En el Encuentro Nacional del Partido Humanista, con delegados de todas las regiones del país, incluidos Concejales, Cores y Diputados electos, se hizo una evaluación de los excelentes resultados electorales, tanto del Frente Amplio como del partido. Así, con base a estos resultados, se proyectaron las futuras tareas y se intercambió y decidió sobre la posición conjunta ante la segunda vuelta presidencial.
Sobre este último punto se acordó:

1. Hoy el Frente Amplio es una coalición de 13 organizaciones políticas que cuenta con una bancada de 21 parlamentarios, con un sólido programa de gobierno y con el gran liderazgo de Beatriz Sánchez, apoyado por más de un millón trescientas mil chilenas y chilenos. Nuestra prioridad es y será impulsar el programa de gobierno que propusimos en la primera vuelta electoral y fortalecer el Frente Amplio como la única opción de cambio y
transformación para nuestro país.

2. Consideramos que el retorno de Sebastián Piñera a La Moneda, representante del modelo neoliberal y de una derecha cavernaria, sería un gran retroceso en muchos de los escasos logros conquistados en estos años post-dictadura. Piñera, quien dice de Macri que es uno de sus mejores amigos, representa lo peor para Chile y para Latino América.

3. Consideramos al Frente Amplio en su exacto sentido original en cuanto opción frente al “duopolio” y afirmamos que no hay posibilidad de cambio sin la derrota política del mismo. En consecuencia no puede involucrarse en ningún comando ni gobierno de la Nueva Mayoría. Tampoco existe posibilidad de negociación alguna con ellos, ya que no les creemos, pues ni siquiera han sido capaces de cumplir sus propias propuestas electorales.

4. Una gran mayoría de los chilenos no quiere a Piñera nuevamente en el poder, pero es necesario precisar que no somos nosotros los que tenemos la responsabilidad de evitar que la Nueva Mayoría vuelva a entregarle el gobierno. El problema es de ellos, pero no se escucha la más mínima autocrítica por su parte y además pretenden presentar el problema como si fuera de todos. Ellos tienen además gran parte de la responsabilidad en la desafección de grandes sectores de la población respecto a lo político, expresada en una abstención que ya supera el 50%.

5. Las propuestas de cambio del Frente Amplio fueron ampliamente difundidas y son conocidas por todos, por tanto el candidato Guillier, así como los partidos de la Nueva Mayoría, saben qué es lo que quiere ese 20,27% que votó por Beatriz Sánchez. Si quieren contar con ese respaldo tendrán que reflexionar muy bien lo que dicen y hacen. Acá no se trata de una negociación de dirigencias sino de responder a las demandas expresadas por millones de personas en la reciente elección. No seremos nosotros su excusa ante un eventual triunfo de la derecha.

6. Nosotros no pedimos nada porque no queremos nada con ellos, ningún compromiso. El voto en segunda vuelta es un acto de libertad que busca evitar lo que se considera peor para Chile y se opta por el mal menor, declarándonos desde ya opositores a cualquiera de ambos gobiernos que resulte electo.

Por todo lo anterior:
Reafirmamos que el Frente Amplio no tiene ninguna responsabilidad respecto a que salga elegido uno u otro de los candidatos presidenciales. Nuestra responsabilidad es cumplir con aquellos que depositaron en el Frente Amplio su confianza.
Nuestro desafío hoy es la construcción de una opción para instalar un nuevo modelo de sociedad en nuestro país:
libertaria, justa y solidaria, capaz de convocar a los millones que no participaron porque se han sentido defraudados y alejados de la práctica política tradicional.
Cada uno y cada una de ese millón trescientas mil personas que dieron su voto a Beatriz Sánchez tendrá que reflexionar y tomar en conciencia su propia decisión, ya que nadie es dueño del voto de otro, sino que sólo del propio.
Comprendemos a quienes opten por votar en blanco o anular el voto y también a quienes voten contra Piñera y la derecha antihumanista que lo acompaña. Esta es la libertad de opción que creemos corresponde ejercitar hoy frente a esta segunda vuelta presidencial.

Las fotos son de Dalia Chiu: