La conversión ecológica es un proceso social

20.02.2020 - Guido Viale

Este artículo también está disponible en: Italiano

La conversión ecológica es un proceso social
(Imagen de https://www.facebook.com/FridaysItalia/)

La tercera asamblea nacional de Viernes por el futuro Italia se celebrará en Sassari los días 14 y 15 de marzo. Frente a la crisis climática y ambiental que se manifiesta en formas cada vez más agudas y a la ventana de tiempo cada vez más estrecha que nos separa de la irreversibilidad, la denuncia de Greta Thunberg ha encontrado hasta ahora confirmación casi sólo entre una vanguardia masiva de las nuevas generaciones, aquellas cuyo futuro está más en peligro: con cuatro huelgas mundiales, Viernes por el Futuro ha movilizado ya a más de seis millones de jóvenes y a muchos más en la próxima huelga mundial del 24 de abril.

Después de muchos silencios culpables, los medios de comunicación se ven obligados a mostrar cada día los daños causados por la crisis, pero a diferencia del mundo de los jóvenes, el mundo de los adultos – trabajadores, desempleados, mujeres relegadas al trabajo doméstico – pero sobre todo el establishment (sistema) parece paralizado. ¿Por qué las medidas que la crisis requiere no se toman con la prontitud con la que, por ejemplo, al estallar la Segunda Guerra Mundial, los países atacados por el Eje habían reconvertido su aparato productivo para fines bélicos en pocos meses?

Greta, invitada a las principales cumbres del mundo, da la alarma. Muchos muestran su benevolencia; otros se burlan de ella, pero las respuestas de ambas partes son inadecuadas o contrarias a las necesidades y urgencias puestas de relieve. Pesan los intereses de los combustibles fósiles o de las industrias que dependen de ellos, que no están dispuestas a renunciar a las ganancias y al poder que les proporciona la enorme concentración que requiere este modelo de economía. Pero hay más que eso.

Mucho depende también de la ignorancia. Por ejemplo, Josep Borrell, responsable de la política exterior de la Unión Europea, pregunta a los «jóvenes» si se dan cuenta de los costos insostenibles de lo que exigen. Para decirles que no se puede hacer. Todo se tira en el dinero, a lo que estamos en contra; la vida y la supervivencia del planeta no puede ser «monetizada». Pero debemos preguntarle a Borrell y a los que son como él si se «dan cuenta» de los costos de no actuar…

Pero el verdadero efecto paralizante proviene del hecho de que nadie sabe realmente qué hacer para lograr esa conversión, no sólo energética, sino sobre todo ecológica, necesaria para evitar cruzar el umbral de la irreversibilidad. Es el tamaño y la profundidad de este punto de inflexión, en su mayoría sólo intuición, lo que asusta y paraliza. Y es a esta parálisis que Viernes por el Futuro debe ser capaz de dar una respuesta. Ya no basta, como hace Greta, cuya contribución a nuestra lucha seguirá siendo esencial, con dar la alarma y decir que los «científicos» saben lo que hay que hacer, pero que los políticos no los escuchan. Los científicos, al igual que los políticos, los industriales y los financieros, no lo saben; pero nosotros tampoco, excepto en líneas generales, demasiado grandes para ser operativos.

Y por una simple razón: la conversión ecológica no es sólo una cuestión técnica. Se trata sobre todo de un proceso social, en el que deben participar millones, y luego miles de millones, de personas que conozcan y sean capaces de afrontar el contexto en el que todos viven, estudian o trabajan.

Viernes por el Futuro no sólo debe denunciar el riesgo mortal que corremos y presionar a las autoridades y a las empresas para que cambien de rumbo, sino que también debe asumir la responsabilidad de las cosas que tenemos que hacer. No elaborando planes y programas detallados, sino trabajando para que estas indicaciones surjan de los contextos sociales en los que y con los que quiere operar: escuelas, empresas, barrios, asociaciones, instituciones. Si esperamos que los que nos gobiernan, o los poderes que controlan a los que nos gobiernan, lo hagan, la carrera por el desastre continuará entre los compromisos y las cumbres inconclusas. ¿Qué hacer, entonces? Sigamos el camino claro y simple de los «hermanos mayores» de la Rebelión de la Extinción: decir la verdad, actuar ahora, convocar a los interesados.

Decir la verdad: ninguno de los políticos, ya sea italianos, europeos o del mundo, excepto el Papa Francisco, tiene el coraje de decir a sus conciudadanos, seguidores o votantes lo grave que es la situación. Ninguno de ellos, si lo dice, podría seguir haciendo lo que hace y en lo que ha construido su carrera. Tendría que decir: «A partir de mañana, todo ha cambiado». En cambio, hemos visto a alcaldes y parlamentos incluso declarar la «emergencia climática» y luego continuar por el mismo camino, con pocas e inconsistentes variaciones.

Actuar ahora: poner en marcha nuevos proyectos lleva tiempo, pero los que están en marcha y sólo causan daños pueden detenerse inmediatamente. Pero nadie lo hace: TAV, TAP, metanización de Sardeña, grandes proyectos de construcción, Olimpiadas de Invierno con nieve artificial, producción y venta de armas, fertilizantes y pesticidas sintéticos, todo es una carrera por el camino recorrido hasta ahora, la que lleva a la catástrofe. Un gran desperdicio de recursos para invertir en la conversión ecológica en su lugar.

Convocar a los interesados: en la sociedad existen, dispersos e inapreciables, recursos intelectuales y morales, competencias técnicas y experiencia asociativa, la capacidad de trabajar, paso a paso, para promover las numerosas iniciativas a desarrollar, identificándolas con una confrontación colectiva, luego definiéndolas con la ayuda de técnicos y expertos, luego reivindicándolas y luego luchando para imponerlas, financiarlas, realizarlas. Comienza por reunir de forma voluntaria escuela por escuela, empresa por empresa, territorio por territorio, estudiantes, trabajadores, técnicos, directivos, asociaciones y políticos dispuestos a comprometerse en este camino. Al principio serán pocos, y puede parecer un intento fantasioso, pero a medida que la crisis climática vaya tomando fuerza (no tardará mucho en hacerlo) estos agregados, si están en el campo, no serán más que el embrión del gobierno de una empresa totalmente nueva: la única capaz de gestionar un cambio que de otro modo nunca llegará.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Opiniones
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

 

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Renta Básica

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.