Diez cosas que debe recordar acerca de Siria

07.08.2014 - Pressenza Hong Kong

Este artículo también está disponible en: Inglés

Diez cosas que debe recordar acerca de Siria

He editado el Critical Muslim en el tema de Siria, que incluye excelentes ensayos de Amal Hanano, Rasha Omran, Itab Azzam, Maysaloon, Malu Halasa, poesía por Golan Hajji, prosa de Zakkariya Tamer, y mucho más. Contribuí en un ensayo sobre la cultura revolucionada en Siria, y escribí la siguiente lista:
En los viejos tiempos los sirios podían hacer una lista de sus diez lugares favoritos para hacer picnic, sus diez restaurantes favoritos, o incluso diez de las sectas que participaban en el feliz mosaico del imaginario. Hoy, listas traumáticas saltan a la mente: los diez mayores campos de refugiados, o las diez más grandes masacres, o quizás diez de las numerosas nuevas milicias.
Esta lista tiende hacia lo positivo (solo el número 10 es una mala cosa – es algo que no puede ser ignorado). Se centra en aquellos aspectos de la realidad siria que no pueden ser destruidos por la guerra, las cosas que van a sobrevivir (con excepción, esperamos, del número 10).

Por Robin Yassin-Kassab

1. Mate
Junto con el café turco, la yerba mate argentina es la bebida de Siria por excelencia. Bébalo muy  fuerte y azucarado en una calabaza o una copa, a través de una bomba de plata de la región Qalamoun; mantenga el agua caliente para continuas recargas de combustible; y podrá contar Homsi y chistes muhashish toda la noche. El mate acompaña a la convivencia, y a veces, más concretamente, a las comunidades de las montañas drusas, cristianas y Alawi. Cuando el comandante mártir del Ejército Libre, Abu Furat, hizo un llamamiento a la comunidad alauí, lo hizo en términos que cada sirio entendería: «Conozco bien los alauitas. Yo los he visitado en sus casas. Hemos bebido yerba mate juntos. Vivíamos juntos antes y vamos a vivir juntos de nuevo, a pesar de ti, Bashaar «.
¿Cómo hizo una bebida sudamericana para convertirse en un elemento básico de Siria (y libanés)? La respuesta data de los finales del Siglo XIX e inicios del Siglo XX, la migración en masa Sirio-Libanés a América del Sur y del Norte, al Caribe, y África Occidental. Un par de cientos se ahogó con el Titanic. La “Calle de los Turcos” en el Macondo de Gabriel García Márquez se llama así porque los que llegaron a Colombia eran otomanos, pero eran sirios otomanos, árabes. Hoy, 20 millones de personas se describen como sirios-brasileños. La familia más rica de Guyana es la Maqdeesis. Carlos Menem, ex presidente argentino, es de origen sirio también.
Abdul-Qadir al-Jaza’iri

2. Migrantes
Abdul-Qadir al-Jaza’iri llevó una larga y heroica resistencia contra la ocupación francesa de Argelia. Finalmente capturado y llevado a París, se le dio la opción del exilio en otras partes del mundo árabe. Abdul-Qadir eligió Damasco, donde escribió poesía sufí en el santuario del místico Ibn ‘Arabi, quien era también un inmigrante, de Andalucía. En 1860, cuando el barrio cristiano de la Ciudad Vieja fue quemado en los disturbios sectarios, Abdul-Qadir protegió a cientos de cristianos en su casa y el jardín.
La tumba de Ibn ‘Arabi está ubicada entre dos barrios del centro de la ciudad subiendo la ladera del monte Qassiyoun:’ Muhayirin ‘, o migrantes, denominada así porque una vez albergó a refugiados musulmanes de los Balcanes; y ‘Akrad’, que significa kurdos – sigue siendo un área kurda, que fue construida por primera vez para los kurdos que llegaron con Salahudeen al-Ayyubi (del ejército de Saladino).
¿Quién más? Armenios, descendientes de los que sobrevivieron a la marcha forzada de Anatolia. Medio millón de refugiados palestinos registrados y muchos más palestinos-sirios (campamento de Yarmuk, en Damasco, la mayor población palestina de Siria, está casi vacío ahora – la mayoría de su población está refugiada por segunda vez en el Líbano). Más de un millón y medio de refugiados iraquíes en Damasco y Alepo están aún menos seguros que en Bagdad y Basora. Y en 2006, un millón de refugiados del sur del Líbano (huyendo de las bombas israelíes), quienes fueron recibidos en las mezquitas, escuelas y casas particulares. Los sirios comparan con rabia la forma en que ellos dieron la bienvenida a los refugiados con la forma en que se les dio ahora la (no)bienvenida, en estos momentos de necesidad.

