Por Suhely Sabui

La alcaldesa de Ámsterdam se disculpó el pasado jueves por la amplia participación de los exgobernadores de la capital holandesa en el comercio mundial de esclavos y dijo que había llegado el momento de que la ciudad enfrentara su triste historia.

El debate sobre el papel de los padres de la ciudad de Ámsterdam en el comercio de esclavos lleva produciéndose durante años, pero ha ganado más atención en medio del ajuste de cuentas mundial con la injusticia racial que siguió a la muerte de George Floyd en Minneapolis.

“Es hora de grabar la gran injusticia de la esclavitud colonial en la identidad de nuestra ciudad. Con un reconocimiento incondicional y de corazón ”, dijo la alcaldesa Femke Halsema. “Porque queremos ser un gobierno para aquellos para quienes el pasado es doloroso y su legado una carga”.

En el pasado, el gobierno holandés ha expresado un profundo pesar por el papel histórico de la nación en la esclavitud, pero no ha ofrecido una disculpa formal. El primer ministro Mark Rutte dijo el año pasado que tal disculpa podría polarizar a la sociedad.

Una comisión independiente que discutió el tema en los últimos meses emitió un informe el jueves en el que aconsejaba al gobierno central que se disculpara, diciendo que “ayudaría a sanar el sufrimiento histórico”.

La ministra del Interior, Kajsa Ollongren, asistió a la ceremonia en Ámsterdam, pero no comentó nada sobre la posible petición de disculpas del gobierno.

El activista y actor negro Patrick Mathurin dijo que algunos en los Países Bajos intentan ignorar el pasado colonial del país, “pero a través de nuestro activismo, los obligamos a mirarlo. Y también lo que sucedió, por supuesto, con George Floyd hizo que todo evolucionara más rápido”.

La disculpa se produjo durante una ceremonia anual que marcó la abolición de la esclavitud en las colonias holandesas en Surinam y las Antillas Holandesas el 1 de julio de 1863. El aniversario ahora se conoce como Keti Koti, que significa Cadenas Rotas.

Los activistas dicen que muchas personas que habían sido esclavizadas se vieron obligadas a trabajar sin paga para sus antiguos amos durante una década más. Esto es algo que se repite en muchos procesos de emancipación y de lo que habrá de tratar algún día.

En 2019, el municipio encargó una investigación sobre la participación de los padres de la ciudad de Ámsterdam en la trata de esclavos y la esclavitud.

Halsema dijo que mostraba que “desde finales del siglo XVI hasta bien entrado el siglo XIX, la participación de Ámsterdam fue directa, mundial, a gran escala, multifacética y prolongada”.

Halsema solo tiene que salir de su residencia oficial en uno de los canales bordeados de mansiones de Ámsterdam para recordar los lazos profundamente arraigados de la ciudad con la esclavitud.

La residencia fue anteriormente el hogar de Paulus Godin, quien fue miembro de la junta de West-India Company y director de la Sociedad de Surinam, ambos muy involucrados en la esclavitud en el siglo XVII.

El municipio de Ámsterdam confiesa que los antiguos padres de la ciudad en la época en que abundaba la esclavitud en las colonias holandesas estaban profundamente involucrados en el comercio.

“Los alcaldes también eran dueños de plantaciones o comerciaban con personas. Ayudaron, a través de su cargo público, a mantener la esclavitud porque se beneficiaron de ella ”, dice la ciudad en su sitio web.

Halsema dijo que la historia proyecta una sombra que llega hasta nuestros días:

“Los funcionarios de la ciudad y la élite gobernante que, en su hambre de lucro y poder, participaron en el comercio de esclavos, al hacerlo, afianzaron un sistema de opresión basado en el color de la piel y la raza”, dijo. “El pasado del que nuestra ciudad aún extrae su espíritu comercial distintivo es, por lo tanto, indivisible del racismo persistente que aún se encuentra”.

Cerró su discurso con las palabras: “En nombre del Colegio de Alcaldes y Concejales, pido disculpas”. Los vítores y aplausos surgieron del pequeño grupo de invitados sentados en sillas blancas socialmente distanciadas.

El artículo original se puede leer aquí