Sí, los Estados Unidos usaron la bioguerra en Corea del Norte

23.02.2018 - Estados Unidos de Norteamérica - David Swanson

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

Sí, los Estados Unidos usaron la bioguerra en Corea del Norte

Por David Swanson

Es una tontería que eso importe. Estados Unidos bombardeó Corea del Norte con bombas ordinarias, armas no biológicas. No quedaron estructuras en pie para bombardear. La gente vivía en cuevas, si vivían. Millones de personas murieron, la mayoría de ellas a causa de bombas viejas comunes, no escandalosas, pero masivamente mortíferas (incluyendo, por supuesto, Napalm, que derrite a la gente, pero no les da enfermedades exóticas). Los norcoreanos hasta el día de hoy viven aterrorizados por la repetición de la historia, y su comportamiento es a veces inexplicable y desconcertante para los estadounidenses, cuyo conocimiento de la historia proviene de ver espectáculos deportivos.

Sin embargo, hay algo poderoso en su impacto sobre los creyentes autoengañados en la bondad de las guerras de Estados Unidos en cuanto al hecho de que Estados Unidos intentó propagar enfermedades como la peste bubónica en Corea del Norte. Por lo tanto, vale la pena difundir la conciencia de que esto ocurrió. Una gran ayuda en ese proyecto acaba de ser proporcionada por Jeffrey Kaye, quien acaba de publicar en línea un importante informe que ha estado en gran parte no disponible durante décadas. El informe fue elaborado en 1952 a petición de los gobiernos de Corea del Norte y China por una comisión integrada por destacados científicos de Suecia, Brasil, Francia e Italia, encabezada por Sir Joseph Needham, uno de los científicos británicos más prominentes y respetados de la historia. (Su obituario del New York Times no dice si las conclusiones de la comisión fueron exactas. Su obituario en el Independent sugiere que la comisión acertó. Su entrada en WikiPedia anuncia de forma predecible que la comisión estaba completamente equivocada, y lo respalda con la cita popular de WikiPedia: “cita necesaria”). Sí, se hizo aún más necesario.

El informe que Kaye ha puesto a nuestra disposición es minucioso y bien investigado, y concluye que de hecho Estados Unidos utilizó la guerra de gérmenes. Desempeñó un papel muy menor en la matanza masiva. Pero jugó un papel.

Desempeñó un papel más importante en la cultura y el gobierno de Estados Unidos en el futuro. Este último inventó el concepto de “lavado de cerebro” para explicar el testimonio de los pilotos estadounidenses que confesaron su participación en la guerra biológica. Entonces la CIA pasó muchos años (y costó muchas vidas) tratando absurdamente de hacer lo que había acusado ridículamente a los chinos de haber hecho.

Que los Estados Unidos protegieron y construyeron sobre la base del trabajo de los criminales de guerra japoneses no es información bienvenida en los Estados Unidos. Que haya intentado crear epidemias de enfermedades mortales en Corea del Norte es aún más desagradable.

Tal vez la información menos aceptable es que los Estados Unidos trajeron hambre y muerte a Cuba, introduciendo la peste porcina a la isla, así como el moho del tabaco, y creando “una epidemia de dengue hemorrágico en 1981, durante la cual unas 340.000 personas fueron infectadas y 116.000 hospitalizadas, esto en un país que nunca antes había experimentado un solo caso de la enfermedad”. Al final, 158 personas, incluyendo 101 niños, murieron.”

Curiosamente, como Kaye señala, puede ser aún más inaceptable para Estados Unidos saber que Japón experimentó con armas biológicas en prisioneros de guerra estadounidenses.

Y sospecho que el hecho más inadmisible de todos es que el programa de armas biológicas de Estados Unidos armó y diseminó la enfermedad de Lyme en el área de Old Lyme, Connecticut, de donde la enfermedad tomó posteriormente su nombre. Por supuesto, se ha estado extendiendo rápidamente.

Como he escrito anteriormente, la lucha propagandística durante la Guerra de Corea fue intensa. El apoyo del gobierno guatemalteco a los informes de la guerra de gérmenes de Estados Unidos en China fue parte de la motivación estadounidense para derrocar al gobierno guatemalteco; y el mismo encubrimiento fue probablemente parte de la motivación por el asesinato de Frank Olson por parte de la CIA sobre quien se puede ver la nueva película de Netflix, Wormwood.

No hay ningún debate de que Estados Unidos haya estado trabajando en armas biológicas durante años, en Fort Detrick -entonces Camp Detrick- y en muchos otros lugares. Tampoco hay ninguna duda de que Estados Unidos empleó a los principales asesinos por armas biológicas, tanto de los japoneses como de los nazis, a partir del final de la Segunda Guerra Mundial. Tampoco hay ninguna duda de que Estados Unidos probó tales armas en la ciudad de San Francisco y en muchos otros lugares alrededor de Estados Unidos, y en soldados estadounidenses. Hay un museo en La Habana que muestra la evidencia de años de guerra biológica contra Cuba. Sabemos que Plum Island, cerca de la punta de Long Island, fue usada para probar el armamentismo de insectos, incluyendo las garrapatas que crearon el brote de la enfermedad de Lyme.

El libro de Dave Chaddock This Must Be the Place, que encontré gracias a la reseña de Jeff Kaye, recoge las pruebas de que Estados Unidos ha intentado eliminar a millones de chinos y norcoreanos con enfermedades mortales.

“¿Qué importa ahora?” Puedo imaginarme a gente de un solo rincón de la tierra preguntando.

Respondo que sí es importante que conozcamos los males de la guerra e intentemos detener a las nuevas. Bombas de racimo de Estados Unidos en Yemen, ataques de aviones no tripulados de Estados Unidos en Pakistán, armas de fuego estadounidenses en Siria, fósforo blanco y napalm y uranio empobrecido utilizado en los últimos años, tortura estadounidense en campos de prisioneros, ampliación de los arsenales nucleares estadounidenses, golpes de Estados Unidos de que empoderan a monstruos en Ucrania y Honduras, mentiras de Estados Unidos sobre las armas nucleares iraníes e incluso la antagonización de Corea del Norte por parte de esa guerra sin fin, todas estas cosas pueden ser mejor enfrentadas por gente consciente del patrón de mentiras que tenemos desde hace siglos.

Y también respondo que aún no es demasiado tarde para disculparse.

Categorías: Internacional, Norteamérica, Opiniones, Paz y Desarme
Tags:

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


video 10 años de Pressenza

10 años de fotoperiodismo Pressenza

App Pressenza

App Pressenza

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.