Entrevistamos a Tomás Hirsch, chileno, humanista, reelegido como diputado por el Distrito 11 de Santiago. El distrito más conservador de Chile, y “donde se da la peor brecha en la distribución del ingreso en nuestro país”.

Analizamos con él su reelección y el complejo y polarizado panorama que ha quedado en Chile, después de la primera vuelta en las elecciones presidenciales.

Hirsch anima a la participación y a votar por Gabriel Boric en la segunda vuelta: “es muy importante que hoy día tengamos el triunfo de los sectores, que quieren un cambio de modelo, para garantizarles derechos a todas y todos en nuestro país”.

Transcripción

Pressenza. – ¡Buen día, amigas, amigos! Estamos con Tomás Hirsch, humanista chileno. Tomás acaba de ser reelegido como diputado. ¡Muchas felicitaciones!

Tomás, ha sido reelegido por el distrito más conservador o uno de los más conservadores de Santiago de Chile, el Distrito 11. Imagino que no ha sido una reelección fácil, sino muy peleada, pero ¿que has hecho y que ha hecho el equipo que trabaja contigo en la Diputación durante estos últimos cuatro años para que, de nuevo, hayas sido elegido?

Tomás Hirsch.- Hola, Juana. Muchas gracias por esta entrevista, por la invitación. Efectivamente, soy diputado en el distrito más conservador de Chile pero siempre hay espacio para los que no son conservadores. Entonces, efectivamente acá hay 5 diputados y diputadas de la derecha, 2 de la extrema derecha que salieron electos esta vez, y estamos nosotros, representando a todo el mundo progresista, humanista, de oposición, de izquierda.

Yo diría que el resultado es el fruto del trabajo realizado por un equipo maravilloso de gente. Yo cumplo una función más, una tarea que es la de legislar en el congreso, la de representar a la gente. Pero éste es un trabajo en equipo, en el cual hemos estado involucrados en una enorme cantidad de conflictos y temas que afectan a la gente del Distrito.

Si tuviera que enumerarlo rápidamente, diría que el tema más importante en el que hemos estado, es el de la vivienda, los comités de vivienda. Hay una carencia tremenda de vivienda en el distrito, a pesar de ser el más rico de Chile, tiene bolsones de pobreza gigantescos; el problema de las áreas verdes, el problema de los derechos humanos. Es un distrito donde vive mucha gente que sufrió violación a los derechos humanos, sus familias, sus parientes o ellos mismos. El tema de la educación donde hemos estado involucrados con los profesores y profesoras. Pero también con el mundo estudiantil, y trabajando fuertemente también con el mundo de la cultura… Yo diría que nos hemos desplegado en distintos temas de conflicto, con el mundo feminista, ecologista, animalista, trabajando muchísimo con ellos, que son áreas que la gente de derecha deja totalmente abandonada.

Yo definiría lo nuestro como un intento humanizador, un intento humanizador en un distrito, donde se da la peor brecha en la distribución del ingreso en nuestro país, tratando de generar un efecto-demostración de que es posible, también en estos lugares, generar una mejor calidad de vida, con más dignidad para todas y todos.

Pressenza. – Si te parece Tomás, abrimos el enfoque. Tal vez, podemos hacer un análisis de los resultados electorales a nivel general. Ha cambiado notablemente el arco parlamentario y desde aquí, desde Madrid, han resultado muy sorpresivos los resultados a la elección presidencial. Tal vez, puedas ayudarnos -con tu análisis- a comprender tales resultados.

Tomás Hirsch.- Hace pocas semanas en una entrevista a Pressenza, decía que este momento yo lo definía como paradójico. De hecho, así fue titulada, y creo que no nos equivocamos. El resultado de este domingo es paradójico porque después del estallido por demandas de la sociedad chilena, por mejor trato, por más dignidad… y esa fue la frase que sintetizó, en definitiva; en que se inicia un proceso constituyente, en que se llama a que, de una vez por todas, haya pensiones dignas, que la educación sea un derecho, que la salud no significa endeudarse, que las regiones tengan derechos, que los pueblos originarios sean reconocidos… bueno, después de eso, pasan dos años y nos encontramos con una votación fuertemente cargada a la derecha, hay que decirlo, si bien Gabriel Boric va a segunda vuelta, gana un candidato de extrema derecha. Para entenderlo, estamos hablando de alguien de la más extrema posición de derecha, con un discurso totalmente homofóbico, antiinmigrante, anti mujeres y sus derechos… La verdad es que es muy impresionante y, de algún modo, sentimos que lo que pasó es que el estallido fue quedando más atrás, me refiero a octubre de 2019, y se fueron instalando otros temas: el tema de la inseguridad, el tema de la delincuencia, el tema del narcotráfico que está muy fuerte, el tema de la inmigración y a quienes se achaca la culpa de los problemas de salarios y de empleo, que fueron muy bien aprovechados por el candidato de la derecha… Yo diría que esos temas se tomaron la agenda y ahí, él tiene un discurso muy simplista, pero llega a la gente, y desde nuestros sectores es un discurso mucho más estructurado, elaborado, pero que también es más difícil para la gente de tomarlo, de recogerlo. Y eso es lo que ha significado esta increíble polarización en que está la sociedad chilena y que dejan muy muy abierto el panorama hacia delante.

