Discurso del Nobel de la Paz: Debemos reclamar la libertad de no vivir nuestras vidas como rehenes de la aniquilación inminente

12.12.2017 - Oslo, Noruega - Pressenza Budapest

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

Discurso del Nobel de la Paz: Debemos reclamar la libertad de no vivir nuestras vidas como rehenes de la aniquilación inminente
Beatrice Fihn, directora ejecutiva de ICAN pronuncia el discurso del Premio Nobel de la Paz, 10 de diciembre de 2017. (Imagen de Jo Straube para ICAN)

Conferencia. Hoy, domingo 10 de diciembre de 2017, el ICAN (*) recibió el Premio Nobel de la Paz por su labor en pro de un tratado sobre la prohibición de las armas nucleares.  Beatrice Fihn, directora ejecutiva de la red, dio la mitad del discurso del Nobel.

(*) ICAN: International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Majestades,

Miembros del Comité del Premio Nobel de Noruega,

Estimados invitados.

Hoy día, es un gran honor aceptar el Premio Nobel de la Paz de 2017 en nombre de las miles de personas que constituyen la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares.

Juntos hemos traído la democracia al desarme y estamos reformando el derecho internacional.

Agradecemos muy humildemente al Comité del Premio Nobel de Noruega por reconocer nuestro trabajo y dar impulso a nuestra crucial causa.

Queremos reconocer a aquellos que tan generosamente han donado su tiempo y energía a esta campaña.

Damos las gracias a los valientes ministros de relaciones exteriores, diplomáticos, personal de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, funcionarios de las Naciones Unidas, académicos y expertos con los que hemos trabajado en asociación para avanzar hacia nuestro objetivo común.

Agradecemos a todos los que se han comprometido a librar al mundo de esta terrible amenaza.

En docenas de lugares de todo el mundo -en silos de misiles enterrados en nuestra tierra, en submarinos que navegan a través de nuestros océanos y en aviones que vuelan en lo alto de nuestro cielo- se encuentran 15.000 objetos de destrucción para la humanidad.

Tal vez sea la enormidad de este hecho, tal vez la escala inimaginable de las consecuencias, lo que lleva a muchos a simplemente aceptar esta sombría realidad. Llevar nuestra vida diaria sin pensar en los instrumentos de locura que nos rodean.

Porque es una locura dejarse dominar por estas armas. Muchos críticos de este movimiento sugieren que somos los irracionales, los idealistas sin fundamento en la realidad. Que los estados con armas nucleares nunca renunciarán a ellas.

Pero representamos la única opción racional. Representamos a los que se niegan a aceptar las armas nucleares como un accesorio en nuestro mundo, a los que se niegan a que sus destinos estén vinculados a unas cuantas líneas de código de lanzamiento.

La nuestra es la única realidad que es posible. La alternativa es impensable.

La historia de las armas nucleares tendrá un final y nos corresponde a nosotros decidir cuál será ese final.

¿Será el fin de las armas nucleares o será nuestro fin?

Una de estas cosas ocurrirá.

El único curso de acción racional es dejar de vivir en condiciones en las que nuestra destrucción mutua está a una sola pataleta impulsiva.

Hoy quiero hablar de tres cosas: miedo, libertad y futuro.

La verdadera utilidad de las armas nucleares radica en su capacidad de provocar temor, según admiten quienes las poseen. Cuando se refieren a su efecto «disuasorio», los defensores de las armas nucleares están celebrando el miedo como un arma de guerra.

Están hinchando el pecho al declarar su disposición a exterminar, en un santiamén, incontables miles de vidas humanas.

El premio Nobel William Faulkner dijo, al aceptar su premio en 1950, que «Solo queda la pregunta de ‘¿cuándo me van a volar en pedazos?’”. Pero desde entonces, este miedo universal ha dado paso a algo aún más peligroso: la negación.

Ha desaparecido el miedo al Armagedón en un instante, ha desaparecido el equilibrio entre dos bloques que fue utilizado como justificación para la disuasión, han desaparecido los refugios de la lluvia radiactiva.

