Trump nombra a Whitaker como Ministro de Justicia: ¿Peligro para Mueller?

26.11.2018 - Domenico Maceri

Este artículo también está disponible en: Italiano

Trump nombra a Whitaker como Ministro de Justicia: ¿Peligro para Mueller?

«No conozco a Matt Whitaker». Estas son las palabras de Donald Trump sobre Whitaker que el 45º presidente acababa de nombrar como ministro de justicia pro-tempore después de la destitución de Jeff Sessions. Un mes antes, sin embargo, Trump había comentado en una entrevista con Fox News que conocía a Whitaker y que era «una gran persona».

Las contradicciones de Trump se han vuelto típicas y obviamente reflejan su estrategia de centrarse en el momento y al diablo con lo que dijo en el pasado porque sabe muy bien que no habrá consecuencias. Excepto para aquellos que recuerdan y han sido forzados a contar las acusaciones falsas o engañosas del actual inquilino en la Casa Blanca. Recuerde que el Washington Post ya ha calculado más de 6.000 acusaciones falsas de Trump.

Trump obviamente conocía a Whitaker y de hecho, según la información de que disponía, fue impuesto como jefe de personal en la oficina del Ministerio de Justicia de las Sesiones, que lo había aceptado a regañadientes. No podía imaginar que un año después y tantos insultos públicos recibidos por Trump serían reemplazados por el jefe de su personal.

Trump no sólo conocía a Whitaker, sino que todas las indicaciones indican que precisamente por esta razón lo colocó bajo la dirección del Ministro de Justicia. Antes de ser contratado, Whitaker había llevado a cabo una especie de «campaña electoral» para su nuevo cargo defendiendo a Trump en el caso Russiagate, sugiriendo incluso cómo el 45º presidente podría bloquearlo. Como comentarista de la CNN en 2017, Whitaker había declarado que el nombramiento de Mueller como fiscal especial era «ridículo» y «sospechoso». Recordando las palabras de Trump, Whitaker también había clasificado la investigación de Russiagate como «una caza de brujas», sugiriendo que un ministro de justicia podría reducir el trabajo de Mueller cortando sus fondos y cerrando la investigación.

Más allá de sus muy polémicas opiniones, que casualmente coinciden con las de Trump, los analistas han encontrado otros elementos que descalifican a Whitaker como Ministro de Justicia. El nuevo ministro ha cuestionado en el pasado la decisión histórica de Marbury vs. Madison de establecer el principio de la Corte Suprema como el árbitro final de la constitución y las leyes estadounidenses. Además, Whitaker ha trabajado para una empresa que ha defraudado a sus clientes y que actualmente está siendo investigada por el FBI, una de las agencias que forma parte del Ministerio de Justicia.

El nombramiento de Whitaker fue cuestionado inmediatamente después del anuncio. Funcionarios del Ministerio de Justicia verificaron oportunamente que Whitaker está calificado para su nuevo cargo, a pesar de que no fue confirmado por el Senado, como es el caso de todos los ministros. Sin embargo, tanto la izquierda como la derecha se levantaron inmediatamente para mostrar su decepción. Algunos señalaron la inconstitucionalidad del nombramiento, mientras que otros subrayaron su preocupación de que las acusaciones hechas por Whitaker pusieran en peligro la investigación de Mueller. Algunos habían sugerido que Whitaker podría rechazar la investigación de Russiagate, al igual que Sessions, que pagó uno de sus pocos actos objetivos con su despido. Sin embargo, Whitaker ha indicado que no tiene intención de hacerlo aumentando el temor a la seguridad de la investigación de Mueller.

Al principio de su mandato Trump nombró a colaboradores conocidos para él, pero también a otros que le fueron recomendados para que le ayudaran a navegar por las aguas poco claras de Washington. Muchos de estos individuos en el establishment republicano han sido gradualmente despedidos y reemplazados por otros que han mostrado lealtad al presidente, aunque su habilidad no fue nada excelente. Whitaker es parte de estos individuos que han demostrado ser capaces de garantizar la lealtad a Trump. En este caso se trata de un nombramiento temporal que podría resultar decisivo para torpedear la investigación de Russiagate.

Trump siempre dijo que el Russiagate era una caza de brujas. Sin embargo, los hechos indican lo contrario. En los dieciocho meses de la investigación una docena de individuos se declararon culpables, algunos de los cuales eran importantes colaboradores de Trump. Se esperan condenas por algunos de estos y otros cargos contra personas cercanas al Presidente son inminentes. Además, dos docenas de ciudadanos rusos han sido acusados a pesar de que Vladimir Putin no los llevará ante la justicia estadounidense. Hasta ahora, sin embargo, el sistema de justicia parece mantenerse a pesar de los intentos de Trump de volarlo.

El nombramiento de Whitaker es un intento del presidente de controlar la justicia y satisfacer sus necesidades en lugar de permitir que el proceso siga su camino natural. De hecho, refleja la visión del 45º presidente, que cree que tiene poderes absolutos que le permiten incluso criticar a los jueces cuyas decisiones son desagradables para él. Lo hizo con la reciente decisión de un juez sobre una nueva aplicación de la Ley sobre las solicitudes de asilo de los migrantes. Trump calificó la decisión como «un juez de Obama». El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, nombrado por el hijo de George Bush en 2005, en un discurso muy raro, emitió una declaración para el Día de Acción de Gracias en Associated Press, diciendo que todos debemos estar «agradecidos por la independencia del sistema judicial». Roberts añadió que en Estados Unidos no hay «jueces de Obama, jueces de Trump, jueces de Clinton o jueces de Bush». Trump lo ve de otra manera y criticó a Roberts en un tweet muy reciente afirmando que existen los «jueces de Obama». Nos recuerda a los entrenadores que culpan al árbitro por la derrota de su equipo. Pero esta es la democracia del país más importante del mundo y no un partido de fútbol. En su confirmación al Tribunal Supremo, el juez Roberts dijo que los jueces deben arbitrar objetivamente. Whitaker no es un juez, pero ya ha demostrado que es leal a su jefe y no objetivo con el pueblo estadounidense.

Categorías: Norteamérica, Opiniones, Política
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Día de la Noviolencia

Día de la Noviolencia

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.