Venezuela, Marinella Correggia: «Nunca he estado en un lugar donde la gente tuviera tantas ganas de hablar»

08.08.2019 - Olivier Turquet

Este artículo también está disponible en: Italiano

Venezuela, Marinella Correggia: «Nunca he estado en un lugar donde la gente tuviera tantas ganas de hablar»
(Imagen de Marinella Correggia)

Con todas las sanciones que se han impuesto a su entorno ha pasado desapercibido que Estados Unidos en los últimos días ha hecho aún más estrictas las sanciones económicas unilaterales contra Venezuela (ilegales bajo el derecho internacional). Los que quieran saber más pueden consultar la página web de Misión Verdad: http://misionverdad.com/la-guerra-en-venezuela/se-oficializa-el-embargo-contra-venezuela-las-claves-y-el-contexto . Marinella Correggia partió en febrero hacia Venezuela para hacer su propio trabajo como periodista independiente y como persona deseosa de entender la situación en ese país. Pasó sus 45 días en esas partes del país, viajando por todo el país y enviando artículos a varios periódicos.

Marinella, ¿cómo surgió tu idea? ¿Por qué te fuiste?

Me interesé por Venezuela hace veinte años, con la elección de Hugo Chávez, y especialmente desde 2002, con el fallido golpe de Estado gracias al levantamiento de los venezolanos. ¿Qué se podría hacer para apoyar ese proceso a distancia, además de escribir sobre él desde las muchas fuentes venezolanas y latinoamericanas disponibles tanto entonces como ahora? En una primera fase, hasta poco antes de la muerte de Chávez en 2013, me pareció que Venezuela no necesitaba ningún apoyo de militantes externos; en todo caso, se trataba de intentar que Italia supiera lo que era de su interés. Así que edité con Claudia Fanti L’Alba dell’avvenire (El amanecer del futuro), un libro sobre la Alleanza Alba, una experiencia de formación internacional que ellos todavía consideran un modelo. Luego vino la guerra de la OTAN contra Libia y la Venezuela de Chávez, con los otros países del Alba y el apoyo de Fidel Castro, presentaron a tiempo la propuesta de negociación más interesante y sabia, que habría evitado las bombas. Nada. No fueron escuchados en los países de la OTAN. Ni siquiera desde la presuntuosa izquierda occidental, que también alabó a Chávez y disfrutó de las invitaciones. Fue ignorado. ¿Debería decirse que también vi en Ginebra, en el Consejo de Derechos Humanos, el coraje de la misión venezolana al desafiar las resoluciones propuestas por los países bélicos (el bloqueo del Nato-Golfo)? ¿Cómo no estar agradecidos por tal coraje?

No por nada, en 2014, un año después de la muerte del presidente venezolano -el 5 de marzo de 2013, cuando iba a Ginebra como pacifista- escribí un libro, El presidente de la paz (en italiano y en español), sobre su política internacional e innovadora, dividida en tres partes: resistencia contra el imperialismo de guerra, solidaridad Sur-Sur, ecosocialismo (no se ha conseguido). Mientras tanto, la situación en Venezuela ha cambiado, la crisis económica se ha apoderado de ella y la oposición interna, con el apoyo de los Estados Unidos, ha iniciado protestas y provocaciones violentas, utilizando la manipulación de la información. En ese momento habría sido útil ayudar como activistas, e intentamos varias formas, desde manifestaciones de apoyo hasta la difusión de información verdadera, pero el mundo del internacionalismo está tan dividido y divagando en Italia…

Y ya estamos en 2019. El opositor Guaidó se autoproclama presidente de Venezuela, y en lugar de ser objeto de burla, muchos gobiernos lo reconocen. En febrero parece que está allí para otro golpe de estado. Así que, como ha sucedido otras veces en el caso de los ataques de Occidente a tal o cual país, decido que quiero quedarme allí, incluso físicamente. Compro un billete de avión (aviones, que se usan muy poco por su impacto en el clima), aprovecho la casa de un amigo italiano en Caracas, también aprovecho mi trabajo a destajo que me permite ausentarme, y paso 45 días caminando por Venezuela.

¿Cómo fueron tus días?

