El 26 de septiembre de este año se elegirá un nuevo gobierno en Alemania. La canciller Merkel se retira y, en general, esta elección se considera una decisión direccional para el futuro camino del país. Esto se aplica en particular a las medidas concretas en el ámbito de la protección del clima y la política social.

«Todas las personas, jóvenes y mayores, deberían poder tener una vida alegre y vivible en este planeta. Para ello, el movimiento climático debe enviar una señal clara poco antes de las elecciones y, sacar a la calle a personas de todos los sectores de la sociedad», Esto dice la convocatoria de la manifestación.

La anterior coalición de democristianos y socialdemócratas ha fracasado estrepitosamente en este ámbito, según muchos científicos, organizaciones, economistas y un amplio público. En los últimos años se ha hablado mucho de la protección del clima, pero se han tomado pocas medidas concretas. Las medidas se han pospuesto a menudo en el futuro y se han anunciado simplemente como un objetivo.

Este año, con su propia candidata a canciller, la Sra. Baerbock, del Partido Verde se presenta a las elecciones por primera vez con lo que parece ser un fuerte apoyo popular. Tras la nominación de la Sra. Baerbock, los pronósticos la situaban en cabeza como el partido más fuerte, pero en las semanas siguientes perdió terreno en las encuestas. Las últimas previsiones la sitúan en tercera posición.

El Movimiento Friday for Future, el Partido Verde, ONG y diversas organizaciones, ven ahora en la necesidad de movilizar a un amplio público dos días antes de las elecciones y poner el asunto del cambio climático como un tema central en la decisión electoral.

Por este motivo, hoy se llevaron a cabo manifestaciones en las grandes ciudades con más de seiscientos mil participantes en toda Alemania, en más de 400 ciudades. Según los organizadores, hubo 100.000 participantes solo en Berlín. Entre ellos se encontraba Greta Thunberg, quien pronunció un discurso.

Muchos de los oradores del evento señalaron que el Sexto Informe de Evaluación del IPCC (AR6), con la contribución del Grupo de Trabajo I: La Ciencia Básica señaló que:

«Está claro que la influencia humana ha calentado la atmósfera, el océano y las superficies terrestres. Se han producido cambios generalizados y rápidos en la atmósfera, el océano, la criósfera y la biosfera».

https://www.ipcc.ch/

Por lo tanto, es científicamente verificable que el cambio climático se debe claramente a nuestro modo de vida y es sorprendente que los cinco informes anteriores, que también hacían afirmaciones muy claras, fueran ignorados en gran medida por los políticos. Sin aplicar las medidas propuestas en ellos, se siguieron una vez más los intereses de las grandes empresas y otros sectores económicos.

Se espera, por supuesto, que después de las elecciones en Alemania el nuevo gobierno haya comprendido qué medidas son inevitables y cuáles deben aplicarse a corto plazo.

En Alemania, los cambios climáticos que ya se observan en la actualidad, como el calor, las inundaciones y la sequía, así como los fuertes vientos, han hecho replantearse a muchas personas. Las encuestas realizadas entre la población muestran que el cambio climático se percibe como una cuestión prioritaria que deben tratar los políticos.

Desde el informe del Club de Roma de hace 40 años, los científicos vienen advirtiendo del cambio climático.

https://www.clubofrome.org/publications/

Ciertamente, no nos enfrentamos a un déficit de información. Los hechos están sobre la mesa. Sin embargo, es un comportamiento recurrente de las personas, no sólo de los gobiernos, no tomar nunca medidas de precaución. Con demasiada frecuencia, se aplica el principio de la esperanza. Hasta ahora, no ha habido ninguna medida en ningún ámbito que haya evitado de forma eficaz y concluyente un problema previsible. Esto también se aplica, por ejemplo, al problema de la resistencia a los antibióticos, en el que desde mediados de los años 70 los hechos científicos básicos y las medidas a tomar han sido señalados y profundizados una y otra vez por los expertos y la OMS, sin que los políticos los hayan traducido, y sigan sin hacerlo, en medidas eficaces y completas. La influencia de la industria farmacéutica, el lobby agrícola y el sector veterinario son simplemente demasiado grandes como contribuyentes significativos.

Los políticos de hoy se encuentran naturalmente atrapados entre el conocimiento científico como base objetiva de sus acciones, la economía de un país, los intereses económicos y el impacto social de las medidas adoptadas en la población. Sin embargo, los intereses económicos de las empresas y corporaciones, empujados por los grupos de presión, se sitúan siempre en el primer plano de las decisiones políticas. Por ello, gran parte de la población no ha sido informada específicamente por los políticos sobre los cambios climáticos previsibles y sus consecuencias. Los ciudadanos educados e ilustrados exigen medidas concretas, que rara vez se ajustan a los objetivos monetarios de la economía y, por tanto, son indeseables.

Ambas cosas deben cambiar después de las elecciones en Alemania, al menos para este país. Necesitamos una nueva forma de sociedad que dé prioridad a las personas, no a la industria. Dado que los seres humanos forman parte de la naturaleza y, por tanto, del medio ambiente, la preservación de los fundamentos naturales de la vida debe ser la máxima prioridad de las acciones de los gobiernos elegidos por el pueblo.

Por lo tanto, en términos concretos, el nuevo gobierno tendría que aplicar las siguientes medidas.

Eliminar progresivamente el uso de combustibles fósiles como el petróleo, el carbón y el gas.

Poner precio a las emisiones de CO2 manteniendo la justicia social

Fomento de las energías renovables

Acabar con la carrera armamentística y el comercio de armas

Preservación de la biodiversidad

Restauración de los ecosistemas destruidos por los incendios y sellados por las medidas de construcción.

Reorientación y estructuración de la agricultura con especial fomento de las medidas ecológicas.

Fomento del transporte público local

Y mucho más.

Naturalmente, estas medidas tienen un impacto a corto plazo en amplios sectores de la población, ya que conllevan restricciones personales, por ejemplo en el ámbito del transporte y los viajes. La economía está sufriendo un cambio fundamental y debe llevarse a cabo una gigantesca reestructuración.

Para que la población se sume a estas medidas y las capte socialmente, debe haber una educación y un debate general sobre el futuro de este planeta y de la humanidad y su integración en los hábitats y procesos naturales.

La orientación al crecimiento permanente debe ser sustituida por una visión de futuro de preservación de los recursos naturales y de los equilibrios sociales globales.

Sin embargo, esto sólo ocurrirá si una gran parte de la población se involucra contra los intereses de crecimiento de las grandes corporaciones, tanto parlamentariamente en las elecciones como extraparlamentariamente a través de manifestaciones y grupos de trabajo. En todo el mundo, y no sólo con motivo de las elecciones en Alemania, hay que aumentar la presión sobre los gobiernos para que luchen contra el cambio climático y los males sociales.

Esperemos que, al menos dentro de dos días, en las próximas elecciones en Alemania, se reajuste el rumbo de este gran país industrial y agrícola.