Movimiento social en México – rebeldes digitales

25.06.2020 - Raina Zimmering

Este artículo también está disponible en: Inglés, Alemán

Movimiento social en México – rebeldes digitales
(Imagen de Colectivo Cotric)

Los Zapatistas en México utilizan la ciencia y los medios digitales para su resistencia. Esto también es evidente en la crisis del coronavirus.

El 16 de marzo de 2020, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, o EZLN, cerró las comunidades autónomas del estado mexicano de Chiapas debido al peligro que representa la pandemia del coronavirus. En su declaración, los Zapatistas escribieron que reconocen la «amenaza científicamente probada a la vida humana»¹ y se están preparando para ello. Al mismo tiempo, criticaron a los gobiernos por explotar el virus para provocar conflictos políticos y criticaron la falta de «información verídica y adecuada sobre el alcance y la gravedad del contagio». Este enfoque es característico de los zapatistas: por un lado, aceptan el conocimiento científico y, por otro, critican su instrumentalización política y su incorrecta implementación. Además, vinculan el conocimiento científico a su lucha contra el sistema socioeconómico neoliberal. En la autoimagen de los zapatistas, la ciencia y la lucha contra el sistema están inseparablemente ligadas.

A diferencia de la mayoría de los gobiernos del mundo, que quieren luchar contra el coronavirus con restricciones en los contactos sociales, los zapatistas de Chiapas hacen una convocatoria a los excluidos (o más bien «incluidos») para que «no pierdan sus contactos humanos» y fomenten la continuación de las luchas sociales contra la explotación y el femicidio (feminicidio). Para los asesinados, encarcelados y desaparecidos en la lucha, la defensa de la tierra y de la «Madre Tierra» debe mantenerse, como lo exigió el «Comité Secreto Revolucionario Indígena», la Autoridad del Comando General del EZLN, en el comunicado del 16 de marzo.

A la luz del hecho de que los zapatistas han cerrado sus comunidades, la convocatoria al pueblo de México y al mundo para mantener contactos y continuar la lucha parece contradictorio. Sin embargo, esta contradicción se resuelve rápidamente si se continúa con la convocatoria zapatista: El EZLN declara que el contacto y la resistencia pueden establecerse y llevarse a cabo de muchas maneras, y, por lo tanto, incluso ante el peligro del virus, no deben ser abandonados. Así, la declaración dice: «La palabra y la escucha – con el corazón – va en muchas direcciones, tiene muchas formas, incluye muchos calendarios y geografías – para reunirse, para encontrarse.”

La pregunta es qué entienden los zapatistas por estas «muchas maneras» y «muchas formas» que incluyen «muchos calendarios y geografías» (en el sentido de tiempos y lugares). Esta pregunta debe ser respondida en el contexto de la organización social de las comunidades zapatistas, su actitud hacia las ciencias y la digitalización.

Los Zapatistas

Los zapatistas de México son un grupo insurgente de población predominantemente indígena que, en 1994, se levantó contra las políticas neoliberales y neocoloniales del gobierno y creó un espacio autónomo alternativo caracterizado por el autogobierno, la democracia de base, la propiedad y la distribución colectivas, la justicia de género y un enfoque sostenible de la naturaleza. Después de la rebelión, los zapatistas se han conectado digitalmente en un tiempo muy corto. De esta manera se podrían difundir las historias del vocero del EZLN, el subcomandante Marcos, y la información sobre su forma democrática de organización de base. De esta manera se logró una red transnacional con otros movimientos emancipadores y ONG en México y en todo el mundo. Como movimiento emancipador, se han convertido en un modelo para muchos movimientos sociales transnacionales, como el movimiento antiglobalización, las contracumbres contra las reuniones del G-20, Anonymous, «Reclaim the Streets», el Foro de São Paulo y muchos más.

La recepción de la ciencia

Aunque los zapatistas son predominantemente personas de origen indígena, que están en gran medida excluidas de la vida social en México y cuyas acciones se basan en gran medida en el conocimiento tradicional experimental, hay un gran interés en las ciencias como forma de objetivación del conocimiento mundial, que quieren combinar con la otra forma de conocimiento experimental. El subcomandante Galeano, ex vocero y comandante supremo del EZLN, que hasta 2014 llevaba el nombre de subcomandante Marcos, llama «alquimia» al conocimiento que se comunica en las comunidades zapatistas y lo coloca en contraste con la «pseudociencia» de la sociedad capitalista.

