Abolition 2000 Oportunidades

29.04.2018 - Ginebra, Suiza - Pressenza Budapest

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

Abolition 2000 Oportunidades

El sábado 28 de abril, representantes de varias organizaciones antinucleares y otros individuos se reunieron en Ginebra para la Asamblea General Anual de Abolition 2000.  En una sección sobre Desafíos y Oportunidades, Tony Robinson del Comité Coordinador de Abolición 2000, editor de Pressenza, y miembro de Mundo sin Guerras y Violencia fue invitado a presentar una ponencia sobre Oportunidades.  Lo publicamos aquí para el beneficio de nuestros lectores.

El Comité me ha invitado a dar una visión general de cuáles son las oportunidades actuales para el movimiento Abolition.  Dado que nuestra red es una colección de diferentes grupos que trabajan en diferentes áreas y con diferentes prioridades, la visión general de cualquier persona será diferente y, en cualquier caso, la intención no es definir una posición común de Abolition 2000, sino simplemente poner algunas ideas sobre la mesa que pueden o no ser útiles en nuestro subsiguiente intercambio de puntos de vista y en nuestras reflexiones sobre qué hacer a partir de ahora.  Debemos tener en cuenta que este tema también se tratará en la reunión de estrategia que se celebrará en Nueva York dentro de dos semanas.

Nuestro panorama parece haber cambiado radicalmente durante el último año con la fructificación de los esfuerzos de ICAN y otros para lograr un Tratado de Prohibición.  Desde el punto de vista jurídico, se trata de un instrumento que colma la brecha jurídica que pretendía llenar y es, a primera vista, un valioso componente para la eliminación de las armas nucleares.  Incluso ahora, y especialmente cuando entre en vigor, proporcionará un terreno moral aún más elevado desde el que hacer campaña.

Sin embargo, a pesar de este tratado, todavía estamos muy lejos de su eliminación, y mientras ICAN tenga las manos ocupadas para el próximo año más o menos hasta que el tratado entre en vigor, el alcance de Abolition 2000 es más amplio que el del Tratado de Prohibición y, en términos de complementación y cooperación, podremos avanzar en los 11 puntos de nuestra Declaración de Fundación.

Al pensar en las Oportunidades, lo primero que hay que decir es que los medios de comunicación están prestando cada vez más atención a las armas nucleares, por lo que nuestra causa está ganando más espacio en la conciencia pública, especialmente en los países occidentales.  Esto se debe en gran medida al Tratado de Prohibición y al Premio Nobel de la Paz, que hizo que incluso los medios de comunicación más importantes tomaran nota, pero hay otras razones por las que se está prestando más atención a la cuestión.  El aumento de las tensiones a lo largo de 2017 en Corea, incluidos los ensayos de armas nucleares, ha llevado a que ayer los líderes de Corea del Norte y del Sur se dieran la mano en la frontera y hablaran por primera vez en años.  El acuerdo con Irán está cada vez más amenazado y hay potencias en Oriente Próximo que tienen los recursos y están buscando formas de estar preparados para armarse.  Ya abundan los rumores sobre un acuerdo de reparto de armas entre Pakistán y Arabia Saudí, y hay países en la región que intentan avanzar en la energía nuclear, que, como todos sabemos, es el precursor de las armas nucleares.

Así que nuestra oportunidad es que cada vez más gente conozca el problema, de modo que iniciar una conversación debería ser más fácil.

Pero, ¿qué podemos hacer con esta oportunidad?

Es una buena pregunta y cada uno de nosotros, desde nuestro diferente campo de campaña y ubicación geográfica, dará una respuesta diferente.

Pero quería centrar mi intervención de hoy aquí en lo que podemos hacer como movimiento antinuclear, porque al menos para mí está claro que tenemos que empezar a pensar en nosotros mismos como un movimiento y no como una red de organizaciones individuales, muchas de las cuales no son más que uno o dos activistas comprometidos.  Como anécdota, recuerdo mi primera asamblea general de Abolition 2000 en Nueva York en 2009.  Llegué lleno de emoción al pensar en un enorme salón lleno de 2000 personas (al menos una persona por organización en la red, ¿cierto?) ¡Pueden imaginarse mi sorpresa y mi pequeña decepción en una reunión de «sólo» 100 personas!  Esto no es una crítica, es la realidad de que nadie gana dinero por ser un activista antinuclear y es difícil encontrar voluntarios comprometidos que trabajen durante años en una tarea ingrata sin más recompensa que la satisfacción espiritual de saber que lo que uno está haciendo es correcto, no sólo para uno mismo, sino para la humanidad en su conjunto.

Entonces, ¿cuáles son las áreas en las que podríamos avanzar?

  1. Ámbito geográfico

La representación en nuestra red está distribuida de manera muy desigual entre los países occidentales.  ¿Dónde están los activistas rusos por la paz?  ¿Dónde están los coreanos?  ¿Los indios y los pakistaníes?  ¿Dónde están los africanos, latinoamericanos y asiáticos cuyas regiones y poblaciones se verán tan devastadas por una guerra nuclear limitada?  La oportunidad de abrir la Abolition 2000 aún más en estas regiones (porque no es cierto que no tengamos contactos en estos lugares) se acentúa con la nueva conciencia de las armas nucleares.

