Entrevista con James Omollo: poner a las ONG fuera de negocio en Kenia

09.08.2017 - Kisumu, Kenia - Tony Robinson

Este artículo también está disponible en: Inglés

Entrevista con James Omollo: poner a las ONG fuera de negocio en Kenia
(Imagen de Tony Robinson)

En 2008, Kenia fue desgarrada en una elección llena de corrupción que fue manipulada para favorecer al presidente en funciones, Mwai Kibaki. Más de mil personas murieron y cientos de miles se convirtieron en refugiados dentro de su propio país. Los políticos de todas las partes fueron acusados de instigar la violencia postelectoral y se intentó llevar a algunos de ellos a la Corte Penal Internacional en La Haya. Desafortunadamente, la intimidación de testigos llevó a que todos los casos se derrumbaran, incluyendo el caso contra el actual presidente, Uhuru Kenyatta, que se postula para un segundo mandato este año. Posteriormente, Kenia se retiró de la CIJ para evitar otro intento de juicios en el futuro.

El ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, ayudó a negociar un acuerdo entre las diferentes partes del conflicto, y finalmente nació una nueva constitución que transfirió gran cantidad de poder a una nueva estructura administrativa de 47 condados divididos en decenas de barrios más pequeños. A las mujeres se les dio más acceso al poder político y, lo que es más importante, el dinero fue liberado de la administración central.

Kenia se acerca ahora a su segunda elección en virtud de la nueva constitución, que se celebrará el 8 de agosto, y se están votando por todos los niveles de representación electoral; desde el presidente hasta por los representantes de barrio, conocidos como Miembros de la Asamblea del Condado (MCA).

En muchos casos, esta devolución de poder ha significado una devolución de la corrupción, pero no en todos los casos.

Tuvimos la oportunidad de hablar con James Omollo, un miembro del Movimiento Humanista que fue elegido como MCA para el barrio de West Nyakach en el condado de Kisumu, que limita con el lago Victoria en el oeste del país.

Es evidente que un político con una convicción suficientemente fuerte para representar al pueblo desinteresadamente, sin pensar sólo en ganancias personales y en el dinero que pueden hacer en las negociaciones contractuales con los proveedores, puede tener un enorme impacto. De hecho, podríamos decir que James está poniendo a las ONG fuera del negocio.

Pressenza: James, ¿qué te inspiró a entrar en la política?

James Omollo: Creo que ser un humanista realmente fue un gran, gran, gran factor de motivación en mí para unirme a la política, porque estaba viendo lo que iba sucediendo en mi pueblo, las cosas que no estaban bien, y yo quería hacer algo para corregir eso. Así que cuando Kenia aprobó una nueva constitución en 2010, que iba a devolver funciones muy críticas como la educación, la salud, el agua y las pequeñas rutas, yo quería hacer algo para mi comunidad, y ahí es cuando me uní a la política.

Muchas cosas no iban bien y la gente las tomaba como normales. Bueno, no es normal porque si tuvieran un líder que realmente pensara en ellos, lograrían mucho. Así que por eso me uní a la política.

PZ: ¿Qué tipo de actividades hacías en el Movimiento Humanista en tu comunidad?

JO: Principalmente estábamos realizando labores de educación. Construí una escuela en 2007 para mi comunidad con la participación de grupos de mujeres. Así que cuando llegó la devolución les pregunté: “¿Les importa si me uno a la política para poder hacer cosas más grandes que lo que estamos haciendo como pequeña comunidad?” Y ellos dijeron: “Sí, ¿por qué no? Nosotros votaremos por usted.”

Ahora creo que hemos hecho mucho. No teníamos hospitales y he construido cuatro hospitales en cuatro años. Es un gran récord porque inicialmente sólo teníamos tres hospitales en mi barrio, ahora hay siete y quiero lograr más de diez en el próximo período.

PZ: ¿Qué diferencia ha hecho la devolución a Kenia, de manera general, dirías tú?