En la conferencia científica internacional «Conciencias por la Humanidad» en Chiapas en 2017, dijo que la «alquimia» se esfuerza por la ciencia y, «a diferencia de las pseudociencias, no crea una mezcla de verdades y conocimientos hecha de tópicos». La pseudociencia (…) no se acerca a la ciencia, sino que se aleja de ella, transformándola en su peor enemigo y, con el mayor éxito de su misión, en una crisis; no representa una explicación alternativa de la realidad (como lo hace una religión), sino un «argumento» que sustituye al pensamiento científico, (…) y gana la batalla más importante en una sociedad mediática: la de la popularidad. La pseudociencia no se esfuerza por el argumento de la fe, la esperanza y la caridad, sino que ofrece una explicación con una estructura lógica que «engaña a la mente». El sentido simple: la pseudociencia es un fraude, es la charlatanería, que abunda en la academia. La alquimia, por otro lado, tiene como objetivo liberarse, «curarse», «limpiarse» de los parásitos que son los elementos no científicos.

El mensaje del subcomandante Galeano es que la ciencia bajo el capitalismo, es decir, la «pseudociencia», sólo es capaz de explicar el mundo de una manera muy limitada, porque encarna el conocimiento de la dominación. Por otra parte, los zapatistas, dentro de una organización social alternativa que se centra en una buena vida para todos y en un enfoque sostenible de la naturaleza, están tratando de concretar científicamente su visión del mundo, que hasta ahora se ha basado principalmente en el conocimiento experimental y en patrones míticos de explicación.

A través de reuniones internacionales como las mencionadas «Conciencias por la Humanidad», los zapatistas quieren conocer y comprender el conocimiento científico y al mismo tiempo discutir las conexiones entre la contextualización social y su utilidad para la gente. Creen que sólo en una sociedad justa las ciencias traerán el éxito a largo plazo para el pueblo, que las condiciones capitalistas y la subordinación de la investigación científica a los mecanismos del mercado son hostiles a la ciencia. El empuje anticapitalista de los zapatistas se expresa claramente en otra cita de Galeano en 2018:

«Así que lo que vemos a nivel mundial es una economía depredadora. El sistema capitalista avanza valientemente en la conquista del territorio, destruyendo donde puede. Al mismo tiempo hay una glorificación del consumo. (…) En realidad, esta glorificación del consumo esconde una brutal explotación y un cruel robo a la humanidad, que no es inmediatamente visible en la producción moderna de bienes. (…) La máquina que produce ordenadores o teléfonos móviles de forma completamente automática y sin intervención humana no se mantiene gracias al progreso científico y técnico, sino por el saqueo de los recursos naturales (la necesaria destrucción/despoblación y reconstrucción/reorganización de los territorios) y por la esclavitud inhumana de miles de células diminutas, pequeñas y medianas de la explotación del trabajo humano. (…) En su desarrollo, el sistema ‘descubre’ que han aparecido nuevas mercancías, y estas nuevas mercancías están en el territorio de los pueblos indígenas: agua, tierra, aire, biodiversidad; todo lo que aún no ha sido destruido y mutilado está en el territorio de los pueblos indígenas, y es allí donde caen. Cuando el sistema busca (y conquista) nuevos mercados, no sólo es un mercado para el consumo, para la compra y venta de bienes; también y sobre todo busca e intenta conquistar territorios y pueblos».

Este análisis del potencial destructivo de la ciencia y la tecnología capitalistas amplía el análisis de Karl Marx a los aspectos actuales, especialmente ecológicos, del sistema capitalista: la explotación de los recursos de los «territorios de los pueblos indígenas» («pueblos originarios») como «el agua, la tierra, el aire y la biodiversidad». Los pueblos afectados, incluidos los zapatistas, se han levantado contra esta acción, dice Galeano: «Pero si miramos hacia abajo (…) vemos rebeliones y resistencia.”

¿»Ciberguerilla»?

La actitud abierta de los zapatistas hacia la ciencia también es evidente en su uso intensivo de los medios digitales, que utilizan para lograr sus objetivos sin perder de vista los peligros que conlleva. A menudo el término «ciberguerrilla» se aplica al EZLN, pero los zapatistas no hackean las redes digitales, sino que construyen ellos mismos sus propias redes digitales desde muy temprano y las utilizan como herramienta en su lucha por una sociedad alternativa, lo que justifica el término «primera guerrilla de la información» acuñado por el sociólogo español Castells.⁴ Los zapatistas se beneficiaron del hecho de que la internet está orientada a la participación: el usuario es también un participante. La «guerra» de palabras, imágenes e historias imaginativas, publicando y compartiendo contenidos fueron una parte esencial del éxito mediático de los zapatistas. El hecho de que el desarrollo de la industria informática fuera acompañado por la aparición de sistemas de software libre y shareware creados por los usuarios, capaces de eludir el control del estado, tuvo un efecto positivo.

