Transformaciones en América Latina para preservar la soberanía y la dignidad humana

17.11.2019 - Günter Buhlke

Este artículo también está disponible en: Alemán

Transformaciones en América Latina para preservar la soberanía y la dignidad humana
Calendario azteca del México de hoy. (Imagen de Dieter Martin via pixabay | CC0?utm_source=atribución de enlaces&utm_medium)

Según el humanista suizo Reto Thumiger, las condiciones del mundo contemporáneo permiten concluir que los pueblos, en relación temporal a la Era Geológica, aún viven en una fase temprana de su desarrollo. Algunos quizás todavía en la época de la infancia con comportamientos biológicos originales de un egoísmo infantil: «Esto es mío, esto es lo que quiero». Corresponde a la fase temporal en la que todavía hay que inculcar la razón o la tolerancia. La ética aún no es conocida por ellos. Los niños no distinguen entre la verdad y la mentira.

La razón, la tolerancia y la verdad a menudo parecen ser palabras extrañas para los políticos en el presente; también para los sectores adultos de la población. Las leyes de la naturaleza y la evolución se perciben demasiado tarde o sólo después de las catástrofes. Por ejemplo, los hallazgos de las consecuencias de las guerras sólo determinan las acciones de la política después del suceso, al menos por períodos cortos. Los políticos reaccionan de manera similar a la destrucción de la naturaleza. La razón no se aprecia cuando el líder de un estado parte argumenta que Alemania necesita más fuerzas armadas en el extranjero (BLZ. 8.11.2019) o está preparada para un poder de control en Siria.

Una perspectiva que cubra largos períodos de tiempo puede llevar a la iluminación de las percepciones. Por ejemplo, una caravana ha estado haciendo su camino a través de América Latina 500 años después de que Colón aterrizara para lograr la meta de una vida digna (Buen Vivir) en la Gran Patria (Patria Grande).

El presidente electo de México en 2018, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha anunciado el inicio de una cuarta transformación en México. Una tarea gigantesca en vista de las grandes montañas de problemas de los 125 millones de personas y de un poderoso y egoísta vecino del norte.

Al seleccionar las tres transformaciones anteriores, el presidente tuvo en cuenta los acontecimientos que fueron significativos para la preservación de la soberanía de México.

Para AMLO, la primera transformación fue la liberación nacional del régimen colonial español en 1812, que dio la esperanza de que los resultados del trabajo beneficiaran al país y que los tesoros naturales pudieran servir a su propio desarrollo. Los primeros 50 años de independencia fueron extremadamente complicados. Las luchas de poder por el liderazgo en el país, la continua dependencia económica de países extranjeros como proveedores de materias primas y la falta de estructuras de producción propias determinaron la situación. Las importaciones necesarias, también de armas, dieron lugar a deudas externas con Francia, Inglaterra, Bélgica y otros países, que no pudieron pagarse a tiempo.

La segunda transformación de AMLO fue la presidencia de Benito Juárez (1858-1861). El presidente Juárez, primer presidente indígena con raíces zapotecas, defendió con éxito los intentos de la Alianza Santa de los Habsburgo y de Francia de devolver a México a la dependencia permanente. El austríaco Maximiliano I. ya ocupó el cargo de gobernante durante varios años en el país. Los militares del presidente lo des empoderaron, y Francia organizó una intervención militar para recuperar las deudas de México. La derrota de las fuerzas extranjeras salvó a México de volver a ser políticamente dependiente. Desde el punto de vista económico, el período subsiguiente fue complicado. La dependencia extranjera era omnipresente. Los latifundios de propiedad española dominaban la agricultura, una de las principales industrias del país. Una comunidad agrícola no podía desarrollarse. Los indígenas y mestizos no tenían tierras. Los registros de propiedad forzosos sólo mostraban a los españoles como propietarios. A los trabajadores agrícolas no se les pagaban salarios. Cubrieron sus necesidades contra las entradas en los libros de deudas de la hacienda, que también incluían deudas de alquiler. Tales deudas se mantuvieron durante generaciones. La educación de los niños estaba fuera de discusión. El cuidado de la salud era responsabilidad de los chamanes y las mujeres a base de hierbas. Estas circunstancias y la falta de tierras cultivables para el autoabastecimiento de las familias campesinas llevaron a la siguiente transformación. Durante la segunda transformación, México perdió casi la mitad de su territorio en una guerra impuesta por Estados Unidos. Texas, Arizona, California, Nuevo México, partes de Nevada y Utah pertenecieron a México.

