Elly Schlein: se necesita trabajo político, social y cultural para oponerse al odio y la intolerancia

04.09.2018 - Anna Polo

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano, Griego

Elly Schlein: se necesita trabajo político, social y cultural para oponerse al odio y la intolerancia

Políticas migratorias, fuerzas nacionalistas y xenófobas, creación de redes entre las fuerzas políticas progresistas y la sociedad civil, oposición al odio y la intolerancia y el valor de la no violencia. Hablamos de ello con Elly Schlein, diputada al Parlamento Europeo por «Possibile» y ponente de su Grupo S&d (Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas) para la reforma del Reglamento de Dublín.

Las declaraciones de la reciente reunión entre Salvini y Orban sugieren que de la controversia sobre una Europa que no se da abasto para recibir a los inmigrantes, estamos pasando a una posición más dura, la australiana, a saber, «detener la inmigración a toda costa». ¿Qué es lo que piensas? ¿Hay todavía margen para una reforma del Reglamento de Dublín?

La posición de rechazo de los inmigrantes por parte de los países de Visegrado (Polonia, República Checa, Eslovaquia y Hungría) no es nada nuevo y es el único punto sobre el que podemos soldar este paradójico eje Salvini-Orban. Es un proyecto instrumental y todo a expensas de Italia, sacrificando los intereses del país en el altar de una alianza con fuerzas nacionalistas que quieren resolver problemas y desafíos globales y complejos volviendo al pasado, a las fronteras nacionales. Y entonces es realmente absurdo buscar alianzas con aquellos que, como Hungría, no han hecho ni una sola reubicación de inmigrantes.

El modelo australiano, además de incivilizado, no es aplicable a una zona como la mediterránea, cercana a muchos escenarios de guerra y a la tercerización de fronteras, como se ha hecho con Turquía y que le gustaría hacer con varios países africanos, trae como resultado una mayor violación de los derechos humanos y nuevas rutas más peligrosas siempre hacia Italia y Grecia.

Todavía habría margen para una reforma del Reglamento de Dublín: bastaría con el voto por mayoría cualificada de los países europeos más grandes y más poblados, sin necesidad de la unanimidad, y el reconocimiento de que un tema como el de los inmigrantes sólo puede resolverse mediante la cooperación y la solidaridad. Otro punto fundamental es entender que la inercia de los gobiernos europeos, en primer lugar, los gobiernos alemán y francés, ha permitido y favorecido el avance xenófobo y nacionalista y también que las políticas derechistas llevadas a cabo por los gobiernos en teoría de centroizquierda han terminado por fortalecer a la propia derecha.

Las fuerzas derechistas y populistas han sido capaces de comprender la inseguridad y el miedo al futuro de tanta gente, en realidad debido a los recortes sistemáticos de la sanidad, las pensiones y la educación y al trabajo, cuando hay, cada vez más precarios, para presentarse como los defensores de los italianos ignorados por una izquierda distante e indiferente y echar toda la culpa a los inmigrantes. ¿Cómo podemos revertir esta narrativa y salir de la división tóxica entre «nosotros» y «ellos»?

El juego de utilizar al extranjero como chivo expiatorio de todos los males es antiguo y fue experimentado de primera mano por los italianos, que fueron señalados como criminales cuando emigraron. Es también una «arma de distracción masiva» que debe ser denunciada, utilizada para ocultar la falta de respuestas reales a problemas sociales como la pobreza y la desigualdad, que siguen creciendo, mientras que la riqueza se concentra cada vez más en unas pocas manos. «Primero los italianos» es un falso eslogan que oculta la falta de medidas reales para golpear a los verdaderos responsables de esta situación, por ejemplo, las multinacionales y los evasores de impuestos.