Pero queda una cosa: las miles y miles de ojivas nucleares que nos llenaron de ese miedo.

El riesgo del uso de armas nucleares es aún mayor hoy en día que al final de la Guerra Fría. Pero a diferencia de la Guerra Fría, hoy nos enfrentamos a muchos más estados con armas nucleares, terroristas y ciberguerra. Todo esto nos hace estar menos seguros.

Aprender a vivir con estas armas en aceptación ciega ha sido nuestro siguiente gran error.

El miedo es racional. La amenaza es real. Hemos evitado la guerra nuclear no mediante un liderazgo prudente, sino con buena fortuna. Tarde o temprano, si no actuamos, nuestra suerte se acabará.

Un momento de pánico o descuido, un comentario malinterpretado o un ego herido, podría fácilmente conducirnos inevitablemente a la destrucción de ciudades enteras. Una escalada militar calculada podría conducir a un indiscriminado asesinato masivo de civiles.

Si solo se usara una pequeña fracción de las armas nucleares actuales, el hollín y el humo de las tormentas de fuego se elevaría a la atmósfera enfriando, oscureciendo y secando la superficie terrestre por más de una década.

Eliminaría las cosechas de alimentos, poniendo a miles de millones en riesgo de inanición.

Sin embargo, seguimos viviendo en la negación de esta amenaza existencial.

Pero Faulkner, en su discurso por el premio Nobel, también lanzó un desafío a los que vinieron tras él. Solo siendo la voz de la humanidad, dijo, podemos vencer el miedo; podemos ayudar a la humanidad a resistir.

El deber del ICAN es ser esa voz. La voz de la humanidad y el derecho humanitario; hablar en nombre de los civiles. Dar voz a esa perspectiva humanitaria es como crearemos el fin del miedo, el fin de la negación. Y finalmente, el fin de las armas nucleares.

Esto me lleva a mi segundo punto: la libertad.

Como afirmaron en 1985 los Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear, la primera organización de armas antinucleares en ganar este premio:

«Los médicos protestan contra la indignación de mantener al mundo entero como rehén. Protestamos la obscenidad moral de que cada uno de nosotros está siendo continuamente blanco de la extinción «.

Esas palabras siguen sonando verdaderas en 2017.

Debemos reclamar la libertad de no vivir nuestras vidas como rehenes de una aniquilación inminente.

El hombre – ¡no la mujer! – fabrica armas nucleares para controlar a otros, pero en vez de eso somos controlados por ellos.

Nos hicieron falsas promesas. Que al hacer que las consecuencias de usar estas armas fueran tan inconcebibles, esto haría que cualquier conflicto resultara indeseable. Que nos mantendría libres de la guerra.

Pero lejos de prevenir la guerra, estas armas nos llevaron al borde del abismo en múltiples ocasiones a lo largo de la Guerra Fría. Y en este siglo, estas armas continúan precipitándonos hacia la guerra y el conflicto.

En Irak, en Irán, en Cachemira, en Corea del Norte. Su existencia impulsa a otros a unirse a la carrera nuclear. No nos mantienen a salvo, sino causan conflictos.

Como los llamó el premio Nobel de la Paz, Martin Luther King Jr., desde este mismo escenario en 1964, estas armas son «genocidas y suicidas».

Son el arma del loco llevada permanentemente a nuestro templo. Se suponía que estas armas nos mantendrían libres, pero nos niegan nuestras libertades.

Ser gobernado por estas armas es una afrenta a la democracia. Pero solo son armas. Son solo herramientas. Y así como fueron creados por el contexto geopolítico, pueden ser fácilmente destruidos colocándolos en un contexto humanitario.

Esa es la tarea que se ha fijado el ICAN. Y mi tercer punto sobre el que deseo hablar: el futuro.

Tengo el honor de compartir esta etapa hoy con Setsuko Thurlow, quien se ha propuesto como propósito de vida dar testimonio del horror de la guerra nuclear.

Ella y los hibakusha estuvieron en el comienzo de esta historia, y es nuestro reto colectivo asegurarnos de que ellos también sean testigos del fin de la misma.

