Por el profesor Slobodan Antonic, del Departamento de Sociología de la Universidad de Belgrado para el Blog de EL Saker

“El odio del Vaticano” no es una cita de una publicación sobre el genocidio croata contra los serbios entre 1941-1945. Es una frase utilizada por el tres veces ganador del Premio Pulitzer Thornton Wilder en su novela “El puente de San Luis Rey”, para describir un odio fuerte, profundo, persistente y cruel.

Por supuesto, no todos los que están en el Vaticano odian, ni todos los que odian son católicos. Sin embargo, las naciones que pertenecen al dominio cultural del cristianismo oriental a veces se asombran realmente de la profundidad e intensidad del odio que emana de influyentes ideólogos occidentales, de algunas poderosas instituciones y de numerosos “ejecutores voluntarios” de diversos proyectos de exterminio. Formalmente también son europeos y cristianos, pero pertenecen a una tradición y una cultura ligeramente diferentes.

Los serbios lo probaron varias veces en el siglo XX. Aún hoy se enfrentan a ello. Un ejemplo es la escritora y premio Nobel Herta Miller, novelista rumano-alemana, que dijo públicamente lo que la mayoría de los alemanes piensan de los serbios cuando apoyó el bombardeo de la OTAN a Yugoslavia en 1999. Y se decía que Alemania, al menos mientras el actual presidente de Serbia era primer ministro, era nuestro principal amigo occidental. ¿Cómo son entonces nuestros enemigos?

Los serbios, al menos cuando se trata de Europa del Este, no son el único objetivo del odio occidental. También están, por supuesto, los rusos. Como comentó acertadamente una mujer estadounidense de origen serbio mientras veía la televisión allí, “los enemigos del mundo occidental han permanecido estables e inalterados durante 30 años: Serbia y Rusia. Terribles serbios ortodoxos que, aterrorizados, masacraron a un gran número de pacíficos musulmanes democráticos y no menos terribles comunistas rusos que destruyeron la democracia y la libertad en Chechenia”.

Se han escrito monografías enteras sobre el odio de Occidente hacia Rusia, y tres de ellas se han traducido en nuestro país: “Rusofobia: dos caminos hacia el mismo abismo” (traducido en 1993) por Igor Šafarević; “Rusofobia” (traducido en 2016) por Giulietto Chiesa; y “Rusia y Occidente – mil años de guerra: rusofobia desde Carlomagno hasta la crisis ucraniana” (traducido en 2017) por Guy Methane.

La palabra “rusofobia” está en el título de los tres libros. Esa palabra puede ser engañosa. Las fobias son miedos irracionales e injustificados, como tener miedo a un ratón cuando salta sobre la mesa (musofobia), aunque sea una criatura que no nos comerá ni nos morderá la pierna. Sin embargo, en el caso de Rusia, no se trata de una fobia, sino de un odio profundo y constante -un buen ejemplo lo dio recientemente James Jatras:

“Moscú podría devolver Crimea a Ucrania, escoltar a las tropas de Kiev a Donbas sobre una alfombra roja y colgar a Bashar Assad en un asta de bandera en Damasco. Las sanciones impuestas por Washington a Moscú se mantendrían, e incluso se intensificarían gradualmente. Véase el tiempo que tardamos en deshacernos de la ley Jackson-Venik (una ley que limitaba las relaciones comerciales con la URSS, aprobada en 1974 y derogada sólo en 2012). El impulso rusófobo que controla la política estadounidense no proviene de lo que hacen los rusos, sino de lo que son: Rusia delenda est”.

Ahora, en Serbia, tenemos un libro recién publicado que habla del odio a Rusia en nuestro país. Se trata de “Rusofobia entre los serbios 1878-2017″, de Dejan Mirović. De dónde han sacado esto los serbios, teniendo en cuenta que los rusos nos ayudaron a librarnos de los turcos y a reconstruir un Estado, que por nuestra culpa en 1914 entraron en guerra con Austria-Hungría (y Alemania), que en 1944 nos ayudaron a librarnos del nazismo alemán y que hoy defienden nuestra reivindicación de Kosovo, a veces mejor que el Belgrado oficial?

La primera fuente de rusofobia en Serbia, en los dos últimos siglos, es sin duda el goteo del antirruso desde Occidente. En Occidente se percibe a Serbia como una pequeña Rusia balcánica”, un tradicional bastión ruso en los Balcanes. Por ello, todos los proyectos estratégicos antirrusos destinan importantes fondos a suprimir la popularidad de Rusia en Serbia, principalmente a través de una abierta propaganda antirrusa.

Otra fuente de antirrusismo es la ideología de la élite local, que quiere “modernizar” Serbia, pero occidentalizándola. Esa élite, que existía en los siglos XIX y XX, al igual que existe hoy, quiere que Serbia se apropie no sólo de la tecnología occidental, sino también de las instituciones occidentales, de la cultura occidental e incluso del estado de ánimo occidental (“espíritu protestante”). Dado que el modelo al que Serbia debería aspirar sólo puede ser el de los países occidentales -Francia o Gran Bretaña en el siglo XIX, y la UE en la actualidad-, Rusia debe ser retratada de la peor manera, ya que no podría ser modelo de nada, ni siquiera en arte, cultura o religión.

La tercera fuente de antirrusismo en nuestro país, durante los dos últimos siglos, fueron los diferentes intereses políticos y los diferentes intereses particulares de las élites gobernantes de Serbia (Yugoslavia) y Rusia (URSS). Por ejemplo, en el siglo XIX, Rusia quería tomar Constantinopla. Por eso, los búlgaros que habitaban los Balcanes orientales -que podían considerarse las puertas de Estambul- eran más importantes para ella que los serbios, que estaban geográficamente más lejos, en el oeste. Por tanto, los rusos preferían entonces a los búlgaros, apoyando una Gran Bulgaria antes que una Gran Serbia. Así, pusieron en peligro los intereses serbios no sólo en Macedonia, sino también en el sureste de Serbia. Este fue el verdadero trasfondo de una cierta frialdad que se desarrolló en la política de los reyes serbios Milan y Aleksandar Obrenović hacia Rusia (una política a la que se le dio un sello personal en la “convención secreta” concluida entre el príncipe serbio Milan y Austro-Hungría).

Otro ejemplo de intereses divergentes es sin duda el periodo titoísta, 1948-1989. Tito y sus asociados, después de 1948, temiendo por la supervivencia de su régimen, persiguieron cruelmente no sólo a los sovietófilos sino también a los rusófilos. Una estudiante de 20 años, Vera Cenic, fue torturada durante dos años (1950-1951) en el campo de concentración de Goli Otok sólo porque frecuentaba el Centro Cultural Soviético para ver películas rusas, amaba la literatura rusa y llevaba un diario en el que expresaba sus íntimas reservas hacia la política oficial de mantener las distancias con Rusia.

Radivoj Berbakov fue condenado en 1980 a dos años y medio de prisión, que cumplió en la cárcel de Sremska Mitrovica, por “propaganda enemiga”. Eso consistía, entre otras cosas, en ser “tendencioso a favor del arte y la literatura rusos, en el sentido de exagerar los méritos del arte y la literatura en la URSS”, lo que encaja con su declaración de que “ama a los rusos y que nadie puede prohibirle que los ame”.

Por supuesto, la nomenclatura titoísta sabía que una agitación política en Yugoslavia llevaría a los titoístas a perder no sólo el poder, sino también su libertad personal. Por eso, en aquella época, como nos muestra Mirović en su libro, una parte importante de la opinión pública de Serbia se empapaba no sólo de propaganda e ideología antisoviética, sino directamente antirrusa.

Cuando se trata del antirruso actual en Serbia, su fuente básica es una combinación del primer y segundo factor. Como resultado, las manifestaciones antirrusas contemporáneas aquí van desde la absorción inconsciente de los clichés ideológicos y propagandísticos occidentales, hasta el odio descarado hacia Rusia articulado por serbios pro atlantistas que se odian a sí mismos.

Como ejemplo, un “odio vaticano” verdaderamente oscuro, amenazante y peligroso, del tipo al que aludía Thornton Wilder, irrumpe regularmente en los textos de algunos de los columnistas del diario de Belgrado “Danas”, financiado por Occidente. Allí podemos leer que “la Rusia zarista arrastró a Serbia a la Primera Guerra Mundial”, y también que los “rusos” participaron en el asesinato en 2003 del entonces primer ministro Zoran Djindjic, bajo la espuria premisa de que “el asesinato del primer ministro fue el primer paso para devolver a Serbia a la órbita soviética”.