3. Sufíes
Hablando de Ibn ‘Arabi… Aquel más famoso y más extraño de los místicos es, de ninguna manera, el único santo tonto enterrado en Siria. Las tumbas de los amigos de Dios se agolpan en los mercados antiguos, en las cumbres de las colinas, en las orillas de los arroyos. Desde Ghazali a Suhrawardi, algunas de las figuras más prominentes de ambas tradiciones sobrias y ebrias del sufismo pasaron por el país, considerándolo como una estación en el camino a La Meca y una tierra santa por derecho propio.
Los sufíes ‘borrachos’ eran todavía una característica común de las calles sirias hasta décadas recientes. Sesiones privadas zikr y nasheed de influencia sufí, y el canto Moulid, siguen desempeñando un papel importante en la vida urbana.
Pero Ibn Taymiyya estuvo en Siria también. En Alepo él decidió la culpa por el saqueo mongol de Bagdad, se acostó con el chiísmo, y otras herejías similares. Su anti-chií, la teología anti-Sufi, lo llevó finalmente al wahabismo. Hoy el quietismo de los ulemas tradicionalistas – más notablemente Mufti Ahmad Badreddin Hassoun y el asesinado Shaikh Ramadán Bouti, ambos predicaron lealtad al régimen, incluso cuando el régimen asesinó, quemó y violó – ha sido un factor importante en la propagación del salafismo entre los sirios. Otros clérigos de Sufi, sin embargo, como Muhammad al-Yaqoubi, que habla de forma inteligente contra el régimen y contra el extremismo sectario, han tomado posiciones mucho más positivas.
al-Maghut

4. Poesía
Y hablando de los sufíes… el poeta sirio Adonis, en su maravilloso libro «El sufismo y el surrealismo», sostiene que las declaraciones sufíes de éxtasis, así como la poesía cortesana conscientemente ‘escrita’ del pasado clásico representaban una contracultura subjetiva del literalismo árabe-islámico y la ortodoxia. A través de los siglos, Siria ciertamente no ha sufrido escasez de poetas ostentosamente subjetivos, Nizar Qabbani y Muhammad al-Maghut, el más importante de finales del siglo XX.
El poeta del siglo X, al-Mutanabbi (su nombre significa ‘el profeta de mentira’, porque él hizo afirmaciones mesiánicas mientras lideraba una revuelta Qarmatian) vino de Kufa en Irak, pero pasó su período más productivo en Aleppo – antes de ser asesinado por un hombre insultado por su versos.
El poeta ciego Abu Alaa al-Ma’arri del siglo XI, era un vegetariano y un ateo. Fue testigo de la guerra religiosa, incluyendo el canibalismo de las Cruzadas en su ciudad natal Maarat al-Nowman. Nada de eso hizo que quisiera a la religión:
‘La humanidad sigue a dos sectas globales:
Uno, el hombre inteligente, sin religión,
El segundo, el hombre religioso, sin intelecto. ‘
A pesar de sus opiniones poco ortodoxas, al-Ma’arri era muy respetado en el momento. Pero los extremistas salafistas decapitaron la estatua de al-Ma’arri – para gran indignación local – en 2013. La estatua del gran poeta del siglo IX Abu Tammam también fue ejecutada en su ciudad natal del sur, Jassim. Y las cuerdas vocales del poeta revolucionario Ibrahim Qashoush – de carne, no de metal – fueron arrancadas por el régimen.
Abu Alaa al-Ma’ari dio una advertencia para la desesperada situación de hoy:
‘Pero algunos esperan que un líder divino con voz profética
Se levantará en medio de las contemplativas filas silenciosas.
¡Un pensamiento ocioso! No hay ninguna razón para conducir pero,
Sí para señalar la mañana y los caminos de la tarde ‘.

5. Fatteh
Damasco y Alepo particularmente son famosos por su alta cocina, y solían jactarse de algunos restaurantes realmente de clase mundial, pero «la comida del hombre que trabaja» de Siria es también muy buena en los cafés baratos. El rey de los platos baratos es el Fatteh – tiras de pan y garbanzos remojados en aceite y yogur, con pasta de hummus y granada, a veces con carne picada o incluso patas de oveja. Se supone que te prepara para el trabajo fuerte, aunque tiene exactamente el efecto opuesto en mí.
El aceite de oliva sirio es lo suficientemente bueno para beberse solo, y algunas personas de los países lo hacen. Los huevos – lo juro – son más ricos y más sabroso que los huevos en cualquier otro lugar, los pollos menos suaves, la fruta más jugosa. Pregunte a cualquier sirio, y ellos te dirán lo mismo.

