Destrozando el planeta con fines de lucro

26.01.2018 - Countercurrents

Este artículo también está disponible en: Inglés

Destrozando el planeta con fines de lucro

Por William Bowle

Antes de comenzar este ensayo, leí algunas de mis intervenciones pasadas que mencionaban el cambio climático y el capitalismo, la primera en 2006, cuando opinaba en un artículo sobre la «Guerra contra el terrorismo»:

Tal vez, la catástrofe climática inminente y las acciones genocidas de EE. UU nos obliguen finalmente a pensar y actuar «de manera diferente» pero, sin una idea clara de hacia dónde nos dirigimos o de cómo llegar, la situación actual es desastrosa. . – ¿Qué debe hacerse? 2 de noviembre de 2006.

En los años posteriores, las cosas se han vuelto aún más graves en casi todos los frentes. Parece que la élite política y empresarial del mundo está aún más arraigada dentro de su burbuja. Sin embargo, si sabemos lo que hay que hacer, entonces, ¿por qué, frente a lo obvio, no actuamos para evitar una catástrofe?

Pesimismo, progreso…

En su mayor parte, nosotros los zurdos somos optimistas. Creemos en el futuro, en el progreso, en que las cosas mejorarán, eventualmente. Creemos en la idea absurda de que el capitalismo es el «fin de la historia», que a pesar de su implacable propaganda, y a pesar de la derrota de los primeros experimentos socialistas, hay un futuro más allá del capitalismo, condicional por supuesto. Creemos en que debemos reunirnos a luchar por esta causa, ya que no hay nada inevitable al respecto.

Pero tal como están las cosas, es muy posible que la raza humana no esté incluida en ese futuro. Las bacterias tal vez, pero nosotros no.

Personalmente, siempre he tenido la esperanza de que en el futuro las cosas mejorarán. Progreso, revolución. Tal vez no en mi vida, pero creo que eventualmente iremos más allá del capitalismo, y nos encaminaremos hacia a una sociedad sensata. Una que no sea impulsada por la codicia y la ganancia a corto plazo para unos pocos. Hasta que eso ocurra, la realidad del cambio dio en el blanco, pero hablaré sobre esto más adelante.

Y en lo personal…

Después de que mi padre murió cuando yo tenía 10 años, mi madre se juntó con un amigo de la familia. Él no se convirtió exactamente en un reemplazo de mi padre, pero digamos que lo fue por casi 12 años (murió en 2016). Como la mayoría de mi familia en ambos lados, él también era zurdo. Era una persona talentosa. Graduado de la Universidad Real de Arte, diseñador, actor, cantante, compositor, conferencista, y comunista toda su vida (tenía 85 años cuando murió). Al igual que yo, él era optimista. Creía en un mejor futuro, mejor que éste horrible presente; hasta un año más o menos antes de su muerte (creo que se murió de hambre a causa de su cambio de opinión).

Supongo que lo que provocó este cambio fue su creencia de que ya era demasiado tarde, habíamos llegado al denominado ‘punto de inflexión’ y no había marcha atrás. Creía que los cambios creados en la biosfera por 200 años de capitalismo industrial ahora eran irreversibles. Estábamos en el camino hacia la catástrofe y no había nada que pudiéramos hacer al respecto dado el dominio absoluto que tiene el 1% en el mundo. Quizás incluso peor, que no importaba lo que hiciéramos ahora o en el futuro, ya que era demasiado tarde para detener, y mucho menos revertir, el catastrófico (para nosotros) cambio climático.

Destruyendo el planeta, una botella de plástico a la vez

Cuando era niño, de hecho en mi adolescencia, los contenedores solo llegaban en tres tipos; cerámica / vidrio; papel / madera / cartón y metal. Todos eran reciclables y, en su mayoría, lo eran. Billy, el lechero de la compañía encargada de distribuir leche, nos entregaba la leche en botellas de vidrio en la puerta de nuestra casa. Esta compañía no tenía un depósito, solo dejábamos las botellas vacías (limpias) para que Billy las recogiera, devolviera a la planta de embotellamiento donde las lavaban y reutilizaban, al menos tres veces antes de reciclarlas. Como adolescente trabajé todos los sábados en el repartidor de leche, conducido por caballos, ¿pueden creerlo? El caballo conocía la ruta mejor que nosotros. Sabía en qué casa parábamos para conseguir té y galletas de chocolate, y cuándo seguir adelante. Billy rara vez tocaba el caballo y yo nunca lo hice, me asustaba, ya que le gustaba morder.

Comprábamos nuestras frutas y verduras en bolsas de papel de la frutería local, a menos de cien metros de donde vivíamos. Lo mismo ocurría con el pan de la panadería, fresco y horneado dos veces al día, a cien metros más allá de las fruterías.

¿Nostalgia? Quizás sea una pequeña parte, pero la estadística reciente de que dentro de unos años habrá más plástico en el océano que peces, va al fondo de un sistema económico que solo puede ver ganancias y peor aún, que no puede ver más allá de hoy, más allá de la ganancia a corto plazo, incluso si sus acciones amenazan su propio futuro como clase, como un sistema. ¿Descabellado? ¡Apuesto que sí!

