¿Armas? No, gracias

09.04.2021 - Bogotá, Colombia - Gloria Arias Nieto

Este artículo también está disponible en: Italiano

¿Armas? No, gracias
(Imagen de Kinojam)

6 de abril 2021. El Espectador

 

Como si aún no hubiéramos contado suficientes víctimas de la violencia, la senadora del Centro Democrático María Fernanda Cabal propuso “flexibilizar el porte de armas, como era antes” cuando “las personas acreditaban su calidad” con una especie de salvoconducto moral e imposible, expedido vaya uno a saber por quién.

¿Qué parte del libreto de la muerte violenta no hemos entendido? Ni la justicia ni la vida se toman por mano propia; en el género humano la superioridad es un sofisma y la bondad no se acredita: se construye y se ejerce. Sin revólver.

Como dice un amigo mío, “todas las balas son perdidas”; y le recuerdo a la señora Cabal que, si en Colombia está prohibida la pena de muerte, la idea no es que la ejerzamos de facto, como se nos dé la gana, a la salida del cine y a la entrada de la funeraria. Quien ostenta un cargo de “madre de la patria” debería -antes de plantear exabruptos- repasar algunos datos y saber que detrás de cada número hay piel humana: En los casos de violencia doméstica, si hay un arma en la casa, la posibilidad de que la historia termine en feminicidio es siete veces mayor que en los otros hogares; en Colombia, más del 70 % de los homicidios se han cometido con arma de fuego; un arma en el hogar incrementa en 41 % la posibilidad de que alguien sea asesinado dentro de las cuatro paredes de su casa, y el riesgo de suicidio infantil y juvenil es de cuatro a diez veces mayor en los hogares donde hay armas. Con un arma en la casa, nadie está seguro: un niño de tres años tiene la fuerza necesaria para apretar el gatillo de una pistola.

Normalizar las armas es regularizar la violencia; echar reverso en la escala conceptual de la sociedad, darle otra estocada a la ley, a las instituciones y a la salud emocional de un país suficientemente sufrido. ¿Sabían que más de 30.000 mujeres víctimas de violencia sexual afirman que al momento de la agresión, sus victimarios estaban armados? 0

Luis Emil Sanabria, director de REDEPAZ, ha liderado estas semanas la campaña #ArmasNoGracias. Artistas, líderes sociales, filósofos, médicos, constructores de paz, candidatos presidenciales, políticos y poetas, hombres y mujeres de distintos oficios, razones y corazones, han llenado las redes con mensajes que hacen evidente el tremendo error que significaría volver a permitir el porte de armas.

Es perfecta esta frase de Helena Mallarino: “¿Armas? No, gracias. Y menos en un país donde la rabia va mucho más rápido que la empatía”.

Sigamos arando, queridos lectores de cuerpos y almas, a ver si algún día logramos vencer los miedos, respetar la vida y en vez de armar, amar.

Categorías: Opiniones, Paz y Desarme, Sudamérica
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Mujeres

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.