Declaración de Paz de Nagasaki

09.08.2018 - Nagasaki, Japón - Pressenza Budapest

Este artículo también está disponible en: Inglés, Griego

Declaración de Paz de Nagasaki
Escena después de la bomba atómica en Nagasaki, 1945.

Al igual que el 6 de agosto publicamos la Declaración de Paz de Hiroshima, hoy es el aniversario del bombardeo de Nagasaki y publicamos la Declaración de Paz de Nagasaki en la que se pide al Japón y a todas las demás naciones que firmen y ratifiquen el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares.

Fue en este día hace 73 años, a las 11:02 a.m. del 9 de agosto. La explosión de una sola bomba atómica en el cielo azul del verano redujo la ciudad de Nagasaki a un estado horrible. Humanos, animales, plantas, árboles y todas las demás formas de vida fueron reducidos a cenizas. Innumerables cadáveres yacían esparcidos por las calles aniquiladas. Los cadáveres de personas que se habían agotado en busca de agua se balanceaban arriba y abajo en los ríos, a la deriva hasta llegar a los estuarios. 150.000 personas resultaron muertas o heridas y las que de alguna manera lograron sobrevivir sufrieron graves heridas físicas y mentales.

Hasta el día de hoy siguen afectados por los efectos secundarios de la exposición a la radiación.

Las bombas atómicas son armas crueles que quitan sin piedad a los seres humanos la dignidad de vivir de manera humana.

En 1946, las recién fundadas Naciones Unidas hicieron de la eliminación de las armas nucleares y otras armas de destrucción en masa la primera resolución de su Asamblea General. La Constitución del Japón, que se promulgó ese mismo año, estableció el pacifismo como uno de sus pilares inquebrantables. Estas fueron fuertes expresiones de determinación para ver que la tragedia de los bombardeos atómicos experimentados por Hiroshima y Nagasaki, junto con la guerra que los provocó, nunca se repetiría. El cumplimiento de esta resolución se confió entonces al futuro.

Los esfuerzos constantes por hacer realidad esta determinación de los países y las personas, sobre todo los supervivientes de los bombardeos atómicos, dieron sus frutos el año pasado, cuando las Naciones Unidas aprobaron el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares. Además, la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (también conocida como ICAN), que contribuyó en gran medida a los esfuerzos que condujeron a la aprobación de este tratado, recibió el Premio Nobel de la Paz. Estos dos acontecimientos son prueba de que la mayoría de los habitantes de la Tierra siguen buscando la realización de un mundo libre de armas nucleares.

Sin embargo, incluso ahora, 73 años después del final de la Segunda Guerra Mundial, existen en el mundo unas 14.450 ojivas nucleares. Además, para gran preocupación de los habitantes de las ciudades bombardeadas con bombas atómicas, está aumentando una vez más la tendencia a afirmar abiertamente que las armas nucleares son necesarias y que su uso podría dar lugar a un mayor poderío militar.

Por la presente hago un llamamiento a los dirigentes de las naciones con armas nucleares y de las naciones que dependen del paraguas nuclear. Por favor, no olviden la resolución de la primera resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas de trabajar en pro de la eliminación de las armas nucleares. Además, sírvanse cumplir la promesa hecha al mundo hace 50 años en el Tratado sobre la no proliferación de las armas nucleares (TNP) de procurar el desarme nuclear de buena fe. Le pido encarecidamente que cambie a políticas de seguridad que no dependan de las armas nucleares antes de que la humanidad vuelva a cometer un error que crearía aún más víctimas de los bombardeos atómicos.

A los pueblos del mundo, les ruego que exijan a los gobiernos y parlamentos de sus países que firmen y ratifiquen el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares para que entre en vigor lo antes posible.

El Gobierno del Japón ha adoptado la posición de no firmar el Tratado sobre la proscripción de las armas nucleares. En respuesta a esto, más de 300 asambleas locales han expresado su deseo de ver este tratado firmado y ratificado. Por la presente pido al Gobierno del Japón, el único país que ha sufrido el uso de armas nucleares en tiempos de guerra, que apoye el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares y cumpla con su obligación moral de dirigir al mundo hacia la desnuclearización.

