El nuevo movimiento judeo-árabe que planea salvar a la izquierda israelí

12.04.2018 - +972 Magazine

Este artículo también está disponible en: Inglés

El nuevo movimiento judeo-árabe que planea salvar a la izquierda israelí
Activistas y miembros de otros grupos de izquierda protestan en las afueras de la sede del Likud en Tel Aviv tras la respuesta mortal de Israel a las protestas en Gaza. 1 de abril de 2018. (Imagen de cortesía de Standing Together, Vía 972)

Standing Together, un nuevo movimiento conjunto árabe-judío, tiene como objetivo transformar la política israelí. No será fácil, pero el primer paso de la izquierda israelí hacia el poder podría ser creer que puede volver a ganar.

La izquierda israelí se encuentra en medio de una crisis histórica. Fuera del poder por más de 20 años (con excepción de la breve y dubitativa etapa de Ehud Barak como primer ministro), Labor está ahora encabezado por un millonario ejecutivo de telecomunicaciones quien una vez sirvió como ministro bajo el poder de Netanyahu. Meretz, el partido polvoriento y socialdemócrata, apenas llegó a la Knesset en 2015. El campamento de Peace Now está fracturado y sin líderes. El prometedor y joven director de Paz Ya, Avi Buskila, renunció después de apenas un año y medio para buscar el liderazgo de Meretz; perdió. Una nueva cosecha de partidos centristas –los más fuertes aspirantes electorales– para Netanyahu, han resultado ser, en su mayoría, Nentanyahu a la ligera.

En este clamoroso vacío político ha surgido un nuevo movimiento de izquierda llamado Omdim Beyachad (Standing Together). El movimiento ha comenzado a tener éxito donde otros vacilaron, aprovechando las estrategias y lecciones de los exitosos movimientos populistas de izquierda de todo el mundo. El movimiento es joven -apareció por primera vez a finales de 2015- pero ha ido creciendo constantemente en tamaño e influencia. Los activistas de Standing Together esperan que el movimiento se convierta en la fuerza que guíe a la izquierda israelí.

Standing Together ha desempeñado un importante papel de apoyo en la campaña pública para detener la deportación, por parte de Israel, de los solicitantes de asilo africanos. A través del uso creativo de los grupos de WhatsApp y de la banca telefónica, sus activistas distribuyeron miles de pancartas contra la deportación que cuelgan de los balcones de las principales calles de Tel Aviv y Jerusalén. Junto con el grupo feminista Mizrahi «Power to the Community» (Poder para la comunidad), el movimiento ayudó a reunir a 20.000 personas en una manifestación masiva en el sur de Tel Aviv a finales de febrero. Dos semanas antes, marcharon varios miles de israelíes por la calle Ben Yehuda de Jerusalén, desplazando a los vándalos de extrema derecha que se han convertido en un rasgo característico de la ciudad en los últimos años.

Tras la primera semana de protestas en la frontera de Gaza, durante la cual el ejército israelí mató a 17 manifestantes desarmados e hirió a cientos más, Standing Together llevó a cientos de manifestantes al cuartel general del partido Likud en Tel Aviv. Con sus camisas púrpuras características, signos y, en este caso, una gigantesca pancarta, declararon: «una nación que ocupa otra nación nunca será libre».

Activistas de Standing Together se preparan ahora para protestar contra la inminente demolición por parte de Israel de la aldea beduina de Umm al-Hiran en el Néguev. Está previsto construir una ciudad sólo para judíos sobre las ruinas de la aldea.

Una izquierda con visión de futuro

«Durante diez años, mis amigos y yo estuvimos hombro con hombro en muchas campañas y luchas, una tonelada de protestas, pero cada vez tuvimos que empezar de cero», me dice Alon-Lee Green, uno de los fundadores del movimiento, me dijo unos días antes de la primera asamblea nacional del movimiento el pasado diciembre, explicando cómo y por qué se inició Standing Together. «Nos reuníamos para protestar contra la guerra en Gaza y luego nos dispersábamos de nuevo. Luego estaba la protesta social y tratábamos de reunir a todas nuestras fuerzas, y luego nos dispersábamos de nuevo».