Mientras tanto, las amenazas de invasión por poder habían regresado, y como era mi primer viaje al país, quise centrarme en la cantidad de economía eco-socialista que se está construyendo, desde la base, en un país desafortunadamente petrolero desde hace cien años. En resumen, me fui a buscar -de forma auto gestionada porque los contactos que tenía eran pocos- experiencias, justicia social y sostenibilidad ambiental. Lamentablemente, se sabe muy poco de aquí. He conocido a muchas personas y realidades, generalmente solas, a pie o en transporte público. Activistas comunitarios (realidades básicas organizadas y posiblemente productivas) y economistas. Agricultores que buscan aumentar la autosuficiencia y la soberanía alimentaria en el país, y grupos de familias organizadas para la autoconstrucción de casas (incluso de tierra cruda) en tierras abandonadas. Consejos de Clap (Comités Locales de Abastecimiento y Producción) que distribuyen paquetes de alimentos subvencionados a todos los habitantes de su edificio o zona. Tardes en el Centro Africano del Conocimiento para escuchar los reportajes sobre África y el colonialismo y el grupo político en la Plaza de Bolívar sobre la política militar de Estados Unidos. Seminarios sobre las «lecciones que aprendimos de los días de los apagones» y mujeres hablando sobre la energía solar en Cuba que deberían ser copiadas. Manifestantes marchando antiimperialistas todos los sábados y nutricionistas callejeros. Colas en la calle para obtener medicamentos esenciales de manera gratuita en los mostradores de las farmacias y quejas de una mujer en el hospital público Vargas por la dificultad de ser tratada (además, las importaciones de medicamentos y equipo médico sufren sanciones económicas). Los laboratorios que finalmente reparaban computadoras dadas a los niños en las escuelas, ya no son los tiempos de vacas gordas, en otras palabras, tiempos de abundancia y crecimiento (ecológicamente hablando diríamos: malos). Mujeres expertas en hierbas curativas y seguidoras de la agricultura urbana. Maestros que forman parte del movimiento de inventores e innovadores y extranjeros que han residido allí durante mucho tiempo. Habitantes de las casas de la Misión Vivienda (millones de casas construidas o reparadas desde 2011 en toda Venezuela) y viceministros  que se encuentran en la calle. Estudiantes curiosos sobre las guerras mundiales y sus profesores, que también eran periodistas de radio. Trabajadores de la empresa siderúrgica en unidades de procesamiento de harina de maíz (para hacer el típico panecillo llamado arepa) que no se detuvo ni siquiera cuando a finales de abril se volvió a materializar una amenaza de golpe (ya me estaba yendo pero escuché de un video de Alba Tv que hace un gran trabajo en la identificación de experiencias básicas, y también de situaciones a resolver, como los conflictos por la tierra que todavía se oponen a los grupos de agricultores a las empresas privadas).

En los primeros días asistí a la Asamblea de los Pueblos en Caracas, uno de los muchos (¿demasiados?) eventos internacionales que Venezuela sigue organizando, encargándose absurdamente de los vuelos en avión de varios occidentales (si se piensa que un europeo con pocos ingresos gana por lo menos cien veces más euros que un venezolano de todos modos, visto) y sus barrios obreros, luego el Estado de Lara y la ciudad de Barquisimeto, luego la universidad experimental Gallego en San Juan de los Morros en Guarico.

Por supuesto, las amenazas militares externas y, sobre todo, la guerra económica, se ciernen sobre todo mediante sanciones.  Según el muy reciente informe Economic Sanctions as Collective Punishment: The Case of Venezuela, publicado a finales de abril de 2019 y escrito por los economistas estadounidenses Jeffrey Sachs y Max Weisbrot (cepr.net), 40.000 personas han muerto en el país latinoamericano por falta de medicamentos que salvan vidas debido a las 150 medidas coercitivas unilaterales adoptadas por Washington a partir de 2017, con el pretexto de que Venezuela sería un «peligro para la seguridad nacional de Estados Unidos».

¿Alguna anécdota que contar?