Reviven el doloroso pasado, una y otra vez, para que podamos crear un futuro mejor.

Hay cientos de organizaciones que juntas, como ICAN, están dando grandes pasos hacia ese futuro.

Hay miles de activistas incansables en todo el mundo que trabajan cada día para estar a la altura de ese desafío.

Hay millones de personas en todo el mundo que han estado hombro con hombro con aquellos activistas para mostrar a cientos de millones más que un futuro diferente es verdaderamente posible.

Aquellos que dicen que el futuro no es posible, necesitan salir del camino de aquellos que lo hacen realidad.

Como la culminación de este esfuerzo de la base, a través de la acción de la gente común y corriente, este año lo hipotético avanzó hacia la realidad cuando 122 naciones negociaron y concluyeron un tratado de la ONU para prohibir estas armas de destrucción masiva.

El Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares es el camino a seguir en un momento de gran crisis mundial. Es una luz en un tiempo oscuro.

Y más que eso, ofrece una opción.

Una elección entre los dos finales: el fin de las armas nucleares o nuestro fin.

No es ingenuo creer en la primera opción. No es irracional pensar que los estados nucleares pueden desarmarse. No es idealista creer en la vida sobre el miedo y la destrucción; es una necesidad.

Todos nos enfrentamos a esa elección. Y pido a todas las naciones que se adhieran al Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares.

Los Estados Unidos eligen la libertad sobre el miedo.

Rusia elige el desarme sobre la destrucción.

Gran Bretaña elige el imperio de la ley sobre la opresión.

Francia elige los derechos humanos por encima del terror.

China elige la razón sobre la irracionalidad.

India elige el sentido sobre la insensatez.

Pakistán elige la lógica sobre el Armagedón.

Israel elige el sentido común sobre la destrucción.

Corea del Norte elige la sabiduría antes que la ruina.

A las naciones que creen que están protegidas bajo el paraguas de las armas nucleares, ¿serán cómplices de su propia destrucción y de la destrucción de otros en su nombre?

A todas las naciones: ¡elijan el fin de las armas nucleares por encima de nuestro fin!

Esta es la elección que representa el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares. Únanse a este Tratado.

Los ciudadanos vivimos bajo el paraguas de las falsedades. Estas armas no nos mantienen a salvo, contaminan nuestra tierra y el agua, envenenan nuestros cuerpos y mantienen como rehén nuestro derecho a la vida.

A todos los ciudadanos del mundo: Pónganse de pie con nosotros y exijan a su gobierno el lado humano y firmen este tratado. No descansaremos hasta que todos los Estados se hayan adherido, por el lado de la razón.

Ninguna nación se jacta hoy de ser un estado con armas químicas.

Ninguna nación argumenta que es aceptable, en circunstancias extremas, el uso de agentes nerviosos del sarín.

Ninguna nación proclama el derecho de desencadenar en su enemigo la peste o la polio.

Esto se debe a que se han establecido normas internacionales y las percepciones han cambiado.

Y ahora, por fin, tenemos una norma inequívoca contra las armas nucleares.

Los grandes avances nunca comienzan con un acuerdo universal.

Con cada nuevo signatario y cada año que pasa, esta nueva realidad se afianzará.

Este es el camino a seguir. Solo hay una manera de prevenir el uso de las armas nucleares: prohibirlas y eliminarlas.

Las armas nucleares, como las armas químicas, las armas biológicas, las municiones en racimo y las minas terrestres antes de estas, son ahora ilegales. Su existencia es inmoral. Su abolición está en nuestras manos.

El fin es inevitable. ¿Pero ese fin será el fin de las armas nucleares o el fin de nosotros? Debemos elegir una opción.

Somos un movimiento por la racionalidad. Por la democracia. Para liberarse del miedo.

Somos activistas de 468 organizaciones que trabajan para salvaguardar el futuro y representamos la mayoría moral: los miles de millones de personas que eligen la vida antes que la muerte, que juntos verán el fin de las armas nucleares.

Gracias, gracias.

Categorías: Internacional, Paz y Desarme
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.