Bulgaria: Conmemoraciones del 103º aniversario del Genocidio Armenio

16.05.2018 - Giustina Selvelli - East Journal

Este artículo también está disponible en: Italiano

Bulgaria: Conmemoraciones del 103º aniversario del Genocidio Armenio
Memorial del genocidio armenio en Ereván, capital de Armenia. (Imagen de Wikimedia Commons)

Cientos de personas han recordado a las víctimas del genocidio armenio que tuvo lugar entre 1915 y 1922 en los territorios del Imperio Otomano, desfilando por las calles de algunas de las principales ciudades del país, entre ellas Sofía, Plovdiv, Silistra, Ruse, Shumen, Dobrich y Pleven. El 24 de abril corresponde históricamente a la fecha en que tuvo lugar la primera deportación organizada de la clase intelectual armenia de la entonces Constantinopla a la ciudad de Ankara, en lo que fue el preludio de las masacres a gran escala dirigidas a toda la población. Se estima que alrededor de un millón y medio de personas murieron a causa de la violencia de los Jóvenes Turcos, encabezados por el Ministro del Interior Talaat Pasha, considerado el principal creador del plan para eliminar a la población armenia. La masacre armenia ha sido reconocida como “genocidio” por 29 países de todo el mundo, así como por diversas organizaciones e instituciones internacionales, incluidas las Naciones Unidas y el Consejo de Europa.

En 2015, con motivo del centenario del inicio de las persecuciones, el Parlamento búlgaro adoptó una declaración de reconocimiento histórico de estos acontecimientos, definidos como “exterminio masivo del pueblo armenio en el Imperio Otomano”. En esa ocasión, el Primer Ministro Boyko Borisov quiso especificar cómo la definición correspondía a la expresión búlgara de “genocidio“, pero esta declaración no satisfizo a quienes esperaban un reconocimiento inequívoco a nivel internacional. De hecho, desde hace varios años, los municipios de Plovdiv, Burgas, Ruse, Stara Zagora y Pazardžik han reconocido las masacres armenias como “genocidio“, un hecho que ha provocado en algunos casos tensiones en las relaciones con Turquía. Un ejemplo de esto es la suspensión del proyecto para establecer una línea aérea de bajo coste entre las ciudades gemelas de Bursa y Plovdiv tras el reconocimiento del genocidio armenio por el consejo municipal de este último.

Las conmemoraciones del 24 de abril en la ciudad de Plovdiv

Plovdiv es una ciudad particularmente sensible a los problemas armenios, ya que aquí reside la comunidad más grande del país, que es de alrededor de 4000 personas de un total de 12000 estimados en las cifras oficiales. No es de extrañar, por tanto, que un año más las celebraciones del 24 de abril hayan estado marcadas por una gran participación y emoción. El día comenzó con una misa conmemorativa en la Iglesia Apostólica Armenia “Surp Kevork”, seguida de unos minutos de meditación frente a la gran cruz de madera (“khachkar”) ubicada en el patio del complejo comunitario, entre la iglesia y la escuela armenia “Viktoria y Krikor Tiutiundjian“.

Algunos estudiantes recitaron versos dedicados a sus antepasados que murieron en el genocidio y honraron a las víctimas colocando flores alrededor del monumento. Por la tarde, cientos de personas, entre las que se encontraban ciudadanos búlgaros y destacados representantes de organizaciones armenias locales, marcharon por la calle principal de la ciudad enarbolando tanto la bandera armenia como la búlgara. Al final de la marcha, que finalizó en la plaza central, se leyó una declaración en la que se pedía a Turquía que reconociera los crímenes cometidos durante la Primera Guerra Mundial como “genocidio contra los armenios“. La jornada terminó en un cine de la ciudad, donde se proyectó el reciente documental sobre el genocidio armenio “Izkorenyavane (“Extirpación”, 2017) del director búlgaro Kostadin Bonev, que tuvo lugar simultáneamente en varias ciudades del país.