En la actualidad, ha surgido un nuevo movimiento hacia la paz y la desnuclearización en la península de Corea. Nosotros, en las ciudades bombardeadas atómicamente, observamos atentamente esta evolución y tenemos grandes expectativas de que los esfuerzos diplomáticos persistentes, iniciados con la Declaración de Panmunjom por los dirigentes de Corea del Norte y Corea del Sur y la primera Cumbre de los Estados Unidos y Corea del Norte, conduzcan a la realización de una desnuclearización irreversible. Espero que el gobierno japonés aproveche esta gran oportunidad para trabajar en favor de la creación de una zona libre de armas nucleares en el noreste de Asia que permita la desnuclearización de Japón y de toda la península de Corea.

El año pasado, dos de los Hibakusha, o sobrevivientes de los bombardeos atómicos, que dirigieron el movimiento antinuclear en Nagasaki durante muchos años, fallecieron en rápida sucesión. Uno de ellos fue el Sr. Hideo Tsuchiyama, quien dijo lo siguiente sobre los dirigentes de los países que dependen de las armas nucleares. «Su posesión de armas nucleares, o sus intentos de poseerlas, no es nada de lo que jactarse. Por el contrario, deberían saber que es algo vergonzoso que corra el riesgo de convertirlos en perpetradores de crímenes contra la humanidad». El segundo de estos Hibakusha, el Sr. Sumiteru Taniguchi, pronunció las siguientes palabras. «Los seres humanos y las armas nucleares no pueden coexistir. El sufrimiento que sufrimos es más que suficiente. Para que la gente viva como seres humanos, no podemos permitir que una sola arma nuclear permanezca sobre la faz de la tierra». Estas dos personas albergaban grandes preocupaciones de que aquellos que nunca han experimentado la guerra o los bombardeos atómicos se dirigieran por caminos equivocados. Con su fallecimiento, siento de nuevo la necesidad de transmitir a la próxima generación el mensaje de renuncia a la guerra incluido en la Constitución del Japón.

Hay muchas cosas que todos y cada uno de nosotros podemos hacer para ayudar a lograr la realización de un mundo pacífico. Una es visitar las ciudades bombardeadas con bombas atómicas para aprender sobre la historia y el miedo a las armas nucleares. También es importante escuchar los relatos de las experiencias en tiempos de guerra de los que viven en sus propias ciudades. Si bien las experiencias en sí mismas no son cosas que puedan compartirse, los sentimientos de aprecio por la paz pueden ser compartidos por todos. La campaña para recoger diez mil firmas en apoyo a la abolición de las armas nucleares, un proyecto que se originó en Nagasaki, comenzó con una propuesta hecha por estudiantes de secundaria. Las ideas y acciones de la generación joven tienen el poder de crear nuevos movimientos. También hay gente que sigue doblando grullas de papel y las envía a las ciudades bombardeadas atómicamente. A través de intercambios entre personas de diferentes culturas y tradiciones profundizamos nuestra comprensión mutua, lo que a su vez puede conducir a la paz. También podemos hacer expresiones de paz a través de nuestra música o deporte favorito. Los cimientos de la paz se forman con toda seguridad en la sociedad civil. Utilicemos el poder de la sociedad civil para difundir en todo el mundo una cultura de paz en lugar de una de guerra.

Han pasado ya siete años desde el accidente de la central nuclear que siguió al gran terremoto del Japón oriental, pero la población de Fukushima sigue sufriendo los efectos de la radiación.

Nagasaki sigue ofreciendo apoyo a todos los habitantes de Fukushima que perseveran en los esfuerzos de reconstrucción.

La edad media de los hibakusha es ahora de más de 82 años. Pido al Gobierno del Japón que redoble sus esfuerzos para prestar apoyo a los supervivientes que siguen sufriendo las consecuencias de los atentados con bombas y que ofrezca socorro lo antes posible a los que sufrieron los atentados, pero aún no han recibido reconocimiento oficial como tales.

Al tiempo que ofrecemos nuestras sinceras condolencias a quienes perdieron la vida en los bombardeos atómicos, los ciudadanos de Nagasaki declaramos por la presente que seguiremos trabajando incansablemente con los pueblos de todo el mundo para lograr la paz duradera y la realización de un mundo libre de armas nucleares.

Tomihisa Taue

Alcalde de Nagasaki

9 de agosto de 2018

Categorías: Asia, Paz y Desarme
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.