La isla de Tánger es la tierra

06.06.2018 - Isla de Tánger - David Swanson

Este artículo también está disponible en: Inglés

La isla de Tánger es la tierra

Por David Swanson

Es agradable despreciar a los pobres y necios residentes de la isla de Tánger, un pequeño pedazo de tierra que se hunde en la bahía de Chesapeake. Alrededor del 87% de los residentes que votaron en 2016 votaron por Trump. El alcalde de Tánger dice que ser alcalde es solo su segundo trabajo; el primero es el matar algo de lo que queda de los cangrejos en la Bahía. Los residentes imaginan que el gobierno de los Estados Unidos salvará a su isla de la clandestinidad al construir un muro. Se imaginan que Trump hará que eso suceda. Sin embargo, Trump le dijo al alcalde por teléfono que no había nada de qué preocuparse, que la isla no estaba en peligro. Los residentes de Tánger dicen que saben lo que viene, pero que lo dejan en manos del «Señor».

Lo que probablemente llegue es un nivel del mar que volverá a Tánger inhabitable en 20 o 25 años. Y esos pobres tontos ignorantes no dicen ni una palabra sobre detener el uso de combustibles fósiles, hacerse veganos, controlar el crecimiento de la población o acabar con todas las guerras destructivas del planeta. De verdad podemos despreciar ese atraso. Después de todo, el resto de Virginia no estará condenado hasta dentro de otros 20 o 25 años después de Tánger.

El resto de nosotros en Virginia y la tierra estamos moralmente en la misma situación que la gente de la isla de Tánger. Imaginar que votar por un gobernante corrupto diferente, o abandonar creencias en mitologías antiguas, o usar camisas que dicen «resistir» tiene algo que ver con eso, es nuestra forma particular de ignorancia. Utilizamos historias como Tánger para distraernos, deportes para distraernos, política partidista para distraernos. Pero si no estamos haciendo todo lo posible para organizar a las personas para que participen en acciones masivas no violentas para revertir por completo el comportamiento sistémico destructivo a gran escala, no estamos en posición de criticar a nadie.

Los promedios quinquenales de la temperatura en Virginia tuvieron un aumento significativo y constante en la década de 1970, pasando de 54.6 grados Fahrenheit a 56.2 grados F en 2012. El área de Piedmont, donde vivo, ha visto la temperatura aumentar a una tasa de 0.53 grados F por década. A este ritmo, Virginia estará tan caliente como Carolina del Sur para el año 2050 y como el norte de Florida para el 2100, y continuará a un ritmo constante o creciente desde allí. El 60% de Virginia es un bosque, y los bosques no pueden evolucionar ni pasar a especies de clima más cálido a un ritmo tan rápido. El futuro más probable no son pinos o palmeras, sino terrenos baldíos.

De 1979 a 2003, la exposición excesiva al calor contribuyó a más de 8,000 muertes prematuras en los Estados Unidos, más que todas las muertes por huracanes, rayos, tornados, inundaciones y terremotos combinados, y dramáticamente más que todas las muertes por terrorismo. Entre 1948 y 2006, los «eventos de precipitación extrema» aumentaron un 25% en Virginia. Es probable que la precipitación en Virginia aumente o disminuya drásticamente en general, y es muy probable que continúe la tendencia de llegar a ráfagas cada vez más intensas de tormentas que interrumpen las sequías. Esto será devastador para la agricultura.

La acidez en el océano ya ha aumentado en un 30 por ciento y si las tendencias actuales continúan alcanzará un aumento del 100 al 150 por ciento para el 2100 y continuará en espiral hacia arriba desde allí. Las conchas de ostras en la bahía de Chesapeake se han vuelto más escazas como resultado. La población de ostras ha desaparecido en un 98 por ciento. Los crustáceos se están extinguiendo completamente y se extinguirán por completo, si las tendencias actuales permanecen inalteradas. Para el 2100 podemos esperar que del 60 al 100 por ciento de los arrecifes de coral del mundo desaparezcan. Los peces de la costa de Virginia se mueven hacia el norte y hacia el este para sobrevivir, algunas especies ya han desaparecido de las aguas de Virginia ya sea migrando o muriendo. En Virginia, el 46 por ciento de las especies de peces, el 25 por ciento de las aves, el 46 por ciento de los reptiles, el 43 por ciento de los anfibios y el 28 por ciento de los mamíferos figuran como amenazados o en peligro de extinción.