Dado que en el estado de Chiapas no había casi ningún acceso a internet en el momento de la rebelión zapatista, en el período posterior a 1994 las noticias seguían escribiéndose a mano y enviándose a los simpatizantes extranjeros que luego las distribuían en línea. Para ello, los zapatistas se unieron en la red de apoyo «La Neta» con la ONG «Chiltak», el «Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas» y el «Centro de Investigaciones Económicas y Sociales». Más tarde, aparecieron otros grupos de apoyo y solidaridad, que crearon listas de correo electrónico y organizaron campañas locales para que los zapatistas crearan solidaridad externa.

Desde el principio, los zapatistas tenían su propio sitio web, que proporcionaba información sobre todos los comunicados, campañas y declaraciones zapatistas, sobre los ataques de los militares y paramilitares mexicanos, sobre las reuniones internacionales, como las del movimiento de mujeres, las conferencias de ciencia y arte, y sobre la expansión y reestructuración de los territorios zapatistas. El primer sitio web del EZLN fue implementado en 1994 por el estudiante de Texas Justin Paulson a través del servidor web del Colegio de Swarthmore en Pennsylvania.

Esto significó que el propio sitio web de los zapatistas se creó un año antes que el sitio web del diario mexicano La Jornada, e incluso dos años antes de que se lanzara el sitio web del estado mexicano, lo que dio a la organización indígena una ventaja tecnológica y al mismo tiempo una ventaja de red sobre el gobierno central. En 1997 el subcomandante Marcos dijo en una entrevista con el sociólogo francés Yvon Le Bot que internet era «un nuevo espacio, una innovación tan nueva que nadie pensaba que una guerrilla pudiera llegar a ella». Internet es la autopista de la información. Era un país que no estaba ocupado por ninguna fuerza armada». ⁵

Ataques a las estructuras digitales

Mientras tanto, sin embargo, esta «autopista» también está presentando a los grupos de resistencia como Indymedia problemas en su uso, como se revela no menos importante en los documentos secretos de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) publicados por Edward Snowden en 2013. Estos documentos muestran que las principales plataformas y corporaciones de internet como Google, Facebook, Microsoft, Skype, YouTube y Apple, han estado transmitiendo información sobre sus usuarios al gobierno de los Estados Unidos.

Los zapatistas también se ven afectados por esto. Un ejemplo es el ataque de Yahoo a los sitios digitales del EZLN durante la «Otra Campaña» de 2006, una campaña de establecimiento de contactos y alianzas de una semana de duración para formar un movimiento de masas extraparlamentario con los zapatistas y otros movimientos sociales de todo México. Yahoo trató de sabotear la campaña, entre otras cosas, borrando importantes listas de distribución. Los sitios web vinculados a los zapatistas son repetidamente clasificados como «peligrosos» o cerrados por las principales plataformas de internet antes mencionadas. El contexto de esos ataques es el temor de que los grupos críticos con el capitalismo hayan encontrado en internet un medio a través del cual puedan ofrecer una resistencia global a la globalización neoliberal. El «sistema educativo autónomo rebelde zapatista» del EZLN escribió en 2010 sobre este problema: «Es importante mejorar las conexiones con otros sitios electrónicos de otras organizaciones y colectivos para superar el bloqueo informático al que siempre nos someten las grandes potencias»⁶

Todos aquellos que querían utilizar la tecnología digital de manera emancipadora tuvieron que enfrentarse una y otra vez a nuevos retos con el creciente control del estado y los servicios secretos, y considerar el espacio digital no sólo como un espacio de redes sino también como un espacio de lucha. En este sentido, en 2017 tuvo lugar la «Edición Cibernética» del encuentro internacional de artistas Comp-Arte 2017, que trató de unir el arte y los movimientos digitales como las iniciativas de código abierto o el ciberfeminismo. En su convocatoria a la reunión, los zapatistas plantearon las preguntas: «¿Es posible otro internet, es decir, otra red? ¿Es posible luchar allí? ¿O este lugar, sin una geografía precisa, ya está ocupado, usado, suspendido, etc.? ¿No puede haber resistencia y rebelión allí? (…) ¿Es la red un espacio de dominación, domesticación, hegemonía u homogeneidad? ¿O es un espacio de conflicto, de lucha? ¿Podemos hablar de un materialismo digital? ⁷

