El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y otros líderes de los países del G7 se han comprometido a donar mil millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 a los países más pobres para ayudar a cumplir el objetivo de poner fin a la pandemia para fines de 2022.

La Organización Mundial de la Salud estima que se necesitan once mil millones de dosis para vacunar al 70% de la población mundial. El G7 está celebrando en el condado inglés de Cornualles su primer encuentro presencial en los últimos dos años.

El artículo original se puede leer aquí