Breves notas sobre la historia de la inmigración mexicana a los EE. UU.

17.01.2019 - Redazione Italia

Este artículo también está disponible en: Inglés

Breves notas sobre la historia de la inmigración mexicana a los EE. UU.
(Imagen de Wikimedia Commons)

Por ALVARO HUERTA

publicado originalmente en Counterpunch

 

Los lazos históricos de los inmigrantes mexicanos con Estados Unidos, específicamente con el suroeste, distinguen a las personas de origen mexicano de otros grupos de inmigrantes, especialmente los de Europa. Mientras los inmigrantes mexicanos siguen siendo demonizados y caracterizados como «criminales», «traficantes de drogas», «violadores», «extranjeros ilegales» e «invasores» por los líderes estadounidenses y millones de ciudadanos blancos, se han convertido esencialmente en «extranjeros en su propia tierra».

En su infame artículo, «La Amenaza Hispana», el difunto Dr. Samuel P. Huntington de Harvard afirmó que las latinas/os en general y los individuos de origen mexicano en particular representaban una amenaza existencial para los EE. UU. Al estudiar la historia, sin embargo, podemos descartar fácilmente las etiquetas racistas y las narrativas falsas de los líderes, académicos y ciudadanos estadounidenses de mente estrecha. Además, podemos aprender la verdadera historia de los verdaderos invasores. Por ejemplo, en los libros de historia progresiva, como A Different Mirror: A History of Multicultural America, del Dr. Ronald Takaki, aprendemos que los estadounidenses blancos emigraron gradualmente a lo que ahora se conoce como Texas durante la década de 1820. Si bien el gobierno mexicano permitió que los blancos se establecieran en este territorio extranjero, las autoridades lo hicieron bajo el supuesto de que los estadounidenses adoptaran las costumbres mexicanas, aprendieran español y se casaran con la población nativa. Esto ocurrió originalmente sin mucho conflicto, lo que revela la apertura del gobierno mexicano y su gente hacia los extranjeros.

Para 1826, según Takaki, el entonces presidente John Quincy Adams le ofreció al gobierno mexicano $1 millón por Texas, donde el gobierno mexicano se negó. Sin embargo, una vez que México prohibió la esclavitud en 1830, los dueños de esclavos estadounidenses, junto con otros colonos blancos, se rebelaron y formaron la República de Texas en 1836. En 1845, fue anexada a los Estados Unidos.

Me parece que los colonos blancos o gringos tomaron a los mexicanos literalmente cuando los anfitriones generosamente dijeron: «Mi casa es su casa».

Una vez que el gobierno de Estados Unidos anexó Texas, no le tomó mucho tiempo al gobierno buscar territorio adicional a través de la guerra de Estados Unidos contra México (1846 a 1848), como lo documentan los principales historiadores chicanos, como el Dr. Juan Gómez-Quiñones, la Dra. Deena J. González y el Dr. Rudolfo «Rudy» Acuña. Basada en la falsa idea del Destino Manifiesto, esta guerra imperialista representó un sangriento y codicioso acaparamiento de tierras, donde Acuña documenta en su libro clásico, La América Ocupada: Una historia de los chicanos, como «…una doctrina religiosa con raíces en ideas puritanas, que siguen influyendo en el pensamiento de EE. UU. hasta el día de hoy.» Después de que Estados Unidos obligó a México a firmar el Tratado de Guadalupe Hidalgo en 1848, México perdió la mitad de su territorio. Aunque los mexicanos que decidieron residir en los Estados Unidos estaban protegidos por el tratado, que incluía sus tierras ancestrales, el Congreso de los Estados Unidos ratificó rápidamente el tratado, donde los mexicanos perdieron sus tierras a través de los tribunales, actos ilegales y medios violentos por parte de ciudadanos blancos y el estado.

Así, cuando pensamos en la inmigración mexicana hacia el norte, debemos examinarla en este contexto histórico. Es decir, a diferencia de los millones de inmigrantes europeos que viajaron a través de todo un océano para establecerse en Norteamérica, los mexicanos siempre han ocupado esta tierra o la han llamado su hogar hasta que les fue robada por la fuerza militar. Además, como en el caso de los indígenas americanos y la brutal historia de tratados rotos por el gobierno de los Estados Unidos, los mexicanos en el norte perdieron sus derechos básicos bajo el Tratado de Guadalupe Hidalgo. Dada su memoria histórica, esta es una de las razones por las que los millones de mexicanos que viajan a Estados Unidos (con o sin estatus legal), especialmente al suroeste, no se ven a sí mismos como infractores de la ley o como los llamados «ilegales».

Al igual que la paloma mensajera, el mexicano simplemente está regresando a su patria.