A sus 30 años, Green es un experimentado dirigente político. Un activista sindical que se convirtió en una cara prominente de las protestas sociales de 2011, es miembro del Partido Comunista de Israel y de Hadash, la alianza socialista árabe-judía que ahora forma parte de la Lista Conjunta de la Knesset.

«No habíamos tenido éxito en la construcción de poder», continúa Green. «Nos dimos cuenta de que necesitábamos una organización que pudiera construir el poder y crear continuidad en su capacidad de movilizar a la gente, organizarla y pensar más acerca de cómo la izquierda puede ser progresista y no sólo hacer lo que está acostumbrada a hacer».

La fundación de Standing Together fue, en parte, una respuesta al fracaso de los partidos de izquierda. «Hasta ahora, el sistema ha sido: ven a firmar una tarjeta de membresía en un partido y te dejaremos votar cada dos meses en algún tipo de elecciones primarias, y una vez al año en algún tipo de votación [más grande]», me dice Nadav Bigelman, miembro del comité directivo nacional del movimiento. «Pero esto no funcionó de manera efectiva.»

Fundada a finales de 2015 por antiguos alumnos de las protestas sociales de 2011 (la versión israelí de Occupy), jóvenes miembros del partido comunista y otros veteranos activistas de izquierda, Standing Together – identificable por su parafernalia púrpura – se ha vuelto omnipresente en las protestas de todo el país en los últimos dos años: contra los desalojos en Jerusalén Oriental, las demoliciones de viviendas en el Néguev, el racismo anti-árabe en el norte y contra el plan de Israel de deportar a decenas de miles de refugiados eritreos y sudaneses.

Bigelman, de 29 años, es un estudiante de maestría en políticas públicas de la Universidad Hebrea que pasó seis años trabajando en la ONG israelí contra la ocupación Rompiendo el Silencio. También es miembro de Meretz, añadiendo algo de diversidad partidaria a un liderazgo que de otra manera sería muy pesado para Hadash.

«La política no sólo ocurre en el ámbito parlamentario; yo diría que la mayoría de la política no ocurre allí», añade Bigelman. «La gente vive la política en su vida cotidiana y nosotros queremos llegar a ellos en su vida cotidiana, en la base. Queremos salir a conocer gente en todas partes, en cualquier lugar: en el trabajo, en el autobús, donde sea».

Construyendo el Podemos de Israel

Aunque el movimiento puede haber identificado un vacío en la política israelí, parece no estar seguro de cómo llenarlo exactamente – cómo llegar a la gente a nivel de base y qué hacer con ellos una vez que sean activados. La estructura de partido, que históricamente ha dominado la política israelí, ya no puede movilizar a un gran número de personas. Las ONG de derechos humanos y las organizaciones de la sociedad civil se han convertido en los últimos años en la columna vertebral de facto de la izquierda israelí y en el campo de la paz, especialmente en ausencia de una oposición parlamentaria efectiva. Pero las ONG no son movimientos de masas.

Los activistas de Standing Together lo saben y citan una amplia gama de modelos de los que dicen que están aprendiendo: Podemos, el partido populista de izquierda español; Momentum, el grupo de presión dentro del Partido Laborista Británico; Syriza, el partido griego de izquierda contra la austeridad que alcanzó al poder en 2015; los Socialistas Demócratas de América; the American community organizing tradition (la tradición organizativa de la comunidad americana); e incluso el movimiento de colonos de derecha Gush Emumin (en hebreo, el Bloque de Creyentes).

Pero todos estos modelos son diferentes e incluso un tanto contradictorios. La mitad son partidos o agrupaciones dentro de partidos políticos, en los que los activistas y líderes de Standing Together insisten categóricamente en que no tienen intención de convertirse.

«Estamos en un proceso de aprendizaje continuo», dice Green. «Estamos tratando de examinar modelos de la Nueva Izquierda en todo el mundo. Y aprender de ellos, de sus errores también».

«Estamos tratando de hacer preguntas que no son necesariamente políticas», continúa. «¿Cómo se empieza un capítulo? ¿Cómo llegó Momentum a la situación en la que tiene una sucursal en cada ciudad de Inglaterra? ¿Cómo logró Podemos inyectar con éxito su lenguaje político en la política dominante?»