Habría muchos de ellos. Empecemos con la comida. Caminé mucho y no es nuevo pero comí poco (¡novedad!): prácticamente todos los días me limitaba a un kilo de plátanos, más un poco de guayaba o papaya, un poco de pan de yuca (muy bueno y mucho más barato que los panes franceses por los que muchos hacían cola), y dos cafés, todos encontrados en la calle, fuera de las tiendas. El jugo era excelente con azúcar oscura local, limón y agua (el del grifo no me dio ningún problema), así que ¿qué diablos piensan los periodistas que van allí y luego dicen: «con un salario mensual los venezolanos sólo pueden comprar una botella de agua»? No lo necesitan, a lo sumo hierven el agua. Sin embargo, comer poco era una opción (saludable), no una necesidad económica: para los que tienen euros, allí los alimentos vegetales cuestan muy poco, pero yo prefería evitar todo lo que, debido a la hiperinflación, era demasiado caro para la población, sin galletas, sin pan ni pasteles. Hay que decir que gracias al paquete Clap que contiene harinas, lentejas, aceites a precios muy bajos gracias a los subsidios estatales, las familias tienen una base alimenticia básica. No tomé del de la casa para no ser una carga. Observación importante: en Venezuela, entre los impactos positivos de la crisis económica -demasiado tiempo para detenerse en sus causas- no sólo está el esfuerzo por producir más alimentos, en un país rico en potencial; ¡también está la comida chatarra, que ahora está fuera del alcance de los venezolanos! En resumen, basura como las bebidas carbonatadas, los snacks y las hamburguesas, el pan blanco, los alimentos industriales hiperprocesados y envasados, son gestionados por el sector privado sin subvenciones al consumo y por lo tanto muy caros! Decir: una sola chupeta  (un chupete) cuesta tanto como un paquete mensual entero de Clap, por lo que si por un lado la crisis económica, agravada en gran medida por las sanciones, ha provocado una reducción de la ingesta de micronutrientes para una parte de la población, por otro lado, sin embargo, se ingieren mucho menos venenos. He visto a muchos venezolanos con sobrepeso, pero el Instituto de Nutrición me dijo que han bajado, aunque no tengan estadísticas precisas. Sugiero este informe: https://altreconomia.it/reportage-venezuela-resistenza-alimentare/

¿Alguna otra anécdota? Estoy pensando en los infinitos, aleatorios y embarazosos encuentros callejeros. El lugar bajo el paso elevado donde cada tarde de camino a casa me encontraba, en vez de gente sin hogar, ajedrecistas sentados en las mesas: ¡algo muy normal allí, pero no para nosotros! Temprano por la mañana, por otro lado, tuvimos conversaciones políticas con el Sr. Luis, uno de los muchos trabajadores del sector informal: un vendedor de café -junto con su esposa- en la esquina de la Avenida de la Universidad y la Avenida de las Fuerzas Armadas donde yo vivía. Cuántos intercambios en el mundo, alrededor de esa mesa con tres taburetes. La primera vez que me detuve por casualidad, luego siempre me dirigí a ellos y no sólo porque eran los únicos en Caracas que ofrecían café en tazas lavables duraderas en vez de desechables, y porque no aumentaban el precio a discreción, sino también porque el Sr. Luis -que no usa Internet pero lee mucho- me dio la bienvenida con las noticias internacionales de la televisión y las que acababa de leer en el periódico Correo del Orinoco, las más baratas porque son las del estado.

Por cierto: en la Venezuela de hoy, sobre la base de lo que he vivido, todo lo que de alguna manera es estatal o producido por las comunas es económico porque es subsidiado. Todo lo que proviene del sector privado es muy caro. Una regla casi de hierro diría yo, y no sólo sobre los bienes inútiles de los que se puede prescindir, sino que es mejor: como las muchas salsas, la comida chic y las bebidas de alta calidad que vi a los clientes esperando en vano en un supermercado cerca del rico distrito de Altamira (un amigo me dijo: «Mira, esta bolsa de croquetas para perros cuesta 30.000 bolívares, es mi sueldo de profesor»). Así que vas gratis al metro, pero sucede que no te atreves a hacer fotocopias porque el papel y la tinta cuestan tanto como en Italia. Y ocurren cosas paradójicas, como el hecho de que un tanque lleno no cuesta nada (realmente nada: llenan el tanque y pagan dos bolívares que ahora en euros son 0,000 algo; es una de las distorsiones de los países petroleros), pero si se rompen unos pocos pedazos, la máquina deja de funcionar porque el cambio de importación, con la devaluación, le costaría infinitamente.

Otra peculiaridad. En Venezuela, nadie anda por la calle, en transporte público, en lugares públicos consultando su smartphone. Algunos por miedo a ser robados, otros porque un teléfono móvil moderno cuesta demasiado para los bolsillos venezolanos de hoy. ¿Resultado? ¡Mira a tu alrededor! Miras al mundo. Hablamos, tal vez de política internacional. Miras a los demás. En serio, otro mundo. Pero me temo que después de la crisis, todo cambiará allí también.

¿Alguna vez has sentido que estás siendo controlado o algo que corresponde a la imagen de una «dictadura» como algunos medios de comunicación la describen aquí?

¡No! El signo de exclamación es necesario. Ni siquiera un poquito. Y puedo decirlo con razón porque fui a Venezuela por mi cuenta, no tenía escoltas del gobierno ni nada por el estilo. Estaba dando vueltas yo solo. En todas partes.

Y nunca he estado en un lugar donde la gente quisiera hablar, con un extraño que pudiera ser cualquiera. Incluso aquellos que criticaron las opciones económicas del gobierno, los mantuvieron charlando por mucho tiempo. Los contactos humanos, en la calle, en el mercado y en el transporte público, son continuos.

