«Dios» genera una división entre un presidente y sus ciudadanos

04.07.2018 - Manila, Filipinas - Erlie Lopez

Este artículo también está disponible en: Inglés

«Dios» genera una división entre un presidente y sus ciudadanos
Rodrigo Duterte, Presidente de Filipinas.

En una cumbre sobre comunicación nacional y tecnología de la información en Davao, al sur de Filipinas, el 22 de junio, el presidente Rodrigo Duterte se desvió hacia el tema más improbable: la creación. Y divagó con voz resonante: «¿Quién es este Dios estúpido? Él es realmente estúpido, «Estupido talaga itong p***** ina** (la última frase significa «hijo de puta», un improperio con una doble carga en la lengua nativa). «Creaste algo perfecto y luego piensas en un evento que tentaría y destruiría la calidad de tu trabajo». Más adelante, «Dios creó algo perfecto y luego permitió que los primeros humanos, Adán y Eva, lo arruinasen al llevar el pecado a existencia a causa de la fruta prohibida… Ahora todos nosotros nacemos con un pecado original… entonces (deberás) ser bautizado por un sacerdote…»

Amplió esto en otro foro ante una audiencia diferente: «Tu Dios no es mi Dios porque tu Dios es estúpido. El mío tiene mucho sentido común».

Poco antes de sus aclamaciones en contra de Dios, interpuso un vehemente disyuntor en un discurso generalmente largo y sinuoso, dirigido a la Iglesia Católica, la iglesia dominante en este país: «Después de mi mandato, voy a establecer Iglesia ni Duterte (Church of Duterte),» e invitó a la gente a unirse.

Con días de diferencia, el líder descaradamente irreverente y usualmente fulminante sin duda niveló su flecha maldita al Ser divino, después de inundar casi dos años de su mandato arrojando HDPs e insultos a mortales menores como Obama, Trudeau, Papa Francisco, relatores de la ONU, Unión Europea legisladores; y en casa, en mujeres y hombres de estatura en política, grandes negocios, iglesias, derechos humanos. (Rappler, los medios en línea de noticias y comentarios dirigidos por respetados y premiados periodistas filipinos de los que también ha hablado mal, han contado hasta el momento 71 insultos distintos que pronunció en The Duterte Insults List en su sitio de medios).

El comentario anti-Dios tenía un filo de navaja que provocó un tsunami de protestas de «defender a Dios, luchar contra el diablo» en las misas y las redes sociales, en particular Facebook, algunos provenientes de críticos silenciosos y partidarios de la ruptura. Las reacciones variaron desde «ira sagrada» a fanfarronas rabiosas a llamadas destituidas, de una muestra representativa de la ciudadanía. Las homilías dominicales en las iglesias redefinieron a Dios y recordaron a los fieles la ira del cielo contra aquellos que toman el nombre de Dios en vano. Los medios locales y extranjeros han seguido con entusiasmo la historia.

Es de esperar que los altos funcionarios de la prominente Conferencia Episcopal Católica de Filipinas (CBCP) rápidamente defendieron a su Dios. El Obispo Pablo David de Caloocan, vicepresidente y destacado estudioso de la Biblia afirmó que «la versión de Duterte de la historia de la Creación no se encuentra en las Biblias Católicas, judías, protestantes, ortodoxas e Iglesia ni Biblias de Cristo». En una publicación de Facebook, él también preguntó: «¿Cómo puede ser un presidente para todos los filipinos si no respeta a los fieles católicos?»

El arzobispo Sócrates Villegas, presidente y pastor más bienvenido en un número creciente de actividades de protesta, particularmente en derechos humanos, escribió a los jóvenes que «debemos orar por el presidente con compasión, pero también debe ser reprendido por arrojar errores sobre el cristianismo.»

El presidente debe haber subestimado los casi quinientos años de cristianismo plantados en suelo filipino por los colonizadores españoles que engendraron en el país el mayor número de iglesias católicas en Asia y generaciones de devotas familias filipinas. Del mismo modo, debe haber pasado por alto la plétora en las casi cinco décadas de grupos cristianos nacidos de nuevo alimentados por la sed de un enfoque más personal, centrado en la Biblia en la religión cristiana.

