POEMA

 

 

 

 

 

Sentirme diminuta ante el gigante

Creer que mi piel no es pura

Sentir que mi propio origen es el problema

Negar mi historia para sobrevivir.

 

Cambiar mis prácticas de sanación y vida

Renunciar a aquello que me salvó y hoy lo entierro

Transformar mi lenguaje materno

Aprender de memoria otros términos que no me significan

Decir que lo que hoy me tiene viva,

no es más que chamanismo.

 

Matar mis conocimientos

Aceptar una verdad que no es mi realidad

Adorar unas prácticas que oprimen las mías

Someter mi cuerpo a la vigilancia

Sentirme ausente de lo que siento

Abandonar mi corporalidad para producir y reproducir.

 

Enunciar mis conocimientos en un lenguaje universal

Hablar un idioma que no es mío para ser aceptada

Expropiar las experiencias de mi gente para enaltecerse

Robar sus prácticas para decir que son inventos de otros

Transformar sentires en números.

 

Basta de seguir adorando al que me sigue expropiando

Basta de seguir ocultando mis saberes

Basta de seguir negando mis raíces

Basta de enriquecer al dominador

Basta de usar los cuerpos de las personas como objetos.

 

Hoy renuncio al materialismo de los cuerpos

Hoy lucho por los derechos humanos,

por la vida,

por la salud,

por la dignidad,

y por mi reapropiación como indígena.