El 78% de los habitantes de Virginia viven a 20 millas de Chesapeake, el Atlántico o los ríos de las mareas. En la costa este y en el área de Hampton Roads-Norfolk, las inundaciones ya se han convertido en rutina. El nivel del mar aumentará, si las tendencias actuales continúan, entre 3 y 18 pies para el 2100. Ya ha aumentado una pulgada cada 7 u 8 años, 12 pulgadas en el último siglo. Unos 628,000 virginianos viven a 6.5 pies del nivel del mar. Paul Fraim, alcalde de Norfolk desde 1994, dice que es posible que la ciudad tenga que establecer pronto «zonas de retirada» y abandonar las secciones de la ciudad como demasiado costosas para proteger. Los agentes de bienes raíces están discutiendo la necesidad de exigir la divulgación del nivel del mar, así como la pintura con plomo y otros defectos al vender la propiedad. Los famosos ponis de Chincoteague viven entre árboles muertos y hierbas debilitadas por el agua salada.

El ejército de los EE. UU., con sede en Virginia, la base naval más grande del mundo en Norfolk, y la capital de los Estados Unidos construida en pantanos en Washington, DC, enfrentan una devastación directa a la que contribuyen las interminables guerras por el petróleo y el consumo de ese combustible, ante todo, en la conducción de las guerras y los preparativos para más guerras, a pesar de la creencia generalizada de que los resultados de las guerras son distantes. Justo cuando el hielo que se derrite en Groenlandia levanta agua en las calles de Norfolk, la inversión de miles de millones de dólares en muertes y destrucción sin sentido no solo desvía los recursos de enfrentar el daño climático, sino que contribuye en gran medida a ese daño. El ejército de los EE. UU. ocuparía el puesto 38 en el consumo de petróleo si se tratara de una nación.

Si alguna imagen puede golpear a alguien con la necesidad de ajustar nuestras prioridades, es una de Wallops Island justo al sur de Chincoteague, pero protegida por el momento por un muro de roca de $34 millones. Wallops Island realiza pruebas para el helicóptero Osprey, propenso a colisiones de 4.000 millones de dólares, y todo tipo de entrenamiento de guerra, además de un puerto espacial desde el que multimillonarios pueden explotar o lanzarse al espacio para morir de hambre tanto en latas como subjetivamente arriba el resto de nosotros.

No existe el Planeta B. Nadie ha encontrado ninguna parte donde los humanos puedan vivir separados de la tierra, al menos no remotamente en el marco temporal de la crisis actual. Virginia ha acogido a miles de refugiados del huracán Katrina y puede esperar recibir a muchos más y crear muchos refugiados nativos. El único pensamiento que dice que cada futuro huracán Sandy evadirá a Virginia es una ilusión. La afirmación de que Tánger producirá los primeros refugiados estadounidenses del caos climático es deliberadamente ciega.

El calentamiento traerá variedades de mosquitos (que ya llegaron) y enfermedades. Los riesgos graves incluyen la malaria, la enfermedad de Chagas, el virus chikungunya y el virus del dengue. Búscalos. La televisión no los explicará hasta que estén aquí.

Los habitantes de Virginia, como otros en los Estados Unidos, consumen mucha más energía y producen mucho más calentamiento per cápita que las personas en otros países, incluidos los países de Europa que no desprecian. Las propuestas para detener realmente la catástrofe climática generalmente requieren que los estadounidenses comiencen a vivir como los europeos (¡el horror!).

La Constitución de Virginia requiere que el estado «proteja su atmósfera, tierras y aguas de la contaminación, el deterioro o la destrucción, para el beneficio, el disfrute y el bienestar general de la gente». En un sistema judicial decente, cualquier miembro del público podría tener esto impuesto a través de un esfuerzo masivo de Marshall-Plan de emergencia para preservar nuestro clima. El Departamento de Calidad Ambiental de Virginia no se preocupa por el cambio climático. Virginia está muy rezagada con respecto a Maryland y Carolina del Norte al abordar el cambio climático. Se pueden tomar fácilmente muchos pasos razonables si se encuentra la voluntad política, pero se vuelven más difíciles con cada año que pasa.

Traducido del inglés por Alejandra Llano

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Norteamérica
Tags:

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

50 anniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Europe.Netting

Europe.Netting

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.