En este momento, los ucranianos están unidos en su resistencia a la invasión de Rusia, pero no deberíamos sorprendernos cuando la alianza de Estados Unidos con las fuerzas de poder neonazis en Ucrania, incluida la inyeccion de miles de millones de dólares en armas sofisticadas, resulta en un retroceso igualmente violento y destructivo.

Por Medea Benjamin y Nicolas J. S. Davies – marzo 9, 2022

El presidente ruso Putin ha afirmado que ordenó la invasión de Ucrania para «desnazificar» su gobierno, mientras que los funcionarios occidentales, como el ex embajador de Estados Unidos en Moscú Michael McFaul, han llamado a esto pura propaganda insistiendo: «No hay nazis en Ucrania».

En el contexto de la invasión rusa, las relaciones problemáticas del gobierno ucraniano posterior a 2014, con grupos de extrema derecha y partidos neonazis, se han convertido en un elemento incendiario a ambos lados de la guerra de propaganda, con Rusia exagerándolas como pretexto para la guerra y Occidente tratando de barrerlo bajo la alfombra.

La realidad detrás de la propaganda, es que Occidente y sus aliados ucranianos han explotado y empoderado oportunistamente a la extrema derecha en Ucrania, primero para llevar a cabo el golpe de 2014, y luego redirigiéndolo a la lucha contra los separatistas en el este de Ucrania. Y lejos de «desnazificar» Ucrania, es probable que la invasión rusa empodere aún más a los neonazis ucranianos e internacionales, ya que atrae a combatientes de todo el mundo y les proporciona armas, entrenamiento militar y la experiencia de combate por la que muchos de ellos tienen hambre.

El Partido neonazi Svoboda de Ucrania y sus fundadores Oleh Tyahnybok y Andriy Parubiy desempeñaron papeles principales en el golpe respaldado por Estados Unidos en febrero de 2014. La subsecretaria Nuland y el embajador Pyatt mencionaron a Tyahnybok como uno de los líderes con los que estaban trabajando en su tristemente célebre llamada telefónica filtrada antes del golpe, incluso cuando trataron de excluirlo de una posición oficial en el gobierno posterior al golpe.

Como las protestas pacíficas en Kiev dieron paso a batallas campales con la policía y violentas marchas armadas para tratar de romper las barricadas policiales y llegar al edificio del Parlamento, miembros de Svoboda y la recién formada milicia del Sector Derecho, dirigida por Dmytro Yarosh , combatió a la policía, encabezó marchas y allanó un arsenal policial en busca de armas. A mediados de febrero de 2014, estos hombres armados eran los líderes de facto del movimiento Maidan.

Nunca sabremos a qué tipo de transición política habrían llevado a Ucrania las protestas pacíficas por sí solas, o cuán diferente habría sido el nuevo gobierno si se hubiera permitido que un proceso político pacífico siguiera su curso, sin injerencia de los Estados Unidos ni violentos extremistas de derecha.

Pero fue Yarosh quien subió al escenario en el Maidan y rechazó el acuerdo del 21 de febrero de 2014, negociado por los ministros de relaciones exteriores de Francia, Alemania y Polonia, bajo el cual Yanukovich y los líderes políticos de la oposición acordaron celebrar nuevas elecciones ese mismo año. En cambio, Yarosh y Sector Derecho se negaron a desarmarse y dirigieron la marcha final sobre el Parlamento, que derrocó al gobierno.

Desde 1991, las elecciones ucranianas habían oscilado de un lado a otro entre líderes como el presidente Viktor Yanukovych, que era de Donetsk y tenía estrechos vínculos con Rusia, y líderes respaldados por Occidente como el presidente Yushchenko, que fue elegido en 2005 después de la «Revolución Naranja» que siguió a una elección disputada. La corrupción endémica de Ucrania manchó a todos los gobiernos, y la rápida desilusión pública con cualquier líder y partido que ganara el poder llevó a un vaivén entre las facciones alineadas con Occidente y Rusia.

