Pruebas de reconciliación en Milán

25.02.2019 - Patrizia Cecconi

Este artículo también está disponible en: Italiano

Pruebas de reconciliación en Milán

Ayer en Milán, en una sala llena de público del Hotel Michelangelo, y a pesar de que el evento se organizó en solo tres días, tuvo lugar una especie de prueba informal de diálogo entre las diferentes facciones políticas de la atormentada Palestina.

La ocasión fue la conferencia organizada para dar la bienvenida al abogado Salah Abdel Ati, proveniente de Gaza, el cual se dirigió a Bélgica y a Suiza para defender la causa palestina ante el Parlamento Europeo y la Comisión de Derechos Humanos.

La tarde en Milán fue inaugurada por el saludo enviado por el cónsul Hani Gaber, o sea, por una voz de la ANP (Asociación Nacional Palestina), imposibilitado de participar fuera de Milán y el cual ha reanudado y relanzado uno de los objetivos más importantes para el joven abogado de Gaza y a las organizaciones que representa, así como también la importancia de superar las divisiones políticas de acuerdo con el objetivo común: demoler la ocupación ilegal de diez años de Israel en Palestina.

Inmediatamente después de leer el mensaje, el abogado Salah proyectó dos videos cortos para que el público pudiera ver los dos aspectos de la Gran Marcha de Regreso que se lleva a cabo todos los viernes a lo largo de las fronteras del sitio. Aquella en la cual, mientras se celebraba la conferencia, se veía el asesinato del pequeño Yousef Al Dayeh por manos de francotiradores del ejército israelí y decenas de heridos.

El primer video mostró algunos de los asesinatos «gratuitos» de manifestantes desarmados que comprendían niños, mujeres, personal médico de socorro y periodistas, todos los cuales podrían considerarse un crimen de lesa humanidad según la legalidad internacional, en particular el Cuarto Convenio de Ginebra. El segundo video, sin embargo, representó la parte creativa, de alguna manera incluso «loca», que los habitantes de Gaza ofrecen al mundo bailando el dabkeh, haciendo acrobacias de parkour o contrayendo matrimonio oficiado a lo largo de la frontera, bajo el lanzamiento de los botes letales y la mirada de los francotiradores israelíes.

El público, parcialmente informado solo a través de los medios de comunicación ordinarios, recibió con interés estas imágenes, a las que después tuvo lugar la exposición del anfitrión, quien explicó con gran claridad el origen, la composición y las perspectivas de la gran marcha.

La intervención de Mohammed Hannoun, presidente de la API (Asociación de palestinos en Italia) y representante del partido vinculado a la facción política más religiosa, se centró también en la necesidad de encontrar un acuerdo en nombre del objetivo común de una Palestina libre. Hannoun también insistió en el ejemplo que estaba dando esta conferencia, acogiendo la indicación de la Gran Marcha para avanzar unidos bajo una sola bandera, la palestina. Su compromiso, incluso práctico, como ofrecer la elegante sala para las conferencias, que obviamente no se hizo pública pero que los organizadores sabían, fue una demostración más de interés en un camino unificador incluso para la parte más laica de la representación política palestina. Sus discursos fueron bien recibidos por el público y el anfitrión, así como los discursos de Khader Tamimi, representante de la comunidad palestina lombarda y coordinador, sobre el nombramiento de la embajada palestina, de las comunidades palestinas en Italia.

De hecho, el Dr. Tamimi también  reiteró la necesidad de aceptar el mensaje enviado por Gaza y traído por el abogado Salah; superando los cierres y divisiones y reconociendo, como este último lo dijo, que la batalla de Gaza afecta a toda Palestina, y que si Gaza logra ganar, Palestina habrá ganado también, porque lo que Gaza está pidiendo es solo respeto de la legalidad internacional, especialmente de la Resolución 194 de la ONU que concierne a todos los palestinos, aquellos en Gaza, Cisjordania, Jerusalén, la diáspora e incluso aquellos con ciudadanía israelí.

Entre las intervenciones más significativas está la del abogado Giannangeli, el cual puso su atención sobre los límites de la apelación a la Corte Penal Internacional; límites que el activista y abogado ha afirmado conocer bien, pero, sin embargo, dijo que aquella de la Corte Penal Internacional es camino a vencer, por lo menos para obtener la atención que ni la ONU ni las diversas instituciones en las que han sido apeladas han demostrado, bloqueando o al menos castigando los crímenes israelíes.