Solidaridad de las instituciones culturales búlgaras y armenias en Plovdiv

Ese mismo día se publicó un breve vídeo en diferentes medios de comunicación en el que los armenios búlgaros se dirigían a su país “adoptivo” balcánico, declarando su profunda gratitud por la hospitalidad y solidaridad ofrecida a su pueblo en diferentes momentos históricos. Sin duda, esta manifestación de hermandad alcanzó su punto álgido en el período inmediatamente posterior al genocidio, en los años comprendidos entre 1922 y 1926, cuando unos 25.000 armenios que huían de los territorios turcos llegaron al país, gracias a la apertura de las fronteras, decisión del emperador búlgaro Boris III, quien deseaba recibir a los supervivientes. La mayoría de los refugiados que decidieron quedarse en Bulgaria se detuvieron en Plovdiv, donde había una gran comunidad armenia compuesta y estratificada: las primeras llegadas se remontan al siglo IX y las más recientes a los años de las persecuciones contra los armenios del sultán otomano Abdul Hamid II, que tuvieron lugar entre 1892 y 1896.

Con la afluencia de nuevos refugiados, Plovdiv confirmó su papel como ciudad multiétnica, creando un terreno fértil para el desarrollo ulterior de importantes instituciones culturales a fin de preservar la identidad etnolingüística de esta minoría. A este respecto, es importante recordar cómo se fundó la actual escuela armenia Tiutiundjian en 1834, y cómo varias periódicos armenios ya habían visto la luz en la segunda mitad del siglo XIX. Sus herederos actuales son el semanario Parekordzagani Tzain (de la asociación benéfica armenia Unión General Benévola) y el semanario bilingüe Vahan. En las páginas de estos periódicos el tema del genocidio es uno de los más recurrentes, y el discurso se lleva a cabo a nivel transnacional gracias al contacto con las comunidades diásporas de diferentes países (especialmente Rumania, Turquía, Estados Unidos, Canadá) y debido a la relación con la República de Armenia, que ha establecido un Ministerio de la Diáspora específico.

Una editorial armenia local (“Armen Tur”) publica obras de escritores de las comunidades de Plovdiv y de la diáspora mundial (incluyendo el trabajo de Hrant Dink, un periodista turco-armenio que fue asesinado en Estambul en enero de 2007). Esto demuestra que existe una voluntad específica, acompañada de una fuerte memoria cultural e identitaria, de llevar adelante las características fundamentales que constituyen el núcleo vivo de la “Armenidad” a través del tiempo y de la distancia.

La diáspora armenia más reciente y la relación armenio-búlgara

En 2005, durante el 90º aniversario del comienzo del genocidio armenio, la comunidad de Plovdiv logró realizar la idea, alimentada durante varios años, de erigir un monumento en memoria de las víctimas del genocidio de 1915 y establecer un pequeño espacio museístico dedicado en la cripta de su iglesia apostólica. Contiene numerosas exposiciones, entre ellas objetos personales, libros, fotos y documentos oficiales que las personas que huían de las masacres pudieron llevarse consigo y cuyos descendientes donaron al museo para contribuir a una obra esencial de la memoria colectiva. La diáspora armenia en Bulgaria ha atravesado una nueva fase de vigor desde la caída de la URSS y la posterior creación de una Armenia independiente en 1991. Contrariamente a las expectativas de la propia comunidad de la diáspora, debido a las dificultades económicas, el país caucásico no consiguió catalizar un flujo migratorio procedente de las comunidades armenias dispersas por todo el mundo. En cambio, se desencadenó un movimiento de oposición, por el que muchas personas se vieron obligadas a trasladarse a otros lugares, como Bulgaria, en un proceso de migración que todavía no se ha detenido por completo. La relación entre armenios y búlgaros sigue caracterizándose por actitudes positivas y de cooperación: un hecho importante que se ha puesto de manifiesto en los últimos años es el creciente interés del público búlgaro por la cultura armenia, que ha estimulado la publicación de numerosas obras de historia y literatura armenias, también gracias a la Cátedra de Armenística y Caucasianismo establecida en la Universidad “Sveti Kliment Ohridski” de Sofía. Por último, en lo que se refiere a los contactos interculturales entre los dos países, no podemos olvidar el famoso poema “Armentsi”, escrito a principios del siglo XX por Peyo Yavorov, uno de los poetas búlgaros más ilustres, en homenaje a los armenios víctimas de las masacres del Hamidi a finales del siglo XIX, un ejemplo profundo de la hermandad armenio-búlgara, que ha permanecido hasta hoy en la conciencia de ambos pueblos.

Categorías: Asia, No-discriminación, Opiniones, Paz y Desarme
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


App Pressenza

App Pressenza

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.