Para derribar esta narración, en primer lugar, necesitamos una «operación de verdad» sobre los migrantes: Italia es el país donde la percepción de su presencia está más distorsionada que los datos reales. Además, hay que dar algunos pasos concretos a corto plazo: la reforma del Reglamento de Dublín (votado en noviembre de 2017 en el Parlamento Europeo por mayoría de dos tercios para suprimir el criterio hipócrita de la obligación de solicitar asilo en el primer país de acceso y sustituirlo por un mecanismo obligatorio y automático de recolocación, de modo que todos los países europeos puedan hacer su parte), que encalló en la reunión del Consejo Europeo a finales de junio, la creación de vías de acceso legales y seguras para todos los países europeos y para todos los migrantes, sin la absurda distinción entre los migrantes económicos y los que huyen de la guerra. En Italia esto significa anular la ley Bossi-Fini, que en la práctica ha impedido cualquier forma de entrada legal en el país. Y luego reforzar el modelo SPRAR de acogida generalizada, implicando a las autoridades locales, dejando la lógica de la emergencia y buscando una mayor transparencia. Otro nivel de intervención para apaciguar la guerra entre los pobres consiste en medidas para combatir la desigualdad, la pobreza y la explotación extendidas a todos, sin distinción. Hace poco estuve en Uganda y allí pude ver cómo se aplicaba este modelo, con intervenciones dirigidas por igual a ugandeses y refugiados. Y, por último, detengan esta infame guerra contra las ONG, que sólo ha compensado la falta de una verdadera misión europea de búsqueda y rescate en el mar.

Por supuesto, también tenemos que hablar de cuestiones más amplias, como una política exterior diferente, que excluya la venta de armas a países que están en conflicto o de los que se sabe que han violado los derechos humanos.

¿Cómo ve usted la forma de oponerse al clima de odio, intolerancia y violencia alimentado por Salvini y sus aliados europeos y de presentar propuestas políticas alternativas? ¿Cómo podemos «poner en red» a la sociedad civil con las fuerzas políticas progresistas y encontrar formas de apoyo mutuo, tanto a nivel nacional como internacional?

De hecho, las fuerzas nacionalistas y xenófobas han sido capaces de unirse y formar un frente unido, mientras que, por otra parte, hay una falta de igual fuerza. Necesitamos un frente progresista y ecológico tanto a escala europea como italiana, que no es ni con la clase dirigente que produjo esta situación, ni con los soberanos. Quizás el único efecto positivo de esta alarmante deriva es que cada vez más personas sienten la necesidad de reaccionar y moverse. Un ejemplo es #EuropeanSolidarity, la movilización el 27 de junio de 170 ciudades europeas para pedir a los gobiernos que hagan su parte en la recepción, cambien el Reglamento de Dublín y abran vías legales y seguras para acceder a la Unión.

Es necesario oponerse a los egoísmos nacionales y, por parte de los partidos, reconectar humildemente los hilos de la conexión con la sociedad civil, ponerse a disposición de las fuerzas sociales sin pretender liderarlas y intentando acompañarlas. Cualquiera que sienta la necesidad de manifestarse debe hacerlo, utilizando muchas formas diferentes, no sólo movilizaciones, volviendo a participar activamente en partidos y asociaciones. No es sólo un trabajo político y social, sino también cultural.

En este momento en que la violencia se está extendiendo en todas sus formas, ¿qué valor tiene para ti la no violencia?

Para mí, la noviolencia tiene un valor fundamental porque «nunca pasa de moda», como la paz. Frente a la brutalidad de la propaganda que utiliza el odio hacia los extranjeros y favorece los numerosos episodios de violencia física que se han producido en los últimos tiempos, es esencial no caer en una trampa dando respuestas igualmente violentas. Hoy en día, cualquiera que muestre solidaridad y defienda los derechos de todos está siendo atacado, mientras que aquellos que se llenan la boca con la palabra «seguridad» no responden a los miedos y la inseguridad para el futuro, haciendo que la sociedad sea menos segura en la práctica. La noviolencia actúa exactamente en la dirección opuesta y hace posible una sociedad mejor y más segura para todos.

En resumen, creo que hoy, más que nunca, tenemos que arremangarnos y, como dijo Gandhi, ser el cambio que queremos ver en el mundo.

Categorías: Derechos Humanos, Entrevistas, Europa, Política
Tags: , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.