En 2014, Nuland y el Departamento de Estado consiguieron su favorito, Arseniy Yatsenyuk, fuera nombrado como primer ministro del gobierno posterior al golpe. Duró dos años, hasta que también perdió su puesto debido a escándalos de corrupción sin fin. Petro Poroshenko, el presidente post-golpe, duró un poco más, hasta 2019, incluso después de que sus esquemas de evasión de impuestos personales fueron expuestos en los Papeles de Panamá 2016 y los Papeles del Paraíso 2017.

Cuando Yatsenyuk se convirtió en Primer Ministro, premió el papel de Svoboda en el golpe con tres puestos en el gabinete, incluyendo a Oleksander Sych como Viceprimer Ministro, y gobernaciones de tres de las 25 provincias de Ucrania. Andriy Parubiy de Svoboda fue nombrado Presidente (o portavoz) del Parlamento, cargo que ocupó durante los próximos 5 años. Tyahnybok se postuló para presidente en 2014, pero solo obtuvo el 1,2% de los votos, y no fue reelegido para el Parlamento.

Los votantes ucranianos le dieron la espalda a la extrema derecha en las elecciones post-golpe de 2014, reduciendo el 10,4% del voto nacional de Svoboda en 2012 al 4,7%. Svoboda perdió apoyo en áreas donde tenía el control de los gobiernos locales, pero no había cumplido sus promesas y su apoyo se dividió ahora que ya no era el único partido que funcionaba con consignas y retórica explícitamente anti-rusa.

Después del golpe, el Sector Derecho ayudó a consolidar el nuevo orden al atacar y disolver las protestas anticompetitivas, en lo que su líder Yarosh describió a Newsweek como una «guerra» para «limpiar el país» de manifestantes prorrusos. Esta campaña culminó el 2 de mayo con la masacre de 42 manifestantes en un infierno de fuego, después de que se refugiaron de los atacantes del Sector Derecho en la Casa de Sindicatos en Odessa.

Después de que las protestas contra elgolpe se convirtieron en declaraciones de independencia en Donetsk y Lugansk, la extrema derecha en Ucrania cambió de marcha hacia un combate armado a gran escala. El ejército ucraniano tenía poco entusiasmo para luchar contra su propio pueblo, por lo que el gobierno formó nuevas unidades de la Guardia Nacional para hacerlo.

Sector Derecho formó un batallón, y los neonazis también dominaron el Batallón Azov, que fue fundado por Andriy Biletsky, un declarado supremacista blanco que afirmó que el propósito nacional de Ucrania era liberar al país de judíos y otras razas inferiores. Fue el batallón Azov el que dirigió el asalto del gobierno posterior al golpe contra las repúblicas autodeclaradas y recuperó la ciudad de Mariupol de las fuerzas separatistas.

El acuerdo de Minsk II en 2015 puso fin a los peores combates y estableció una zona de amortiguación alrededor de las repúblicas separatistas, pero una guerra civil de baja intensidad continuó. Se estima que 14.000 personas han sido asesinadas desde 2014. El congresista Ro Khanna y miembros progresistas del Congreso intentaron durante varios años poner fin a la ayuda militar de EE.UU. al Batallón Azov. Finalmente lo hicieron con la Ley de Apropiación de Defensa de 2018, pero Azov supuestamente continuó recibiendo armas y entrenamiento de EE.UU. a pesar de la prohibición.

En 2019, el Centro Soufan, que rastrea grupos terroristas y extremistas en todo el mundo, advirtió : «El Batallón Azov está emergiendo como un nodo crítico en la red violenta de extrema derecha transnacional… (Su) un enfoque agresivo de la creación de redes sirve a uno de los objetivos generales del Batallón Azov, para transformar las áreas bajo su control en Ucrania en el centro principal de la supremacía blanca transnacional.»

El Centro Soufan describió cómo el agresivo «trabajo en red » del Batallón Azov alcanza a todo el mundo para reclutar combatientes y difundir su ideología supremacista blanca. Los combatientes extranjeros que entrenan y luchan con el Batallón Azov luego regresan a sus propios países para aplicar lo que han aprendido y reclutar a otros.

