Exigiendo seguridad para que los periodistas trabajen en la India

04.10.2017 - India - Nava J. Thakuria

Este artículo también está disponible en: Inglés

Exigiendo seguridad para que los periodistas trabajen en la India
Trabajadores de los medios de comunicación de la India protestan contra la falta de seguridad de los periodistas del país. (Imagen de Nava Thakuria)

La fraternidad india de los medios de comunicación observó esta vez a un inusual Gandhi Jayanti, cuando decenas de escritores de todo el país organizaron manifestaciones de protesta en diferentes lugares con una sola exigencia: garantizar la seguridad y la justicia a los periodistas que trabajan. Los clubes de prensa, las organizaciones de periodistas y los medios de comunicación formaron cadenas humanas y realizaron protestas simbólicas en apoyo de la demanda.

La razón para manifestar su enfado en el cumpleaños de Mohandas Karamchand Gandhi, el 2 de octubre, fue la violencia implacable contra periodistas de diferentes formas en toda la nación del sur de Asia. Con el espíritu de Mahatma Gandhi, periodista dedicado antes de emerger como el Padre de la Nación de la India, la fraternidad mediática se comprometió a desafiar todos los desafíos mentales y físicos en sus vidas profesionales.

Por alguna razón, la mayor democracia del mundo sigue siendo un lugar inseguro para periodistas serios, independientemente de los regímenes en el poder en Nueva Delhi o cualquier capital de provincia. El país es testigo del asesinato de alrededor de cinco periodistas al año y eso no ha cambiado en décadas. La tierra de Lord Vishnu y Bhagawan Buddha tampoco ha logrado resolver legalmente ninguno de esos casos de asesinatos de periodistas.

El mes de septiembre trajo la noticia de tres espantosos asesinatos de periodistas en el país y la fraternidad mediática junto con sus bienhechores al parecer han redescubierto la vulnerabilidad de los escritores que persiguen el periodismo crítico. El año 2017 ha sido testigo del asesinato de ocho periodistas en nueve meses, pero como de costumbre, las reacciones a esos asesinatos de las autoridades y del público siguen siendo tibias.

El asesinato de Gauri Lankesh, periodista y redactor de Kannada, el 5 de septiembre en su residencia Bangaluru (antes conocida como Bangalore), fue lo único que provocó protestas masivas en todo el país. La editora de Gauri Lankesh Patrike, un periódico en lengua kannada de Karnataka, India central, la Sra. Gauri fue asesinada a tiros por pistoleros no identificados, tras lo cual se observaron fuertes reacciones no sólo desde el interior del país, sino también desde varias organizaciones internacionales.

Con una ideología de izquierda como periodista, el asesinato de la Sra. Gauri indujo a más grupos de la sociedad civil, que son predominantemente contrarios a la ideología nacionalista hindú como Rashtriya Swayamsevak Sangha (RSS) y el Partido Bhartiya Janata (BJP), a tomar las calles exigiendo justicia. Se apresuraron a hacer declaraciones de que la reconocida periodista fue blanco de los elementos políticos dominantes, ya que ella solía criticar absolutamente tanto a RSS como a BJP.

Sin embargo, el Congreso dictaminó que el gobierno de la provincia de Karnataka y su ministro principal Siddaramaiah tenían una relación cordial con la Sra. Gauri.

Poco después de su asesinato, el jefe del gobierno de la provincia anunciaba su fallecimiento como una pérdida personal. Pero por razones, mejor conocidas sólo por Siddaramaiah, las reacciones del ministro principal contra el asesino o los asesinos de la Sra. Gauri, de 55 años, fueron suaves. ¡Así como el proceso de investigación!

Las manifestaciones de protesta fueron tan ruidosas que inspiraron a un jefe del gobierno de Tripura dirigido por el Partido Comunista de la India (CPI) a unirse personalmente a una manifestación en Agartala. La participación del ministro principal Manik Sarkar en el programa de protesta alentó a la fraternidad mediática del noreste de la India y fue muy apreciado por el gesto.

Pero cuando un joven escritor televisivo de Tripura fue golpeado hasta la muerte por una turba, el mismo ministro principal del CPI permaneció en silencio. Los periodistas con sede en Agartala, aunque condenaron el asesinato de Shantanu Bhowmik el 20 de septiembre, tuvieron que alzar la voz para obtener reacciones de Sarkar. Incluso entonces, el ministro principal, también a cargo de la cartera de vivienda, declaraba una débil opinión sobre el incidente.

Sin embargo, las condenas de varios organismos nacionales e internacionales se están pronunciando contra el brutal asesinato de Shantanu, de 29 años, que solía trabajar para un canal de noticias por cable en bengalí con sede en Agartala, llamado Din-Raat. Una serie de programas de protesta fueron organizados por varios medios de comunicación indios en todo el país exigiendo justicia para la madre y hermana de Shantanu.