6. Y Makdous.
Esta es una de las cosas que hace el exilio tan difícil para los sirios – el makdous que se encuentra afuera del país no es como el makdous al interior. Como el araq, el makdous se hace mejor en casa. La mayoría de las familias sirias conocen a alguien que conoce a alguien que hace makdous – relleno de berenjenas con nueces y pimientos y aderezado en aceite de oliva.
Shingleesh, el uranio de Siria (en realidad bolas de queso fuerte podrido impregnado de especias, mejor cuando se come con tomates, cebollas y aceite), es lo mismo: mejor hecho en casa, y nunca tan bueno fuera del país.

7. ‘amiyeh
Desde el acento Damasceno (lek shooooooo? Waaaaaynaaak?) al beduino ‘hasaniya’, las diversas expresiones coloquiales sirias hacen al ‘amiyeh, el discurso común sirio. Con textura pre-árabe semita, especialmente en arameo, palabras y ritmos, y enlazadas con palabras cariñosas (los hombres como las mujeres se dirigen unos a otros como ‘querido(a)’, ‘mi luna’, ‘mi vida’, ‘o el amor de mi corazón’), fórmulas de cortesía, obscenidades arenosos, y sazonado de poesía y escritura, no es ninguna sorpresa el premio sirio árabe que implica: una bendición para los actores del país, los poetas y los presentadores de noticias.
Siria es también un gran lugar para estudiar árabe: no solo son personas hospitalarias, incluso saldrán de su actual estilo para hablar fus-ha (el árabe clásico) a los estudiantes. Por lo demás, es un gran lugar para aprender un poco de kurdo, armenio, turcomano, siríaco o arameo (que aún sobrevive en la región Ma’aloula) – solo hay un pequeño problema con las bombas en este momento…

8. Escritura al revés en las paredes
Usted puede ver la escritura griega al revés en las paredes de la mezquita Umawi en Damasco. Antes de ser una mezquita era una catedral (que todavía alberga la cabeza de Juan el Bautista); antes de que fuera una catedral, fue un templo a Júpiter, de estilo romano; antes de eso, un templo a Haddad, el dios arameo del trueno. Esas piedras tan antiguas están debajo y alrededor de usted cuando se sienta en la sala de oración.
Siria contiene restos de las civilizaciones sumeria, babilónica, asiria, hitita, griega, romana, persa, macedonia, Umawi, ayubí, Zengid, otomana y francesas, entre otros. El castillo mejor conservado medieval europeo del mundo – Qala’at al-Hosn o Krak des Chevalliers – no está en Europa, sino cerca de Homs, en el borde de un antiguo principado de las Cruzadas. El primer alfabeto del mundo (fenicio) fue excavado al norte de Latakia. El país está salpicado de montículos, colinas hechas durante milenios de ocupación humana. Los guijarros debajo de sus pies no son piedras, sino los fragmentos de diez millones de ollas fabricadas y desechadas generación tras generación tras generación.

9. El Nowfara
El Nowfara, por ejemplo, porque es el más conocido de los cafés tradicionales en Damasco, al menos. Aquí se puede escuchar el hakawati (narrador) rugir y el estruendo de su espada mientras usted bebe su bebida zuhurat herbal, succiona la pipa de agua argileh, y ve al mundo pasar. En cada ciudad y pueblo hay una cafetería en cada calle, un lugar donde usted (si usted es un hombre, por lo general) puede refrescarse mientras lee el periódico, juega, o chismea. Hay bares y restaurantes que sirven araq, el trago favorito de Siria, y hay noches musicales, ya sea en un restaurante o en casa sentado al lado de alguien tocando un laúd. Junto con las bodas, las visitas familiares y las comidas campestres, los Eids y la Navidad, la vida social de Siria es muy variada.

10. Hombres en calcetines blancos
La antítesis de la vida social, las diversas ramas de la Mukhabarat o policía secreta, y su red de informantes, estaban omnipresentes en la Siria de Assad. Algunos llevan calcetines blancos y trajes brillantes; algunos chaquetas de cuero levantadas para mostrar una pistola. Algunos son enormes, y muchos sirios tienen los recuerdos de sus puños. Algunos conducen el Mercedes ‘Ghost’ – y ese es uno de los orígenes de la palabra shabeeha utilizada para describir los escuadrones de la muerte pro-Assad hoy, desde shabah, «fantasma». Muchos informantes son taxistas, o maestros de escuela, o los comerciantes que permanecen atendiendo muchas horas, y al menos un colega en su entorno de la oficina. Uno nunca sabe quién puede estar escribiendo un informe…
La revolución de Siria no fue provocada por una cábala americano-sionista-saudí, como afirman los conspiradores, pero sí por estos hombres en calcetines blancos, y su torpe y casual brutalidad.

Vea el original en:
http://qunfuz.com/2014/07/31/ten-things-to-remember-about-syria/

Categorías: Cultura y Medios, Internacional, Medio Oriente

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.