“La profesión del periodismo es una labor quijotesca, escritor, periodista cuyo fin no sea servir a sus semejantes, hará bien con tirar su pluma al fuego”. Juan Montalvo, escritor, ensayista ecuatoriano (1832-1889).

La Confederación Nacional de Periodistas, capitulo New York, rindió homenaje al periodismo ecuatoriano, y reconoció la labor persistente y colosal de los comunicadores sociales del área triestatal (New York, New Jersey, Connecticut) donde vienen desarrollando sus variadas programaciones en el campo de la radio, prensa escrita, medios audiovisuales, fotografía, plataformas digitales y medios alternativos.

El homenaje contó con la presencia de la Cónsul del Ecuador en Queens- New York, Lc, Maritza Mora, los socios honorarios de la confederación, Dr. Pablo Villacis, periodista y director de Ciudadanía Informada, Dr. Héctor Geager, conferencista internacional de Columbia University New York, Dra. Mónica Sarmiento, Profesora Adjunta de St. John’s Universty, directora de Bi/coa Base Iberoamericana / Comunidades de las dos Américas; como invitados Erasmo Chala’s, Secretario General del Colegio Dominicano de Prensa en New York, junto a una delegación encabezada por la colega Lic. Miguelina Rodríguez del programa de televisión “Detente New York” , y la exposición referente al tema por la Lc. Sandra Peláez, escritora, periodista ecuatoriana.

Rafael Rodríguez, Presidente del gremio de los periodistas ecuatorianos en New York, agradeció la presencia de cada uno de los medios presentes, en su mensaje; manifestó: “No es saludable estar aliados a gobierno alguno de cualquier procedencia que ellos tuviesen, porque más tarde nos puede traer consecuencias y ciertos inconvenientes o posibles represalias, es mejor estar fuera de los intereses de ellos porque puede comprometer o amordazar el pensamiento periodístico, rendimos homenaje a la prensa y medios alternativos, sin desvalorizar, de ninguna manera a nuestra prensa tradicional, que vienen cumpliendo un papel fundamental en la información’.

Hoy más que nunca la sociedad necesita de nuestra contingencia para denunciar, lo que los grandes medios de comunicación no lo hacen por las razones que fueran

Hizo mención a una frase del periodista colombiano Xavier Darío Restrepo, fallecido hace poco, quien era considerado el padre de la Ética Periodística, decía: “No basta con decir a voz llena, soy moral, soy honesto, sino demostrar realmente que sí lo eres, porque la moral y la ética es lo que hacemos y decimos cada día y en cada momento “o como decía nuestro socio honorario vitalicio Lic. Gilberto Crespo Crespo, esa frase emblemática de Juan Montalvo “Periodista cuyo fin no sea servir a sus semejantes, hará bien con tirar su pluma al fuego”, y del escritor Gabriel García Márquez”. El periodismo, el periodista es una de las profesiones más hermosas del mundo”.

La escritora Sandra Peláez, en alusión a la conmemoración del día del periodista ecuatoriano, hizo referencia al papel de la mujer en el periodismo.

“El periodismo es una ciencia y actividad profesional que en términos generales consiste en la obtención, tratamiento, interpretación, redacción, difusión e información a través de los medios de comunicación social, radio, prensa, internet, el propósito principal: Proporcionarle a los ciudadanos información veraz y oportuna para hacer valer sus derechos ante la sociedad, es una ciencia que combina la recopilación, verificación, síntesis, clarificación de la información acreditada como relevante y cierta para servir desinteresadamente al interés ciudadano en su necesidad de un seguimiento preciso en los asuntos de interés público o potencialmente capaz de afectar sus vidas.

¡Qué pesada la noble misión! de ejercer la profesión del periodismo, no la podemos sentir liviana nunca, pues, afectamos la vida de quienes nos leen, escuchan o miran, micrófono en mano, o bajo las teclas de los dedos veloces, nos vamos adentrando en el momento tan propio, tan de todos cada vez que redactamos una historia, una columna, un comentario o un artículo, nos auto editamos cien veces antes de poner punto final, lo hacemos no por ser inseguros, sino porque llevamos en el pecho aquel juramento lleno de ética y pasión por aquella misión de llevar al público la información que afectará sus acciones, influenciamos compañeros, al punto de provocar sentimientos profundos que llevarán a la acción del individuo, somos influyentes, y somos los influencer’s menos públicos y más poderosos.