Sin embargo, la admiración de los activistas de Standing Together por Podemos y el Líder Laborista Británico Jeremy Corbyn, es clara. El color de Podemos, como el de Standing Together, es púrpura. Y los activistas algunas veces literalmente traducen los eslóganes de Corbynite – como «para muchos, no para pocos» – al hebreo en sus discursos.

Esta afinidad tiene sentido. Alrededor del mundo, el apoyo a los viejos partidos socialdemócratas ha colapsado; Israel no es una excepción. Partidos como Podemos han reemplazado a la vieja y desacreditada socialdemocracia adoptando un enfoque «agonístico» y mayoritario, basándose en una orientación teórica compartida (en particular el trabajo de la teórica política belga Chantal Mouffe y su difunto compañero, Ernesto Laclau). Estos partidos están agónicos en el sentido que ellos nombran a sus enemigos políticos. Son mayoritarios en el sentido de que sitúan «al pueblo», la mayoría, en oposición a una clase de élites pequeña, privilegiada y explotadora. Llevar este tipo de política a Israel, al menos a nivel de mensajería, sólo requiere un trabajo de traducción menor.

Aprender de los colonos

Aprender de la tradición organizativa de la política estadounidense será más difícil. Rules for Radicals, el manual de organización del legendario organizador judío Saul Alinsky, que comienza con una cita de Hillel el Viejo, nunca ha sido traducido completamente al hebreo. Lo mismo ocurre con el trabajo de Gene Sharp, el estudioso de la protesta noviolenta que murió en enero. La mayor parte de la literatura de organización comunitaria, así como la literatura en el floreciente campo de la resistencia civil, sigue sin estar disponible para los lectores israelíes. Para compensar, el movimiento ha invitado a estudiantes del Mariscal Ganz, el gurú organizador de la comunidad acreditado con la campaña presidencial del ingeniero Barak Obama, a hablar con sus miembros.

Pero el modelo más adaptable para Standing Together -y que requeriría menos traducción- podría ser, paradójicamente, el movimiento de colonos Gush Emunim.

«Pienso en Gush Emunim como un movimiento político masivo que no era un partido, pero que movió todo el mapa político más a la derecha», me dice Bigelman.

«No tenemos las mismas prácticas o métodos y, por supuesto, no tenemos la misma ideología», añade. «Pero en términos de pensar en maneras de cambiar el discurso político en las formas que ellos quieren, aunque no sea en el parlamento o en la Knesset, ellos hicieron algo muy sustancial».

Lo que podría llamarse el enfoque Gush Emunim, que actúa como una fuerza que puede tirar de los partidos políticos en una dirección, fue exhibido en la protesta fuera de la sede del Likud la semana pasada. Líderes de Meretz y Hadash dieron discursos o simplemente estuvieron presentes; incluso se presentaron algunos activistas del partido Laborista. Pero el tono de la protesta, los cánticos y la mayoría de los signos, pertenecían a Standing Together.

 

El mayor activo del movimiento es quizás también su mayor desafío. Standing Together es un movimiento conjunto árabe-judío. Todos sus materiales -en Facebook, en carteles de protesta- aparecen en hebreo y árabe. El liderazgo y las bases del movimiento incluyen judíos israelíes y ciudadanos palestinos de Israel. Se jacta de un nivel de compromiso político conjunto árabe-judío que casi ninguno de los partidos políticos, excepto quizás Hadash, abordan.

«El movimiento no está sentado en Tel Aviv hablando de Taibeh», me asegura Nisreen Shehada, miembro del comité directivo nacional. Shehada, que tiene un doctorado en ingeniería química y nanotecnología, trabaja en una gran empresa de alta tecnología y vive en Haifa. A diferencia de Green y Bigelman, ella dice que nunca ha estado involucrada en partidos políticos – como muchos de los nuevos activistas del movimiento.

«Tenemos activistas no sólo en Taibeh, sino también en Tira, Haifa, Jaffa y en todas partes donde la gente quiera participar», dijo Shehada en una entrevista telefónica en enero, refiriéndose a las ciudades árabes y mixtas judeo-árabes de Israel. «Esa es nuestra manera de llegar a gente de diferentes poblaciones – estando en los lugares donde están.»

