Cientos de personas se movilizaron y participaron del verdurazo y de la sentada frente al Congreso en el Día Mundial del Agua, exigiendo que se apliquen políticas públicas para abordar la emergencia climática.

por Notas, Periodismo Popular

Distintas organizaciones socioambientales participaron de una masiva convocatoria realizada en el Día Mundial del Agua. La jornada comenzó con un “verdurazo” de la mano de la Unión de les Trabajadores de la Tierra, siguió con una sentada frente al Congreso de la Nación y finalizó con una movilización hasta la Plaza de Mayo. La Marcha Plurinacional por el Agua se replicó por distintos puntos del país, tales como Ushuaia, Tucumán, Salta, Posadas, algunas localidades de la provincia de Buenos Aires y Bariloche, entre otros.

Aimé Olivera Caniumir, militante del MTE Rural, dijo en su intervención en Plaza de Mayo: “Sabemos que no hay forma de cambiar este modelo de explotación de la naturaleza sin enfrentarnos a los poderes concentrados. Pongámosle nombre: hace años impulsan genocidios y golpes de estado, son los que se apropiaron de nuestro territorio ancestral. Es la Sociedad Rural, son los Etchevehere, los Blanco Villegas, los Pereira Iraola”.

“Queremos que se revierta esta situación de injusticia, queremos volver a repoblar la patria, por eso impulsamos el Plan de Desarrollo Humano Integral. Todos y todas, seamos urbanos o rurales, necesitamos de acceso a la tierra, al techo y al trabajo. Necesitamos el desarrollo soberano y sustentable de nuestro país y eso implica en primer medida acceso a la tierra y reforma agraria integral y popular”, añadió.

Entre los pliegos de la movilización, figuraba la demanda de la designación de recursos “a los equipos que trabajan combatiendo las catástrofes ambientales en la primera línea”, el cumplimiento de la Ley de Bosques y de Manejo del Fuego, la creación las leyes de Humedales, de Acceso a la Tierra y de Reciclado con inclusión social, entre otros. “Volvemos a las calles porque nuestros pueblos no son territorios de conquista”, señalaron las organizaciones.

Además, los grupos que compusieron la organización de la Marcha Plurinacional por el Agua exigieron el respeto del derecho a la libre autodeterminación de los pueblos, el encuadre legal del Agua como un bien común, que los delitos contra la naturaleza sean considerados de lesa humanidad, que no se vuelva política pública promover y subvencionar programas y proyectos que atentan contra la vida de los seres humanos y de la naturaleza o Madre Tierra, y que se cumpla la legislación de presupuestos mínimos de Ordenamiento territorial para preservar los bosques nativos como reserva biológica; “también la ley de protección de ambientes glaciares y periglaciares como reserva de Agua para hoy y para las futuras generaciones”.

Desde el MTE Rural indicaron en un comunicado: “Marchamos en defensa del agua y para denunciar la situación de emergencia climática que estamos viviendo en Argentina. En múltiples puntos del país, la agricultura familiar campesina e indígena se encuentra enfrentando a la megaminería, a las forestales, al negocio inmobiliario, al desmonte. Como jóvenes nos preocupa el avance de un modelo de producción depredatorio. Queremos poder proyectar un futuro en el campo. Queremos agua para vivir y producir alimentos”.

 

El artículo original se puede leer aquí