No llevamos uniforme, no debemos llevar ni siquiera bandera, debemos trabajar en blanco desde el papel blanco hasta las paredes blancas, una silla blanca, el lápiz blanco, el alma blanca, el periodismo no fue creado para enaltecer egos, fue creado para poner luz en la llaga.

El periodismo nace en el Ecuador con la inspiración de un reformador Eugenio de Santa Cruz y Espejo, un 5 de Enero de 1792, dirigió el primer periódico “Primicias de la Cultura de Quito” surgido en un ambiente revolucionario, en 1809 aparece la Gaceta de la Corte de Quito, cuyo objetivo era publicar actos de la Junta General de gobierno leal al rey de España.

El periodismo femenino desde su inicio lleva un nombre y apellido Zoila Ugarte de Landívar, primera escritora y periodista ecuatoriana, defensora del voto femenino, editora y directora del periódico la Prensa, fundadora de la revista la Mujer, y directora de la Biblioteca Nacional.

Hizo referencia al papel de las mujeres indígenas Rosa Elena Tránsito Amaguana, activista, lideresa indígena que le fue otorgado el premio Eugenio Espejo, mujer indígena, analfabeta maltratada y sumida en la pobreza, la huella de su voz deja inscrita su actividad en el sindicalismo indígena al tomarse la Federación Ecuatoriana de los Indios en 1944.

Dolores Cacuango, activista indígena, pionera en el campo de la lucha por los derechos de los indígenas y campesinos en el Ecuador, también fundó en 1944 la Federación Ecuatoriana de los Indios.

Entre periodistas y activistas algo resuena, es la pasión por dejar aquella huella, su voz, su existir que no fue en vano, que pusieron a mujeres como yo, a pensar que la vida vale la pena escribirla, cantarla y , existirla, pero no es fácil, el periodismo exige ética y vocación, exige entrega total y sentirse cómodo incomodando”.

El ambiente musical lo puso K’Jachamallku Inti Paucar, Creador Cultural del Ecuador, con melodías eminentemente andinas.

Acto seguido se hizo la entrega de las medallas y certificados de la mano de la Srta. Cónsul, Lic. Maritza Mora, el Presidente de la CNPEN, socios honorarios e invitados especiales, para sorpresa de algunos al entregar los reconocimientos al Sr. Wellington Pérez de radio Latina 2, expresó que no es merecedor de éste reconocimiento, concitando todas la miradas y atenciones de lo que estaba sucediendo, manifiesta “ recodemos aquí, muchas de las personas que están trabajando en esta noble misión que es el periodismo, nos encontramos en una situación bastante caótica, porque vemos todas las necesidades que tiene la comunidad migrante ecuatoriana en el exterior y nadie toma esa responsabilidad.

Entonces de qué sirve que me den un reconocimiento, una medalla, cuando en realidad el periodismo aquí en el exterior en defensa de los migrantes ecuatorianos, prensa de los migrantes y los latinoamericanos, no hay; los periodistas de nuestro país ni sabe que existimos, no saben de la problemática de los migrantes, me disculpan sin querer ser ningún mal criado, yo como radio Latino 2, no recibo reconocimientos, no he hecho absolutamente nada por mi comunidad, les pido mil disculpas, pero creo que el trabajo de los periodistas, no está bien hecho acá” , devuelve los reconocimientos, inmediatamente Rafael Rodríguez, toma la palabra, “como confederación y medios de comunicación, respetamos su derecho a la libertad de expresión”.

La ceremonia se cerró con las palabras del catedrático Héctor Geager de Columbia University, el brindis por parte de la Dra. Mónica Sarmiento, y el tradicional “canelazo” ecuatoriano, compatido por el Ing. Ángel Solís, y unos bocaditos por parte de la casa.