En estas cumbres de las Américas participan normalmente 35 países que son miembros de la OEA. A Biden le fue pésimo en esta IX Cumbre, que esta vez se celebró en Los Angeles, California, porque no fue de todas las Américas ya que sólo asistieron 27 jefes de Estado. Ocho de estos jefes faltaron, ya sea porque no los invitaron o porque no les gustó la exclusión de otros. Y muchos, entre ellos Argentina y Chile, fueron a la Cumbre pero afirmaron que se debería invitar a todos. Cinco de los gobiernos ausentes sólo enviaron a sus Cancilleres, como México, que ha marcado la pauta en esta ocasión

Biden y señora –ella se veía joven y bien vestida pero sobria- saludaban a los Presidentes y a sus esposas, unas muy elegantes y otras no tanto. A Boric lo vi casi al último, muy sonriente, pero iba solo, no llevó a su compañera. En estos encuentros casi todos se abrazaban, ninguno llevaba cubrebocas.

Empezó un espectáculo de videos, en que aparecieron muchos niños, unos chiquitos y otros adolescentes, de todos colores, con predominio de los negros e indígenas, que saludaban a los invitados y en algún momento informaban cuál es la montaña más alta de América, el río más largo y cosas así.

La vicepresidenta, Kamala Harris, dijo algunas palabras antes de que comenzara el espectáculo. Por cierto, Kamala ha desilusionado a muchos porque se creía que pronto reemplazaría a Biden, que por su edad no iba a aguantar la carga. Pero Kamala hasta ahora ha sido cero a la izquierda.

El espectáculo siguió con un típico show norteamericano, quizás poco apropiado para un acto político importante. Muchos esperaban algo solemne, una excelente orquesta, la Filarmónica de Nueva York por ejemplo, interpretando el Himno a la Alegría o algo así. Pero no, fue un espectáculo festivo propio de Las Vegas, mientras los presidentes de América miraban extrañados.

El discurso de apertura lo hizo el presidente de Perú, don Pedro Castillo, que se veía muy contento y agradecido de que le tocara esta oportunidad, porque la Cumbre anterior se hizo en Perú. Sólo fueron palabras amables, ni una crítica ¿Tendrá que ser así?

Después habló Biden para inaugurar el evento. No dijo ninguna novedad, un discurso de cajón, de bienvenida y lamentó que no estuvieran todos los jefes de gobierno invitados. Agregó “que la democracia es el ingrediente esencial para el futuro de las Américas”, y afirmó que hoy cuando la “democracia está bajo asalto alrededor del mundo, hay que unirnos de nuevo para reafirmarla”.

Naturalmente no explicó que quienes han asaltado siempre la democracia en el mundo entero son ellos, los norteamericanos. Los chilenos lo sabemos muy bien porque lo hemos experimentado.

Además de los problemas económicos, agregó los temas de seguridad alimenticia, para lo cual EE.UU. aportará unos escasos 300 millones de dólares; clima, incluyendo una iniciativa en el Caribe; salud, para lo cual se capacitará a 500 mil trabajadores de salud en las Américas, y sobre migración se presentará una Declaración.

Por cierto, este compromiso sobre migración tiene muy poco valor cuando los Presidentes de los países fundamentales en esta materia, porque son los que envían más migrantes (Honduras, Guatemala y México) no han asistido a la Cumbre.

CHILE

Todos los Presidentes tenían que hacer un discurso de fondo ante la Asamblea. Gabriel Boric se refirió al compromiso de Chile con los Derecho Humanos y habló de la guerra de Ucrania, que ha causado problemas económicos a todos nuestros pueblos.

Este último tema me parece que estuvo fuera de lugar porque ninguno de los otros mandatarios habló de esto.

Continuó expresando Boric sus críticas hacia la decisión de EE.UU. de excluir del evento a Venezuela, Cuba y Nicaragua, y señaló «estamos acá para dialogar, para oír, y por eso tenemos la más profunda convicción que para que eso funcione de verdad, no pueden haber exclusiones. Acá debiéramos estar todos, y no estamos todos».

