Por sexto año consecutivo, este domingo 24 de noviembre en la carpa ferial de Plaza Mitre (Mar del Plata, Argentina) se presentó una producción literaria referida a Silo, referente mundial de la No-Violencia y de la Espiritualidad.

A pocos años de su muerte, este argentino oriundo de Mendoza continua inspirando a sus seguidores y discípulos.

“Silo. El Maestro de nuestro tiempo” es el titulo de la obra de la autora humanista chilena Pía Figueroa Edwars, vinculada a esta corriente de pensamiento desde los primeros años de la década del 70.

Regresando de hacer presentaciones por Latinoamérica y Europa, estuvo este domingo participando del evento.

Nacida en Santiago de Chile, Pía recorre con sus cuarenta relatos su vida por diferentes lugares del mundo impulsando el humanismo y tomando apuntes de las conversaciones con Silo. Esas notas manuscritas han dodo origen a los relatos publicados y traducidos ya para las ediciones en italiano, francés e inglés.

Otras de sus publicaciones son el libro “El Guía Interno” (Edicil 1982, Multimage 2006), las monografías “Investigación sueños” (2007/2008), “Referencia a los Estados de conciencia inspirada en Platón” (2010), y “Estudio sobre Fidias, el ejemplo del escultor” (2010).

Tres integrantes de La Fundación por la No-Violencia y el Parque de Estudio y Reflexión Chapadmalal abrieron la actividad, comentando el libro: Alicia Blanco, Maribel Núñez y Diógenes Giorlandino.

«En mi opinión», señaló Alicia Blanco, «este libro viene a llenar un vacío que al menos yo no me había dado cuenta que existía, probablemente porque no estaba tan vacío para mí. Silo no era sólo un escritor, era un Maestro y de él se aprendía viendolo actuar».

Mientras Diógenes Giorlandino agregó: «Silo aparece aquí en toda su estatura: un guía, un pensador, un narrador contra corriente, un estudioso lúcido del proceso mundial, pero también un ser sensible, profundamente humano en tiempos de deshumanización; alguien que avisoraba la Nación Humana Universal y que trabajó muy fuerte en esa dirección».

El evento concluyó con firma de libros por parte de la autora y el intercambio informal entre los concurrentes.