Pero, ¿qué quiere? En definitiva, el abogado Salah Abdel Ati de Italia y Europa, además de la solidaridad de la sociedad civil, ¿por qué motivo fue a dar su testimonio sobre la Gran Marcha del Retorno y la situación en la Franja de Gaza? Para entenderlo mejor, además de las palabras e imágenes de la noche, decidimos hacer una entrevista.

Al final de la conferencia aprovechamos la recepción del Dr. Tamimi para tomar todo el tiempo necesario para aprender más sobre los aspectos sociales y políticos de la sociedad gazawa y los proyectos de las asociaciones representadas por el abogado Salah. En confort con un aperitivo, en realidad más que eso, tal como se utiliza en cualquier familia palestina, comenzamos nuestra entrevista.

P: Usted es un joven abogado, pero ya tiene muchos años de experiencia en las luchas por los derechos humanos en Palestina. ¿Quiere contarnos un poco sobre su vida en Gaza?

R: En realidad no soy tan joven, tengo 44 años y dos de mis cuatro hijos ya están en la universidad. El chico está estudiando ingeniería y la chica está en el primer año de farmacología. Queremos que nuestros hijos estudien y todas las familias en Gaza quieren esto. Sin embargo, no todas tienen las condiciones económicas, pero el porcentaje de estudiantes en la universidad, de hombres y mujeres, es muy alto.

P: ¿Usted es parte de las familias que han llegado a Gaza después de la expulsión debido a la Nakba o son originarios de la Franja?

R: Soy parte de ese 75% de los habitantes de Gaza que viven en un campo de refugiados porque mi familia llegó a Gaza después de haber sido expulsada de la Palestina histórica. Desde entonces vivimos en el campamento de refugiados de Jabaliya, al norte de la Franja.

P: Jabaliya es el lugar en el cual comenzó la primera Intifada, es decir, la revuelta de las piedras como solía  llamarse, después del asesinato de algunos palestinos golpeados por un camión del ejército israelí en diciembre de 1987, ¿es así?

R: Sí, el levantamiento comenzó en Jabaliya. La situación ya estaba saturada y esa fue la ocasión que estalló la ira palestina. Además, el día después de la inversión, los israelíes dispararon y mataron a un niño que había arrojado piedras. Desde Jabaliya la revuelta se expandió y se expandió a todos los territorios ocupados. Yo era un niño pequeño y, como todos los demás niños, participé en la revuelta. Mi pierna derecha todavía lleva las marcas dejadas por Israel.

P: Durante y después de la primera Intifada, ¿se ocupó de la política de manera sistemática o se mantuvo en las filas de un levantamiento espontáneo?

R: Me ocupé de la política. Entré Frente Popular para la Liberación de Palestina (PFLP) y fui elegido representante de los estudiantes. Permanecí en el Frente Popular por algunos años.

P: El PFLP siempre ha representado la parte laica e izquierdista de Palestina, ¿es cierto?

R: Sí, el PFLP fue el primer partido en tener mujeres entre sus principales dirigentes, pero ahora ya no soy parte de la organización política, sino que estoy siguiendo las actividades en las que siempre he creído y por las cuales también trabajé en el frente popular.

P: ¿Por ejemplo?

R: Por ejemplo la formación política y social de los jóvenes, la formación y el diálogo con las mujeres. El estudio de los derechos humanos y las violaciones que Israel, pero también las autoridades que gobiernan Palestina, comete en diferentes formas y números. Todos los programas que hacemos en el ámbito social. En resumen, todo lo que debería prepararse para la vida en una sociedad libre, para la cual trabajamos y para la que hemos comenzado la experiencia de la Gran Marcha del Retorno.

P: Usted es el coordinador de los aspectos legales del Gran Marcha del Retorno. ¿Puede decirnos cómo y de quién nació la idea de esta marcha que hasta ahora ha visto a unos 250 mártires y más de 25,000 heridos? ¿Y quién realmente la motiva a avanzar? Le hago esta pregunta porque nuestros medios, aparte de los » de nicho», hablan de ello como un proyecto impuesto por Hamas a los habitantes de Gaza. Un proyecto cruel que mata a tantos inocentes.

