Poner fin a la austeridad: hacer que los impuestos sean más justos y transparentes

23.03.2019 - Pressenza London

Este artículo también está disponible en: Inglés

Poner fin a la austeridad: hacer que los impuestos sean más justos y transparentes
Un cambio radical en los impuestos puede deshacer el daño de la austeridad y hacer que la sociedad sea más igualitaria. (Imagen de Shutterstock, vía The Conversation)

Kate Pickett, Universidad de York y Richard Wilkinson, Universidad de York

Para poner fin a la austeridad y hacer que la economía funcione mejor para todo el país, es necesario transformar el sistema tributario. Es hora de que el Reino Unido tenga una conversación nacional adulta sobre los impuestos, para obtener apoyo para un régimen fiscal radical que le permita poner fin a la austeridad, financiar adecuadamente los servicios públicos y reducir la desigualdad. Y necesitamos que los registros de impuestos estén disponibles al público. Es hora de acabar con la timidez británica respecto al dinero.

Hemos escrito extensamente, en nuestros libros The Spirit Level y The Inner Level, sobre el daño causado por la desigualdad de ingresos a la salud de la población y la cohesión social, y la necesidad de reducir la desigualdad como parte de una transición hacia una economía sostenible que maximice el bienestar en lugar del PIB. Pero el Reino Unido ya cuenta con un marco político y un compromiso (teórico) para reducir la desigualdad de ingresos, tal y como lo establecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. El Reino Unido se adhirió a esos objetivos, y la gente debe exigirle al gobierno que rinda cuentas de sus progresos. Pero ese progreso llevará tiempo y la austeridad debe terminar ahora.

También hemos escrito sobre la necesidad de integrar una mayor desigualdad en nuestra cultura de trabajo a través de la mejora de la democracia económica, con lo que nos referimos a todo, desde la representación de los empleados en los consejos de administración de las empresas hasta el aumento de las empresas propiedad de los empleados. Además de mejorar la productividad, hay pruebas abundantes de que una mayor democracia económica reduce las diferencias salariales dentro de las empresas, con lo que se reduce la desigualdad de ingresos antes de pagar impuestos.

La incorporación de la democracia económica en los lugares de trabajo del Reino Unido sería una forma sólida de crear una sociedad más igualitaria. Lo haría más resistente a los cambios de gobierno que las políticas de redistribución diseñadas para reducir la desigualdad de ingresos a través de la imposición de impuestos y la entrega de beneficios. Pero una vez más, esto lleva tiempo.

Por lo tanto, nuestra principal política para poner fin a la austeridad (y que también se encargará de la desigualdad) tiene que ser la acción en materia de impuestos. Los inmensos daños causados por la austeridad -el aumento de las tasas de mortalidad, el fin de los aumentos de la esperanza de vida, el aumento fenomenal e inexcusable de la inseguridad alimentaria y el hambre, la inseguridad de la vivienda y la falta de vivienda– exigen un cambio urgente y radical.

No podemos permitirnos un cambio gradual cuando los bebés están muriendo y los ancianos están atrapados en el hospital en la desesperación y la muerte, como si no hubiera suficiente dinero para la salud y la asistencia social. El Reino Unido es la quinta economía más grande del mundo y, por supuesto, puede optar por ofrecer excelentes servicios públicos y una generosa red de seguridad social si así lo desea. Todo lo que tiene que hacer es dejar de permitir que los más ricos sigan obteniendo ingresos y riqueza desproporcionada mediante la aplicación de impuestos adecuados.

Sin pensarlo dos veces

A veces se nos dice que si subimos los máximos tipos impositivos, la élite talentosa se irá y los que queden serán los más pobres porque son los que crean riqueza. De hecho, hay evidencia de que los ejecutivos de negocios a los que se les paga menos del promedio producen más valor para los accionistas que los ejecutivos a los que se les paga más. Y la crisis financiera mundial desmiente la idea de que los que están en la cúspide tienen conocimientos especializados, experiencia (o valores morales) que protegerán el bienestar económico del país. Bajo su vigilancia, una mezcla tóxica de codicia, falta de regulación e instrumentos financieros diabólicamente complejos son los culpables de la crisis de 2007-08.

Así que dejen ir a los que se marchen. Si la política social del país está dirigida a crear el mayor beneficio para el mayor número de personas, entonces no hay que pensar en aumentar los tipos impositivos máximos. Pero se necesita una conversación nacional para pensar qué – y a quién – queremos gravar más, qué – o a quién – queremos gravar menos, y qué queremos hacer con un aumento de la hacienda pública. En los EE.UU., políticos como Alexandria Ocasio-Cortez están cambiando drásticamente el debate público al exigir un tipo impositivo máximo del 70% para financiar un Nuevo Acuerdo Verde. Ese es exactamente el tipo de propuesta que el Reino Unido necesita debatir.

La periodista financiera, Katrin Marcal, escribiendo en el periódico Financial Times sobre el sistema sueco de hacer públicos todos los registros fiscales, hizo la observación:

Los salarios de los presentadores de la BBC, como Gary Lineker o John Humphrys, no son asuntos estrictamente privados, sino que forman parte de un patrón más amplio en el que la diferencia salarial media entre hombres y mujeres en el Reino Unido es del 18%.

Lo mismo ocurre con la diferencia de retribución entre ricos y pobres. Crea problemas tan profundos que la transparencia fiscal solamente puede ser de interés público. El conocimiento sobre las ganancias y las contribuciones podría sustentar esa conversación nacional sobre cómo el país quiere tributar y cómo quiere gastar. También podría contribuir en gran medida a frenar la evasión fiscal agresiva. La lucha contra esta situación, junto con la evasión fiscal, también debe formar parte de cualquier nueva estrategia fiscal del Gobierno.

Dentro de cinco años, el Reino Unido podría crear profundas mejoras en su calidad de vida. Podría tener un Servicio Nacional de Salud mejor financiado y más dinero disponible para intervenciones de salud preventiva. Podría tener más centros infantiles y bibliotecas públicas, y escuelas primarias y secundarias mejor equipadas. Podría optar por invertir en la mejora del transporte público y la energía verde, reparar sus ferrocarriles y crear hermosos parques y paisajes urbanos.

Podría proporcionar una asistencia social adecuadamente financiada a su población que envejece y disponer de más dinero para la investigación y el desarrollo. Probablemente podría pagar todas estas cosas. Gran Bretaña simplemente necesita alinear su política fiscal con su visión de una buena sociedad.


Este artículo forma parte de una serie publicada conjuntamente con el Progressive Economy Forum, en la que los economistas proponen alternativas viables a la austeridad.

Para obtener más artículos basados en la evidencia por parte de académicos, suscríbase a nuestro boletín de noticias.

Kate Pickett, Profesora de Epidemiología, Universidad de York y Richard Wilkinson, Profesor Visitante Honorario de Epidemiología Social, Universidad de York

Este artículo ha sido reeditado de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.


Traducción del inglés de: Antonella Ayala

Categorías: Economía, Europa, Opiniones
Tags: , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.