Pero como he escrito muchas veces antes (aquí, aquí, aquí, aquí, y aquí por nombrar algunas), el 1% piensa que pueden sobrevivir al próximo conflicto, que su dinero, poder, tecnología y armas les permitirán salir bien de la siguiente tormenta, sacrificando a los indefensos del planeta en nombre de las ganancias.

El problema es que estamos siendo testigos de una retroalimentación negativa y exponencial, entonces lo que se pronosticó hace 10 años como un ‘respiro’ de 30 o 50 años para tomar medidas para frenar este proceso, está ahora previsto como ‘solo’ 10 años y sin duda pronto estará sobre nosotros. ¡Sin años! ¿Cómo puede uno ser positivo frente a estas revelaciones sin entrar en un estado de negación o resignación?

Aún más repulsivo, el 1% no tiene problema en sacrificar vastas franjas de humanidad para preservar su privilegio y la regla del capital. El ‘otro’ es, después de todo, ‘excedente al requisito’. Un vasto ejército de mano de obra excedente, de alcance global, que no necesitan los pocos privilegiados. Y los efectos del cambio climático están sucediendo ahora, no importa diez años después, en lugares como Bangladesh y Puerto Rico. En primer lugar, al no hacer nada para cambiar el sistema económico que lo causó y, en segundo lugar, al no hacer nada cuando el cambio climático ya ha causado desastres y sufrimiento inimaginables.

No podemos decir que no hemos sido advertidos

Hace 56 años, en 1962, Rachel Carson escribió ‘Silent Spring’, sobre los efectos desastrosos de los pesticidas sintéticos en el medio ambiente y en nosotros. A causa de esto:

«Carson fue violentamente atacada con amenazas de demandas y burlas, incluidas las insinuaciones de que esta meticulosa científica era una» mujer histérica «no calificada para escribir un libro así. Un gran contraataque fue organizado y liderado por Monsanto, Velsicol, American Cyanamid -de hecho, toda la industria química- debidamente respaldada por el Departamento de Agricultura [de los EE. UU.], así como de los medios más cuidadosos». – Cambio climático: ¿Tercera Guerra Mundial con otro nombre? 4 de diciembre de 2008, por William Bowles

Más de 50 años después, los científicos del clima han sufrido ataques similares, con el sociópata Trump, que lejos de ser la excepción al régimen capitalista, en realidad lo personifica a plenitud. ¡La única diferencia es que Trump públicamente admite que le importa un comino! Lo que presenciamos con los ataques irracionales de Trump es un sistema al final de su límite, por así decirlo. Enfurecido por su fracaso para alcanzar la hegemonía total sobre el planeta, arremete como una bestia herida. A menos que se lo detenga, amenaza con un Armagedón nuclear para agregar a su lista de crímenes genocidas contra el planeta y su gente.

¿Es demasiado tarde?

Pero, ¿cuáles son las posibilidades de derrocar al capitalismo antes de que sea demasiado tarde para detener, y mucho menos revertir los cambios provocados por este sistema descabellado? ¿Pueden organizaciones como Greenpeace y Amigos de la Tierra, y de hecho, una gran cantidad de grupos de presión «ecologista», obligar a los capitalistas a revertir su trayectoria suicida?

No hasta que dejen de evitar el problema de enfrentar al capitalismo en lugar de la «moralmente edificante» pero ineficaz ruta del acto personal, como por ejemplo, no comprar cosas en botellas de plástico. No es que, como individuos, no debamos dejar de comprar cosas en botellas de plástico, sino que un cambio real solo puede darse a través de acciones colectivas, como una clase que colectivamente se opone al capitalismo y además defiende una forma de vida alternativa. Para mí, no veo otra alternativa que alguna forma de socialismo.

Por lo tanto, la lucha actual en contra de la producción de botellas de plástico una vez más hace caer la responsabilidad en nosotros, o la moda actual en torno a los vasos de café de papel forrado de plástico (los diez mil millones de ellos) nuevamente, nos hace responsables. Pero no hay un llamado para prohibir su producción o prohibir la producción de un sinfín de cajas de plástico, envolturas y cajas que llenan los océanos y nuestros vertederos. En su lugar, haciéndonos pagar con una tasa (impuesto) sobre su venta. Un impuesto que sin duda se utilizará para desencadenar más guerras en el planeta. Además, tenemos que enfrentar el hecho de que no podemos tenerlo todo, cuando es el planeta y su gente quienes pagan el precio de nuestras inútiles e infelices vidas, a pesar de los aparatos y televisores 4K.