R: No, no es un proyecto de Hamas. Tengo muchos contactos con Occidente y sé cómo se manipulan las noticias. Mientras tanto, digamos que de esta manera la culpa de los asesinatos no se atribuye a los asesinos, sino que se atribuye en una parte a la sociedad de Gaza, la que representa al gobierno de facto. Hamas puede ser acusado de restricciones y una visión reaccionaria de los valores de la izquierda secular, pero no puede ser acusado de asesinatos a israelíes. Israel mata a manifestantes desarmados, está fastidiada por dos de los periodistas más competentes y conocidos en el extranjero. Dos reporteros que enviaron fotos inequívocas a agencias internacionales. No es un caso. Sus francotiradores golpearon al personal médico mientras proporciona socorro. Disparan a los niños. Todos son crímenes de lesa humanidad y si el derecho internacional no sanciona a Israel por estos crímenes numerosos y continuos, Israel continuará cometiéndolos y estas violaciones también pesarán en sus democracias. Sin embargo, la gran marcha no es un proyecto de Hamas, pero el movimiento de Hamas participa, como los miembros de Fatah, el Frente Popular, el Frente Demócrata, los otros movimientos políticos y las organizaciones de la sociedad civil que se han unido en gran número a la marcha.

P: Le repito la pregunta que le hice y a la que ya la ha respondido, pero solo en parte. Entendimos que no nació de Hamas y que no está gobernado por Hamas, pero ¿cómo surgió la idea de la Gran Marcha?

R: Nació a fines de 2017 discutiendo la situación que nos aplasta por el asedio. Agua casi totalmente no potable, electricidad suministrada al placer de Israel, tres o cuatro horas al azar durante el día o la noche, con la clara intención de dificultar la vida de los habitantes de Gaza. Campos continuamente destruidos o por los bulldozers o por aviones que distribuyen herbicidas. Bombardeos israelíes a su voluntad. Altos niveles de desempleo. Los salarios recortados por la ANP. El grado de exasperación de jóvenes y adultos que se alterna con la depresión por falta de un futuro. En definitiva, una situación insostenible. Discutiendo  salió el resultado de que en estos 70 años en toda Palestina y, en particular, en estos 12 años de asedio en Gaza, ninguna lucha ha tenido éxito.

La resistencia es nuestro derecho legítimo, pero ni la resistencia armada ni la no violencia han llevado a obtener los derechos debidos a nuestro pueblo. Así que pensamos, argumentando e incluso litigando, que un verdadero movimiento popular, un movimiento de masas, sin el uso de la violencia, podría ayudarnos a obtener lo que merecemos. Pensamos que un derecho reconocido por la ONU en el año de la Nakba representaba a todos los palestinos, la Resolución 194, es decir, nuestro derecho a la devolución de nuestras tierras, y las casas en donde han asesinado a nuestras familias. Así que pensamos, organizándonos en comités, organizar esta gran marcha, recreando a lo largo de la frontera, los campamentos en los que las tiendas llevaban los nombres de los pueblos y ciudades de las que fuimos expulsados. Hubiera sido un gran movimiento y quizás el mundo de las instituciones nos hubiera escuchado finalmente. La Gran Marcha no quiere divisiones entre facciones políticas y este es otro de nuestros objetivos importantes.

P: ¿Pero no te diste cuenta de que Israel podría haber hecho una carnicería?

R: Israel nos mata todos los días y el mundo está en silencio. Nuestros jóvenes han ideado el humo negro de los neumáticos para cubrir la visión de los francotiradores, pero el mundo no detiene a Israel, de hecho, lo protege e incluso leemos en sus periódicos que nuestros jóvenes son violentos porque prenden fuego a los neumáticos. Nuestra gente ama la vida, no quiere morir, pero la muerte es puesta en marcha. ¿Usted ha visto durante la proyección de las películas que adoptamos su canción «Bella ciao»? Bueno, el último verso de su canción es el que nos lleva a luchar arriesgando la vida, a morir por la libertad.

P: Estimado abogado, es heroico y me atrevería a decir con entusiasmo lo que me está diciendo, pero el mundo de las instituciones no parece entenderlo.

R: Por eso estoy haciendo este viaje. Mañana estaré en Bruselas porque necesitamos lobbies políticos que nos ayuden a imponer las sanciones correctas a Israel de acuerdo con el derecho internacional. Sin sanciones que obliguen a Israel a respetar los derechos humanos, no habrá justicia ni paz.

P: Usted en Gaza dirige el centro de Masarat, ¿verdad? ¿Cuál es la actividad de este centro?

R: El Masarat, Centro Palestino para la Investigación de Políticas y Estudios Estratégicos, sigue una filosofía de apertura en todas las direcciones y el objetivo prioritario en el que hemos estado trabajando durante muchos años es lograr la reconciliación entre las dos facciones más importantes, cuyos líderes gobiernan respectivamente Cisjordania (Fatah) y la Franja de Gaza (Hamas). Estamos convencidos de que sin la unificación entre todas las fuerzas políticas no habrá posibilidad de vencer a la ocupación. En el frente interno, desde el punto de vista político, trabajamos para esto. En el frente externo, trabajamos para obtener el respeto de los derechos humanos los derechos humanos por parte de Israel, pero si descubrimos violaciones a los derechos humanos por parte de las autoridades palestinas, no dudaremos en denunciarlos y pedir que se restablezcan los derechos violados. Recientemente denunciamos el recorte de salarios a los empleados de Gaza por parte de la ANP como una violación de los derechos humanos.

P: ¿Este tipo de quejas no agudizan la brecha entre Fatah y Hamas?

R: No, porque no denunciamos en nombre de una u otra facción política, sino en nombre del respeto del pueblo palestino que debe ser respetado, independientemente de la orientación política de los ciudadanos individuales. Tenemos un programa con objetivos precisos y estrategias precisas. Criticamos los comportamientos que dañan al pueblo palestino y son los que exacerban las intolerancias políticas. Nuestro objetivo final es el fin de la ocupación porque es a partir de esta que se genera corrupción, exasperación y desconfianza.

Tenemos una cantidad muy alta de derechos reconocidos en papel pero nunca aplicados. Mañana estaremos en Bruselas, donde esperamos tener un puesto pronto, y en los días posteriores a Ginebra (Comisión de Derechos Humanos) iré con esta tarea, la de marcar un paso concreto hacia el final de la ocupación.

P: ¿Y si el objetivo interno para el que ha trabajado durante años no se realizara?

R: Si se logra, tendremos una oportunidad, no la certeza, sino la posibilidad de derrocar la ocupación. Si esto no sucede, permaneceremos en una situación constantemente precaria, Israel continuará consumiendo la West Bank y continuará el goteo de las vidas de los palestinos aquí y en Gaza. Pero en Gaza también podría tomar forma la siempre amenazadora guerra de agresión, podría tomar forma y entonces no solo será Gaza quien pagará las consecuencias. Queremos la unificación, pero sabemos que realmente no tenemos un liderazgo democrático. En Palestina tenemos figuras de gran inteligencia, pero no podemos salir de la lógica del personalismo, mientras necesitemos una estructura democrática. Trabajamos para esto y es por eso que trabajamos en todas las direcciones; ese es el significado que tiene el nombre de la asociación que presido, «Masarat», que quiere decir «en todas las direcciones».

P: Me gustaría hacerle una última pregunta. Veo que ya está oscuro y que mañana deberá partir temprano, pero ¿puede decirme qué piensa de los países árabes en relación con la situación en Gaza y de la West Bank?

R: Seré necesariamente conciso. Los países árabes son la esencia del conflicto poliédrico. Tomemos a Qatar por ejemplo. Qatar tiene intereses tanto en Cisjordania como en la Franja, ofrece financiamiento, reconstruye distritos enteros destruidos por los bombardeos pero, al mismo tiempo, colabora con Israel. Esta es una situación que es más o menos evidente en casi todos los países árabes. No tenemos otros aliados creíbles que nosotros mismos, por lo que nuestro objetivo es la unidad de los palestinos y, por lo tanto, la reconciliación.

P: Bien, le agradezco y le deseo suerte en Bruselas y en Ginebra.

R: Me gustaría cerrar con un mensaje para los italianos. Quisiera decirle al pueblo italiano que puede ayudarnos boicoteando a Israel para que comprenda que la sociedad civil no apoya sus crímenes, y pueden ayudarnos pidiendo a sus instituciones que se expresen a favor de nuestra causa, es decir, por la justicia.


Traducción del italiano: Ana Gabriela Velásquez Proaño

Categorías: Entrevistas, Europa, Internacional, Medio Oriente, Noviolencia
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.