Según esta opinión, en Serbia existe una “actitud quisquillosa hacia Rusia”, es decir, en nuestro país hay una “red rusa” con “grupos extremistas bajo el control evidente de los servicios de seguridad serbios y rusos”. La línea que proponen estos círculos es que “la Rusia de Putin nos está robando los restos de soberanía e identidad europeas, el potencial económico y el sentido común”, advirtiendo que en Serbia se está produciendo una “evolución del chovinismo serbio al putinismo quisquilloso”.

Sus palabras de moda son que “el régimen de Putin reconoce a los hombres como oligarcas y hombres, y a las mujeres como putas o abuelas”, que “el jefe en Moscú está presionando a Serbia para que se desvíe del orden internacional democrático”, y que para Serbia “la integración en la UE es una prioridad”.

También hay en Serbia “propaganda de incitación antirrusa”, con alegaciones absurdas de que “la mitad de los ministros parecen haber sido traídos de contrabando desde la República de Donetsk”. El supuesto concepto de “Gran Serbia” fue inicialmente objeto de su desprecio. Ahora se les ha ocurrido la idea de que Serbia está “en peligro de convertirse en una provincia rusa”. A los serbios se les dice que la dependencia de Rusia “destruye nuestras instituciones democráticas y nos introduce en fuentes sucias de capital financiero”, lo que en última instancia conduce a los serbios a una “sovietofilia patológica”, y también permite “una conducta traicionera por parte de los órganos gubernamentales, e incluso de los círculos de la Iglesia Ortodoxa Serbia”.

Por supuesto, ningún otro proyecto de privatización en Serbia, salvo el de NIS, ha sido denunciado como cuestionable por esos ideólogos. El único problema que ven en el ámbito de la privatización es la venta de la antigua empresa petrolera estatal, NIS, a intereses rusos. Y también está el supuesto “centro de espionaje de Putin”, un puesto de avanzada de Situaciones de Emergencia de Rusia situado en la ciudad de Nis, acusado de “alimentar las tradiciones criminales y destruir las frágiles democracias de la región”.

El lobby rusófobo sostiene que en Serbia “desde 2004, los medios de comunicación bajo la supervisión de cada gobierno han estado preparando a la opinión pública no sólo para nuevos conflictos con los vecinos, sino también para la Tercera Guerra Mundial, que combatiremos del lado de Rusia, China, Corea del Norte, Cuba y Venezuela”. El autor de esta particular diatriba continúa preguntándose “cómo es posible que Vučić pueda situar a Serbia en el campo victorioso en el conflicto internacional emergente.”

Rusia y China son, según este lobby, “factores de desorden mundial” porque, como argumentan absurdamente, “el total anual de víctimas del terror de los partidos estatales en Rusia y China es casi igual a las víctimas de Mauthausen”. Por lo tanto, si Belgrado -que según ellos es un “agujero de mierda apestoso”- opta por ponerse del lado de Rusia, “Serbia seguirá siendo la RDA de los Balcanes”.

¿No se siente un odio terrible y profundo en estas palabras, no sólo hacia Rusia sino también hacia Serbia, sólo porque Serbia también es eslava, nacionalista, ortodoxa y se esfuerza por marchar a su propio ritmo?

Ese odio se desata sobre todo para convertir a los serbios en otra persona: “protestantes” y “ciudadanos” occidentales, más precisamente una multitud consumista que vive en un territorio, no en un país, y que mañana puede ser sustituida por otra población más “moderna” y “políticamente correcta”.

Las erupciones de este odio son necesarias para moldear al “serbio-europeo”, al que se le aplasta el cerebro y se le arranca el terrible “pequeño ruso” que lleva dentro. No cabe duda de que éste es el objetivo último de la política atlantista en los Balcanes. Pero eso no puede ocurrir sin la entronización en la sociedad serbia del equivalente al “odio vaticano”, profundo, sistemático y cruel.

Es importante ser capaz de reconocer ese odio. Es contrario no sólo a nuestros intereses esenciales, sino también a nuestra identidad civilizacional que nos hace especiales como pueblo y como cultura. El público en general lo rechaza intuitivamente. Pero en el contexto del anunciado “conflicto internacional” -que supuestamente va a “separar por fin el trigo de la paja”- sirve de anuncio anticipado de la represión totalitaria contra todos y cada uno de nosotros que ama a su país y piensa por sí mismo.

Así que cada uno de nosotros debe asumir el riesgo de ser víctima del “odio vaticano”. Incluso tú que estás leyendo este texto, querido lector.

El artículo original se puede leer aquí