  1. Diversidad de idiomas

Demasiado de lo que hacemos, de hecho, casi todo lo que hacemos, se hace en inglés.  Viene con la condición de origen, y no es una crítica, pero es una limitación.  No podemos esperar crear un movimiento global si no intentamos comunicarnos intencionadamente con la población mundial en sus propias lenguas.  Hemos tratado de avanzar en esto durante el último año, con un nuevo sitio web que es capaz de soportar múltiples idiomas.  Se hizo un buen comienzo con el francés y el español, pero desde entonces se ha detenido un poco.  Esto es en parte culpa mía, pero ni siquiera tres idiomas son suficientes, deberíamos comunicarnos en los seis idiomas oficiales de las Naciones Unidas, además de los idiomas de todos los Estados poseedores de armas nucleares y los idiomas de los Estados parásitos.

  1. Universalidad del Tratado de No Proliferación.

Durante décadas, hemos venido aquí a las conferencias del TNP y escuchamos a las naciones repetir las mismas líneas aburridas acerca de instar a la universalidad.  Cuando esto viene de los estados con armas nucleares es cínico y de mala fe.  Es una justificación para no hacer nada.

Sin embargo, se trata de un problema grave y tal vez podamos hacer algo para ayudar.  Desde Abolition 2000, ¿podemos apoyar los esfuerzos por la paz en Oriente Medio?  ¿Por la paz entre India y Pakistán?  ¿Por la paz en Corea?  No hablamos de estos temas porque no tenemos representantes de esos lugares aquí.  Pero ¿podríamos?  Lograr esas cosas sería grandioso en sí mismo.  El recientemente disuelto Movimiento de Desarme de Israel, bajo la dirección de Sharon Dolev, está promoviendo una zona libre de armas de destrucción masiva en el Oriente Medio.  ¿Qué podemos hacer para ayudarla a ella y a otras iniciativas similares?

  1. Crear conciencia

Todo lo anterior se reduce en gran medida a la sensibilización de la población en su conjunto.  Recuerdo que cuando tenía 15 años vi la película «Threads» y me sentí aterrorizado.  Lo que no sabía hasta el año pasado es que más o menos al mismo tiempo que Ronald Reagen estaba viendo «The Day After» y estaba tan sorprendido por ello que inició un acercamiento con la Unión Soviética que casi llevó al fin de las armas nucleares en las reuniones de Reikiavik.  Nos corresponde a todos seguir concienciando sobre los peligros de las armas nucleares informando al público en general en la medida de lo posible.  Estoy convencido de que los únicos políticos que votan a favor de mantener las armas nucleares son los que nunca han visto o leído las presentaciones de IPPNW sobre el invierno nuclear y el riesgo de que hasta 2.000 millones de seres humanos morirían como resultado de una guerra limitada de 100 bombas.

  1. Expandiendo nuestra red de contactos.

Podemos pensar que nuestro problema son las armas nucleares, pero es sólo un síntoma de un problema sistémico mucho mayor.  La raíz de nuestro problema con las armas nucleares es la misma raíz del problema de la discriminación contra las mujeres, la misma raíz que subyace a la destrucción del medio ambiente, la misma raíz que subyace a la pobreza mundial, la violación de los derechos humanos, la violencia armada y muchos otros.

Este problema subyacente es un desprecio por la vida humana.  Si ponemos los valores de nuestra sociedad en un orden de importancia, por encima del valor de la vida humana está el valor del dinero, el poder, el sexo y el prestigio.  Es esta escala de valores la que permite la existencia de armas nucleares, la que permite la destrucción del medio ambiente, la violencia contra las mujeres y todas las demás formas de violencia en el mundo de hoy.  La violencia que subyace en nuestro mundo de hoy; la violencia física, económica y psicológica en nuestro mundo de hoy, proviene de una escala invertida de valores que son francamente anti-humanistas.

En este contexto, parte de nuestro trabajo en el movimiento antinuclear es reconocer que compartimos un propósito común con todos esos otros movimientos.  Por lo tanto, parte de nuestro trabajo como movimiento debe ser construir relaciones con esos otros movimientos, para que podamos crear una inteligencia común entre todos nosotros, y una red de apoyo mutuo.

Hay quienes dirán correctamente que no tenemos suficiente tiempo para hacer lo que estamos haciendo, pero es igualmente correcto decir que no eliminaremos la violencia que crea las condiciones para las armas nucleares hasta que entendamos cómo esa violencia se manifiesta y nos afecta a todos nosotros que trabajamos en todos esos diversos campos de activismo, y no eliminaremos esa violencia hasta que entendamos que no podemos hacerlo solos.

Así que antes de terminar, quería que nos quedáramos con un último pensamiento: que la violencia que existe en nuestra sociedad también existe dentro de nosotros.  Cuando tratamos a otros seres humanos como objetos para nuestros propósitos, cuando tratamos a otros como objetos, cuando tratamos a otros de manera muy diferente a como nos gustaría ser tratados, estamos reflejando en nuestro comportamiento personal la violencia que existe en nuestra sociedad y que se nos transmite a través de nuestra cultura y la educación que recibimos.  En este contexto, mientras luchamos por eliminar las armas nucleares, no debemos olvidarnos de trabajar sobre nosotros mismos, no debemos olvidar la Regla de Oro de tratar a los demás como queremos ser tratados, porque sólo en un proceso de cambio personal y social simultáneo crearemos el mundo futuro en el que cada ser humano pueda disfrutar plenamente de una vida digna.

Espero que estos comentarios sean útiles, y si no, espero que no hayan hecho perder demasiado tiempo.

Categorías: Internacional, Opiniones, Paz y Desarme
Tags: , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.