Pressenza. – Corroboramos que el panorama es muy paradójico visto desde fuera también. Por un lado, gana -como decías- en primera vuelta, un radical de extrema derecha, José Antonio Kast, pero al mismo tiempo se está en pleno Proceso Constituyente, un proceso que preside Elisa Loncón, una mujer representante de los pueblos originarios. Esto presenta un futuro muy complejo ¿Cómo crees que se va a poder trabajar?

Tomás Hirsch. – Es muy complejo el futuro porque efectivamente estamos con un proceso constituyente único en el mundo: paritario, con participación de los pueblos originarios, presidido por una mujer de los pueblos originarios, y con un impulso muy fuerte a las transformaciones estructurales del modelo económico, político y social, en que ganó por un 80% del Apruebo al Plebiscito de la nueva constitución, y los candidatos y candidatas que representaban la búsqueda de transformaciones estructurales. Eso va a tener que convivir con un Congreso, que quedó cargado hacia la derecha. En la cámara de diputadas y diputados, somos mayoría los que somos oposición, la izquierda, el centro-izquierda, pero se redujo esa mayoría, y en el senado se produjo un empate técnico, lo cual favorece a la derecha, que buscará impedir todos los cambios.

Va a ser un proceso complejo. La Convención Constitucional es autónoma, tiene la capacidad de seguir avanzando en su proceso, pero evidentemente va a requerir del apoyo del Congreso y también del Gobierno de turno. Por eso es que hoy día se ha transformado en algo tan, tan relevante lograr el triunfo de Gabriel Boric, que ¡ojo! solo quedó 2 puntos por debajo de José Antonio Kast, y la suma de votos de oposición, de izquierda y de derecha, son virtualmente un empate. Así es que, el gran desafío aquí es quién va a poder mover más gente para la segunda vuelta, porque de los 15 millones, que es todo el padrón electoral, solo 7 millones fueron a votar. Hay 8 millones que habría que ver cómo convocamos, o parte de ellos. Así que, gran desafío es el que tenemos en ese universo, que no participó en esta primera vuelta.

Pressenza. – ¿Hay un plan, entre distintas organizaciones, como para conseguir esa subida de votos hacia Boric?

Tomás Hirsch. – Se está estructurando en este momento un plan, que tiene que ver básicamente con lo siguiente: nosotros tenemos una propuesta, un programa de gobierno, que es muy bueno en su conjunto, como proyectos de cuatro años, ocho años, como modelo social. Lo que necesitamos ahora es traducirlo a cinco o diez medidas muy concretas.

Y algo que, a veces, a nuestro sector nos cuesta más (es más propio de las derechas salir con una cosa muy pragmática, de la medida 1 2 3 4 y 5). Bueno, tenemos que hacer ese esfuerzo y estamos trabajando en él y ya hoy día comenzamos a dar señales muy claras, y lo vamos a hacer en los próximos días. En el equipo que estamos trabajando para la segunda vuelta, en conjunto, por supuesto, con nuestro candidato Gabriel Boric, estamos elaborando imágenes muy claras y precisas, que le permitan a quienes no votaron, saber qué es lo que pretendemos hacer en los primeros 100 días, en los primeros seis meses, en el primer año, que puedan significar un mejoramiento sustancial de sus condiciones de vida.

Pressenza. – No sé si quieres mandar un último mensaje a los electores de fuera del país, también a los de dentro, pero sobre todo la gente de fuera.

Tomás Hirsch. – Por supuesto, y fuera de Chile, entre los chilenos y chilenas que votan, ganó Gabriel Boric, pero todavía son pocos y pocas los que fueron a votar. Por lo tanto, necesitamos mayor participación también afuera. En España, en Italia, en Europa, en Asia viven una muchos chilenos y chilenas, hay una comunidad chilena muy grande y necesitamos que participen y, por otro lado, vuestras entrevistas llegan acá, a chile. Decirle a todas y todos que necesitamos un compromiso de acción muy grande, y lo que está en juego en Chile es muy, muy relevante, no sólo para el país, para América Latina, y yo me atrevo a decir -sin ser pretencioso- para el mundo entero, porque éste es el país donde se desarrolló primero, se implementó y se exportó el modelo neoliberal. Por lo tanto, es muy importante que hoy día tengamos el triunfo de los sectores que quieren un cambio de modelo, para garantizarles derechos a todas y todos en nuestro país.