Entre los violentos extremistas extranjeros con vínculos con Azov se encuentran Brenton Tarrant, que masacró a 51 fieles en una mezquita de Christchurch en Nueva Zelanda en 2019, y varios miembros del Movimiento Rise Above de EE.UU. que fueron procesados por atacar a los Manifestación «Unir a la derecha» en Charlottesville en agosto de 2017. Otros veteranos de Azov han regresado a Australia, Brasil, Alemania, Italia, Noruega, Suecia, el Reino Unido. y otros países.

A pesar del decreciente éxito de Svoboda en las elecciones nacionales, los grupos neonazis y nacionalistas extremos, cada vez más vinculados al batallón Azov, han mantenido el poder en las calles de Ucrania y en la política local en el corazón nacionalista ucraniano alrededor de Lviv en Ucrania occidental.

Después de la elección del presidente Zelensky en 2019, la extrema derecha lo amenazó con destituirlo, , o incluso con la muerte, si negociaba con los líderes separatistas de Donbas y cumplía el Protocolo de Minsk. Zelensky se había presentado a las elecciones como un «candidato a la paz», pero bajo la amenaza de la derecha, se negó a hablar con los líderes de Donbas, a quienes desestimó como terroristas.

Durante la presidencia de Trump, Estados Unidos revirtió la prohibición de Obama de la venta de armas a Ucrania, y la agressive retórica de Zelensky suscitó nuevos temores en Donbas y Rusia de que estaba construyendo las fuerzas de Ucrania para una nueva ofensiva para retomar Donetsk y Lugansk por la fuerza.

La guerra civil se combino con las políticas económicas neoliberales del gobierno para crear un terreno fértil para la extrema derecha. El gobierno post-golpe impuso más de la misma «terapia de choque» neoliberal que se impuso en toda Europa del Este en la década de 1990. Ucrania recibió un rescate del FMI de 40.000 millones de dólares y, como parte del acuerdo, privatizó 342 empresas estatales; redujo el empleo del sector público en un 20%, junto con recortes salariales y de pensiones; privatizó la atención médica y desinvertió en educación pública, cerrando el 60% de sus universidades.

Junto con la corrupción endémica de Ucrania, estas políticas llevaron al saqueo rentable de los activos estatales por la clase dominante corrupta, y la caída de los niveles de vida y las medidas de austeridad para todos los demás. El gobierno post-golpe defendió a Polonia como su modelo, pero la realidad estaba más cerca de la Rusia de Yeltsin en la década de 1990. Después de una caída de casi el 25% del PBI entre 2012 y 2016, Ucrania sigue siendo el país más pobre de Europa.

Como en otros lugares, los fracasos del neoliberalismo han alimentado el surgimiento del extremismo de derecha y el racismo, y ahora la guerra con Rusia promete proporcionar a miles de jóvenes alienados de todo el mundo entrenamiento militar y experiencia de combate, que luego pueden llevar a casa para aterrorizar a sus propios países.

El Centro Soufan ha comparado la estrategia de redes internacionales del Batallón Azov con la de Al Qaeda e ISIS. El apoyo de EE.UU. y la OTAN al Batallón Azov plantea riesgos similares a su apoyo a los grupos vinculados a Al Qaeda en Siria hace diez años. Esos pollos rápidamente llegaron a casa para dormir cuando engendraron a ISIS y se volvieron decisivamente en contra de sus patrocinadores occidentales.

En este momento, los ucranianos están unidos en su resistencia a la invasión de Rusia, pero no debemos sorprendernos cuando la alianza de EE.UU. con las fuerzas neonazis en Ucrania, incluyendo la inyeccion de miles de millones de dólares en armas sofisticadas, resulte en un efecto en contra igualmente violento y destructivo.

Medea Benjamin y Nicolas J. S. Davies

Medea Benjamin es cofundadora de CODEPINK for Peace y autora de varios libros, entre ellos Inside Iran: The Real History and Politics of the Islamic Republic of Iran. Nicolas J. S. Davies es escritor de Consortium News e investigador de CODEPINK, y autor de Blood On Our Hands: the American Invasion and Destruction of Iraq.

Traducción de Lulith van der Elst

 

El artículo original se puede leer aquí