Las manzanas podridas que se esconde detrás de la ética empresarial

07.09.2019 - Francesco Gesualdi

Este artículo también está disponible en: Italiano

Las manzanas podridas que se esconde detrás de la ética empresarial
(Imagen de Huffington Post)

Cuando leímos los periódicos, nos encontramos ante una revolución. Leyendo los documentos de primera mano, se podía ver que estábamos frente a la enésima declaración, pura espuma y nada de cerveza. La referencia es a la noticia que apareció el pasado 20 de agosto, incluso transmitida por Jamie Dimon, comandante en jefe de JP Morgan, uno de los mayores bancos de inversiones del mundo. En un tono triunfante, anunció que él y otros 180 jefes de empresa habían firmado una nueva carta ética en la que afirmaban que el «propósito de una empresa» ya no es sólo o sobre todo el beneficio, sino la protección de los consumidores, los trabajadores, los proveedores y las comunidades locales. Y para bendecir a toda la Business Roundtable, una de las organizaciones empresariales más poderosas de los Estados Unidos.

Pero si uno lee el documento original, no hay rastro de tal conversión. Ni siquiera se recuerda el beneficio, asumiendo que ese es el propósito del negocio y que permanecerá. Por el contrario, la declaración de fe en el mercado y en su taumaturgia de hacer siempre y en cualquier caso el bien de la comunidad está bien confirmada, ignorando las injusticias y los desastres ambientales en los que nos ha sumergido. En pocas palabras, los 181 jefes de empresa reiteraron su compromiso de llevar a cabo sus actividades teniendo en cuenta los intereses de los consumidores, los trabajadores, los proveedores y las comunidades. Mucho ruido para nada, se podría decir: los sitios de la empresa están llenos de cartas de valores, códigos de ética, decálogos de conducta, en una palabra, están llenos de palabras altisonantes para demostrar su sensibilidad hacia las personas y el medio ambiente. Pero con el viento soplando, es mejor ponerse del lado de los que lo siguen y adoptar el principio de que cuanto más altos sean los compromisos declarados, mayor será la probabilidad de encontrarnos frente a empresas llenas de esqueletos en los armarios con una virginidad que compensar.

Si nos fijamos en las 181 empresas que firmaron, encontramos que de 2000 a 2018 todas juntas han cobrado multas de 197 mil millones de dólares, debido a varios delitos: violaciones de la seguridad de los trabajadores, abuso de los consumidores, violación de las normas ambientales, incumplimiento de las normas de competencia, violación de impuestos. El recuento fue realizado por la organización estadounidense «Good jobs first», que ha creado una verdadera base de datos sobre las sanciones impuestas a las empresas estadounidenses. El estudio muestra que 21 de las empresas signatarias han cobrado multas que superan los 1.000 millones de dólares. Tres de ellos superan incluso los 25.000 millones de dólares. A la cabeza de la lista se encuentra Bank of America, con 58.000 millones de multas en 128 casos, debido en gran medida al fraude vinculado a la concesión de préstamos y a la emisión de valores tóxicos. Para ser claros, el conjunto de estafas que causaron la crisis financiera mundial que generó la crisis económica y causó que la deuda de los gobiernos creciera desproporcionadamente resultando en desempleo y empeoramiento de las condiciones de vida en países enteros.

En el segundo caso, por las penalizaciones cobradas, encontramos otro banco. Es JP Morgan Chase quien, de manera más modesta, ha alcanzado los 30.000 millones de dólares por los mismos tipos de delitos que Bank of America. Pero es Jamie Dimon, el CEO de JP Morgan, quien hace la declaración ética. Está de acuerdo: en 2017 ganó 29,5 millones de dólares, mientras que sus activos ascenderían, según estimaciones de Forbes para 2018, a 1.500 millones de dólares.

El tercer signatario de las multas recaudadas (27.000 millones de dólares) es la petrolera BP. Sus temas críticos son principalmente ambientales, como nos recuerda el accidente de la plataforma petrolera Deepwater Horizon, que en 2010 provocó el derrame de millones de barriles de petróleo en el Golfo de México.

La lista de signatarios que traen consigo miles de millones de multas por violaciones de dote, continúa con otros bancos importantes (Citigroup, Goldman Sachs), empresas de servicios públicos (American Electric Power, Duke Energy), compañías petroleras (Marathon Petroleum, Exxon Mobil) y, por supuesto, farmacéuticas. No sólo Pfizer y Abbott Laboratories, sino también Johnoson & Johnson, que firmaron un nuevo acuerdo ético, fueron alcanzados por un fallo de la Corte de Distrito del Condado de Cleveland, que la condenó a pagar una multa de 572 millones de dólares estadounidenses por promover el uso de drogas opioides, causando la muerte de 47 mil personas a causa de una sobredosis sólo en el año 2017.  En última instancia, el mayor desastre de salud en los Estados Unidos. Como señaló el Procurador General Mike Hunter, el punto central es la deshonestidad detrás del sistema de marketing. Con una actitud agresiva sin igual, Johnson & Johnson ha intentado convencer a los pacientes sin dejar claras las posibles repercusiones de la ingesta, como la adicción. Pero Johnson & Johnson puede presumir de ética porque su CEO Alex Gorsky se ha comprometido a «distribuir valor a sus clientes» y a «continuar la tradición de las empresas estadounidenses, primero para satisfacer las expectativas de sus clientes». Este es uno de los pasajes de la nueva carta ética desarrollada por la Business Roundtable. Pero eso no es muy comprensible: si alguien quisiera ayudarnos a entender lo que significa todo esto, se lo agradeceríamos. Pero no lo encontraremos. Al menos no en el mundo de las empresas que sólo tienen un objetivo: sumergirnos en una montaña de palabras que suenan bien para cubrir su verdadera naturaleza de comerciantes que, para ganar dinero, no tienen reparos en saquear, engañar, contaminar o incluso matar.


Traducción del italiano por Nicole Salas

Categorías: Economía, Internacional, Opiniones
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.