El fatídico día, Shantanu fue a cubrir un programa del Frente de los Pueblos Indígenas de Tripura (IPFT), que protestaba contra el CPI y poco a poco se fue tornando violento. El IPFT, que se dice que cuenta con el apoyo de la población tribal de Tripura, mantiene su demanda de una patria separada para el pueblo tribal fuera de Tripura. El partido, que aparentemente tiene un acuerdo político con el BJP, ha continuado sus protestas violentas en los últimos años.

El programa de protesta del IPFT en Mandwai, al oeste de Tripura, colindante con Bangladesh, pronto fue testigo de la llegada de muchos cuadros pertenecientes al ala tribal del CPI, Tripura Rajya Upajati Ganamukti Parishad (TRUGP) en el lugar. Ambas partes ya habían participado en enfrentamientos violentos el día anterior en el mismo lugar.

Así que la situación se volvió cargada y finalmente los miembros de IPFT y TRUGP se volvieron agresivos y luego violentos. Shantanu comenzó a filmar las actividades violentas con su teléfono móvil, ya que su camarógrafo evitaba la cámara profesional por temor a las reacciones abusivas de los agitadores. A medida que Shantanu empezó a capturar imágenes de miembros de IPFT atacando a oponentes y a la policía y también dañando vehículos en la carretera, se le pidió que dejara de grabar.

Más tarde, los manifestantes lo persiguieron en busca del teléfono y algunos de ellos se pusieron violentos para finalmente atacar a Shantanu con bastones y otros objetos punzantes. La policía rescató a Shantanu, empapado de sangre, y la policía lo envió al hospital, pero para cuando llegó había dejado de respirar. Sin embargo, su teléfono no estaba, lo que también reveló el jefe de la policía estatal, Akhil Kumar Shukla.

Mientras tanto, el asesinato de Shantanu fue condenado y lamentado por diversos foros internacionales, como el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) con sede en Nueva York, Reporteros sin Fronteras (RSF), con sede en París, y la Federación Internacional de Periodistas (IFJ), con sede en Bruselas, que pidieron al gobierno de Tripura que iniciara una «investigación exhaustiva» sobre la muerte de Shantanu para llevar a los responsables ante la justicia y garantizar la seguridad futura de los periodistas.

Amnistía Internacional, en su declaración de condena, señaló que el asesinato de periodistas no puede convertirse en el orden del día. Los gobiernos estatales de la India deben hacer todo lo que esté en sus manos para evitar que los periodistas se conviertan en blanco por sus opiniones o afiliaciones. Añadió que las autoridades deben poner fin a la impunidad de estos asesinatos. Condenando el asesinato de Shantanu, la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, dijo: «Confío en que las autoridades lleven a cabo una investigación sobre este asesinato y lleven a sus autores ante la justicia».

En la India, todos los órganos mediáticos influyentes como la Indian Newspaper Society, el Gremio de Editores de la India, la Broadcast Editors’ Association, el Press Club of India, el Indian Women’s Press Corps, la Federation of Press Clubs in India, además de varios sindicatos de periodistas condenaron enérgicamente el asesinato de Shantanu e instaron al gobierno de Manik Sarkar a ayudar a hacer justicia. Incluso el Consejo de Prensa de la India, un órgano cuasi judicial, tomó nota del asesinato de Shantanu y pidió un informe al gobierno de Tripura.

Todos los medios de comunicación del noreste de la India salieron para apoyar las protestas contra el asesinato de Shantanu y para exigir una investigación de alto nivel (preferiblemente por la Oficina Central de Investigación).

Los órganos de prensa, que ofrecían apoyo moral a los periodistas de Tripura para que se hiciera justicia, pidieron al gobierno que indemnizara adecuadamente a la familia de Shantanu. También instaron al gobierno de la Unión en Nueva Delhi a formular un plan de acción nacional para hacer justicia lo antes posible a los familiares de la víctima periodista.

Según RSF, India ocupa el puesto 136 entre 180 países en su barómetro World Press Freedom Index (2017), que aventaja a sus vecinos como Pakistán (139), Sri Lanka (141), Bangladesh (146) y China (176). Noruega encabezó la lista con algunos de los países vecinos de la India, entre ellos Bhután (84), Nepal (100), Maldivas (117), Afganistán (120) y Birmania (131), todos por delante de la India. Un partido gobernado por Corea del Norte (180) se encuentra al final de la lista, con Vietnam y China en las posiciones 175 y 176 respectivamente.

La cadena de asesinatos de periodistas de la India comenzó con Hari Prakash (asesinado el 2 de enero) y la tendencia continuó con el asesinato de Brajesh Kumar Singh (3 de enero), Shyam Sharma (15 de mayo), Kamlesh Jain (31 de mayo), Surender Singh Rana (29 de julio), la Sra. Gauri, Shantanu y KJ Singh (23 de septiembre). India perdió seis periodistas a manos de agresores en 2016, que fue precedido por cinco casos en 2015. Fue testigo de los asesinatos de dos escritores en 2014, pero en el año 2013 hubo hasta 11 periodistas asesinados.

Categorías: Internacional
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

 

#8M

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

¡Movilicémonos por Assange!

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.