Para calmar las olas, los apologistas del gobierno pidieron a la gente que entendiera que al presidente le encanta el humor (pero no llegan a llamarlo bromista), y se burlaron de que la gente ya debería haberse acostumbrado. Peor aún, trataron de explicar el comportamiento del líder como resultado de un abuso sexual por parte de un sacerdote jesuita identificado cuando estaba en la escuela secundaria (verificación de hechos: el liderazgo jesuita acaba de anunciar que la fecha del incidente no coincide con la fecha de su presencia en Davao, pero admitió que hubo tal historia de abuso sexual con otros jóvenes y que el sacerdote ha sido tratado). La hija presidencial, la alcaldesa más dura de su provincia, se unió a la refriega al pedirle a la gente que no escuchara los comentarios de su padre sobre la religión ya que él no es un sacerdote, solo a sus declaraciones como presidente.

En una postura oficial casual, los hombres del presidente anunciaron posteriormente una invitación del Palacio a la Iglesia para entablar un diálogo con el fin de resolver problemas continuos entre las dos partes. Los ciudadanos vieron en el plan desviar y minimizar el incidente. Sin embargo, antes de que el diálogo pudiera suceder, el fuerte e imparable hombre dijo que no se disculparía por el comentario de «Dios es estúpido», que se consideró una prueba de un corazón insincero para llevar a la mesa.

¿Es la blasfemia (como la Iglesia etiquetaría tal falta de respeto a Dios) lo suficiente como para cambiar el rumbo de un presidente que todavía disfruta de altas calificaciones en las encuestas y es aplaudido por el público cada vez que hablaba de algo obsceno y feo como el sonrojo y el revoltijo educado?

¿Es el comentario anti Dios una incursión salvaje de un narcisista considerado, un esposo pronunciado psicológicamente enfermo y confesor de que toma fentanilo que de otro modo mostraría en la mayoría de los días una fuerte voluntad política y un liderazgo no convencionalmente duro para el país y la gente que él profesa amar tanto?

¿Es el ataque religioso un derecho de cualquier persona (y él es un cualquiera, sus aliados sostienen) en el espíritu de la libertad de expresión?

En el panorama político, ¿puede el acto extenderse a una cuestión de inconstitucionalidad? El Hermano Eddie Villanueva, presidente del Movimiento Filipinas por Jesús de 5 millones de personas, un candidato presidencial hace tres temporadas, así lo creía. En una entrevista televisiva completa en Headstart de ANC, opinó: «Cuando usted es el líder más alto de la nación y se burla de que su Constitución reconozca a Dios, en realidad está violando el alma de la nación». Cuando se le preguntó en otro episodio del programa para reaccionar, la presidenta de la Corte Suprema, Lourdes Sereno, expulsada ilegalmente, está de acuerdo en que es inconstitucional, pero no está segura si se puede actuar en consecuencia.

Una publicación en Facebook, con pensamientos que se hicieron eco en muchos más, me llamó la atención. El internauta Vincent dice que mientras enfurecía con ira en defensa de su Dios, escuchó a Dios decir en su lugar: «No necesito que hablen y me defiendan porque soy Dios. Lo que necesito que hagas es hablar y prestar tu voz para mi gente que es injustamente tratada. Porque lo que sea que le hagas al más pequeño de tus hermanos y hermanas, lo harás conmigo». Sí, incluso si el presidente Duterte no le provocó tales berrinches a Dios, sigue siendo desgarrador y considera problemas morales en su administración con altos costos en vida, carrera y en la reputación del objetivo. Entre ellos: los asesinatos extrajudiciales en su guerra contra las drogas que se han cobrado unas 20 000 vidas sin el debido proceso; hostigamiento de críticos acérrimos dirigidos por mujeres brillantes y fuertes en la política (entre ellos, una señora senadora y luego secretaria de justicia que expuso por primera vez su violento gobierno como alcalde de la ciudad y recibió su castigo por una detención en curso (más de un año) por cargos falsos; el presidente del Tribunal Supremo cuya expulsión se sospecha que ha manipulado a través de medios ilegales; el vicepresidente cuyo voto está siendo contado por instigación de un candidato a vicepresidente derrotado que es hijo del dictador y depravado Ferdinand Marcos y amigo de Duterte; trato discriminatorio de los pobres, incluida la nueva ronda ilegal forzada de vecinos ilegales; la casi rendición de nuestras aguas territoriales en el oeste del Mar de Filipinas a su amigo y principal país acreedor, China, la parte perdedora en la disputa en La Haya.

¿Dios es estúpido? El comentario no puede pasar fácilmente porque se ha deslizado por el corazón y el alma de los filipinos cristianos, su humanidad más personal y significativa que la política. Sin embargo, las encuestas, los aplausos, los votos en el tiempo lo dirán … y todos los filipinos, más que el demagogo, serán juzgados.

Traducido del inglés por Alejandra Llano

Categorías: Asia, Internacional, Opiniones, Política
Tags: ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.