República Checa y Eslovaquia celebran los 30 años del fin de la dictadura

22.11.2019 - Praga, República Checa - Gerardo Femina

Este artículo también está disponible en: Francés, Italiano, Griego

República Checa y Eslovaquia celebran los 30 años del fin de la dictadura

El 17 de noviembre se produjeron importantes manifestaciones en República Checa y Eslovaquia para celebrar la llamada “Revolución de Terciopelo” del 17 de noviembre de 1989, que puso fin a la dictadura comunista después de más de 40 años. La participación de las personas que invadieron los centros de muchas ciudades, con una fuerte presencia de jóvenes, fue muy alta.

Las primeras grandes movilizaciones contra el régimen tuvieron lugar en Praga, entonces capital de Checoslovaquia, donde se llevaron a cabo muchas actividades e incluso una reconstrucción de estos acontecimientos. Por la mañana la reunión fue en la calle Albertov, frente a la inscripción “Kdo, když ne my, kdy, kdy, kdy, kdy, ¡když ne teď!” (¡Quién más, nosotros, cuándo más, si no ahora!) Una marcha siguió el mismo camino que los estudiantes habían tomado hace 30 años. Las viejas patrullas de la policía que controlaban la manifestación en ese lejano 17 de noviembre estaban presentes, y una voz de megáfono, casi en cada esquina de la calle, relataba los acontecimientos de ese día histórico.

Escuchar un discurso checo de 1989 es conmovedor: “Nos sentimos profundamente unidos con otros en la lucha común por la democracia y la libertad”. Son momentos en los que estas palabras que en la alienación de la vida cotidiana pierden su significado y valor, recuperan su significado y empujan a todo un pueblo hacia la mejor causa. Aún hoy, esta emoción fue evidente durante la marcha y especialmente en la Piazza San Venceslao, cuando se proyectó en el edificio del Museo Nacional un vídeo que recorre ciertos momentos de la historia de 1945 a 1989. Especialmente cuando, hacia el final del vídeo, se escuchó la voz del presidente Vaclav Havel y una famosa canción cantada por Marta Kubišová en esa época, un profundo silencio invadió la inmensa plaza y, por un momento, se cruzaron los tiempos…

¡Pero no todo lo que brilla es oro! Los numerosos discursos, con algunas excepciones importantes, hicieron sonar la campana de la muerte para la retórica y la manipulación política. Bajo este velo de palabras suntuosas, uno se sentía decepcionado y desilusionado. La gente parecía pensar: “En 1989, dimos un gran paso adelante y está bien celebrar, ¡pero lo que estamos experimentando hoy no es lo que soñábamos y esperábamos!”

Todas las manifestaciones de ese día estuvieron marcadas por fuertes críticas al Gobierno del Primer Ministro Andrej Babiš y al Presidente Milos Zeman. Babiš, también conocido como Babiscioni, es decir, el Berlusconi checo, está acusado de utilizar el poder sólo para promover sus intereses personales. Así, los partidos de la oposición y muchas ONG (organizaciones no gubernamentales que, paradójicamente, a menudo son financiadas por gobiernos extranjeros) aprovecharon la celebración de este aniversario para echar leña al fuego. Y una vez más, los sentimientos sinceros de la gente fueron manipulados.

Si bien es cierto que en el paisaje interno de las personas y especialmente de las nuevas generaciones hay una aspiración hacia una sociedad justa y humana, también es cierto que aún no se ha manifestado una reflexión profunda y crítica. Si hoy tenemos un gobierno, un presidente y una sociedad que no es lo que queríamos, en lugar de buscar chivos expiatorios con un análisis superficial, deberíamos preguntarnos qué hemos hecho mal en estos 30 años. O quizás, más profundamente, deberíamos preguntarnos sobre el modelo de sociedad que estamos persiguiendo. Queríamos “Amor y Verdad” (lema de la revolución de 1989), Democracia y Libertad, y en lugar de eso nos encontramos sujetos al gran poder de pequeños grupos políticos corruptos, estamos manchados por los bancos, ¡a merced de las políticas de las multinacionales y otras entidades supraestatales! No vivimos la vida de nuestros sueños y nuestro poder de decisión e influencia sobre toda la sociedad es el mismo, si no menos que antes.

¿Hemos cometido algunos errores y personas sin escrúpulos se han aprovechado de nuestra ingenuidad y distracción, o es el mismo neoliberalismo el que causa estas monstruosidades, no sólo aquí sino en todo el mundo?

Es hora de que “Amor y Verdad” entienda que sólo es posible avanzar realmente cuestionando el sistema dominante y promoviendo un nuevo humanismo con un nuevo paradigma y nuevos valores económicos.

Como dijo Silo en sus Principios: “Harás desaparecer tus conflictos cuando los entiendas en su última raíz, no cuando quieras resolverlos”.


Traducción del francés por Michelle Velez

Categorías: Europa, Opiniones, Política
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.