La Doctrina Monroe y la única nación indispensable

02.05.2020 - Gerhard Mertschenk - Pressenza Berlin

Este artículo también está disponible en: Alemán

La Doctrina Monroe y la única nación indispensable

En «Laeinamerika anders», número 1/2020, la revista austriaca para América Latina y el Caribe, Peter Gärtner [1] escribió un excelente tratado sobre la Doctrina Monroe y su variable aplicación por parte de los Estados Unidos (Este artículo también se publicó en el portal www.amerika21.de el 16 de abril de 2020).

En ella menciona entre otras cosas también la posición excepcional y especial en el mundo que los Estados Unidos reclaman para sí mismos: «El fundamento ideológico está formado por el excepcionalismo americano, que constituye el núcleo de la identidad estadounidense. Según esto, los americanos se sienten un pueblo elegido, cuyos valores e instituciones por un lado son superiores a todos los demás, pero por otro lado deben difundirse por todo el mundo en beneficio de toda la humanidad (misión), lo que, sin embargo, depende de los respectivos recursos de poder (poder). También habla de la «conciencia misionera del excepcionalismo americano», por la cual se determina la geopolítica de los Estados Unidos y su lucha por el «dominio mundial (primacía)».

Teniendo en cuenta la frase inicial de su artículo que bajo Obama la Doctrina Monroe fue oficialmente declarada muerta, me gustaría añadir algunas reflexiones – especialmente en vista del ahora declarado apoyo de Obama al candidato presidencial Joe Biden.

El hecho de que «los americanos» se vean a sí mismos como un pueblo elegido se explica por la palabra clave «destino manifiesto», que dice que los Estados Unidos tienen la misión divina de expandirse. El periodista neoyorquino John L. O’Sullivan explicó este lema, que implica un destino evidente (o inevitable), en un artículo de periódico en 1845 con las siguientes palabras: «El cumplimiento de nuestro destino obvio es expandirnos por todo el continente, lo cual nos fue impuesto por la divina providencia para el desarrollo del gran experimento de libertad y autogobierno» y al mismo tiempo justifica esta afirmación con la siguiente comparación:

«Es el mismo derecho que el de un árbol al aire y al suelo necesarios para el pleno desarrollo de sus capacidades y para el crecimiento que le ha sido destinado.”

Así que sólo los Estados Unidos tienen derecho a este derecho natural. Otros países y pueblos con sus propias ideas obviamente no juegan ningún papel. Por lo tanto, es una conciencia misionera religioso-político-ideológica, en la que los propios valores dados por Dios se declaran como objetivo e ideal de toda la humanidad.

Esta actitud básica también se expresa en el hecho de que los principales políticos de Estados Unidos hablan de los Estados Unidos como la única nación indispensable en el mundo.

En 1998, por ejemplo, Madeleine Albright describió a los Estados Unidos como una «nación indispensable». Ella no era inferior al tan alabado y glorificado barracón de Obama.

El 23 de mayo de 2012 confirmó ante los graduados de la Academia de la Fuerza Aérea en Colorado Springs que los Estados Unidos son excepcionales y siempre serán la única nación indispensable en los asuntos mundiales. Ninguna otra nación puede asumir este papel, y eso incluye la formación de instituciones globales.

Y esto no fue de ninguna manera un error de una sola vez. El 22 de octubre de 2012 Obama lo formuló de una manera muy similar:

«América sigue siendo la única nación indispensable. El mundo necesita una América fuerte».

El 28 de mayo de 2014, repitió esta declaración a los cadetes de la Academia Militar de West Point en el Estado de Nueva York.

El 26 de abril de 2016, en un discurso de apertura en esta legendaria Academia Militar de West Point, Barack Obama resumió una vez más el papel de los Estados Unidos de América como una «nación indispensable».

Tampoco tuvo escrúpulos en pedir a su sucesor Donald Trump en un discurso en Lima, Perú, durante un viaje al extranjero el 21 de noviembre de 2016, que apoyara esta responsabilidad de los Estados Unidos como nación indispensable. ¿Tenía Obama miedo de que el lema de Trump «América primero» se quedara corto ante la afirmación de una nación indispensable? Este requerimiento arroja una luz muy especial sobre la postura política de Obama.

Incluso el 1 de septiembre de 2018, en su discurso fúnebre en el funeral del ultraderechista Senador McCain, afirmó que estaba de acuerdo con George W. Bush en el papel de los Estados Unidos como la única nación indispensable.

