Desenmascarando la tortura de Julian Assange

15.08.2019 - Londres, R.U. - Investig'Action

Este artículo también está disponible en: Francés

Desenmascarando la tortura de Julian Assange
(Imagen de Latuff / Mintpressnews)

El siguiente foro abierto fue propuesto por el Profesor Nils Melzer, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la Tortura, para que fuera publicado en el Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, el 26 de junio de 2019, en The Guardian, The Times, The Financial Times, The Sydney Morning Herald, The Australian, the Canberra Times, the Telegraph, the New York Times, the Washington Post, Reuters y Newsweek. Todos se negaron a publicarlo.

Lo sé, puedes pensar que me estoy engañando a mí mismo. ¿Cómo puede considerarse una tortura vivir en una embajada con un gato y un monopatín? Eso es exactamente lo que pensé cuando Assange pidió protección en mi oficina. Como la mayoría de la gente, había estado inconscientemente intoxicado por la incesante campaña de difamación, que se había llevado a cabo a lo largo de los años. Así que fue necesario un segundo golpe a mi puerta para llamar mi atención, debido a mi desconfianza. Pero una vez que examiné los hechos de este caso, lo que encontré me llenó de indignación e incredulidad.

Claro, pensé, Assange debe ser un violador. Pero lo que descubrí es que nunca ha sido acusado de un delito sexual. Es cierto que poco después de que Estados Unidos había alentado a sus aliados a encontrar razones para procesar a Assange, los fiscales suecos informaron a la prensa del bulevar que se sospechaba que él había violado a dos mujeres. Curiosamente, las propias mujeres nunca han afirmado haber sido violadas, ni tenían la intención de presentar una denuncia por un delito. ¡Imagina eso!

Además, el examen forense de un preservativo presentado como prueba, supuestamente usado y roto durante el coito con Assange, no reveló la presencia de ADN, ni el de Assange, ni el de la mujer ni el de ninguna otra persona. Intenta averiguarlo. Una mujer incluso escribió que sólo quería que Assange se hiciera la prueba del VIH, pero que la policía estaba «muy entusiasmada de ponerle las manos encima». De nuevo, ve y averígualo. Desde entonces, Suecia y Gran Bretaña han hecho todo lo posible para evitar que Assange se enfrente a estas acusaciones sin exponerse simultáneamente al riesgo de extradición a los Estados Unidos y, por lo tanto, a un juicio simulado seguido de una cadena perpetua. Por lo tanto, su último refugio fue la Embajada del Ecuador.

Muy bien, me dije a mí mismo, pero Assange debe ser un hacker. Pero lo que descubrí fue que todas sus revelaciones le habían sido comunicadas libremente, y que nadie lo acusaba de piratear una sola computadora. De hecho, el único cargo cuestionable de piratería informática en su contra es un intento infructuoso de piratear una contraseña que, si hubiera tenido éxito, podría haber ayudado a su fuente a cubrir sus huellas. En resumen, una cadena especulativa e inconsistente de eventos aislados: un poco como intentar demandar a un conductor que intentó sin éxito exceder el límite de velocidad, pero falló porque su carro no era lo suficientemente potente.

Bueno, entonces pensé, al menos podemos estar seguros de que Assange es un espía ruso, que interfirió en las elecciones americanas y que causó muertes por negligencia. Pero todo lo que encontré fue que constantemente publicaba información veraz de interés público sin ningún tipo de violación de la confianza, el deber o la lealtad. Sí, ha denunciado crímenes de guerra, corrupción y violaciones, pero no confundamos la seguridad nacional con la impunidad del gobierno.

Sí, los hechos que reveló permitieron a los votantes estadounidenses tomar decisiones más informadas, pero ¿no es eso sólo democracia? Sí, hay discusiones éticas sobre la legitimidad de la publicación de documentos secretos no redactados. Pero si realmente se ha causado un daño real, ¿por qué es que ni Assange ni WikiLeaks han sido objeto de cargos criminales o demandas civiles para obtener una compensación justa?

Pero entonces, me cuestioné, ¿Assange debe ser un narcisista egocéntrico, que patina en la embajada ecuatoriana y arroja heces en las paredes? Bueno, todo lo que escuché del personal de la embajada fue que los inevitables inconvenientes de su alojamiento en sus oficinas se manejaban con respeto y consideración mutuos. Esto cambió después de la elección del presidente Moreno, cuando de repente se les pidió que encontraran algo para ensuciar a Assange y, cuando no lo hicieron, fueron rápidamente reemplazados. El presidente incluso se ha encargado de difundir sus chismes sobre urbi y orbi, y de despojar personalmente a Assange de su asilo y ciudadanía ecuatoriana, desafiando cualquier procedimiento legal.

Pero finalmente me di cuenta de que había sido cegado por la propaganda y que Assange había sido sistemáticamente calumniado para desviar la atención de los crímenes que había denunciado. Una vez deshumanizado por el aislamiento, la burla y la vergüenza, como las brujas que solíamos quemar en la hoguera, era fácil privarlo de sus derechos más fundamentales sin provocar la indignación pública en todo el mundo. Así, se está sentando un precedente legal, con la entrada en servicio de nuestra propia autocomplacencia, que puede y será aplicado en el futuro a las revelaciones del Guardian, el New York Times o el ABC News.

Está bien, puedes preguntarte, pero ¿qué tienen que ver las calumnias con la tortura? Bueno, es un camino sin salida. Lo que puede parecer una mera «calumnia» en el debate público, se convierte rápidamente en «intimidación» cuando se utiliza contra personas indefensas, e incluso en «persecución» cuando se trata del Estado. Ahora, agrega a eso la intencionalidad y el sufrimiento doloroso, y lo que obtienes es tortura psicológica en el pleno sentido de la palabra.

Sí, vivir en una embajada con un gato y un monopatín puede parecer un buen negocio cuando te crees el resto de las mentiras. Pero cuando nadie recuerda la razón del odio que sufres, cuando nadie quiere escuchar la verdad, cuando ni los tribunales ni los medios de comunicación piden cuentas a los que tienen poder, entonces tu refugio es en realidad sólo una canoa en una piscina de tiburones, y ni tu gato ni tu monopatín te salvarán la vida.

Incluso si lo es, puedes preguntarte a ti mismo, ¿por qué gastar tanta energía en Assange, cuando muchos otros están siendo torturados en todo el mundo? Esto se debe a que no se trata sólo de proteger a Assange, sino de evitar un precedente que podría sellar el destino de la democracia occidental. Por una vez, decir la verdad se convierte en un crimen, mientras que los poderosos disfrutan de impunidad, será demasiado tarde para corregir la situación. Habremos renunciado a nuestra voz a la censura y a nuestro destino a la tiranía desenfrenada.

Por Nils Melzer

Traducido del inglés por Eve Harguindey para Tlaxcala

Fuente: media


Traducción del francés por Soledad Imbago

Categorías: Derechos Humanos, Europa, Opiniones
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 14.12.19

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.