad. En Europa, un récord de 3,5 millones de personas firmaron una petición contra los privilegios de los inversores en CETA y TTIP. Más de 2.100 gobiernos locales y regionales hicieron sonar las alarmas. Los sindicatos, los consumidores, el medio ambiente y los grupos de salud pública rechazan el ISDS, al igual que muchos expertos en derecho, economistas destacados y expertos de las Naciones Unidas. En países como Alemania, Francia (aquí y aquí) y los Países Bajos, las investigaciones de los medios de comunicación han revelado el poder de las empresas a una gran cantidad de personas. El Tribunal de Justicia Europeo incluso ha encontrado que el ISDS es incompatible con la legislación de la Unión Europea.

De acuerdo. ¿Entonces qué puedo hacer?

Puedes firmar nuestra petición.

Esto demanda que la UE y sus estados miembros se retiren de los acuerdos ISDS existentes y no concluyan nuevos. También les pide que introduzcan nuevas reglas para responsabilizar a las corporaciones. Si esto sucede en la UE, podría dar un golpe al ISDS en todo el mundo, y ser un gran impulso para crear un sistema global rígido que pueda castigar a las multinacionales por sus crímenes.

También puedes ponerte en contacto con los activistas locales y sus representantes electos para alertarlos sobre este problema. Habrá acciones protestas callejeras. Y muchos momentos para generar presión. Consulta el sitio web de la campaña, su Facebook y Twitter para contactos y actualizaciones.

Tenemos todo un año para cambiar el equilibrio de poder a las personas y al planeta. Sería maravilloso tenerte con nosotros.

Lea las publicaciones más importantes de ISDS del Observatorio Corporativo de Europa.


Traducción del inglés: Ana Gabriela Velásquez Proaño

Categorías: Africa, América Central, Asia, Asuntos internacionales, Comunicados de Prensa, Cultura y Medios, Economía, Europa, Internacional, Medio Oriente, Norteamérica, Oceania, Sudamérica
Tags: , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.