Hillary Clinton mencionó sobre este tema el 31 de agosto de 2016 en la campaña electoral contra Trump:

«Los Estados Unidos es una nación única. Creo que seguimos siendo la última y mejor esperanza de Lincoln para la Tierra. No sólo tenemos el mejor y más grande ejército, no sólo nuestra economía es más grande que cualquier otra en el mundo, sino que es la fuerza de nuestros valores y del pueblo americano, de cualquiera que trabaje más duro y sueñe más grande y nunca deje de intentar hacer de este país y del mundo entero un lugar mejor. Y parte de la razón por la que somos una nación única es que también somos una nación indispensable. De hecho, somos la nación indispensable».

Esta actitud básica también se expresa en claras afirmaciones de otros políticos estadounidenses: Madeleine Albright, Michelle Bachmann (congresista republicana) el 25 de enero de 2011, Joe Biden el 2 de abril de 2013 y el 18 de enero 2017; Chris Christies (Gobernador republicano de Nueva Jersey), Jeb Bush (Gobernador republicano de Florida), Bobby Jindal el 3 de diciembre de 2014 (Gobernador republicano de Luisiana), Marco Rubio el 26 de abril de 2012 (Senador republicano por Florida) No dudaron en hablar de los Estados Unidos como la única nación indispensable del mundo.

La preocupación de Obama de que Trump pudiera debilitarse en este punto resultó ser infundada. El 24 de enero de 2020, en la Marcha por la Vida, Trump dejó claro que «la extrema izquierda está trabajando activamente para borrar nuestros derechos otorgados por Dios». (jW 1 de enero de 2020) Así que los Estados Unidos siguen siendo percibidos como «El país de Dios».

Por lo tanto, todos los demás pueblos son superfluos y no tienen derecho a existir si no se someten a los valores de los Estados Unidos. Esta es la mentalidad que subyace a la agresiva política de gran potencia de los Estados Unidos con su aplicación también «no bélica» de sanciones económicas contra pueblos y naciones que no se dejan guiar por una mentalidad y una visión del mundo egoístas, sino que defienden la solidaridad y la acción conjunta en beneficio de todos y no sólo de una nación.

¿No se imponen estos políticos estadounidenses por encima de todos los demás pueblos con su dogma de la única nación indispensable?

¿No plantea esto la cuestión de qué diferencia hay entonces entre esto y la presunción de ser una raza dominante, una raza superior, como la conocemos de la desastrosa historia de Alemania?

Bernie Sanders renunció a su candidatura y ahora apoya al ex vicepresidente de Obama, Joe Biden. Obama está haciendo lo mismo. Joe Biden y Barack Obama comparten la misma visión de los Estados Unidos como la única nación indispensable en el mundo. ¿Qué puede el mundo, ¿qué pueden esperar las otras naciones del próximo presidente de los Estados Unidos? Donald Trump probablemente continuaría su política polarizada, Joe Biden probablemente volvería a las tácticas de cambio de Obama a través del acercamiento, que había copiado del dúo Brandt/Bahr y que el ex Secretario de Estado de la RDA, Otto Winzer, había descrito como «agresión a las zapatillas de fieltro». El resultado es conocido. La única nación indispensable permanece. O tal vez no, como suena en la última frase del artículo de Peter Gärtner [1]. Las palabras desesperadas y mentirosas del entonces Secretario de Estado Tillerson probablemente tampoco ayudarán allí:

«América Latina no necesita nuevas potencias imperiales (China, Rusia el autor) que sólo tienen sus propios intereses en mente. Los Estados Unidos son diferentes: no buscamos acuerdos a corto plazo con ganancias asimétricas, buscamos socios.”

La forma en que los Estados Unidos tratan a sus socios sólo pudo verse de nuevo recientemente, cuando los productos médicos destinados a la RFA y a Francia para luchar contra el Coronavirus fueron desviados sin preámbulos a los Estados Unidos en circunstancias inexplicables (sobreoferta de precios, soborno) con el fin de preservar la única nación indispensable. Esto también se aplica a una guerra nuclear, que según los cálculos de Estados Unidos se limitaría a Europa.

Artículo de Gerhard Mertschenk

1] Peter Gärtner es investigador principal del Instituto de Estudios Globales y Europeos (GESI) de la Universidad de Leipzig, presidente de Quetzal – Leipziger Lateinamerika Verein e.V. y miembro del consejo editorial de la revista online Quetzal.


Traducción del alemán por Sofía Guevara

Categorías: Norteamérica, Opiniones, Política
Tags: , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Día de la Noviolencia

Día de la Noviolencia

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.