JO: Realmente ha traído equidad, porque como debes saber, durante el periodo anterior 2007 sólo Nairobi controlaba el flujo de recursos, así que el presidente y el vicepresidente realmente canalizaban recursos a sus propias provincias (teníamos ocho provincias en ese entonces, no 47 condados) dejando a los demás en gran sufrimiento, y ahora con la devolución, hay gobiernos descentralizados por todas partes, y los más marginados obtienen más dinero. Así que esta era una manera equitativa de distribuir los recursos a la persona común.

Y esto realmente ha hecho que Kenia evolucione. Hay mucho que sucede ahora que no pasaba con el mismo dinero. Porque el mismo dinero estaba siendo controlado y estaba siendo desviado en Nairobi.

Ahora cada condado prioriza sus cosas. Queremos cuidado de la salud, mejor educación, mejores carreteras, mejores centros de Desarrollo de la Primera Infancia (ECD). Así que cada condado tiene que dar prioridad a sus cosas a través de sus asambleas de condado, donde haya miembros de las asambleas de condado, como yo.

PZ: Dime algunos de los acontecimientos más importantes que han ocurrido durante los últimos cuatro años en términos de beneficios para la gente de este gobierno descentralizado.

JO: Principalmente no había carreteras hacia las escuelas. Por ejemplo, en mi barrio teníamos 42 escuelas. De estos 42 casi 30 no tenían caminos accesibles hacia ellas, hacia el área escolar. Hasta este momento hemos hecho más de 30 carreteras en cuatro años. No se construyeron carreteras durante los cinco años del régimen anterior. En todo ese tiempo no hubo carreteras. En cuatro años y medio pudimos lograr esto. Más de treinta y ocho carreteras realizadas en el tiempo récord de cuatro años y medio. Así que cada escuela, cada centro de salud, cada mercado y cada centro de administración es accesible. Así es como funciona la devolución.

Acabo de referirme al cuidado de la salud. Sabes, teníamos muy pocos hospitales, ahora quiero que cada sublocación tenga un hospital propio, para que no caminemos una gran distancia. Al igual que de dónde vengo, la gente solía gastar 50 chelines (50 centavos) en viajes. Ahora el hospital está a poca distancia. Esto es lo que queríamos lograr. El gobierno del condado ha empleado ahora a los que trabajan y cuidan de los pacientes allí, proporcionando medicinas e inyecciones.

El ECD se dejó a los padres. En este momento el gobierno del condado se ha encargado de eso. Cada escuela tiene un maestro de ECD empleado por el gobierno del condado en la nómina, de modo que ningún padre tiene que pagar por el maestro que está enseñando a sus hijos. Y estamos construyendo también centros de ECD para ellos. Estas son realmente algunas cosas que han sucedido.

En términos de agua, en mi barrio no había agua limpia, es un lugar muy remoto. En la actualidad casi el 80% de la población tiene agua limpia. Algunos incluso la tienen en sus hogares, algunos la tienen en sus centros de población y esta agua es gratuita. Hemos usado la gravedad para hacer llegar el agua a sus hogares para que puedan pagar una tarifa plana y conseguirla para sus hogares, pero en los puntos públicos el agua es libre y cada uno está accediendo al agua potable. Así que, si no puedes hacer que ésta llegue a tu casa, ahora puedes ir a un punto público, que es gratis.

Hay todavía un 20% para lograr donde hemos perforado pozos porque no están cerca de la orilla del lago y tampoco cerca del río, así que hay partes de mi barrio que todavía no tienen agua. Pero hemos perforado dos pozos y ahora están equipados. Vamos avanzando para que cada escuela tenga un pozo y una torre de agua para que sirva al pueblo.

(James es uno de los 35 miembros de la Asamblea del Condado de Kisumu y uno de los tres únicos que han ganado las elecciones primarias para poder participar de nuevo en las elecciones del mismo partido, como anteriormente. Los otros 32 fueron derrotados en las elecciones primarias principalmente porque no estaban prestando servicios a las personas que representan.)