Convencer al público judío

Standing Together tiene nueve círculos – lo que el movimiento llama capítulos – ubicados en todo el país: en el Sharon y el Triángulo (un área de comunidades judías y árabes en el norte); en el Negev, donde gran parte de las energías del movimiento se concentran en las comunidades beduinas no reconocidas; en Haifa; en Tel Aviv; en Jerusalén; y en las universidades de Tel Aviv, Ben Gurion, Haifa y Hebrea.

Sin embargo, no todos los círculos son modelos de política conjunta. En Jerusalén, por ejemplo, los miembros reflejan la realidad de la vida en la ciudad segregada, donde los palestinos no son ciudadanos y generalmente boicotean la política municipal; la mayoría de los activistas del círculo son judíos.

Para ganar el apoyo de las masas en un país mayoritariamente judío, el movimiento sabe que tendrá que trascender de alguna manera la naturaleza segregada de la política israelí, especialmente en un momento en que el racismo y la violencia de la derecha están en aumento. Queda por ver si el tipo europeo de populismo de izquierda puede adaptarse a Israel, donde no existe una verdadera identidad cívica nacional de la que se pueda hablar y que pueda ser adoptada tanto por árabes como por judíos.

«En esta realidad, hacer política árabe-judía es un serio desafío diario», admite Green. «Es la cuestión de dónde celebramos nuestras reuniones, dónde ponemos nuestros recursos para iniciar un nuevo círculo, qué lenguaje usamos para hacer un evento o mantener una conversación, la cuestión de en qué luchas decidirse a participar – porque no hay escasez de luchas que son importantes para los árabes en Israel».

Los judíos israelíes, incluidos los que se definen a sí mismos como izquierdistas, se han negado durante mucho tiempo a ver a los ciudadanos palestinos de Israel como posibles socios. Avi Gabbay, el nuevo líder del Partido Laborista, ilustró esta mentalidad el pasado octubre cuando declaró que el Partido Laborista no se uniría a un hipotético gobierno con la Lista Conjunta, la coalición heterogénea de partidos dirigidos por árabes. «No tenemos nada en común con ellos», dijo. Standing Together tendrá que convencer al público judío de lo contrario.

Sin embargo, Green también critica a la Lista Conjunta por no llenar ese otro vacío: la ausencia de un espacio significativo para las políticas árabe-judía. «La Lista Conjunta es un serio repliegue de la política árabe-judía compartida. En el lado político, de hecho, sus votantes son básicamente árabes y su política no es judío-árabe».

«Es posible que en la fiesta se enojen conmigo por decir esto», dice Green con indecisión, antes de continuar. «La Lista Conjunta no trata la cuestión de cómo cambiar la realidad o la cuestión de hablar a todo el público israelí.»

Los activistas de Standing Together tienen sus ojos puestos en un cambio transformador. Su objetivo: un movimiento de masas de árabes y judíos que se oponga al neoliberalismo tanto como a la ocupación, que luche por los derechos LGBT y de las mujeres, así como por la plena igualdad de los ciudadanos palestinos de Israel. En las profundidades del tercer gobierno de Netanyahu, llamar a esto ambicioso es quedarse corto.

Y, sin embargo, además de la teoría política europea y de los modelos organizativos estadounidenses, el movimiento ha insistido en llevar a la izquierda israelí algo que le ha faltado durante mucho tiempo: la esperanza. Si el movimiento tiene un lema, es «Donde hay lucha, hay esperanza», que está blasonado en letreros, pancartas y bolsos (los bolsos también llevan la cara de Martin Luther King Jr.). La izquierda israelí ha estado fuera del poder durante tanto tiempo que se ha acostumbrado a perder – creer que puede ganar puede ser el primer paso para volver al poder.

En la primera asamblea nacional de Standing Together, celebrada en un estudio de actuación en Jaffa, Dov Khenin, el veterano político judío de Hadash, que últimamente intentaba ser una especie de Bernie Sanders israelí, se acercó a otro hombre mayor con el que había estado hablando.

«¿Qué piensas, Dov?», preguntó el hombre mayor.

Khenin, sonriendo, respondió: «Comienza la revolución».

Tendremos que esperar y ver.

Traducido del inglés por Maria Cristina Sánchez Carrillo

Categorías: Derechos Humanos, Medio Oriente
Tags: , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.