Como siempre, el público y el planeta pagan el precio de la producción capitalista, impulsada por los beneficios. En última instancia, es en realidad nuestra responsabilidad, pero de un orden diferente al de ser consumidores obedientes pero «responsables» al reciclar esto y lo otro. Es enfrentando el problema desde la raíz, el capitalismo. Esta es una lucha cualitativamente diferente que requiere acciones no individuales (aunque son importantes), sino una acción organizada y colectiva para transformar la forma en que nos ganamos la vida; nuestro modo económico de producción.

Además, requerirá sacrificio de nuestra parte. Tendremos que decidir cómo queremos vivir nuestras vidas. Sin embargo, me temo que para el momento en que decidamos endeudarnos para comprar toda la basura que termina en armarios sin usar en todo el país (supuestamente el 30%), será demasiado tarde para que podamos hacer algo al respecto.

¿Qué se debe hacer?

Entonces, ¿es inútil? Todo en mí grita, no, ¡hay esperanza! Podemos hacer algo al respecto antes de que sea demasiado tarde. Pero, ¿qué son exactamente las cosas que tenemos que hacer?

Creo que algunas de las cosas iniciales son evidentes, al menos para mí. Por ejemplo, los grupos medioambientales / ecológicos existentes deben entrar en acción y unirse con lo que queda de nuestra izquierda y, a su vez, lo que queda de nuestra izquierda también necesita tomar conciencia y detener su pensamiento imperial y dejar de decirle al resto del planeta qué hacer y concentrarse en el problema de cómo lidiar con la contradicción de ser ciudadanos privilegiados del mundo imperialista y, al mismo tiempo, llamarnos socialistas. Además, lo que queda de nuestra izquierda debe dejar de auto destruirse pasando la mayor parte del tiempo atacando a las distintas facciones de izquierda y centrarse en cambio en enfrentar al enemigo real, el capitalismo.

Hay otro tema que me temo es probablemente aún más difícil de tratar y que es nuestro conocimiento (o falta de este) de lo que sucede fuera de la «burbuja» imperialista en la que vivimos. Un amigo me lo mencionó el otro día, señalando que tenía la ventaja de haber vivido en tres continentes, incluido África. Tenía, al menos en teoría, la ventaja de saber lo que era experimentar la realidad de un mundo conformado por el imperialismo, uno que me ha permitido salir de la burbuja del privilegio imperialista, que puede influenciar incluso al zurdo más radical.

Todo se reduce a la capacidad de empatizar, o no, con la realidad de otra persona. A la capacidad de ponerse en el lugar de otra persona, de ver y experimentar su realidad en lugar de imponer la nuestra en la de ellos. De ahí un supuesto zurdo, de hecho un zurdo ‘profesional’ como Tariq Alí, dijo en 2012:

«Él [Assad] tiene que ser expulsado» – Assad debe irse para salvar a Siria de la intervención, RT, 15 de febrero de 2012

¿Con qué derecho dice Alí esto? El tema realmente no es si Assad debería o no debería irse, sino sobre el derecho casi divino de Ali de establecer la ley sobre otro país desde su posición privilegiada como ciudadano del Imperio. El hecho de que lo dijera supuestamente en el contexto de que evitaría la intervención occidental si Assad se hacía a un lado, pasa totalmente por alto el punto, porque si Assad se fuera, significaría que el imperialismo habría tenido éxito en su objetivo sin la necesidad de intervención. Duh! Alí intentó racionalizar su posición diciendo que:

«[Alí] cree que una vez que Assad caiga, el nuevo gobierno mantendrá buenas relaciones con Irán, porque esto beneficiará al nuevo gobierno democrático». Tariq Alí dice que Assad debe irse: estoy deprimido – no, estoy indignado, por William Bowles, 15 de febrero de 2012

Respondí: «¿Qué nuevo gobierno democrático?» Total ilusión por parte de Alí, ya que supone que eso es lo que quiere Occidente, un gobierno democrático y si Assad se hace a un lado, eso es lo que Siria obtendría. Duh! ¡Hablemos de autoengaño!

Es un ejemplo de la contradicción de ser un supuesto socialista en casa y disfrutar del privilegio de ser parte de la élite intelectual del Imperio y ser pagado muy bien, muchas gracias, mientras ordena a Siria lo que debería y no debería hacer. No veo la distinción entre la arrogancia de Alí y la de Occidente, ¡eso exige exactamente lo mismo! ¡Assad tiene que irse!

Además, revela la distancia que se debe reducir entre nosotros y los bien conocidos «ellos», el «otro». También ilustra el problema que enfrentamos aquí, en casa, en medio de la difícil situación de aceptar nuestras responsabilidades con el planeta que hemos violado durante los últimos 500 años y continuamos violando para preservar nuestro privilegio (relativo).

Tal vez esto en parte explica por qué, en conjunto, nos negamos a aceptar la responsabilidad del estado del planeta. Sí, en última instancia, es el sistema económico, el capitalismo el que está causando el daño, pero seguramente es hora de que también aceptemos nuestra responsabilidad en mantener un sistema económico insostenible, un sistema del que, a corto plazo, todos nos beneficiamos.

Traducido del inglés por Valeria Paredes

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Internacional, Opiniones

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.