Una buena forma de describir a Susana Lopez es leer su muro de facebook donde muchos ex alumnos de esta joven profesora ovallina la saludan y la recuerdan. “La profe me enseñó los valores de la honestidad y la noviolencia”. «La tía Susana siempre tenía un espacio para nosotros, para escucharnos y aconsejarnos”. ”Gracias a la profe me decidí a estudiar abogacía para poder defender a los más débiles y a los que nadie tiene en cuenta”.

Y así siguiendo son cientos de mensajes de amor, cariño y respeto por quien ahora se postula por primera vez al Congreso.

“Me costó mucho decidirme por la exposición que una candidatura a diputada nacional demanda y más encima, en la papeleta, me toca en el centro y primera en la lista” dice Susana riendo sobre esa paradoja.

Presidenta del regional Coquimbo del Partido Humanista, fueron las y los integrantes del Humanismo en la región quienes decidieron proclamarla, “es importante que la gente sepa que esta candidatura no surge, como todas las demás, en una oficina en Santiago, sino que es la gente del territorio quien decide”, comenta afirmando no formar parte de ninguna casta política donde otras y otros candidatos se postulan una y otra vez y hacen carrera jugando con las esperanzas de la gente.

“Es increíble, pero hay candidatos y candidatas de los partidos que se han repartido el poder en estos treinta años que prometen lo que nunca hicieron antes y entonces surge la pregunta ¿hasta cuando la gente va a dejarse engañar volviendolos a votar? Por eso esta candidatura tiene sentido, porque queremos ser una alternativa diferente, valiente y con nuevas ideas y propuestas”.

¿Cuáles son esas propuestas?

La ley de Responsabilidad Política, presentada por nuestra diputada Laura Rodriguez en 1990, y que nunca se trató, propone la revocación de mandato a toda autoridad o cargo de elección popular que en un plazo de un año no cumpla con sus promesas de campaña.

Ley de Propiedad Participada de los Trabajadores mediante la cual todas las empresas que compartan las utilidades con sus trabajadores puedan tener algún tipo de exención tributaria, ya que creemos que la relación capital trabajo tiene que ser vista desde una nueva mirada donde lo más importante sea el Ser Humano y no el dinero.

La creación de un Tribunal Social Ambiental, vecinas y vecinos trabajando en conjunto con el poder judicial para que aquel y aquellos que contaminen vayan presos, ya basta de pagar multas para seguir arruinando nuestro ecosistema.

Comité Hídrico Popular para acabar con el saqueo del agua en nuestras comunidades y el negocio de los camiones aljibes que es un abuso para nuestra gente, sobretodo el campesinado..

Vamos a presionar a las autoridades para que tengamos en nuestra región un centro oncológico de excelencia, no puede ser que las familias tengan que migrar para poder realizar tratamientos contra el cáncer, necesitamos decisión política para entender que la salud es un derecho para todo el país y no solo para quienes viven en Santiago.

Nos preocupa la violencia contra las mujeres, cada dia conocemos mas casos y nadie hace nada. Vamos a presionar a los que deciden para la creación de casas de acogida atendidas por mujeres en las principales ciudades de nuestra región.

Como soy profesora y los problemas de la educación los vivo a diario por ello vamos a proponer una Ley de Educación para la Noviolencia, donde se enseñe a los estudiantes, apoderados y docentes herramientas de resolución de conflictos por la vía de la noviolencia activa.

El entusiasmo no decae en Susana quien se define como una persona común, “mi padre fue chofer de taxi hacia Sotaqui, he vivido desde siempre los valores del trabajo, la honestidad y la querencia, También las personas buenas y decentes tenemos derecho a meternos en política y el Humanismo tiene una historia de coherencia y transparencia que lo hacen único”.

Esta referencia tiene su asidero ya que el Partido Humanista fue el primero legalizado en plena dictadura (1986).

“Cuando me sume al Partido Humanista, hace ya 15 años, encontré una propuesta que encajaba perfecto con lo que estaba necesitando, la idea de cambio social y personal simultáneo me pareció maravillosa y resonó mucho en mi, con el trabajo personal pude reconocer mi fortaleza y apoyarme en mis virtudes para quitar la mirada sufriente sobre las cosas malas que me habían sucedido”,

“Para el estallido social todos los políticos se escondieron, nosotros los Humanistas fuimos los únicos que marchamos junto a la gente sin que nadie nos corriera y estuvimos en las asambleas que se dieron en su momento y ese apoyo queremos que se traduzca en votos para poder cambiar la historia”, dice con fuerza y convicción.

“Si Pamela Jiles, siendo la única diputada humanista, pudo torcer el rumbo y lograr los retiros de las AFP y con eso ponerle la comida en la mesa a cientos de familias chilenas, ¿imaginate lo que podría lograr una bancada humanista?”, suelta la pregunta al aire Susana y se despide caminando tranquila por las calle repartiendo volantes y sonrisas a quienes pasan por allí.

La cercanía que siente la gente con Susana se da porque ella es genuina y se muestra tal cual es, y como le dijo una vecina: “es hora de que gente como usted nos represente”.