A pesar de la pérdida de sus tierras ancestrales, el impacto o las contribuciones de los mexicanos (inmigrantes, residentes y ciudadanos) a las ciudades, suburbios, comunidades rurales y campos agrícolas de los Estados Unidos durante los últimos 170 años ha sido positivo en general. Además, mientras que los mexicanos en el norte no reciben el crédito que merecen, han contribuido enormemente (y continúan hasta el presente) en muchas áreas de la sociedad estadounidense y su economía, incluyendo la agricultura, la música, el arte, la construcción, la infraestructura, el transporte (por ejemplo, ferrocarriles, autopistas, carreteras), la medicina, la minería, la ganadería, la ciencia, el ejército, la academia y más allá. Esencialmente, no hay duda de que los individuos de origen mexicano jugaron un papel clave (hasta el presente) para ayudar a hacer de este país el más rico, avanzado y poderoso del mundo.

A pesar de haber sido derrotados militarmente durante el siglo XIX y de haber experimentado racismo institucional, los mexicanos han emigrado a este país -junto con aquellos que se establecieron antes de la guerra de Estados Unidos contra México- para trabajar, crear empleos, estudiar, servir en el ejército, criar familias, etc. Por ejemplo, durante la segunda mitad del siglo XIX, los inmigrantes mexicanos y sus descendientes representaron una fuerza laboral clave en la agricultura, la construcción de ferrocarriles, la minería y otros sectores clave. Sin embargo, en lugar de ser recompensados por sus contribuciones laborales con una compensación financiera adecuada y oportunidades de movilidad ascendente, han experimentado racismo (hasta el presente) en la fuerza laboral y más allá. Por ejemplo, según Takaki, que trabaja en ranchos de propiedad de blancos en Texas, «los trabajadores mexicanos se encontraban en un sistema de castas – una jerarquía ocupacional racialmente estratificada».

Durante el siglo XIX y la mayor parte del siglo XX, era muy común ver a mexicanos y chicanas/os (mexicano-americanos) empleados como obreros/trabajadores, mientras que los blancos trabajaban como supervisores o gerentes. Esta jerarquía racial en la fuerza laboral, junto con el sistema educativo desigual, ha limitado el estatus ocupacional de los inmigrantes mexicanos y chicanas/os. Sin embargo, a pesar de estar relegados al fondo de la fuerza laboral económica, que incluía programas agrícolas como el Programa Bracero -el programa de trabajadores huéspedes de Estados Unidos y México de mediados del siglo XIX-, los mexicanos en el norte tienen una fuerte tradición de organizarse por la justicia social y económica. Por ejemplo, según Takaki, en 1903, «cientos de campesinos mexicanos y japoneses se declararon en huelga en Oxnard, California». Este es sólo un ejemplo, aparte del caso de la Unión de Campesinos (UFW) y Boinas Marrones de las décadas de 1960 y 1970, donde los mexicanos y chicanos/os defendieron sus derechos laborales y civiles a través de huelgas laborales, desobediencia civil, protestas, marchas, etc.

Además, a pesar de ser una minoría racial en este país, los mexicanos y chicanas/os sirvieron en las fuerzas armadas en tasas más altas en comparación con los blancos. Según Acuña, durante la Segunda Guerra Mundial, mientras que los chicanos/as representaban sólo 2.69 millones de residentes en los Estados Unidos, entre 375,000 y 500,000 chicanos sirvieron en la guerra. A pesar de sus contribuciones y sacrificios, esto no impidió que el gobierno de Estados Unidos implementara la «Operación Espaldamojada» a principios de 1954, donde inmigrantes mexicanos y chicanos fueron deportados en masa a México. Es obvio para mí que sus contribuciones militares y laborales no fueron apreciadas por el gobierno de Estados Unidos, después de todo.

Como hijo de inmigrantes mexicanos, este tema no es sólo un ejercicio académico para mí. También es personal. Por ejemplo, como millones de sus paisanas, mientras mi difunta madre Carmen trabajaba en la economía informal como trabajadora doméstica en este país durante muchas décadas, los blancos de clase media y alta buscaban oportunidades económicas y actividades de ocio fuera del hogar. De igual manera, como millones de sus paisanos, mientras mi difunto padre Salomón llegó por primera vez a este país para recoger frutas y verduras durante el Programa Bracero, donde se vio obligado a abandonar a su familia y a su comunidad rural, las familias estadounidenses disfrutaron de los frutos de su trabajo en la comodidad de sus hogares y restaurantes.

Al final del día, mis difuntos padres nunca recibieron las recompensas o beneficios financieros adecuados de su trabajo y sacrificio, tales como buenos salarios, oportunidades de movilidad ascendente, oportunidades educativas y la propiedad de la vivienda.

En mi opinión experta, basada en mis títulos avanzados de UCLA y Berkeley, la beca interdisciplinaria, la experiencia de compromiso cívico y los antecedentes en políticas públicas, se necesitarán muchas generaciones para que millones de mexicanos y chicanas/os en el norte puedan algún día obtener el esquivo Sueño Americano.

 

El Dr. Álvaro Huerta es profesor asistente de planificación urbana y regional y estudios étnicos y de la mujer en la Universidad Politécnica del Estado de California, Pomona. Es autor de «Reframing the Latino Immigration Debate: Towards a Humanistic Paradigm«, publicado por San Diego State University Press (2013).

Categorías: Derechos Humanos, Internacional, Norteamérica, Política
Tags: , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Día de la Noviolencia

Día de la Noviolencia

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.