PZ: De esta manera, uno puede imaginar que Kenia se está convirtiendo en una verdadera historia de éxito, pero todavía hay grandes problemas aquí en Kenia. ¿Cuáles son, para ti, los grandes problemas?

JO: Kenia no tiene escasez de recursos, recursos tenemos, pero el gran problema que tenemos es la corrupción, porque la pequeña élite del país controla todo. Ellos quieren tener todo para sí mismos. Si eres un líder, quieres tomar todo para ti mismo. Por ejemplo, yo sigo viviendo en una casa de barro. No me importa, porque tengo mi sueldo, pero doy servicio a la gente. Nuestra élite política en Kenia tiene la mentalidad de que están allí para saquear. Ellos saquean todo dejando sólo un pequeño porcentaje para los proyectos. En el nuevo proyecto ferroviario de Kenia, se ha saqueado mucho dinero.

Si todo el dinero que está siendo saqueado por el gobierno se canalizara hacia la infraestructura, Kenia estaría entre las mejores economías del mundo, porque tenemos muchos recursos. Tenemos té, tenemos café, tenemos caña de azúcar, tenemos minerales, contamos con fuerza laboral, contamos con universidades, por lo que tenemos tanto en términos de recursos humanos, en términos de recursos naturales, que si se canalizara en la dirección correcta y volviera a la sociedad, haría de Kenia una economía en rápido crecimiento; pero eso no sucede debido a la élite política y a los pocos que, desde la independencia hasta ahora, realmente han hecho imposible que eso suceda porque quieren saquear todo.

Llegan al poder para saquear. Está casi en todas partes.

Hasta que tengamos líderes que realmente piensen en las personas que representan, entonces no tendremos la Kenia que queremos ver, y esto sólo ocurrirá cuando una nueva generación llegue al poder y que pueda pensar.

Lo que nos está matando es el tribalismo. Hay quienes quieren desarrollar una sección de Kenia en lugar de otra debido al tribalismo. Esto no está bien, porque tenemos que desarrollar a todos de manera equitativa. En Kenia, hasta que no nos deshagamos de la corrupción, creo que realmente no se moverá más rápido, no importa cuán fuertemente lo intentemos.

PZ: Tú llegas a la política desde tu experiencia en el movimiento humanista, que siempre ha tenido un fuerte enfoque en la paz y la no violencia. ¿Cómo has podido introducir esas ideas en el barrio donde trabajas y también en el propio gobierno del condado? ¿Has sido capaz de promover esos temas mientras estás allí?

JO: Claro, claro, he sido elegido por la gente, pero también he sido elegido dentro de la asamblea del condado. Soy el líder del partido de la mayoría en la asamblea del condado, así que soy el jefe de gobierno. Esto ha ocurrido debido a mis ideales.

Tenía ideales antes de entrar en la política. Estos ideales han permanecido conmigo. Incluso he inspirado a mis colegas. Es por eso que me eligieron para ser su líder.

Nunca había hecho política antes, pero cuando llegué con estos ideales en mi mente les hablaba y les decía: “Chicos, estamos aquí para representar al pueblo, a los miles y miles de personas que sufren. Estamos aquí para ayudarlos, no estamos aquí para robarles, estamos aquí para hacerlos sentir felices y hacerles sentir que están bien representados. Tenemos que hacer lo correcto.”

Por eso me eligieron. Como jefe del gobierno también inspiro al ejecutivo, que hace la implementación. Les digo que esto es lo correcto, tenemos que hacer esto y, realmente, no pueden obligarme a hacer lo contrario. Ellos saben cómo opero, así que esto realmente ha ayudado a este condado y creo que se ha logrado mucho aquí. Por ejemplo, un fondo de becas [dinero para subsidiar la educación secundaria]. Fue idea mía. Se lo mencioné al gobernador. Le dije: “Gobernador, ahora tenemos nuestro dinero. Podemos educar a nuestros propios hijos con nuestro dinero. Dejemos de lado el dinero para los fondos de becas para educar a nuestra gente.” Y él compró la idea.