¿Quién habla de la dictadura en Venezuela, tiene idea de cómo es una dictadura? Si lo comparo con Italia, veo que hay mucha más desconfianza por parte de la gente aquí. Además del hecho de que todos son absorbidos por el smartphone.

Me dirán: ¿Cómo es que no te encontraste con los oponentes? Sí, lo hiciste. Aparte de los que se quejaban de la situación económica (incluyendo a Chavistas), también me encontré con pequeñas manifestaciones de opositores. También apuntaban a la emergencia hídrica (vinculada a los apagones) y a la inflación.

¿Hay mucha participación? ¿Movilización popular?

Sí, increíble y, definitivamente, la capacidad de movilizarse, participar, hacer juntos es una de las fortalezas de los venezolanos. ¿Se imaginan una manifestación en Roma todos los sábados por la tarde, durante meses y meses, con cientos de miles de personas, incluso cuando hay escasez de electricidad y agua? No, eso no sería posible. Sí, allí. Entre febrero y abril tampoco me perdí un sábado, y esas personas con sombreros rojos, paradas al sol esperando que se desarrollara la procesión de un kilómetro de largo (yo estaba esperando a la sombra de un árbol), me hicieron reflexionar.

Incluso las experiencias de días con el apagón (he vivido varios, en diferentes ciudades, desde el 7 de marzo hasta la partida) han sido útiles para entender. Sin electricidad, sin bombas que bombeen agua. Todos tuvimos que prepararnos para ir a buscar agua, en el coche que la tenía, a las fuentes, y caminar con las latas a los puntos de distribución «institucionales» o improvisados (falsamente que la gente iba a pescar agua en el contaminado Río Guaire). Bueno, respiramos un espíritu de colaboración y resiliencia realmente alentador. Y envidiable. ¿Qué pasaría en una ciudad italiana en tres días de apagón continuo y total? En lugar de eso, ¿qué pasa en el metro si se produce un apagón? Nunca me pasó en esos días (también porque después del primer apagón, el metro estaba muy a menudo cerrado por precaución). pero pregunté y me respondieron: «Eh… el personal ayuda a la gente a seguir la galería con las luces de sus teléfonos móviles, y todos salen».

Aquí viene a menudo la imagen de un país lleno de violencia, es la imagen real, ¿es eso lo que percibiste?

Los únicos viajes fuera de Europa que he hecho han sido en contextos difíciles, o incluso bélicos (Irak, Libia, Afganistán, Siria, Yugoslavia….). Así que en Venezuela todo me pareció muy tranquilo. Situaciones y personas. Sin embargo, aunque los propios venezolanos me aconsejaron que no lo hiciera, fui solo a Caracas y caminé por varios barrios o vecindarios considerados más que problemáticos. No me ha pasado nada. Depende de cómo se vista, pero también de cómo se mueva. No quiero decir que tengas que desafiar el destino, o ser una vispa Teresa, pero nunca tuve la percepción de ningún riesgo, al menos no donde había gente alrededor. Tanto es así que me sorprendieron las estadísticas según las cuales Venezuela siempre ha registrado altos índices de violencia, asesinatos, robos, hurtos….

Pondré un ejemplo más. En uno de los últimos días en Caracas, acababa de regresar del barrio de San Agustín, al que se puede llegar desde el centro por un hermoso teleférico inaugurado por el presidente Chávez (cuyos ojos estilizados están en todas partes y cuyo espíritu también; «La referencia es Chávez» me dijo un periodista). Bueno, acababa de bajar del teleférico y estaba caminando por el metro de Hoyada cuando, a última hora de la tarde, ya tenía las luces encendidas en las tiendas y en la calle,

¿Qué podemos hacer para mejorar la situación del pueblo venezolano?

¿Tiene una pregunta de reserva?…. Por supuesto, informar, en particular sobre el efecto de las asfixiantes sanciones económicas estadounidenses cada vez más estrictas. El mundo debería boicotearlos. Sin embargo, creo que en el lado de la resistencia a los ataques externos e internos, la mayor parte del trabajo está siendo realizado por los venezolanos. A nivel de base, ya no podemos tener mucha influencia en las decisiones de nuestros gobiernos. En cambio, tenemos mucho que hacer en el intercambio de «recetas para otra economía», para otro modelo de producción y consumo, para una mayor independencia y resistencia, etc. Y sobre eso, incluso en Italia hay mucho a nivel de base. Y estos intercambios también se pueden hacer simplemente intercambiando con socios venezolanos pequeños videos y artículos sobre las experiencias interesantes de cada uno.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Internacional, Política, Sudamérica
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.