La Tercera Transformación comenzó con la revolución campesina liderada por Zapata y Madero por la tierra y la libertad (Tierra y Liberdad). Tuvo lugar más o menos al mismo tiempo que los acontecimientos revolucionarios en Rusia en 1911/1917. Dos revoluciones campesinas que cambiaron el mundo.

Los mayores logros fueron el principio de distribución de la tierra y la constitución de 1917, considerada la constitución más moderna y de mayor alcance del mundo burgués. Prometió la reforma agraria, la jornada laboral de ocho horas, la seguridad social para los asalariados y la protección de los recursos naturales contra la explotación extranjera. Áreas importantes (petróleo, energía, etc.) estaban completamente cerradas al capital extranjero. El vecino del norte ha estado atacando esto ferozmente durante años y en 2017/18 también ha logrado el éxito en el sector del petróleo crudo con su naturaleza dura. La relación de hoy con México también es visible en la política del muro del presidente Trump.

En 1976, México propuso a la ONU la creación de un «Nuevo Orden Económico Mundial» y recibió inicialmente una amplia aprobación del Segundo y Tercer Mundo. Los países del Primer Mundo y los países occidentales industrializados, llevaron al fracaso el proyecto de México.

El movimiento zapatista en Chiapas. Los tiempos posteriores a la Revolución de 1917 estuvieron llenos de situaciones complicadas para el vecino del norte. El movimiento zapatista por la propiedad de la tierra y la autodeterminación también aseguró esto.

La proclamación de una nueva y cuarta fase de transformación merece el respeto de América Latina. Pero también genera expectativas entre la población mexicana y la comunidad latinoamericana de solidaridad.

Todo el mundo tiene curiosidad por ver a qué resultados conducirán los 100 proyectos de desarrollo del gobierno de AMLO y qué solución recibirá el problema fronterizo entre México y los Estados Unidos. Es de esperar que haya obstáculos provocadores.

Los desarrollos en América Latina hacia una patria grande están bajo observación mundial. Existen dudas sobre si los acuerdos de CELAC, UNASUR o la red del ALBA se están adhiriendo. Los Estados Unidos se encuentra ejerciendo actualmente una fuerte presión contra Venezuela, Cuba y Nicaragua con el apoyo de la Unión Europea. Bolivia, Ecuador y Argentina están en la mira. En Brasil, los Estados Unidos han sido capaces de dar a la brújula una dirección diferente a la derecha. En Colombia, no permiten una paz real. El pueblo de Chile ha estado protestando durante muchas semanas contra la desastrosa política neoliberal del gobierno. «Hemos perdido toda dignidad, ahora también el miedo», dicen las banderas de los manifestantes chilenos.

El conflicto entre los dos modelos de sistema es reconocible por su carácter. Algunos defienden el egoísmo de un grupo con ánimo de lucro. Los demás defienden la dignidad humana, la igualdad solidaria y el derecho de poder seguir el camino de la autodeterminación. Las diferencias son posibles con las reformas, pero no aportan soluciones permanentes.

Las transformaciones y el derecho a elegir el camino autodeterminado hacen avanzar el progreso con razón y tolerancia, siempre que la contraparte renuncie al boicot y a las sanciones.

En la lucha latinoamericana por una vida digna es gratificante constatar que el Papa Francisco I, como autoridad mundial, ve con razón y tolerancia el movimiento de los países con benevolencia. Por el contrario, la Iglesia Evangélica, que tiene su sede en los Estados Unidos, actúa para la preservación de las viejas condiciones de dignidad. Con un enfoque en Brasil, está presente en varios países de América Latina.

La razón y la tolerancia de los políticos que ejercen el poder podrían contribuir a que en el futuro la población de América Latina pueda experimentar su vida cotidiana con dignidad.


Traducción del alemán por Sofía Guevara

Categorías: Política, Sudamérica
Tags: , , , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

 

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.