Habló también de sus convicciones feministas, de la batalla que libra su gobierno contra la desigualdad, de la inclusión de las culturas e idiomas indígenas y de la nueva Constitución que se está elaborando en Chile. No hubo nada muy original en su discurso, pero se puso a la par de la mayoría de los asistentes, que dijeron más o menos lo mismo sobre que no debería haber exclusiones.

MÉXICO

En su primera participación en la cumbre, el Canciller Marcelo Ebrard, que ha sido la estrella de esta reunión, afirmó que la Organización de Estados Americanos (OEA) es un organismo agotado frente a una realidad que demanda “entrar en una nueva etapa en las relaciones de los países de las América, y buscar una unión verdadera y genuina en beneficio de todas y todos”.

Continuó Ebrard manifestando que es increíble que a estas alturas sigamos viendo bloqueos, embargos y sanciones contra Cuba y Venezuela, aún durante la pandemia, contradiciendo el derecho internacional y los objetivos que nos animan en la región. Terminó con la afirmación de que la ausencia de López Obrador en la Cumbre de las Américas es un desacuerdo respetuoso.

ARGENTINA

En su discurso de fondo, el Presidente de Argentina, Alberto Fernández, que también habló como presidente de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), afirmó que la Organización de Estados Americanos (OEA) debe ser reestructurada si quiere volver a ser un organismo de referencia.

Y agregó algo que es cierto pero que se ha tratado de ocultar: que la OEA fue utilizada “como un gendarme que facilitó un golpe de Estado en Bolivia».

Y, naturalmente, criticó que no se hubiera invitado a todos y se refirió al bloqueo que soporta Cuba “desde hace más de seis décadas producto de los años de la Guerra Fría, y que Venezuela tolera otro, mientras una pandemia que asola a la humanidad arrastra consigo millones de vidas”.

En suma, uno de los mejores y más valientes discursos.

ENCUENTROS PARCIALES O BILATERALES

Fuera de los discursos de fondo en la Asamblea, hubo encuentros parciales, bilaterales y entrevistas varias.

En una de esas reuniones parciales, Gabril Boric hizo una apasionada defensa de los Océanos, como forma de enfrentar las tres grandes crisis que hoy día afectan al mundo: el cambio climático, la pérdida de la biodiversidad y el deterioro los océanos.

Fue un muy bonito discurso, como él acostumbra.

Pero hubo una metida de pata aquí, porque dijo que grandes países como la India, Estados Unidos y otros no estaban en esta lucha. Y resulta que el representante de EE.UU. estaba sentado a su lado.

Quizás el discurso se lo revisaron en Chile y los responsables son otros, pero esta gente va de traspié en traspié. Las novatadas no pueden ser eternas.

CONCLUSIONES

Distintos analistas observan la ausencia de varios Presidentes en la Cumbre, como un reflejo del declive del liderazgo de EE.UU. en América Latina.

A Guaidó de Venezuela no lo invitaron, ¿para qué si él no tiene acceso al petróleo?

“Creo que no tienen una visión de América Latina”, dijo Lacalle Pou, el presidente de Uruguay, en una entrevista con la BBC . Lacalle Pou no fue a la Cumbre pretextando que estaba enfermo.

Biden no ha podido evitar que la exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua, se convierta en uno de los temas principales del evento. Esto ha hecho que muchos analistas consideren que esta Cumbre es un fracaso absoluto. Por ejemplo, el Presidente del Consejo sobre Relaciones Exteriores (CFR), escribió en su twitt algo como esto: La Cumbre de las Américas es un autogol diplomático, Estados Unidos no tiene buenas propuestas. El enfoque de la reunión se ha puesto sobre quienes son invitados y quienes no.

SORPRESA FINAL

Ayer, el diario chileno El Mercurio puso en duda que el Presidente Boric pudiera asistir a la Cumbre, porque un miembro de su comitiva que viajó en el mismo avión, había dado positivo al coronavirus y por lo tanto Boric podía estar contagiado. ¿Fake news o qué? No se sabe, pero Boric participó en todo, sin cubrebocas ni ninguna otra precaución.