Estamos presenciando la crisis más loca del mundo. Y decimos loca, por no decir demente, pero el concepto va en esa dirección. Estamos en manos de altos funcionarios del Estado que se sitúan o improvisan como educadores de una escolar que es un poco ignorante y un poco grosera.

En el Senado, durante las comunicaciones del Primer Ministro saliente, observamos el guion del buen profesor Conte, quien agradeció a todos, reafirmó todas las políticas implementadas y no implementadas por el gobierno de cambio y reorganizó en detalle el comportamiento del bribón de la clase, Matteo Salvini. Este último no pudo evitar entrar en su papel favorito de quien no sigue las normas institucionales y, al final, hizo suyo el papel del bribón de la clase. Hizo expresiones burlonas sobre los argumentos de Conte, hizo ojos y envío mensajes no verbales a sus hombres sentados en las cajas frente a él, recibió y pasó notitas con sus ministros sentados detrás de él, retiró la moción de desconfianza, al mejor estilo de quien da una palmada en la nuca, y luego señala en otra dirección con el dedo índice con una mirada inocente. En definitiva, hiperactivo certificado como siempre. En comparación, Luigi Di Maio parecía un animal de peluche. El M5S estaba en su entorno: siempre se han presentado como los buenos alumnos, los primeros de la clase, pero, en el fondo, hubo un gran terremoto del que no sabemos cómo saldremos. Desde los bancos de la oposición la intervención del humildísimo Matteo era casi conmovedora, si no hubiera sido falsa hasta la última coma. Sin duda no le faltó la consecutio temporum, pero su sacrificio por los italianos ya no es creído por nadie, precisamente por su reciente viaje político desde la cima del mundo hasta el fondo del pozo, como él mismo recordaba en su discurso, insinuando el probable futuro de Salvini.

Así que todo ha pasado a manos del otro educador, esta vez por la fuerza y no por el gusto, el Presidente de la República Sergio Mattarella, quien en su mandato ya ha tenido un chiste para que este grupo de «innovadores»(más en la forma que en el fondo) mantuviera sus manos quietas.

De hecho, en la primera ronda de preguntas al Presidente, después de las declaraciones a la prensa, todos los partidos han recitado su poesía, algunos han proclamado puntos esenciales, otros han intentado darle la vuelta a las rimas infantiles para no causar una mala impresión a sus votantes, en resumen, se tuvo que leer entre líneas, como siempre. La verborrea de la política italiana, aunque haya perdido su conjuntiva y haya adquirido palabras más vulgares, dice y no dice, nos permite entender más que aclarar, guiña el ojo o amenaza, dejando abiertas todas las opciones sobre las que la prensa oficial y no, codiciosa, se lanza para producir tanta desinformación como sea posible.

Si no fuera trágico, sería cómico, digno de la comedia del arte y de los malentendidos. Digno de la Primera República, nada más que cambios, nada más que giros, nada más que discontinuidad.

Una vez más en primer plano, el Presidente Mattarella ha hecho saber que quiere que el paso de los testigos sea rápido. De hecho, el buen educador, a pesar de haber salido de las consultas, esta vez pidió una solución clara, dio un tiempo mínimo preciso hasta el martes y no parece dispuesto a ser tan paciente como hace un año. En resumen, «sé bueno, si puedes». De lo contrario, vamos a la votación. Pero el pueblo italiano, para permanecer siempre en la metáfora de la escuela, sólo puede decir «¡Yo solo espero que me vaya bien!


Traducción del italiano por Nicole Salas