POEMA

 

 

 

 

Acaso te conozco en el fuego remoto

ese lugar dormido que se oculta en mis ojos

allí donde las lágrimas cayendo en espiral

vuelan hacia la nieve

Iluminas los rostros tallados en los árboles

para que yo te encuentre en cada pensamiento

y sepa que es el agua, en mis pies, tu beso

Tu caricia es la noche que en el silencio bebo

negro, negro suave

me empujas hacia adentro y yo muero

me deshago como si

ya supiese que tú harás un nuevo sueño.