Resistencia en red

La respuesta elaborada colectivamente por la conferencia de Comp-Arte fue afirmar la posibilidad y la existencia de resistencia y rebelión en la «geografía de la red». En la revista digital Desinformemonos, cercana a los zapatistas, se expresó la opinión de que, aunque internet es «un espacio de dominación, domesticación, hegemonía y homogeneización», «precisamente porque internet está centralizada y jerarquizada, en ella existen espacios de lucha y resistencia contra la dominación, la hegemonía y la homogeneización».

La forma en que estos espacios pueden ser utilizados se mostró de nuevo en la crisis del coronavirus. Así, desde el cierre de las comunidades zapatistas, ya se han producido varias campañas de los oprimidos y excluidos. Entre ellas se encuentra la convocatoria de la Coordinación Metropolitana Anticapitalista y Anti patriarcal para que el 28 de marzo de 2020 se celebre el «Día Mundial de la Vida», que para las «redes sociales» se vinculó al hashtag «ElEncierroNoMeCalla» (La inclusión no me excluye).

La red invitó a participar «en actividades musicales, teatrales, de danza y canto, poesía, cine, pintura, fotografía, documentales, lectura de libros, análisis, discusiones, reflexiones, conferencias» para «gritar a los malos gobiernos del mundo que seguimos luchando por la vida y contra la muerte el capitalismo y el patriarcado a pesar de la pandemia». Estas actividades pueden difundirse digitalmente desde sus plataformas y redes sociales, de modo que todos podamos hacer oír nuestra voz desde los confines de nuestros propios bolsillos y denunciar a los gobiernos nacionales que subordinan sus decisiones fundamentales sobre el derecho a la vida a los dictados del capital financiero». Al final de la convocatoria, se recuerda a Emiliano Zapata y su asesinato y se anuncia que la lucha continúa. «¡La inclusión no nos silenciará, estamos resistiendo y organizándonos!»

El artículo Rebelde Digital apareció por primera vez en el número del 20.04.2020 de Young World. Agradecemos a Raina Zimmering y a los editores de JW por el permiso para publicarlo en Pressenza. La republicación sólo se permite con permiso explícito.

1 – Comité Secreto Revolucionario Indígena (CCRI), Comando General (CG) y Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN): Comunicado. México de 16.3.2020; http://enlacezapatista.ezln.org.mx/

2 – Subcomandante Galeano (2017): Alquimia zapatista. México, Chiapas, 2 de enero de 2017; http://enlacezapatista.ezln.org.mx/2017/01/13/alquimia-zapatista/

3 – Subcomandante Insurgente Moisés y Galeano (2018): «300ª parte dos. Un continente como un patio trasero, un país como un cementerio, una idea única como un programa de gobierno y una pequeña, muy pequeña, diminuta rebelión». Traducido por Nadine. Chiapas 98. 21 de agosto de 2018; https://www.chiapas.eu/news.php?id=9927;Ver http://enlacezapatista.ezln.org.mx/

4 – Ver Manuel Castells (1998): La era de la información: Economía, sociedad y cultura. La sociedad roja. (Vol. 1). México. Siglo Veintiuno, pp. 399 y sig.

5 – Marijana Mitrovic (2017): ¡Volver al futuro! Feministas y Zapatistas exploran el mundo virtual, 22 de agosto de 2017; https://mx.boell.org/

6 – Sistema Educativo Autónomo Zapatista Rebelde de la Zona Nacional de Liberación Los Altos: carta del 15.2.2010; http://enlacezapatista.ezln.org.mx/

7 – EZLN (2017): Arte, resistencia y rebelión en la red: Convocatoria para la edición cibernética de Comp-Arte «Contra el capital y sus muros: todas las artes». (Julio 2017) Enlace Zapatista; http://enlacezapatista.ezln.org.mx/

8 – Desinforménomos (2.8.2017). Contra el liberalismo, el dominio de internet y el estado. México; https://www.lahaine.org/mm_ss_mundo.php/contra-el-liberalismo-el-dominio


Traducción del alemán por Sofía Guevara

Categorías: América Central, Política, Pueblos Originarios
Tags: , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.