Las palabras de Trump: ¿fuente de violencia?

17.08.2019 - Domenico Maceri

Este artículo también está disponible en: Italiano

Las palabras de Trump: ¿fuente de violencia?
(Imagen de IoSonoUnaFotoCamera vía Flickr.com)

La retórica divisiva del presidente Donald Trump es «directamente responsable» del tiroteo en El Paso, Texas. Estas son las palabras de Alexandria Ocasio-Cortez, la parlamentaria liberal de Nueva York, durante un velatorio fúnebre celebrado en Brooklyn por las víctimas de El Paso y Dayton, Ohio. Corey Booker, senador de Nueva Jersey y candidato a una nominación democrática, repitió las palabras de Ocasio-Cortez, quien también culpó a Trump por alimentar el miedo y el odio, en lugar de condenar la supremacía blanca. Sin embargo, Julián Castro, ex alcalde de San Antonio y miembro del gabinete de la administración de Barack Obama, dijo que «la única persona directamente responsable» es la persona que disparó.

Castro tiene literalmente razón, pero el lenguaje provocativo de Trump está indirectamente, aunque probablemente también directamente, relacionado con las recientes masacres. La información disponible hasta ahora explicaría la motivación de la persona responsable de la muerte de 22 personas, apuntando a una matriz supremacista. Unas horas antes de la tragedia, el asesino habría publicado un manifiesto en el que retoma el lenguaje anti-inmigrantes de Trump. El manifiesto, publicado en el mismo sitio ultraderechista utilizado por el asesino responsable de la muerte de 50 musulmanes en Nueva Zelanda, reitera la «invasión» de inmigrantes. También nos dice que se siente atacado por estos extranjeros y por eso quiere «defender su país». Acusa a los inmigrantes de querer reemplazar a la raza blanca, una idea que también defienden los supremacistas blancos en los sucesos de Charlottesville en 2017 y varias otras masacres en las que jóvenes blancos fueron responsables de disparos, causando la muerte de docenas de personas, principalmente miembros de grupos minoritarios.

El manifiesto no está directamente relacionado con Trump, pero se debe tener en cuenta la similitud con el lenguaje provocativo y peligroso utilizado por el inquilino de la Casa Blanca. Trump ha utilizado ataques contra inmigrantes desde el comienzo de su campaña, acusando a los mexicanos de ser violadores. En una de sus tantas reuniones políticas, el candidato Trump alentó a sus partidarios a «golpear» a algunos manifestantes, ofreciéndoles pagarles los gastos legales. Un lenguaje retórico continuó en su presidencia, como lo demuestra su último discurso en la Ciudad de Panamá, Florida. Hablando de la situación en la frontera con México, Trump se refirió a los migrantes diciendo que no «los dejaremos entrar». No se utilizarán armas de fuego para detenerlos así otros países lo hagan, continuó el 45º presidente. «Entonces, ¿cómo se los detiene?», preguntó Trump a su público. La respuesta inmediata de algunos partidarios fue «dispararles».

Puede ser una coincidencia, pero eso es exactamente lo que hizo el asesino con la masacre de El Paso. La elección de la ciudad fronteriza con México no fue accidental, ya que el 80% de la población está compuesta por latinos, la mayoría de los cuales son de origen mexicano. Además, ocho de las víctimas de la tragedia eran ciudadanos mexicanos que habían cruzado la frontera para comprar en Walmart.

Trump condenó, aunque débilmente, la masacre de El Paso y también la de Dayton en Ohio, leyendo del teleprompter que «nuestra nación condena el racismo y la supremacía blanca». Más allá de su error «geográfico» (dijo que la masacre de Ohio fue en Toledo), las palabras del 45º presidente olían a falsedad e inconsistencia. Trump intentó culpar de las masacres a los videojuegos y al acceso de los enfermos mentales a las armas. En este sentido, reitera el lenguaje de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) de que las armas de fuego no son peligrosas y que los verdaderos culpables son las personas que aprietan el gatillo.

Los videojuegos y los enfermos mentales también existen en muchos otros países que no sufren estas masacres que en América se han convertido en rutinas. La explicación, por lo tanto, radica en la disponibilidad de armas de fuego. Cuando el lenguaje político que demoniza a ciertos grupos étnicos o raciales se fusiona con el fácil acceso a los rifles de asalto, se logra un ambiente letal.

Sin embargo, Trump no es el único responsable de estas masacres, ni siquiera de las que están al menos indirectamente vinculadas a su retórica política. Tampoco inventó la idea de que los inmigrantes son invasores que destruyen a Estados Unidos. Patrick Buchanan, candidato presidencial en 1992 y 1996, ya había hablado de ello con la misma expresión de «invasión ilegal». Trump finalmente lo adoptó y lo amplió durante la campaña electoral y lo continuó durante la presidencia. En esto recibió un apoyo considerable de los medios de comunicación de derecha, en particular de Fox News. Ya en el año 2014, antes de que Trump anunciara su candidatura a la presidencia, varios presentadores de la red de Rupert Murdoch hablaron de la inmigración como una «invasión». Rush Limbaugh, el conservador conocido por ser presentador de radio, también ha amplificado los aspectos negativos de los inmigrantes, diciendo que es una «invasión» que eventualmente hará que Estados Unidos pierda su identidad (ver identidad blanca). Ann Coulter, una de las estrellas de Fox News, dijo en una ocasión que necesitábamos «disparar a estos invasores».

Un análisis exhaustivo por parte del New York Times de este lenguaje anti-inmigrantes promovido por los medios de comunicación de derecha ha revelado más de cientos de ejemplos que se superponen a las palabras del manifiesto del asesino de El Paso. Trump repite este lenguaje y los medios adecuados se hacen eco de él, obteniendo un efecto acumulativo que no explica completamente estas masacres. Sin embargo, ciertamente las alimenta, y también las colorea de legitimidad con las provocativas palabras de la actual Casa Blanca.

La escritora norteamericana Toni Morrison, fallecida recientemente, en su discurso de aceptación del Premio Nobel en 1993, dijo que «el lenguaje opresivo va más allá de la representación de la violencia; es la violencia misma». Las palabras son utilizadas para muchos propósitos por las empresas para vender productos y por los políticos para convencer a los votantes y, por lo tanto, contienen un peso muy grande. Trump da la impresión de que no entiende que las palabras hieren y a veces matan. En realidad lo entiende muy bien y continuará usando su lenguaje agresivo habitual porque lo considera su carta de presentación.


Traducción: Ana Gabriela Velásquez Proaño

Categorías: Norteamérica, Política
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.