El Aaiún

El anciano de la casa de piedra

RELATO   Cuando me aproximé a aquel perro, noté cierta tristeza en su mirada, le llamé varias veces por su nombre, y le ofrecí un cuenco lleno de comida. No acudió, me observaba con cierta desconfianza. Él pastoreaba las cabras.…