Inmigración legal e ilegal: ¿una carta de triunfo para Trump?

18.08.2018 - Domenico Maceri

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

Inmigración legal e ilegal: ¿una carta de triunfo para Trump?

«Trae uno adentro y luego vendrán otros treinta y dos». Con estas palabras, Donald Trump condenó la ley de inmigración estadounidense que él llama «migración en cadena», que consiste en la reunificación familiar. Sin embargo, Michael Wildes, abogado de Viktor y Amalija Knavs, padres de Melania Trump, quien les ayudó a convertirse en ciudadanos estadounidenses, calificó de «inmoral» esta definición del 45º presidente. La primera dama los había «patrocinado» bajo la ley que permite a los ciudadanos estadounidenses someter al acto de reclamo a sus familiares más cercanos, definidos como padres, cónyuges e hijos menores de edad. Esta categoría de familiares no está sujeta a cuotas anuales ni listas de espera. Para otros miembros de la familia, sin embargo, hay listas de espera que a veces duran años. Los abuelos, las tías y los primos están excluidos de la ley de reagrupación familiar.

Como recordarán, Trump comenzó su campaña presidencial en 2015 atacando a los inmigrantes ilegales y acusándolos de ser criminales. Como presidente, continuó con una dura política antiinmigrante que incluso llevó a la interpretación extremista de las leyes hasta llegar a la separación de las familias solicitantes de asilo. Después de una tormenta mediática con videos de niños en jaulas que lloraban desesperadamente, Trump tuvo que retroceder. Un juez de San Diego ha ordenado que las familias solicitantes de asilo se reúnan y el gobierno está trabajando en ello, aunque la tarea aún no ha terminado.

Ahora el 45º Presidente ha dado señales de que quiere ir más lejos y también atacar a los inmigrantes legales. La Casa Blanca está preparando un procedimiento para cambiar las normas sobre la adquisición de la ciudadanía que podría afectar a unos 20 millones de personas. Trump tiene la intención de descalificar a cualquier persona que haya recibido asistencia gubernamental de la ciudadanía. Incluso incluiría las contribuciones recibidas al seguro de Obamacare y al cuidado de la salud de los niños pobres a través del Programa de Seguro de Salud para Niños (CHIP). Se estima que 8 millones de niños de CHIP tienen por lo menos un padre inmigrante que potencialmente bloquea las puertas de la ciudadanía. De hecho, el nuevo procedimiento disuadiría a los inmigrantes legales de utilizar los servicios gubernamentales esenciales.

Lo que dificulta la adquisición de la ciudadanía está ligado a la noción de que los inmigrantes legales deben tener recursos personales para poder ganarse la vida. De lo contrario, estos inmigrantes legales entran en la imaginación derechista como receptores de asistencia social. Esto es un mito, por supuesto, porque los inmigrantes, legales o ilegales, trabajan y hacen su contribución a la economía estadounidense.

Pero el quid del asunto es precisamente la interpretación política de la inmigración, regular o irregular, que es vista con ojos negativos por la derecha. Trump, con su mano dura, cree que puede establecer una campaña de política de inmigración para dominar las elecciones de mitad de período que tendrán lugar en poco menos de tres meses. Stephen Miller, concejal de ultraderecha de Trump y arquitecto de esta política antiinmigrante, ya ha explicado que para salir victorioso en noviembre los republicanos deben enmarcar la elección en la inmigración. Miller pretende crear un escenario en el que Trump y los republicanos sean retratados como defensores del país con sus duras ideas sobre los inmigrantes. Por otra parte, el Sr. Miller daría una visión falsa de los demócratas que quieren fronteras abiertas que favorezcan la delincuencia por parte de los extranjeros.

De hecho, Miller quiere combinar la idea de la inmigración ilegal como delito con la inmigración legal, sugiriendo que todos los inmigrantes son ladrones. Ni Trump ni Miller parecen considerar los aportes de los inmigrantes, olvidando también que Estados Unidos es en realidad un país de inmigrantes, a excepción de los pueblos indígenas y afroamericanos. Las encuestas, sin embargo, no apoyan a la Casa Blanca ni a la línea antiinmigrante. La mayoría de los estadounidenses se oponen a la construcción del muro en la frontera con México y también se oponen a la separación de las familias solicitantes de asilo. Sin embargo, los votantes que están interesados en el presidente lo ven de manera diferente. La abrumadora mayoría de los votantes republicanos apoyan la construcción del muro y quisieran gastar los 25.000 millones necesarios. Un gasto enorme que no bloquearía completamente todas las entradas, entre otras cosas porque el 40% de los inmigrantes irregulares llegan a Estados Unidos en avión con visados temporales y se quedan después de la expiración de sus permisos.

Las cifras, sin embargo, son de poca importancia porque las encuestas no tienen en cuenta el 50% de los estadounidenses que no van a votar, el ausentismo que a menudo alcanza el 60% en las elecciones de mitad de período. Por lo tanto, se trata sobre todo de mantener unida la base de los seguidores de Trump, que ven la inmigración con ojos negativos, sobre todo porque la gran mayoría de ellos son pobres, clasificados por Trump como procedentes de «s…hole countries» (países de m…da).

Los inmigrantes, de hecho, asustan, haciendo lamentar los «buenos tiempos» deseados por Trump, reflejados en su eslogan de «Make America Great Again» (Hagamos a América grande nuevamente). Laura Ingraham, presentadora de un programa en Fox News, lo confirmó recientemente cuando habló de los cambios demográficos. Después de elogiar el trabajo de Trump, Ingraham culpó a la inmigración legal e ilegal por crear una América nueva e irreconocible.

Ingraham tiene razón en que Estados Unidos está cambiando y se estima que dentro de veinte años los blancos ya no serán la mayoría. Ingraham ve este cambio «impuesto» desde fuera, reflejando el temor de que los blancos estén perdiendo sus derechos. Trump, al igual que otros políticos de Europa, ha utilizado cínicamente este miedo a los inmigrantes por sus ventajas políticas y ustedes entienden por qué quiere continuar en esta línea para las elecciones intermedias. Sin embargo, las encuestas deberían preocuparle. Lo más probable es que los demócratas y quizás el Senado reconquisten la Cámara. El miedo a los inmigrantes, regulares o irregulares, como campaña política tiene sus límites. Al final, sin embargo, si los demócratas se salen con la suya en noviembre, no sólo será una victoria sobre el miedo, sino también sobre la energía que Trump genera en las convicciones de sus oponentes políticos.

Traducido del italiano por María Cristina Sánchez

Categorías: Diversidad, Norteamérica, Opiniones
Tags: ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.