Le dije a mis colegas que tenemos que aprobar una ley para las becas, y estas son las cosas que he logrado porque yo estaba percibiendo los problemas que tenemos.

Ahora tenemos que poner un principio básico, como el acceso universal al agua. Hagámoslo. Invirtamos en el agua. Vamos a dar dinero a la atención médica antes incluso de poner dinero en la infraestructura informática, vamos a hacer crecer la atención médica y, luego vendrá la infraestructura informática, y luego otras cosas. Así que las carreteras, el cuidado de la salud y el agua realmente han logrado mucho en este condado gracias a que yo estoy allí para guiar a mis compañeros miembros de la asamblea del condado en esto.

PZ: Con estas inversiones en infraestructura, en salud, en educación, ¿está empezando a ver algún tipo de impacto en el desarrollo económico de la región?

JO: Claro, claro, claro. Sabes, ha pasado mucho en Kisumu. Hemos traído luces a los centros de mercado para hacer que la economía funcione para ellos incluso durante las 24 horas del día, si así lo desean.

Hoy en día los hombres y mujeres de negocios pueden hacer sus negocios hasta las diez de la noche. No les preocupa la luz o la oscuridad. Esto significa realmente haber logado mucho.

Esto también significa dar a los inversores la confianza para venir e invertir, y se puede comprobar. A lo largo de los últimos cinco años ha habido mucha inversión. Este lugar [el centro comercial en el que estamos sentados] no estaba allí. La inversión ha venido porque hay un ambiente propicio en términos de cómo Kisumu está haciendo sus cosas.

En realidad, la devolución está creando realmente mucho impacto. Realmente estamos creciendo a un ritmo rápido. Kisumu solía no crecer a este ritmo, pero ahora lo está, incluso hasta el nivel más rural.

PZ: Así que, a pesar de las dificultades, ¿se ve un futuro muy positivo?

JO: Claro, claro. El gobierno nacional inyecta seis mil millones de chelines (60 millones de dólares) cada año a una ciudad como Kisumu. Así que se trata un buen dinero para la infraestructura. Tenemos nuestros problemas porque a nivel de condado la corrupción está desarrollándose.

Si no eres fuerte como un MCA, la gente alrededor tuyo simplemente se comerá el dinero destinado a tus proyectos, así que no alcanzarás lo que deseas. En mi caso, estoy orgulloso de que West Nyakach esté entre los mejores barrios. Entre los dos o tres mejores. Creo que no hay otro barrio por encima del mío en términos de prestación de servicios.

Hemos inyectado casi 200 millones (2 millones de dólares) al barrio en cuatro años, de los cuales no he tomado nada, y estoy muy orgulloso. No lo quiero. ¿Por qué debería? Si fuera a coger incluso tres millones (30.000 dólares) para construir una casa o para prosperar, no lo quiero porque eso está destinado para la gente, por lo tanto, que ellos lo obtengan.

Ellos votaron por mí, y el poder de sus votos me permite cambiar sus vidas, y eso es lo que estoy haciendo. Así que, si todos pensaran así, cada barrio se convertiría en un barrio moderno, pero este no es el caso.

Hay colegas comprometidos. 10 millones son destinados a un hospital: 5 millones se utilizan y el resto desaparece. No tienen conciencia. Creo que eso no está bien.

Si cada líder se preocupara de que la gente consiga lo que quiere obtener, lo que debe obtener, entonces Kenia sería realmente un país perfecto. Porque hay suficientes recursos.

Lo he probado en cuatro años. Este barrio ha logrado mucho, y si no estuviera allí, no lo hubieran logrado.

Tenemos que hacerlo, tenemos que hacerlo bien, porque ahí es cuando la pobreza será erradicada en África. No habrá pobreza. No habrá ninguna persona pobre porque todos tendrán acceso universal a los servicios más básicos y eso significa una vida más saludable para todos y una buena vida para el futuro de Kenia, para las generaciones venideras, y todos ahora pueden esperar un mejor Futuro, lo que realmente deseo.

Categorías: Africa, Entrevistas, Política
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Video presentation: What Pressenza is...

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.